Argen­ti­na. El acuer­do que le per­mi­te a Ber­ni seguir en el car­go y cons­truir su can­di­da­tu­ra

Por Clau­dio Mar­do­nes – 6 de sep­tiem­bre de 2020

El gober­na­dor Kici­llof le mar­có las reglas del jue­go. Dijo que si pen­sa­ba actuar por las suyas debía renun­ciar. Razo­nes de una con­ti­nui­dad incó­mo­da pero con­ve­nien­te por los pró­xi­mos meses.

«Empe­zó el temor a que se ocu­pen las casas de la Cos­ta, le quie­ro decir a esa gen­te que hay un minis­tro de Segu­ri­dad que va a cui­dar por su dere­cho a la pro­pie­dad pri­va­da, que es invio­la­ble», dijo este sába­do el médi­co, abo­ga­do y tenien­te coro­nel del Ejér­ci­to, Ser­gio Ber­ni para con­fir­mar que bus­ca­rá explo­tar el deba­te públi­co sobre las tomas de tie­rras cal­za­do en el tra­je de can­di­da­to eterno. Ni las intri­gas irre­suel­tas sobre la des­apa­ri­ción y muer­te del joven Facun­do Astu­di­llo Cas­tro fre­na­ron la carre­ra del minis­tro bonae­ren­se, y poco antes de que se con­fir­ma­ra la iden­ti­dad del cuer­po halla­do en un can­gre­jal, anun­ció que quie­re pelear por la pre­si­den­cia del Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta y que pre­ten­de ser can­di­da­to a dipu­tado nacio­nal en las elec­cio­nes del año que vie­ne.

Entre las aren­gas del mis­mo tono que hizo hace dos meses atrás y las reapa­ri­cio­nes de esta sema­na exis­te una dife­ren­cia estra­té­gi­ca para la Casa Rosa­da. Des­de aho­ra Ber­ni se cons­trui­rá como un pro­duc­to elec­to­ral con el per­mi­so del gober­na­dor Axel Kici­llof, la vice­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner y el titu­lar del blo­que del Fren­te de Todos en la Cáma­ra de Dipu­tados, Máxi­mo Kirch­ner. Tam­bién con la tole­ran­cia, siem­pre ines­ta­ble y esqui­va, de los inten­den­tes del conur­bano bonae­ren­se, los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del encua­dra­mien­to de Ber­ni lue­go de las durí­si­mas dis­cu­sio­nes que man­tu­vie­ron res­pec­to a la inter­na que man­tie­ne con la minis­tra de Segu­ri­dad de la Nación, Sabi­na Fre­de­ric. Las cues­tio­nes no eran sólo polí­ti­cas, sino tam­bién ope­ra­ti­vas para for­zar que la Casa Rosa­da inter­ven­ga acti­va­men­te en el conur­bano bonae­ren­se con pre­su­pues­to y efec­ti­vos para con­te­ner el incre­men­to del deli­to.

Esas ten­sio­nes desem­bo­ca­ron en el Plan de Segu­ri­dad que anun­cia­ron este vier­nes el pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez y Kici­llof, rodea­dos de Fre­de­ric, Ber­ni, el pre­si­den­te de la Cáma­ra Baja, Ser­gio Mas­sa, y una dece­na de inten­den­tes de los tres cor­do­nes del conur­bano del Fren­te de Todos y de Jun­tos por el Cam­bio. Entre esos pro­ta­go­nis­tas se ter­mi­nó de coci­nar y nego­ciar una estra­te­gia para resol­ver las urgen­cias que plan­tea­ron los inten­den­tes en medio de la incer­ti­dum­bre sobre el impac­to de la cri­sis en los pró­xi­mos meses. Den­tro del ofi­cia­lis­mo tam­bién orde­nó las inter­nas de la coa­li­ción sobre la ges­tión de la segu­ri­dad en la pro­vin­cia y defi­nió el futu­ro pró­xi­mo de Ber­ni lue­go de dos meses de durí­si­mos tiro­neos con la Casa Rosa­da.

Tal como anti­ci­pó este dia­rio hace dos meses, Ber­ni tra­ba­ja­ba en su can­di­da­tu­ra bajo la coor­di­na­ción de su enton­ces jefe de Gabi­ne­te y due­ño del medio La Tecla, Mario Baudry. El minis­tro tuvo que echar­lo cuan­do la cri­sis inter­na ya había esca­la­do a un pun­to de no retorno. Fue des­pués de la irrup­ción que pro­ta­go­ni­zó el 1° de Julio en el Puen­te La Noria a bor­do de un heli­cóp­te­ro y corrió el ries­go de ser dete­ni­do por des­obe­de­cer a las fuer­zas fede­ra­les que rea­li­za­ban un retén por la cua­ren­te­na.

La situa­ción podría haber empeo­ra­do en los días siguien­tes, pero fue fre­na­da lue­go de una reu­nión en Oli­vos entre Fer­nán­dez, Kici­llof, Máxi­mo Kirch­ner y el minis­tro del Inte­rior, Eduar­do de Pedro. «En ese encuen­tro se habla­ron de varios temas, tam­bién de segu­ri­dad y de Ber­ni», con­fió una fuen­te del ofi­cia­lis­mo antes de otro encuen­tro en La Pla­ta, don­de el gober­na­dor ter­mi­nó de plan­tear­le las futu­ras reglas de jue­go.

«Le plan­tea­mos que si tie­ne el deseo de jugar polí­ti­ca­men­te, lo tie­ne que hacer den­tro de esta cons­truc­ción colec­ti­va y si pen­sa­ba enca­rar­la en for­ma soli­ta­ria, que pre­sen­ta­ra la renun­cia y que se arma­ra su espa­cio», deta­lló un tes­ti­go del encuen­tro con Ber­ni, pos­te­rior a la cum­bre de Oli­vos. «CFK es la con­duc­to­ra del espa­cio y Máxi­mo es el arti­cu­la­dor polí­ti­co y habla con los dis­tin­tos acto­res polí­ti­cos del conur­bano y la pro­vin­cia. Todos esta­mos orde­na­dos en fun­ción a ese esque­ma, inclu­so aque­llos que tuvie­ron algún inten­to de cons­truir un nue­vo espa­cio, como el «alber­tis­mo» y se die­ron cuen­ta que eso no iba a fun­cio­nar», expli­có la fuen­te para dar por ter­mi­na­do el entre­di­cho con Ber­ni. Para res­pal­dar a Kici­llof, CFK y Kirch­ner no sólo coor­di­nan, sino que siguen con dete­ni­mien­to e infor­ma­ción de pri­me­ra mano el avan­ce de las ges­tio­nes muni­ci­pa­les en el conur­bano en mate­ria social, sani­ta­ria y de segu­ri­dad.

Por fue­ra de la fri­vo­li­za­ción de la voz del man­do civil para la Bonae­ren­se, la inor­ga­ni­ci­dad de Ber­ni encie­rra cua­tro coin­ci­den­cias cla­ve: cuen­ta con el total res­pal­do de la vice­pre­si­den­ta, fun­cio­na como un para­rra­yos en mate­ria de segu­ri­dad para pre­ser­var a Kici­llof y pue­de jugar un papel cen­tral para las elec­cio­nes de medio tér­mino, don­de la pro­ble­má­ti­ca de la segu­ri­dad ha sido deter­mi­nan­te. Ese fac­tor fue cla­ve, recuer­dan en La Pla­ta, para la vic­to­ria del empre­sa­rio Fran­cis­co De Nar­váez fren­te a la can­di­da­tu­ra de Nés­tor Kirch­ner en 2009 o el posi­cio­na­mien­to de Mas­sa con la pro­mo­ción del pun­ti­vis­mo extre­mo. La cuar­ta pie­za des­equi­li­bran­te tie­ne que ver con Jun­tos por el Cam­bio, por­que el dis­cur­so puni­ti­vis­ta del minis­tro les per­mi­te man­te­ner a raya la influen­cia en el elec­to­ra­do bonae­ren­se de figu­ras como la exmi­nis­tra Patri­cia Bull­rich o la exgo­ber­na­do­ra María Euge­nia Vidal, que ya pidió un infor­me sobre el alcan­ce del Plan de Segu­ri­dad anun­cia­do el vier­nes.

A prin­ci­pios de Julio, ape­nas echó a Baudry, Ber­ni redo­bló la apues­ta y gra­bó un spot para lan­zar «Fuer­za Bue­nos Aires», como una mane­ra de reven­der su pro­duc­to elec­to­ral en medio de las ten­sio­nes polí­ti­cas. «FBA pue­de ser su línea inter­na den­tro de la arti­cu­la­ción que inte­gra­mos, pero no está defi­ni­do que enca­be­ce la lis­ta por­que esa dis­cu­sión es pre­ma­tu­ra», aco­ta­ron cer­ca de Kici­llof.

Con las inter­nas orde­na­das y el des­em­bar­co de las fuer­zas fede­ra­les en el Conur­bano, el minis­tro se con­cen­tra­rá en el inte­rior pro­vin­cial y espe­cial­men­te en los «peque­ños conur­ba­nos» de ciu­da­des bonae­ren­ses como Mar del Pla­ta, Junín, Bahía Blan­ca, Per­ga­mino y San Nico­lás. De ese mapa sur­gen los men­sa­jes que Ber­ni aho­ra les pro­di­ga a los veci­nos de la cos­ta, ancla­do en el deba­te sobre el rol que debe tener el Esta­do ante tomas de tie­rras.

Con más efec­ti­vos fede­ra­les en el AMBA, el gobierno pro­vin­cial pue­de ejer­cer otro con­trol jun­to a los inten­den­tes de la poli­cía pro­vin­cial. «La bonae­ren­se les tie­ne res­pe­to y ni hablar de las agen­cias sub­na­cio­na­les que inter­vie­nen acá, como la DEA, que tam­bién man­tie­ne diá­lo­go con Ber­ni», expli­ca­ron en el pero­nis­mo pro­vin­cial para ase­gu­rar que el minis­tro segui­rá en el pues­to, al menos, has­ta media­dos del año pró­xi­mo.

fuen­te: Tiem­po Argen­tino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *