Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Fran­co «Bifo» Berar­di: «Asis­ti­re­mos al colap­so final del orden eco­nó­mi­co glo­bal»

Por María Danie­la Yac­car. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de agos­to de 2020.

Entre­vis­ta con el filó­so­fo ita­liano. Cree que ese final de ciclo «podría abrir la puer­ta a un infierno polí­ti­co y mili­tar esen­cial­men­te caó­ti­co». «El caos es el ver­da­de­ro domi­na­dor de la épo­ca pan­dé­mi­ca». Bifo habla tam­bién de vacu­nas, medio ambien­te, vir­tua­li­dad y víncu­los huma­nos hun­di­dos en una «epi­de­mia de sole­dad». Bifo Berar­di ve como muy pro­ba­ble «un pro­ce­so de gue­rra civil en los EEUU».

“Esta­mos en un umbral que pue­de durar años”, sen­ten­cia Fran­co “Bifo” Berar­di, escri­tor, filó­so­fo y acti­vis­ta ita­liano, en diá­lo­go con Página/​12. En un momen­to que «no es para con­clu­sio­nes», ana­li­za el esce­na­rio y pre­vé alter­na­ti­vas. Escri­be, en un exten­so mail, que “el caos es el domi­na­dor de la épo­ca”, y que son posi­bles “un colap­so final del orden eco­nó­mi­co glo­bal” y un des­plie­gue de comu­ni­da­des autó­no­mas con eje en la igual­dad. Des­cree del poder del Esta­do. El ver­da­de­ro poder, para él, está en el capi­ta­lis­mo. Reco­rre varios temas que hacen a este hecho total que es la pan­de­mia. Vacu­na, medio ambien­te, vir­tua­li­dad, víncu­los huma­nos hun­di­dos en una «epi­de­mia de sole­dad».

En cua­ren­te­na, apar­te de pin­tar, Bifo ha escri­to un tex­to muy ori­gi­nal y lite­ra­rio lla­ma­do ‘Cró­ni­ca de la psi­co­de­fla­ción’, que con­tie­ne una defi­ni­ción del coro­na­vi­rus: «virus semióti­co», «fija­ción psi­có­ti­ca» que “pro­li­fe­ra en el cuer­po estre­sa­do de la huma­ni­dad glo­bal» y ha blo­quea­do “el fun­cio­na­mien­to abs­trac­to de la eco­no­mía”. Está dis­po­ni­ble en la web de la edi­to­rial Caja Negra, que tam­bién publi­có los títu­los ‘Futu­ra­bi­li­dad y Feno­me­no­lo­gía del fin’. Lue­go, Bifo escri­bió ‘Más allá del colap­so’.

El escri­tor naci­do en Bolo­nia en 1949 tie­ne his­to­ria. Ha par­ti­ci­pa­do de las revuel­tas juve­ni­les del ’68, fue ami­go de Félix Guat­ta­ri, fre­cuen­tó a Fou­cault. Fun­dó revis­tas, creó radios alter­na­ti­vas y seña­les de TV comu­ni­ta­rias. Algu­nos de sus libros des­ta­ca­dos son ‘La fábri­ca de la infe­li­ci­dad’, ‘Gene­ra­ción post-alfa’, ‘Félix y La suble­va­ción’. Tin­ta Limón Edi­cio­nes está a pun­to de lan­zar ‘El Umbral. Cró­ni­cas y Medi­ta­cio­nes’. Actual­men­te es pro­fe­sor de His­to­ria Social de los Medios en la Aca­de­mia de Bre­ra, en Milán.

-Con el coro­na­vi­rus la filo­so­fía ha que­da­do en el cen­tro de la esce­na. ¿Cuál es su misión en esta pan­de­mia?

-Es la mis­ma des­de hace miles de años: enten­der, con­ce­bir, dis­po­ner el pen­sa­mien­to colec­ti­vo. El filó­so­fo inten­ta trans­for­mar lo que per­ci­bi­mos en la expe­rien­cia común en con­cep­tos que per­mi­tan ilu­mi­nar el camino. Es muy sim­ple, pero tal vez el ejer­ci­cio se hace pro­ble­má­ti­co. Si lo que enten­de­mos de la reali­dad impli­ca que no hay sali­da éti­ca, polí­ti­ca ni cien­tí­fi­ca de una situa­ción, si la ima­gi­na­ción filo­só­fi­ca no logra ima­gi­nar otra sali­da que la bar­ba­rie, otro hori­zon­te que la extin­ción, el tra­ba­jo se vuel­ve muy duro. Tene­mos que reco­no­cer y con­tar lo que nos pare­ce inevi­ta­ble des­de el pun­to de vis­ta del enten­di­mien­to, pero al mis­mo tiem­po siem­pre recor­dar que tal vez el impre­vis­to sub­vier­te los pla­nos del inevi­ta­ble. Esa es la misión de la filo­so­fía: ima­gi­nar lo impre­vi­si­ble, pro­du­cir­lo, pro­vo­car­lo, orga­ni­zar­lo.

-En Más allá del colap­so plan­tea dos esce­na­rios: “Lo que que­da del poder capi­ta­lis­ta inten­ta­rá impo­ner un sis­te­ma de con­trol tecno-tota­li­ta­rio. Pero la alter­na­ti­va está aquí aho­ra: una socie­dad libre de las com­pul­sio­nes de acu­mu­la­ción y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”. ¿De qué mane­ra podría cons­truir­se una alter­na­ti­va?

-Las con­se­cuen­cias actua­les de la pan­de­mia y del lock­down (con­fi­na­mien­to) son muy con­tra­dic­to­rias. Hay ten­den­cias diver­gen­tes, has­ta opues­tas, en la esfe­ra eco­nó­mi­ca, la del poder. De un lado asis­ti­mos al des­mo­ro­na­mien­to de los nudos estruc­tu­ra­les de la eco­no­mía. El colap­so de la deman­da, del con­su­mo, una defla­ción de lar­go pla­zo que ali­men­ta la cri­sis de la pro­duc­ción y el des­em­pleo, en una espi­ral que pode­mos defi­nir como depre­sión, pero es algo más que una depre­sión eco­nó­mi­ca. Es el fin del mode­lo capi­ta­lis­ta, la explo­sión de muchos con­cep­tos y estruc­tu­ras que man­tie­nen jun­tas a las socie­da­des. Al mis­mo tiem­po asis­ti­mos al enor­me for­ta­le­ci­mien­to del capi­ta­lis­mo de las pla­ta­for­mas y las empre­sas digi­ta­les en su con­jun­to.

La rela­ción entre sis­te­ma finan­cie­ro y des­mo­ro­na­mien­to de la eco­no­mía pro­duc­ti­va apa­re­ce incom­pren­si­ble: Wall Street con­fir­ma su ten­den­cia posi­ti­va, casi triun­fal. ¿Se está pro­du­cien­do una enor­me bur­bu­ja eco­nó­mi­ca que en el futu­ro pró­xi­mo podría explo­tar? ¿O, al con­tra­rio, eso sig­ni­fi­ca que la abs­trac­ción finan­cie­ra se ha hecho total­men­te inde­pen­dien­te de la reali­dad de la eco­no­mía social? Creo que en el pró­xi­mo año asis­ti­re­mos al colap­so final del orden eco­nó­mi­co glo­bal, que podría abrir la puer­ta a un infierno polí­ti­co y mili­tar esen­cial­men­te caó­ti­co. El caos es el ver­da­de­ro domi­na­dor de la épo­ca pan­dé­mi­ca. Un caos que el capi­ta­lis­mo no pue­de some­ter. No hay una alter­na­ti­va polí­ti­ca visi­ble en el futu­ro pró­xi­mo. Hay revuel­tas. Las habrá. Pero no se pue­de ima­gi­nar una estra­te­gia polí­ti­ca uni­fi­can­te.

-Ha escri­to que la igual­dad, “des­trui­da en la ima­gi­na­ción polí­ti­ca en los últi­mos 40 años”, podría ganar pro­ta­go­nis­mo. ¿No con­tras­ta esta idea con lo que está suce­dien­do aquí y aho­ra? El virus pro­fun­di­zó la pobre­za, el des­em­pleo, la des­igual­dad.

-En la situa­ción caó­ti­ca que se pue­de des­ple­gar van a pro­li­fe­rar las comu­ni­da­des autó­no­mas, las expe­ri­men­ta­cio­nes igua­li­ta­rias de super­vi­ven­cia. Cla­ro que hoy se mani­fies­ta un ten­ta­ti­vo de las fuer­zas empre­sa­ria­les, mafio­sas, neo­li­be­ra­les de apo­de­rar­se lo más posi­ble de la rique­za social, los recur­sos físi­cos y mone­ta­rios. Pero eso no va esta­bi­li­zar nada. Todas las medi­das de esta­bi­li­za­ción que están inten­tan­do las fuer­zas polí­ti­cas de gobierno en Euro­pa como en otros luga­res no pue­den esta­bi­li­zar nada en el lar­go pla­zo.

El cre­ci­mien­to no vol­ve­rá maña­na ni nun­ca. La Ecos­fe­ra terres­tre no lo per­mi­ti­rá; no lo está per­mi­tien­do. La deman­da no subirá, no solo por­que el sala­rio va dis­mi­nu­yen­do, sino tam­bién por­que la cri­sis pro­du­ci­da por el virus no es solo eco­nó­mi­ca. Es esen­cial­men­te psí­qui­ca, men­tal: es una cri­sis de las espe­ran­zas de futu­ro. En esta situa­ción tene­mos que ima­gi­nar for­mas de vida autó­no­ma post-eco­nó­mi­cas, de auto-pro­duc­ción de lo nece­sa­rio, de auto-defen­sa arma­da con­tra el poder, de coor­di­na­ción infor­má­ti­ca glo­bal.

-¿Qué cree que sig­ni­fi­ca esta pan­de­mia para el orde­na­mien­to geo­po­lí­ti­co mun­dial?

-El caos toma el lugar de coman­do. No exis­te de mane­ra obje­ti­va. Hay caos cuan­do los acon­te­ci­mien­tos que intere­san nues­tra exis­ten­cia son dema­sia­do com­ple­jos, rápi­dos, inten­sos para una ela­bo­ra­ción emo­cio­nal y cons­cien­te. El virus, invi­si­ble e ingo­ber­na­ble, ha lle­va­do al caos a un nivel defi­ni­ti­vo. No pue­do pre­ver los pun­tos don­de el des­mo­ro­na­mien­to pro­duz­ca efec­tos más nota­bles. Lo que me pare­ce muy pro­ba­ble es un pro­ce­so de gue­rra civil en los EEUU. Según un artícu­lo publi­ca­do en el Dallas News hace algu­nos días no habrá gue­rra civil, sino una situa­ción caó­ti­ca de terror per­ma­nen­te. Los ciu­da­da­nos ame­ri­ca­nos siguen com­pran­do armas de fue­go, si bien ya hay más de un arma por cada ciu­da­dano, inclui­dos niños y abue­los. El trum­pis­mo no ha sido una locu­ra pro­vi­sio­nal. Es la expre­sión del alma blan­ca de un país que nació y pros­pe­ró gra­cias al geno­ci­dio, la depor­ta­ción, la escla­vi­tud masi­va. Los efec­tos glo­ba­les de la desin­te­gra­ción de los EEUU no se pue­den pre­ver.

-Una vez que apa­rez­ca una vacu­na, ¿cree que la huma­ni­dad se rela­ja­rá y el daño eco­ló­gi­co vol­ve­rá a pro­fun­di­zar­se o se podrá repen­sar la rela­ción con el medio ambien­te? ¿Exis­te el ries­go de una vida en esta­do pan­dé­mi­co per­ma­nen­te?

-Cla­ro que exis­te. El Covid ha sido solo uno de los virus que pue­den pro­li­fe­rar con­ta­gio­sa­men­te. No pue­do expla­yar­me sobre la posi­bi­li­dad de una vacu­na efi­caz por­que no soy bió­lo­go, pero no creo que la expe­rien­cia del coro­na­vi­rus ter­mi­ne con la vacu­na. La pan­de­mia 2020 sólo ha sido el comien­zo de una épo­ca de catás­tro­fes glo­ba­les, a nivel bio­ló­gi­co, ambien­tal y mili­tar. El efec­to de la pan­de­mia sobre el medio ambien­te es con­tra­dic­to­rio tam­bién. De un lado ha habi­do una reduc­ción de los con­su­mos de ener­gía fósil, un blo­queo de la polu­ción indus­trial y urba­na. Del otro, la situa­ción eco­nó­mi­ca obli­ga a la socie­dad a ocu­par­se de los pro­ble­mas inme­dia­tos y pos­po­ner las solu­cio­nes de lar­go pla­zo. Y no hay lar­go pla­zo a nivel de la cri­sis ambien­tal, por­que los efec­tos del calen­ta­mien­to glo­bal ya se des­plie­gan. Pero al mis­mo tiem­po pode­mos ima­gi­nar (y pro­po­ner) la crea­ción de redes comu­ni­ta­rias autó­no­mas que no depen­dan del prin­ci­pio de pro­ve­cho y acu­mu­la­ción. Comu­ni­da­des del sobre­vi­vir fru­gal.

-Maris­te­lla Svam­pa, soció­lo­ga argen­ti­na, pos­tu­la que la metá­fo­ra del enemi­go invi­si­ble en el dis­cur­so polí­ti­co ocul­ta la dimen­sión medio ambien­tal del virus. ¿Coin­ci­de?

-Coin­ci­do. El Covid-19 es una emer­gen­cia par­ti­cu­lar del colap­so ambien­tal. Las eli­tes polí­ti­cas no me pare­cen a la altu­ra del pro­ble­ma, lo que dicen no me pare­ce muy impor­tan­te. La polí­ti­ca en su con­jun­to es impo­ten­te. ¿Qué hacen los polí­ti­cos “bue­nos” (como Con­te en Ita­lia)? Apli­can la dis­ci­pli­na sani­ta­ria obli­ga­to­ria, se plie­gan a la deci­sión cien­tí­fi­ca, que toma el lugar de la deci­sión polí­ti­ca. ¿Qué hacen los malos (Bol­so­na­ro, Trump….)? Se nie­gan a la deci­sión cien­tí­fi­ca y afir­man la auto­no­mía de la polí­ti­ca. Pero la polí­ti­ca se ha vuel­to un jue­go sin razón, sin cono­ci­mien­to. La poten­cia del polí­ti­co es la locu­ra, la ven­gan­za, la rabia con­tra la impo­ten­cia. Si la polí­ti­ca ha sido duran­te la edad moder­na una expre­sión de la volun­tad, aho­ra está muer­ta por­que la volun­tad huma­na ha per­di­do su efi­ca­cia sobre el pro­ce­so real.

-¿Cómo ima­gi­na que serán los víncu­los des­pués de la pan­de­mia? ¿Cómo son aho­ra?

-La pan­de­mia mar­ca una rup­tu­ra antro­po­ló­gi­ca de una pro­fun­di­dad abis­mal. Pen­se­mos en el acto más humano de todos: el beso, el acer­car­se de los labios, el aca­ri­ciar pau­la­tino y dul­ce de la len­gua al inte­rior de la boca de otro ser humano. Este acto se ha vuel­to el más peli­gro­so y anti-social que se pue­da ima­gi­nar. ¿Qué efec­to va a pro­du­cir esta nove­dad en el incons­cien­te colec­ti­vo? Una sen­si­bi­li­za­ción fóbi­ca al cuer­po y la piel del otro. Una epi­de­mia de sole­dad, y por tan­to, de depre­sión. A nivel social el dis­tan­cia­mien­to impli­ca el fin de toda soli­da­ri­dad. A nivel del incons­cien­te equi­va­le a la bom­ba ató­mi­ca. Tene­mos que rein­ven­tar la afec­ti­vi­dad, el deseo, el toca­mien­to, el sexo, pero… ¿tene­mos la fuer­za psí­qui­ca para hacer­lo? No me pare­ce. Pero lo repi­to con fuer­za: esta­mos en un umbral, no pode­mos saber cómo sal­dre­mos de la osci­la­ción en la que el incons­cien­te está cap­tu­ra­do.

-Agam­ben ha escri­to sobre la limi­ta­ción de la liber­tad, “acep­ta­da en nom­bre de un deseo de segu­ri­dad indu­ci­do por los mis­mos gobier­nos que aho­ra inter­vie­nen para satis­fa­cer­lo”. ¿Qué pien­sa sobre el con­trol del Esta­do con la pan­de­mia como tras­fon­do?

-El Esta­do se iden­ti­fi­ca cada vez más con las gran­des agen­cias de con­trol infor­má­ti­co, de cap­tu­ra de enor­mes can­ti­da­des de datos. No exis­te más como enti­dad polí­ti­ca, terri­to­rial. Sigue exis­tien­do en la cabe­za de los sobe­ra­nis­tas de dere­cha y de izquier­da. No exis­te la polí­ti­ca, ha per­di­do toda su poten­cia; no exis­te el Esta­do como orga­ni­za­ción de la volun­tad colec­ti­va, no exis­te la demo­cra­cia. Son todas pala­bras que han per­di­do su sen­ti­do. El Esta­do es el con­jun­to de la dis­ci­pli­na sani­ta­ria obli­ga­to­ria, de los auto­ma­tis­mos tecno-finan­cie­ros, y de la orga­ni­za­ción vio­len­ta de la repre­sión con­tra los movi­mien­tos del tra­ba­jo. El lugar del poder no es el Esta­do, una reali­dad moder­na que se aca­bó con el fin de la moder­ni­dad. El lugar del poder es el capi­ta­lis­mo en su for­ma semióti­ca, psí­qui­ca, mili­tar, finan­cie­ra: las gran­des empre­sas de domi­nio sobre la men­te huma­na y la acti­vi­dad social.

-En los paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca, la dico­to­mía que se plan­tea en los tex­tos filo­só­fi­cos euro­peos (capi­ta­lis­mo-comu­nis­mo) no resue­na del mis­mo modo. Aquí pen­sa­mos más en tér­mi­nos de un Esta­do pre­sen­te. ¿Qué lec­tu­ra hace de la pan­de­mia res­pec­to de dos esce­na­rios con dife­ren­cias estruc­tu­ra­les como Amé­ri­ca lati­na y Euro­pa?

-En Amé­ri­ca lati­na ha habi­do una fuer­za par­ti­cu­lar, un dis­cur­so neo-sobe­ra­nis­ta de izquier­da, lo que podría­mos lla­mar popu­lis­mo de izquier­da, según la ver­sión de Laclau, Jor­ge Ale­mán y otros. La expe­rien­cia lulis­ta, la kirch­ne­ris­ta, la de Evo en Boli­via y el cha­vis­mo son expe­ri­men­tos de sobe­ra­nía popu­lar, demo­crá­ti­cos, con inten­tos socia­les. Han sido valio­sos, tal vez más o menos exi­to­sos. Pero al final todos han fra­ca­sa­do, por­que la com­ple­ji­dad de la glo­ba­li­za­ción capi­ta­lis­ta no deja espa­cios de manio­bra a nivel nacio­nal, pro­vo­can­do la vio­len­cia de la reac­ción. La pan­de­mia es una prue­ba de la impo­si­bi­li­dad de actuar en la dimen­sión nacio­nal. Cla­ro que pue­de haber una ges­tión racio­nal de la pan­de­mia, como la de Argen­ti­na, y una mane­ra irres­pon­sa­ble y geno­ci­da como la de Bra­sil. Pero al final la pan­de­mia está pro­vo­can­do un apo­ca­lip­sis glo­bal que nin­gu­na polí­ti­ca racio­nal pue­de evi­tar. Mar­ca tam­bién el fra­ca­so final de toda hipó­te­sis sobe­ra­nis­ta, de izquier­da y de dere­cha.

-¿Qué pien­sa de los movi­mien­tos “anti­cua­ren­te­na”? ¿La idea de la liber­tad ha sido coop­ta­da por la extre­ma dere­cha?

-La pala­bra “liber­tad” es un malen­ten­di­do de la filo­so­fía moder­na y del pen­sa­mien­to polí­ti­co. Los que hablan de liber­tad en la épo­ca de los auto­ma­tis­mos tecno-finan­cie­ros no saben de qué están hablan­do. El enemi­go de la liber­tad no es el tirano polí­ti­co, sino los víncu­los mate­má­ti­cos de las finan­zas y los digi­ta­les de la cone­xión obli­ga­to­ria. Hay una liber­tad onto­ló­gi­ca que sig­ni­fi­ca que Dios deci­dió de no deter­mi­nar la direc­ción de la vida huma­na, dejan­do así el libre albe­drío a los huma­nos.

Pero la mate­ria de que los orga­nis­mos son com­pues­tos deter­mi­na pro­fun­da­men­te la posi­bi­li­dad de actua­ción del orga­nis­mo. Y la mate­ria social, la eco­no­mía, la enfer­me­dad, la pro­li­fe­ra­ción viral son ver­da­de­ros mata­do­res de la liber­tad. La moder­ni­dad ha sido capaz de inven­tar un espa­cio de liber­tad ver­da­de­ro: la poten­cia de la polí­ti­ca moder­na (des­de Maquia­ve­lo has­ta Lenin) ha sido la capa­ci­dad de ele­gir estra­té­gi­ca­men­te y actuar tác­ti­ca­men­te de mane­ra tal de ple­gar no toda la reali­dad, pero sí espa­cios rele­van­tes de la reali­dad social, téc­ni­ca, has­ta médi­ca. El fin de la moder­ni­dad mar­ca tam­bién el fin de esta liber­tad mar­gi­nal: la crea­ción de auto­ma­tis­mos tecno-finan­cie­ros ha des­tro­za­do la poten­cia polí­ti­ca de la volun­tad; ha mata­do la demo­cra­cia.

La pala­bra liber­tad hoy sig­ni­fi­ca solo liber­tad de explo­tar a los que no pue­den defen­der­se, de hacer escla­vos a los otros, de matar a los afri­ca­nos que quie­ren sobre­vi­vir migran­do en Euro­pa. Liber­tad hoy es una pala­bra ase­si­na. Solo igual­dad es una pala­bra que pue­de res­ta­ble­cer algo de humano entre los huma­nos.

-“Creo que la pan­de­mia actual mar­ca la sali­da defi­ni­ti­va de la épo­ca moder­na de la expan­sión y el ingre­so en la épo­ca de la extin­ción”, escri­bió. ¿Se ha pues­to a ima­gi­nar cuán­to tiem­po nos que­da? ¿La extin­ción es inevi­ta­ble?

-Antes que nada no soy un adi­vino. Cuan­do digo que entra­mos en la épo­ca de la extin­ción quie­ro decir que en el hori­zon­te futu­ro la sola con­clu­sión lineal de las ten­den­cias exis­ten­tes (sobre­po­bla­ción, polu­ción, calen­ta­mien­to glo­bal, reduc­ción del espa­cio habi­ta­ble, mul­ti­pli­ca­ción de los gas­tos mili­ta­res, pro­li­fe­ra­ción de las gue­rras, epi­de­mia psi­có­ti­ca) no impli­ca otra pers­pec­ti­va rea­lis­ta que la extin­ción de la civi­li­dad huma­na (que ya se está mani­fes­tan­do) y de la espe­cie huma­na (que pare­ce cada vez más pro­ba­ble). Pero soy con­ven­ci­do de que el inevi­ta­ble muchas veces no se rea­li­za por­que el impre­vi­si­ble tien­de a pre­va­le­cer.

El regre­so de la muer­te

-Una de las tan­tas cosas que el virus modi­fi­ca es cómo se viven la muer­te y los due­los. En Más allá del colap­so usted se refie­re al regre­so de la muer­te a la esce­na del dis­cur­so filo­só­fi­co. ¿Cómo pue­de leer­se este cam­bio?

-La muer­te ha sido remo­vi­da, dene­ga­da, borra­da en la esce­na ima­gi­na­ria de la moder­ni­dad. El capi­ta­lis­mo ha sido el inten­to más exi­to­so de alcan­zar la inmor­ta­li­dad. La acu­mu­la­ción de capi­tal es inmor­tal. La vida huma­na se iden­ti­fi­ca con su pro­duc­to abs­trac­to y logra vivir immor­tal­men­te en la abs­trac­ción. En con­se­cuen­cia, recha­za­mos la idea de nues­tra mor­ta­li­dad indi­vi­dual, por­que con­si­de­ra­mos a la vida como pro­pie­dad pri­va­da que no se pue­de aca­bar. La des­truc­ción sis­te­má­ti­ca del medio ambien­te es la prue­ba de que no cree­mos en la mor­ta­li­dad: no impor­ta si mata­mos la natu­ra­le­za, por­que es la sola mane­ra de rea­li­zar la acu­mu­la­ción de capi­tal, nues­tra eter­ni­dad. Pero la pan­de­mia nos obli­ga a reco­no­cer que la muer­te exis­te, que es el des­tino de cada ser vivien­te. La abs­trac­ción ha per­di­do su poten­cia, el dine­ro no pue­de nada fren­te a la muer­te. El pro­ble­ma es que no esta­mos hablan­do (sólo) de la indi­vi­dual, esta­mos hablan­do de la extin­ción del géne­ro humano como hori­zon­te de nues­tra épo­ca.

-“Cuan­do la pan­de­mia final­men­te se disi­pe (supo­nien­do que lo haga), es posi­ble que se haya impues­to una nue­va iden­ti­fi­ca­ción psi­co­ló­gi­ca: onli­ne equi­va­le a enfer­me­dad”, escri­bió. ¿Pue­de expla­yar­se sobre esto, y sobre qué lugar le que­da­rá al cuer­po?

-Se podría veri­fi­car algo muy intere­san­te: des­pués de un lar­go pla­zo de tiem­po en que la rela­ción cor­pó­rea ha sido rem­pla­za­da por la onli­ne podría veri­fi­car­se una iden­ti­fi­ca­ción psí­qui­ca de la dimen­sión onli­ne con la enfer­me­dad, con un perío­do de sole­dad y miedo.¿Cómo se resol­ve­rá la osci­la­ción? ¿Con una epi­de­mia de autis­mo sui­ci­da o con una explo­sión de deseo libe­ra­to­rio? No lo sabe­mos, pero pode­mos refle­xio­nar sobre las alter­na­ti­vas que se van desig­nan­do en el umbral.

* Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *