Puer­to Rico. Ven­ce­do­res y ven­ci­dos: un lega­do colo­nial

Por Jose E. Murat­ti Toro*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 05 de sep­tiem­bre de 2020.

Si algo reve­la la Con­ven­ción del Par­ti­do Repu­bli­cano en los EEUU, es que el país des­pier­ta del sue­ño pro­vo­ca­do por el can­to de sire­na de las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les, sus inver­so­res de Wall Street y sus polí­ti­cos, efu­si­va­men­te dis­pues­tos a favo­re­cer aún más a los ya pri­vi­le­gia­dos por sobre y a cos­ta del bien­es­tar de todos sus ciu­da­da­nos, los no-blan­cos obje­to de sus pre­jui­cios y jus­ti­fi­ca­ción de su fal­sa supe­rio­ri­dad, y los blan­cos que se nie­gan a acep­tar que están sien­do tan explo­ta­dos como sus fabri­ca­dos adver­sa­rios de cla­se y raza.

Si Trump lle­ga­se a reva­li­dar, la socie­dad esta­dou­ni­den­se implo­sio­na­rá. Si Biden gana­se, ten­drá que lide­rar un movi­mien­to de redis­tri­bu­ción de rique­za que para ellos será «radi­cal», pero que per­mi­ti­ría remo­ver­le la vál­vu­la a la olla de pre­sión que el sis­te­ma ha exa­cer­ba­do des­de los ’70 del siglo pasa­do. No será fácil, el «trum­pis­mo» sobre­vi­vi­rá a su auto-ungi­do hom­bre-que-qui­so-ser-rey, y se trans­for­ma­rá en una nue­va ver­sión de la supre­ma­cía blan­ca que resur­gió en el Tea Party duran­te la pre­si­den­cia de Oba­ma y que eli­gió a Trump.

Esta es una de esas «hora de la ver­dad» que ten­dre­mos la oca­sión de obser­var, sopor­tar o sufrir, a par­tir de diciem­bre de 2020, cuan­do por fin se con­fir­men los resul­ta­dos.

Los posi­bles esce­na­rios no son hala­ga­do­res ni nos brin­da­rán acá, en el pai­si­to, otras opor­tu­ni­da­des que las que for­mu­le­mos noso­tros mis­mos. Nues­tras posi­bi­li­da­des des­can­sa­rán en nues­tra capa­ci­dad de ven­cer la adic­ción a la ava­ri­cia y el con­su­mo que nutren y se ali­men­tan de la corrup­ción, y en nues­tra capa­ci­dad de rein­ven­tar­nos como una socie­dad que valo­ra tan­to su cul­tu­ra como su pro­duc­ti­vi­dad para bene­fi­cio pro­pio. De lo con­tra­rio, nos aguar­da un sis­te­ma no muy dis­tin­to al de tan­tas repú­bli­cas empo­bre­ci­das a las que se les cul­pa de su supues­ta inca­pa­ci­dad de supe­rar la indi­gen­cia, igno­ran­do el hecho de que todos somos rehe­nes del Mer­ca­do que con­tro­la lo que come­mos, dón­de dor­mi­mos y por quién vota­mos.

Nin­gún país tie­ne, por obli­ga­ción, que ser pobre solo por­que sea libre. Sus polí­ti­cos, y los mer­ca­de­res comer­cia­les que los con­tro­lan, lo empo­bre­cen para su enri­que­ci­mien­to per­so­nal. Noso­tros acá pode­mos rever­tir ese patrón, pero tene­mos que supe­rar la tri­via­li­dad que se ha con­ver­ti­do en nues­tra prin­ci­pal divi­sa en el dis­cur­so públi­co, la hos­ti­li­dad con que nos tra­ta­mos por dife­ren­cias mucho menos sig­ni­fi­ca­ti­vas que las inju­rias que se come­ten con­tra todos noso­tros por los pocos pri­vi­le­gia­dos y sus muchos segui­do­res, opor­tu­nis­tas o cán­di­dos cre­yen­tes, y la creen­cia gene­ra­li­za­da de que tene­mos lo que nos mere­ce­mos pues cono­ce­mos dema­sia­dos ejem­plos de cuán­to algu­nos de noso­tros se apro­ve­chan de los pocos bene­fi­cios que reci­bi­mos y los con­ver­ti­mos en mone­da de can­je por ense­res, con­tra­ta­cio­nes, bisu­te­rías y pho­to-ops.

Un exiguo exce­den­te de toda la rique­za que hemos pro­du­ci­do para tan­tos otros (esta­dou­ni­den­ses, bri­tá­ni­cos, ale­ma­nes, fran­ce­ses, sui­zos, espa­ño­les, sui­zos, mexi­ca­nos y perua­nos) solo en el pasa­do medio siglo, sería sufi­cien­te para no haber con­traí­do la deu­da.

Sería sufi­cien­te para no haber acu­mu­la­do tan­to dete­rio­ro que sigue san­gran­do nues­tros recur­sos y con­ven­cien­do a nues­tros emplea­dos que la mejor ven­gan­za con­tra el patrono guber­na­men­tal por el dis­cri­men y la mar­gi­na­ción es la inefi­cien­cia o el mis­mo robo con que se enri­que­cen sus fun­cio­na­rios.

Sería sufi­cien­te para con­tar con la rique­za inter­na que sufra­ga­ría el esta­ble­ci­mien­to de empre­sas agrí­co­las, manu­fac­tu­re­ras, finan­cie­ras y comer­cia­les, que com­pi­tie­sen a nivel mun­dial. Sí, cla­se mun­dial, pues nos hemos con­ver­ti­do en exce­len­tes pro­fe­sio­na­les y tra­ba­ja­do­res, que han maxi­mi­za­do las ganan­cias de algu­nas de las más exi­to­sas (y explo­ta­do­ras, con­ta­mi­nan­tes y delic­ti­vas) empre­sas del mun­do, tra­ba­jan­do por sala­rios y com­pen­sa­cio­nes infe­rio­res a las de sus emplea­dos “nacio­na­les”.

Somos tan capa­ces que hemos con­ver­ti­do nues­tra colo­ni­za­ción en dos reali­da­des para­le­las: una de con­su­mo des­me­di­do y depen­den­cia, y una de desem­pe­ño de exce­len­cia de cla­se mun­dial. No es casua­li­dad que haya tan­tos puer­to­rri­que­ños ocu­pan­do pues­tos de gran res­pon­sa­bi­li­dad y pres­ti­gio en tan­tas fir­mas a nivel inter­na­cio­nal.

El gran desa­fío para quie­nes aspi­ra­mos a un futu­ro alterno para nues­tra isla, es apren­der a des­con­ta­mi­nar a esa par­te de nues­tra pobla­ción adic­ta al con­su­mo, al enga­ño de los más cán­di­dos e igno­ran­tes, y al enchu­fe con el par­ti­do de turno para reci­bir lo más posi­ble a cam­bio del menor esfuer­zo, y con­ver­tir a los que no han sucum­bi­do a esta adic­ción y sus vicios, en la pró­xi­ma gene­ra­ción de agri­cul­to­res, empre­sa­rios, inver­so­res, inven­to­res, geren­tes y emplea­dos que ante­pon­gan el bien­es­tar de la mayo­ría al exclu­si­vo pri­vi­le­gio de la mino­ría.

Cada vez sur­gen más tes­ti­mo­nios de jóve­nes que no aspi­ran a ser millo­na­rios y poseer todo lo que se anun­cia por la TV y el inter­net. Son jóve­nes que aspi­ran a un sala­rio decen­te, un hogar decen­te, una edu­ca­ción decen­te, un sis­te­ma de salud decen­te y a una igual­dad de opor­tu­ni­da­des que recom­pen­se el talen­to y des­alien­te el chan­chu­llo y la com­po­nen­da.

Tene­mos una rique­za inte­lec­tual, emo­cio­nal, cul­tu­ral y crea­ti­va que com­pa­ra favo­ra­ble­men­te, no solo con nues­tros veci­nos inme­dia­tos, sino con todo el mun­do. Fue­ra del mun­do occi­den­tal que se enri­que­ció a cos­ta de sus colo­nias, nues­tra pro­duc­ti­vi­dad y nues­tra pro­duc­ción empre­sa­rial, ocu­pa­cio­nal y artís­ti­ca, des­pun­ta por sobre gran par­te del mun­do.

Pero los polí­ti­cos de carre­ra (o sea los que viven del era­rio y las pre­ben­das de las empre­sas que les mani­pu­lan) nos han con­ven­ci­do de que no pode­mos, que somos inca­pa­ces, que somos infe­rio­res y, como el o la joven que han con­ven­ci­do de su feal­dad, se mira en el espe­jo y vemos no lo que es sino lo que los demás le han per­sua­di­do que es, con todo y verru­gas, debi­li­dad e insu­fi­cien­cia.

La colo­nia nos ha capa­ci­ta­do para maxi­mi­zar nues­tros recur­sos natu­ra­les huma­nos y con­ver­tir­nos en extra­or­di­na­rios repre­sen­tan­tes de nues­tras dis­ci­pli­nas. De igual for­ma nos ha inca­pa­ci­ta­do al sumir­nos en la depen­den­cia, la des­igual­dad y la pobre­za. Nece­si­ta­mos ele­gir entre lo que le con­vie­ne a quie­nes se bene­fi­cian de que la mayo­ría viva mar­gi­na­da y empo­bre­ci­da, y lo que nos con­vie­ne a todos, los que han triun­fa­do eco­nó­mi­ca­men­te y los que no han teni­do ver­da­de­ras opor­tu­ni­da­des de lograr­lo por cuen­ta pro­pia, pero se han des­ta­ca­do con esfuer­zo y tesón.

Pode­mos ver la colo­nia como el gri­lle­te y la cade­na ama­rra­da a una peque­ña esta­ca que le impi­de al ele­fan­te mover­se por estar con­ven­ci­do que no pue­de, o pode­mos ver­nos como la fie­ra de Tas­ma­nia que los ran­che­ros no logran ence­rrar ni tan siquie­ra con muros de cemen­to sin puer­tas ni ven­ta­nas y que, como el gol­pe de río, siem­pre se sale del ato­lla­de­ro.

Pode­mos esco­ger entre ven­cer a nues­tros incul­ca­dos mie­dos y nues­tros for­mi­da­bles desa­fíos, con nues­tros no menos for­mi­da­bles talen­tos y pro­ba­das capa­ci­da­des. O, pode­mos dar­nos por ven­ci­dos y ni siquie­ra inten­tar libe­rar­nos del gri­lle­te men­tal que nos man­tie­ne inmó­vi­les como el pode­ro­so ele­fan­te. De noso­tros depen­de.

*Fuen­te: 80 gra­dos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *