Disi­den­cias Sexua­les. Alqui­mia, revo­lu­ción sexual y comu­nis­mo

Por Molé­cu­las Malu­cas, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 de sep­tiem­bre de 2020.

Una entre­vis­ta a Mario Mie­li

Lamb­da” fue uno de los prin­ci­pa­les perió­di­cos del movi­mien­to de libe­ra­ción gay ita­liano. Fun­da­do en Turín, publi­có sus núme­ros entre 1976 y 1982. Aun­que sue­le reco­no­cer­se que estu­vo diri­gi­do prin­ci­pal­men­te a un públi­co gay mas­cu­lino, en su núme­ro 24, de noviem­bre de 1979, Felix Cos­so­lo, figu­ra cen­tral del perió­di­co, reali­zó la entre­vis­ta que se repro­du­ce a con­ti­nua­ción a Mario Mie­li, acti­vis­ta mari­ca, filó­so­fo pro­vo­ca­dor y con­ven­ci­do revo­lu­cio­na­rio cuyo tra­ba­jo sen­tó las bases de una polí­ti­ca sexual basa­da en la libe­ra­ción del pla­cer, el deli­rio de los sen­ti­dos y la orga­ni­za­ción social anti­ca­pi­ta­lis­ta.

Tra­duc­ción y notas fina­les de Nico­lás Cue­llo*

Dedi­ca­do a la Rei­na del Once

Mario Mie­li duran­te el fes­ti­val «Sex Poetry» en Milán, 1979. Foto Fabri­zio Garghet­ti. Gen­ti­le­za Archi­vo Garghet­ti, Milán, Ita­lia.

¿Pue­de com­par­tir­nos una peque­ña bio­gra­fía?

Nací en Milán el 21 de Mayo de 1952, y por lo tan­to estoy entre Tau­ro y Gémi­nis, con mi ascen­den­te en Sagi­ta­rio. Viví en el cam­po cer­ca de Como (nor­te de Ita­lia) has­ta los 16 años; en 1968 vine a Milán y par­ti­ci­pé en las acti­vi­da­des del movi­mien­to has­ta 1971, cuan­do me fui a Ingla­te­rra, don­de comen­cé a par­ti­ci­par en el Gay Libe­ra­tion Front. En los años siguien­tes me ocu­pé del FUORI! [Fron­te Uni­ta­rio Omo­ses­sua­le Rivo­lu­zio­na­rio Ita­liano] (Fren­te Uni­ta­rio Homo­se­xual Revo­lu­cio­na­rio Ita­liano) en Milán, has­ta que en 1974, cuan­do este gru­po se unió al Par­ti­do Radi­cal, me ale­jé, por­que no estoy de acuer­do con nin­gu­na polí­ti­ca en gene­ral. Creo en la posi­bi­li­dad de cam­biar el mun­do total­men­te, pero sé que para cam­biar­lo no se pasa solo por la polí­ti­ca, sino por «otra cosa». Pos­te­rior­men­te par­ti­ci­pé en la acti­vi­dad del COM [Collet­ti­vi Omo­ses­sua­li Mila­ne­si] (Colec­ti­vos homo­se­xua­les mila­ne­ses): entre otras cosas, con un gru­po de la COM, «Nos­tra Sig­no­ra dei Fio­ri», par­ti­ci­pé en la rea­li­za­ción de un espec­tácu­lo tea­tral, titu­la­do La Tra­via­ta Nor­ma, del cual tam­bién se impri­mió un libro publi­ca­do por Erba Deside­ri, con el mis­mo títu­lo. En 1976 escri­bí Ele­men­tos de crí­ti­ca homo­se­xual, que es una rees­cri­tu­ra de mi tesis en filo­so­fía moral. Libro que lue­go fue publi­ca­do en el año 1977 por Einau­di. Lue­go me dedi­qué al amor, es decir, bási­ca­men­te, a rea­li­zar mi sue­ño amo­ro­so en la vida con­cre­ta, y tam­bién me ocu­pe de la alqui­mia. Actual­men­te estoy escri­bien­do una nove­la auto­bio­grá­fi­ca que expli­ca algu­nos des­cu­bri­mien­tos que he hecho a lo lar­go del camino alquí­mi­co. Aho­ra por ejem­plo, voy por su his­to­ria en el Lejano Orien­te.

En una pági­na de tu libro escri­bís: «Para la crea­ción del comu­nis­mo, la total des­inhi­bi­ción de las ten­den­cias homo­eró­ti­cas, entre otras, es una con­di­ción sine qua non». ¿Sigue cre­yen­do en la crea­ción del comu­nis­mo?

Sí y tam­bién no. Creo que este mun­do está des­ti­na­do a ter­mi­nar. Y posi­ble­men­te, ese fin sea resul­ta­do de una catás­tro­fe nuclear si los jefes de Esta­do están tan locos como, por ejem­plo, Hitler y Mus­so­li­ni. Una gue­rra nuclear que pue­de des­truir el pla­ne­ta, o pro­du­cir una catás­tro­fe eco­ló­gi­ca. No veo alter­na­ti­va a esta posi­ble catás­tro­fe, excep­to en la crea­ción de una socie­dad en la que todos los seres huma­nos recu­pe­ren los medios de pro­duc­ción, crean­do nue­vos modos de hacer y con­di­cio­nes nece­sa­rias para desa­rro­llar una vida libre en armo­nía todos jun­tos. Creo que siem­pre se ha enten­di­do mal lo que Marx ima­gi­na­ba como comu­nis­mo. Marx uti­li­zó la expre­sión hege­lia­na «rei­no de la liber­tad» para defi­nir el comu­nis­mo, y sobre todo, veía como una con­di­ción inevi­ta­ble (según Marx) para la crea­ción del comu­nis­mo, la rea­li­za­ción de un nue­vo modo de pro­duc­ción, que no tenía nada que ver con modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Por eso me lla­mo mar­xiano, si se tra­ta de defi­nir­se, no mar­xis­ta, por­que con­si­de­ro que todos los mar­xis­tas que vinie­ron des­pués de Marx, ni siquie­ra con la excep­ción de Lenin, son defor­ma­do­res de la teo­ría mar­xis­ta. Por tan­to con­si­de­ro el comu­nis­mo, que espe­ro pue­da rea­li­zar­se en el pla­ne­ta, de una for­ma mucho más afín a la de Marx que a la de los mar­xis­tas.

Su libro, Ele­men­tos de crí­ti­ca homo­se­xual, fue con­si­de­ra­do por el «movi­mien­to gay» como el mani­fies­to de los homo­se­xua­les que quie­ren libe­rar­se de la opre­sión: muy a menu­do en nues­tros artícu­los nos refe­ri­mos a su libro. Me gus­ta­ría saber si hay algo des­ac­tua­li­za­do tres años des­pués de la difu­sión de sus aná­li­sis.

Creo que los aná­li­sis que trai­go en el libro Ele­men­tos de crí­ti­ca homo­se­xual deben ser amplia­dos y que muchos de los temas que tra­té escon­den algo inex­plo­ra­do enton­ces toda­vía en mí, y que hoy hay que expli­ci­tar­lo y comu­ni­car­lo a los demás. En la libe­ra­ción del deseo homo­se­xual hay un secre­to aún mayor de lo que pude ima­gi­nar al escri­bir ese libro. Con­si­de­ro posi­ble ampliar la dis­cu­sión de la cues­tión sexual tal como la lle­vé a cabo en Ele­men­tos de crí­ti­ca homo­se­xual, pero no recha­zo nin­gu­na de sus pala­bras.

Por­ta­da de la edi­ción en cas­te­llano de «Ele­men­tos de crí­ti­ca homo­se­xual», publi­ca­do en Bar­ce­lo­na en 1979 por Ana­gra­ma.

En tu libro hay un pun­to que no ana­li­zas pero que me gus­ta­ría dis­cu­tir: «Debi­do a la edu­ca­ción te vuel­ves hete­ro­se­xual o homo­se­xual… Aun­que en últi­ma ins­tan­cia, toda­vía no es posi­ble expli­car por qué algu­nas per­so­nas se vuel­ven homo­se­xua­les y otras hete­ro­se­xua­les. Pero si la homo­se­xua­li­dad es con­gé­ni­ta, obvia­men­te no tie­ne sen­ti­do bus­car su géne­sis”. La pre­gun­ta es la siguien­te: en una socie­dad basa­da en mode­los hete­ro­se­xua­les, ¿cómo es posi­ble que haya homo­se­xua­les, si no se pue­de hablar de libre elec­ción? Y dado que afir­mas que la nor­ma es hete­ro­se­xual, inclu­so si no ana­li­zas la «diver­si­dad» homo­se­xual des­de la nor­ma­li­dad hete­ro­se­xual, me intere­sa saber al menos si lo has pen­sa­do o has bus­ca­do expli­ca­cio­nes.

Sí, he pen­sa­do en esto muy a menu­do y creo que toda­vía no me es posi­ble dar una res­pues­ta teó­ri­ca para divul­gar. Pue­do decir que posi­ble­men­te exis­tan varias razo­nes que con­duz­can a la afir­ma­ción pre­emi­nen­te del deseo homo­se­xual más que del deseo hete­ro­se­xual en una per­so­na, pero me pare­ce que inclu­so hoy sería impru­den­te avan­zar en hipó­te­sis gene­ra­li­za­do­ras para expli­car el fenó­meno. Yo, en Ele­men­tos de crí­ti­ca homo­se­xual, escri­bí algo que creo poder repe­tir hoy: «Sólo libe­ran­do la sexua­li­dad se pue­de enten­der por qué ha sido repri­mi­da duran­te tan­to tiem­po. Es muy difí­cil esta­ble­cer qué es, si ese algo está repri­mi­do». Lo más impor­tan­te es la prác­ti­ca de la libe­ra­ción, a la que sigue un razo­na­mien­to con­se­cuen­te, que pue­de favo­re­cer una prác­ti­ca pos­te­rior.

¿Cree que la libe­ra­ción homo­se­xual con­du­ce al comu­nis­mo?

La libe­ra­ción homo­se­xual, como ya he dicho, es una de las con­di­cio­nes nece­sa­rias para la rea­li­za­ción de una socie­dad armo­nio­sa, por­que sabe­mos cuán­ta vio­len­cia pro­vie­ne de la eli­mi­na­ción for­za­da del deseo homo­se­xual. Sabe­mos cuán­ta com­pe­ti­ti­vi­dad y cuán­ta com­pe­ten­cia pro­vie­ne de la repre­sión de los com­po­nen­tes sexua­les en noso­tros. Enton­ces creo que para crear una socie­dad armo­nio­sa es impo­si­ble seguir repri­mien­do la sexua­li­dad, como lo hace­mos hoy, mien­tras que no creo que la libe­ra­ción de la homo­se­xua­li­dad por sí sola sea garan­tía para la crea­ción de un mun­do armo­nio­so, de hecho, creo que es posi­ble libe­rar la homo­se­xua­li­dad, u otras for­mas de repre­sión en el con­tex­to de la socie­dad capi­ta­lis­ta, en una for­ma comer­cia­li­za­da. Esto solo acen­túa la cri­sis inter­na del capi­ta­lis­mo, su con­tra­dic­ción, pero, al mis­mo tiem­po, no es con­di­ción sufi­cien­te para libe­rar las lla­ma­das per­ver­sio­nes, para crear una socie­dad armo­nio­sa, si ade­más de la sexua­li­dad no se libe­ra el espí­ri­tu.

¿El mun­do se está vol­vien­do más gay gra­cias a estas for­mas de lucha? ¿Cuál es su posi­ción con res­pec­to al movi­mien­to homo­se­xual? ¿Nues­tra lucha sigue sien­do nece­sa­ria? ¿Qué pien­sa de los perió­di­cos Lamb­da y FUORI!?

No creo, en este momen­to, que pue­da con­si­de­rar­me un mili­tan­te del movi­mien­to gay, por­que lo con­si­de­ro en un nivel que toda­vía es dema­sia­do bajo en com­pa­ra­ción con lo que me inte­re­sa­ría para poder par­ti­ci­par en una lucha y acti­vi­dad común. Mi opi­nión sobre FUORI! y Lamb­da es pre­do­mi­nan­te­men­te nega­ti­va; Con­si­de­ro que ambos perió­di­cos son repe­ti­ti­vos, bas­tan­te mal redac­ta­dos y, sobre todo, poco exhaus­ti­vos en las inves­ti­ga­cio­nes que rea­li­zan sobre la eman­ci­pa­ción huma­na y la libe­ra­ción sexual. Ade­más, los encuen­tro dema­sia­do com­pro­me­ti­dos con la polí­ti­ca [par­ti­da­ria] y dema­sia­do com­pro­me­ti­dos con la mer­can­ti­li­za­ción, la libe­ra­ción de la sexua­li­dad que el capi­tal ope­ra por sí solo.

Mario Mie­li en la pri­me­ra mani­fes­ta­ción públi­ca de homo­se­xua­les en Ita­lia rea­li­za­da en San Remo el 5 de abril de 1972. La con­cen­tra­ción, con­si­de­ra­da el “Sto­ne­wall Ita­liano”, se reali­zó en pro­tes­ta con­tra el «Con­gre­so Inter­na­cio­nal sobre la Des­via­ción Sexual» orga­ni­za­do por el Cen­tro Ita­liano, de ins­pi­ra­ción cató­li­ca. Asis­tie­ron unas cua­ren­ta per­so­nas inte­gran­tes de dis­tin­tas agru­pa­cio­nes de mili­tan­cia homo­se­xual euro­pea. Foto gen­ti­le­za Archi­vo Fon­da­zio­ne San­dro Penna/​FUORI!, Turín, Ita­lia.

En Lamb­da que­re­mos movi­li­zar una crí­ti­ca de la homo­se­xua­li­dad en tan­to esta pue­de con­ver­tir­se en una «nor­ma», por lo tan­to, un recha­zo de la anti-nor­ma. Que­re­mos traer un dis­cur­so crí­ti­co sobre el cor­po­ra­ti­vis­mo, el poder homo­se­xual de algu­nos círcu­los (un aná­li­sis que, en mi opi­nión, fal­ta sobre el FUORI!): ¿Qué opi­na de esto?

En este pun­to podría repe­tir lo que ya he escri­to, por lo que pue­do remi­tir a los lec­to­res intere­sa­dos​en lo que pien­so sobre la lucha con­tra la libe­ra­ción de la homo­se­xua­li­dad al últi­mo párra­fo del segun­do capí­tu­lo de Ele­men­tos de crí­ti­ca homo­se­xual.

“(…) Sola­men­te noso­tros, gay, pode­mos enten­der que en todo lo que se ha silen­cia­do de nues­tra his­to­ria, en los terri­bles y subli­mes secre­tos de los uri­na­rios públi­cos, bajo el peso de las cade­nas con las que la socie­dad hete­ro­se­xual nos ha vin­cu­la­do y some­ti­do a ella, se ocul­ta la uni­ci­dad de nues­tra (poten­cial) con­tri­bu­ción a la revo­lu­ción y a la crea­ción del comu­nis­mo.”

Mario Mie­li, Ele­men­tos de crí­ti­ca homo­se­xual, Capí­tu­lo segun­do, “De cómo los homo­se­xua­les, de hogue­ra en hogue­ra, se con­vir­tie­ron en gays”, últi­mo párra­fo, Bar­ce­lo­na, Edi­to­rial Ana­gra­ma, 1979, p.148.

Pue­do decir­les que estoy a favor de que cual­quier lucha se lle­ve a cabo de la mane­ra más com­ple­ta posi­ble, con­tra las for­mas de mer­can­ti­li­za­ción o fal­sa libe­ra­ción de la homo­se­xua­li­dad y otras lla­ma­das «per­ver­sio­nes».

¿Aún vives momen­tos de repre­sión, o aho­ra todo es más fácil?

Te pue­do decir que mi vida ha cam­bia­do, con segu­ri­dad, estoy mejor que hace un año. Es decir, la libe­ra­ción para mí es una prác­ti­ca dia­ria. No hay acto del día que haga sin pen­sar en mejo­rar mi vida o la de los demás. Con­si­de­ro que quie­nes se mue­ven en sus vidas ani­ma­dos por el deseo de ayu­dar a los demás y ayu­dar­se a sí mis­mos a mejo­rar sus con­di­cio­nes exis­ten­cia­les, poco a poco son en reali­dad mejo­res. Por supues­to, sigo sufrien­do todas las repre­sio­nes que la socie­dad impo­ne a los homo­se­xua­les lla­ma­ti­vos como yo; el hecho es que, aho­ra, no me resul­ta tan pro­ble­má­ti­co ni me me inhi­be como antes, por­que en cier­to sen­ti­do, en mi inte­rior, estoy cada vez más uni­do a mi mis­mo. Sien­to amor por mi mis­mo y, en con­se­cuen­cia, la gen­te pue­de decir lo que quie­ra.

Actual­men­te está escri­bien­do un libro: ¿Pue­de hablar de él bre­ve­men­te?

Dije ante­rior­men­te que se tra­ta de una nove­la auto­bio­grá­fi­ca, pero tam­bién inclu­ye una inves­ti­ga­ción que he hecho en los cam­pos del eso­te­ris­mo. Como men­cio­né, tam­bién me he ocu­pa­do de la alqui­mia duran­te algu­nos años. Este libro es el resul­ta­do de una inves­ti­ga­ción exis­ten­cial, lite­ra­ria y alquí­mi­ca. Narra los encuen­tros más impor­tan­tes con hom­bres, homo­se­xua­les de alta espi­ri­tua­li­dad que han hecho mi vida más feliz, más rosa­da y más seria. Es, por tan­to, la his­to­ria de una mari­qui­ta bur­gue­sa que poco a poco se con­vier­te en alqui­mis­ta; el títu­lo, por el momen­to, es Gine­prai. [Nota: El títu­lo con el que se publi­có es El des­per­tar de los farao­nes].

Al prin­ci­pio men­cio­nas­te un «algo más»…

Sí, ese algo más repre­sen­ta muchas cosas. ¿Hay algo en par­ti­cu­lar que quie­ras saber? Lo pri­me­ro que te vie­ne a la men­te.

Bueno, la char­la de alqui­mia no me invo­lu­cra en abso­lu­to, soy muy igno­ran­te.

No hay posi­bi­li­dad de libe­rar ple­na­men­te al ser humano, y por tan­to a la sexua­li­dad, sin pasar por el camino alquí­mi­co. En este sen­ti­do, acon­se­jo a los lec­to­res leer La psi­co­lo­gía de la trans­fe­ren­cia de Jung, por ejem­plo, un libro que es su tes­ta­men­to moral y que, sin reve­lar las mate­rias pri­mas sobre las que se ope­ra el pro­ce­di­mien­to alquí­mi­co, da no obs­tan­te una idea de la rela­ción que exis­te entre la alqui­mia y la libe­ra­ción, den­tro de noso­tros, del otro sexo repri­mi­do; por ejem­plo, den­tro del hom­bre, la mujer y den­tro de la mujer, el hom­bre. Una de las razo­nes por las que adje­ti­vi­zo a los perió­di­cos como FUORI! Lamb­da es por­que cual­quie­ra que hable hoy sobre la libe­ra­ción sexual debe­ría saber qué es la alqui­mia. Sé muchas cosas sobre la alqui­mia y en este libro quie­ro divul­gar­las. En la his­to­ria de la alqui­mia siem­pre ha exis­ti­do un gran pro­ble­ma, que los alqui­mis­tas con­si­de­ra­ban como dela­tor a quien reve­la­ba cuál era la mate­ria pri­ma que esta­ba en la base del pro­ce­so alquí­mi­co. Bueno, yo soy el DELATOR, soy el pri­mer alqui­mis­ta euro­peo que reve­la­rá públi­ca­men­te cuál es la mate­ria pri­ma a par­tir de la cual se desa­rro­lla el pro­ce­di­mien­to alquí­mi­co. Esto pue­do decir­lo y ya lo he dicho públi­ca­men­te en los cines, a tra­vés de los perió­di­cos y tam­bién en Ele­men­tos de crí­ti­ca homo­se­xual; sólo los que ya eran alqui­mis­tas enten­die­ron que yo sabía, los demás no se die­ron cuen­ta: la mate­ria pri­ma es el oro. Y si lees el últi­mo párra­fo del ter­cer capí­tu­lo de mi libro, debes enten­der qué oro posee­mos todos y cuál, si lo inge­ri­mos, nos per­mi­te desa­rro­llar el camino alquí­mi­co en noso­tros.

(…) Si lo que más horro­ri­za de la homo­se­xua­li­dad al homo nor­ma­lis, poli­cia del sis­te­ma hete­ro-capi­ta­lis­ta, es tomar por el culo, esto demues­tra que uno de nues­tros pla­ce­res mas deli­cio­sos, el coi­to anal, lle­va en sí mis­mo una nota­ble vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria. Lo que más nos cen­su­ran a las mari­qui­tas con­tie­ne gran par­te de nues­tra gaya poten­cia­li­dad sub­ver­si­va. Yo guar­do mi teso­ro en el culo, pero mi culo está abier­to a todos…

Mario Mie­li, Ele­men­tos de crí­ti­ca homo­se­xual, Capí­tu­lo ter­ce­ro, “Los machos hete­ro­se­xua­les o sea las crip­to­ma­ri­qui­tas”, últi­mo párra­fo, Bar­ce­lo­na, Edi­to­rial Ana­gra­ma, 1979, p. 207.

Para mejo­rar perió­di­cos como FUORI! Lamb­da, ¿qué reco­mien­da?

Inten­te­mos ser lo más hones­tos posi­ble. Me dirás «¿por qué no dijis­te qué es el oro?», En esta con­ver­sa­ción en par­ti­cu­lar no quie­ro decir­lo (aun­que ya lo haya repe­ti­do varias veces), es decir, hago una elec­ción, pero no es tan­to cen­su­ra, como es no tra­tes a los demás como niños y le des todo con una cucha­ra en la boca, dales una idea para que de algu­na mane­ra pue­dan desa­rro­llar la inves­ti­ga­ción a par­tir de sus intui­cio­nes. La suge­ren­cia que pue­do hacer para mejo­rar Lamb­da es que el escri­tor haga lo que sabe hacer, sin­ce­ra­men­te, sin cen­su­rar su pro­pio pen­sa­mien­to, y lue­go abo­li­ría todo lo que es publi­ci­dad, en la medi­da de lo posi­ble. ¿Por qué no, por ejem­plo, hacer una crí­ti­ca que par­te de sus expe­rien­cias per­so­na­les de todos los luga­res publi­ci­ta­dos en Lamb­da? Es decir, al leer Lamb­da no se ve cla­ra­men­te la auten­ti­ci­dad de la vida de quie­nes lo hacen, la auten­ti­ci­dad de los pro­ble­mas que aún se encuen­tran en los luga­res que actual­men­te siguen sien­do el ghet­to homo­se­xual. Por eso es que, even­tual­men­te, des­cu­bres que sigue sien­do un perió­di­co de ghet­to.

¿Exis­te una «cul­tu­ra» homo­se­xual en Ita­lia?

Estoy en con­tra del tér­mino «cul­tu­ra» en gene­ral, lo encuen­tro un tér­mino capi­ta­lis­ta, una sec­ta inte­lec­tual que no me intere­sa per­so­nal­men­te. Creo que en cam­bio, evi­den­te­men­te, han habi­do hom­bres de «cul­tu­ra» como Paso­li­ni, que han desa­rro­lla­do un dis­cur­so rela­ti­vo a la homo­se­xua­li­dad. ¿No crees que entre los gran­des artis­tas, los gran­des polí­ti­cos, entre los hom­bres y las muje­res comu­nes de todos los tiem­pos, no han habi­do muchos homo­se­xua­les en Ita­lia? Bueno, enton­ces no habria pro­ble­ma en decir que la cul­tu­ra ita­lia­na es en gran par­te homo­se­xual.

Mario Mie­li duran­te el fes­ti­val «Sex Poetry» de Milàn, 1979. Foto Fabri­zio Garghet­ti. Gen­ti­le­za Archi­vo Garghet­ti, Milán, Ita­lia.

¿Has teni­do algu­na expe­rien­cia con LSD?

Sí, he hecho cien via­jes, pero no tomo LSD des­de enero de 1978.

¿Tuvis­te algu­nos amo­res locos? ¿Tie­nes un este­reo­ti­po? ¿Recha­zas las rela­cio­nes?

Sí, mi vida es una vida de gran­des amo­res, ten­go varios al mis­mo tiem­po. Actual­men­te mis amo­res son ocho (por los que vivo). Pue­do decir que me gus­ta la gen­te gua­pa, en gene­ral, pero como gua­pa me refie­ro no solo físi­ca­men­te sino tam­bién espi­ri­tual­men­te. Recha­zo la rela­ción de pare­ja, de lo con­tra­rio no podría tener ocho amo­res al mis­mo tiem­po.

En sus expe­rien­cias con la psi­quia­tría: ¿le han cla­si­fi­ca­do como enfer­mo men­tal?

Sí, he esta­do en un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co tan­to en Ingla­te­rra como en Ita­lia. El hos­pi­tal inglés era un hos­pi­tal lan­giano, por lo tan­to seguía una corrien­te anti­psi­quiá­tri­ca, y les pue­do decir que es la mis­ma mier­da que el hos­pi­tal psi­quiá­tri­co tra­di­cio­nal; no entien­den una mier­da sobre la lla­ma­da «enfer­me­dad men­tal».

Publi­ca­da ori­gi­nal­men­te en «Lamb­da. Gior­na­le di Con­tra­cul­tu­ra del Movi­men­to Gay», Año 4. Núme­ro 24. Noviem­bre – Diciem­bre, 1979.

Notas fina­les

Mario Mie­li (1952 – 1983), fue un acti­vis­ta y escri­tor ita­liano. Como nin­gún otro, Mie­li repre­sen­ta la irrup­ción de un acti­vis­mo mari­ca, radi­cal y teó­ri­ca­men­te com­pro­me­ti­do en la Ita­lia de los años ´70. Fue reco­no­ci­do no solo por su agu­de­za inte­lec­tual, sino tam­bién por su pro­vo­ca­do­ra acti­tud, espe­cial­men­te en la vida públi­ca. Des­de muy joven supo hacer con­vi­vir su caris­ma como estu­dian­te ejem­plar del Ins­ti­tu­to Pari­ni, y su deam­bu­lar per­ver­so por la Fos­sa dei Leo­ni, un lugar dedi­ca­do al crui­sing y la pros­ti­tu­ción mas­cu­li­na en Milán, don­de bus­ca­ba explo­rar sus deseos poli­se­xua­les. Las reso­nan­cias de su libro Ele­men­tos de crí­ti­ca homo­se­xual, publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en el año 1977 por Einau­di, rápi­da­men­te lo con­sa­gra­ron como uno de los fun­da­do­res del movi­mien­to de libe­ra­ción homo­se­xual en Ita­lia, y una figu­ra inevi­ta­ble en el pen­sa­mien­to cri­ti­co euro­peo. La pre­gun­ta cen­tral de su tra­ba­jo era sim­ple pero pro­vo­ca­do­ra: ¿Por qué la socie­dad mar­gi­na­li­za y repri­me la con­duc­ta homo­se­xual?. Lo que sigue en el libro sería un aná­li­sis por­me­no­ri­za­do sobre cómo el fun­cio­na­mien­to de la socie­dad capi­ta­lis­ta depen­de de la sobre­adap­ta­ción con­for­mis­ta a las con­duc­tas hete­ro­se­xua­les y al com­ple­jo ins­ti­tu­cio­nal que garan­ti­za su natu­ra­le­za: el matri­mo­nio, la heren­cia y la repro­duc­ción de la vida fami­liar. Su tra­ba­jo podría con­si­de­rar­se una lec­tu­ra eró­ti­ca de Marx, y espe­cial­men­te, de King­sey. Fue un expre­so defen­sor de lo que lue­go otros lla­ma­rían un “nue­vo uto­pis­mo sexual”: una filo­so­fía polí­ti­ca que apun­tó con­tra la rigi­dez de la nor­ma­li­dad hete­ro­se­xual que ope­ra­ba, en su mira­da, a par­tir de la remo­ción de todos los com­po­nen­tes ines­ta­bles del espec­tro eró­ti­co de la natu­ra­le­za huma­na. Su tra­ba­jo conec­tó al mis­mo tiem­po, el reco­no­ci­mien­to de un valor sub­ver­si­vo en la expe­rien­cia trans, los movi­mien­tos de libe­ra­ción de la mujer y una crí­ti­ca direc­ta hacia todos los meca­nis­mos psí­qui­cos, cul­tu­ra­les y polí­ti­cos des­ti­na­dos a la repre­sión del deseo homo­se­xual. La inten­si­dad de su pen­sa­mien­to tam­bién pue­de ser enten­di­da bajo los efec­tos de su des­vin­cu­la­ción del FUORI! en el año 1974, una vez que estos opta­ron por inmis­cuir­se en la polí­ti­ca par­ti­da­ria. Allí tam­bién pue­de situar­se su tra­ba­jo incó­mo­do de seña­la­mien­to, crí­ti­ca y con­fron­ta­ción con lo que obser­va­ba como una rápi­da desexua­li­za­ción del espí­ri­tu revo­lu­cio­na­rio y una pron­ta nor­ma­li­za­ción ins­ti­tu­cio­na­li­zan­te de los acti­vis­mos libe­ra­cio­nis­ta que empe­za­ban a ceder ante nocio­nes mer­can­ti­li­za­das de la liber­tad de la iden­ti­dad gay. Esto, pos­te­rior­men­te, tam­bién lo empu­ja­rá a bus­car nue­vos esce­na­rios para sus inves­ti­ga­cio­nes, guia­do a su vez por las nue­vas con­di­cio­nes que impo­nía su salud men­tal. Des­pués de la publi­ca­ción de su libro, vol­vió públi­co, en reite­ra­das entre­vis­tas, su diag­nós­ti­co como esqui­zo­fré­ni­co, pero tam­bién allí reco­no­ció, la impor­tan­cia de dicha expe­rien­cia en la aper­tu­ra per­so­nal de nue­vas pers­pec­ti­vas en torno a la libe­ra­ción sexual. Lo que siguió en su tra­ba­jo, una vez dis­tan­cia­do del acti­vis­mo homo­se­xual, fue un com­pro­mi­so ascen­den­te con el ambien­ta­lis­mo, las polí­ti­cas anti nuclea­res, y espe­cial­men­te, con el eso­te­ris­mo, la alqui­mia y el tra­ba­jo espi­ri­tual. Su nove­la auto­bio­grá­fi­ca Il ris­ve­glio dei Farao­ni fue publi­ca­da en el año 1994 en Milán gra­cias al tra­ba­jo de archi­vo que hicie­ron sus ami­gos muchos años des­pués de su muer­te (1983), aun­que su fami­lia poco tiem­po des­pués reti­ró, por vías lega­les, todos los ejem­pla­res en ven­ta. Has­ta el día de hoy es un tex­to inac­ce­si­ble, tan­to como el guión que escri­bió de la pelí­cu­la Una favo­la spin­ta de Gui­do Tosi, de cir­cu­la­ción tele­vi­si­va en el año 1982, poco tiem­po antes de morir. Des­de enton­ces su tra­ba­jo ha sido reedi­ta­do pocas veces, pero se pue­de con­sul­tar el tra­ba­jo de Giam­pao­lo Sil­ves­tri, “Oro Eros y Armo­nía: El últi­mo Mario Mie­li” (Cro­ce, 2012), el de Sil­via De Lau­de, “Mario Mie­li – Y aho­ra” (Clichy, 2016) y dos publi­ca­cio­nes recien­tes, la re-edi­ción de “Ele­men­tos de crí­ti­ca homo­se­xual” tra­du­ci­da al inglés como “Towards a Gay Com­mu­nism” (Plu­to Press, 2018) pro­lo­ga­da por Tim Dean y Mas­si­mo Pre­aro, y “La gaia crí­ti­ca. Poli­ti­ca e libe­ra­zio­ne ses­sua­le negli anni Set­tan­ta. Scrit­ti (1972−1983)” al cui­da­do de Pao­la Mie­li y Pre­aro tam­bién (Mar­si­lio | Nodi, 2019).

Nico­lás Cue­llo es His­to­ria­dor del Arte y tra­ba­ja como Beca­rio Doc­to­ral de CONICET. En su tiem­po libre edi­ta para el perió­di­co La Pro­tes­ta Sexual, colec­cio­na para el Archi­vo de Cul­tu­ras Sub­te­rrá­neas y tra­du­ce de for­ma intui­ti­va.

Agra­de­ci­mien­tos

Felix Cos­so­lo, Mau­ro Caru­so, Fabri­zio Garghet­ti, Achi­vo Garghet­ti (Milán), Archi­vo Fon­da­zio­ne San­dro Penna/​FUORI! (Turín) y Gio­van­ni Dall’Orto.

Fuen­te: https://www.moleculasmalucas.com/post/alquimia-revoluci%C3%B3n-sexual-y-comunismo, Kao­sen­la­red.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *