Colom­bia. Esta­dos Uni­dos deci­de depor­tar y poner en manos del gobierno de Duque al para­mi­li­tar Sal­va­to­re Man­cu­so

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de agos­to de 2020.

Fuen­tes diplo­má­ti­cas en Esta­dos Uni­dos le con­fir­ma­ron en la madru­ga­da de este domin­go en pri­mi­cia al perió­di­co «El Tiem­po», que el exje­fe para­mi­li­tar Sal­va­to­re Man­cu­so será depor­ta­do a Colom­bia. Ale­gan que enviar­lo a Ita­lia es per­ju­di­cial a sus intere­ses, y a la vez le abren la puer­ta para que­dar­se en EE.UU.

Según expli­ca­ron, la depor­ta­ción a Ita­lia resul­ta per­ju­di­cial a los inte­rés del gobierno Trump. Por eso, aten­dien­do una solic­tud de Colom­bia, alis­tan su envío al país en las pró­xi­mas sema­nas. Pero le dejan la puer­ta abier­ta para que­dar­se en Esta­dos Uni­dos, lo que sig­ni­fi­ca­ría ‑de con­cre­tar­se esa posi­bi­li­dad- una derro­ta para Colom­bia, que aspi­ra­ba a lograr su extra­di­ción.

La deci­sión de Esta­dos Uni­dos, de carác­ter neta­men­te polí­ti­co, le será noti­fi­ca­da este domin­go tan­to al gobierno de Colom­bia como a la defen­sa del exje­fe para­mi­li­tar, quien esta­ba espe­ran­do su envío a Ita­lia antes del 4 de sep­tiem­bre, orde­na­da por el juez fede­ral Richard J. León.

Este pare­cie­ra ser el epí­lo­go del falli­do inten­to del gobierno de Colom­bia por extra­di­tar­lo y fre­nar su envío a Ita­lia, de don­de Man­cu­so ‑acu­sa­do de orde­nar más de 136 masa­cres que deja­ron más de 800 muer­tos- es ciu­da­dano, por el ori­gen de su padre.

Tras come­ter varios erro­res de for­ma en el trá­mi­te, fun­cio­na­rios del alto gobierno colom­biano deci­die­ron acu­dir a las vías diplo­má­ti­cas y a la pre­sión de orden polí­ti­co para cerrar­le el paso a su depor­ta­ción a Ita­lia.

La fuen­te ofi­cial agre­gó que Esta­dos Uni­dos no tie­ne que expli­car las razo­nes de su deci­sión, la cual le fue infor­ma­da en la tar­de del sába­do a auto­ri­da­des de Migra­ción para que Man­cu­so sea avi­sa­do en las pró­xi­mas horas.

Según expli­ca­ron, la depor­ta­ción a Ita­lia resul­ta per­ju­di­cial a los inte­rés del gobierno Trump. Por eso, aten­dien­do una solic­tud de Colom­bia, alis­tan su envío al país en las pró­xi­mas sema­nas. Pero le dejan la puer­ta abier­ta para que­dar­se en Esta­dos Uni­dos, lo que sig­ni­fi­ca­ría ‑de con­cre­tar­se esa posi­bi­li­dad- una derro­ta para Colom­bia, que aspi­ra­ba a lograr su extra­di­ción.

Phi­lip Gold­berg, emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Colom­bia, ya está ente­ra­do de la medi­da. Ade­más, jugó un rol cla­ve. Foto: Mau­ri­cio Moreno

Pue­de que­dar­se en EE.UU.

La deci­sión tam­bien es de orden admi­nis­tra­ti­vo y, de acuer­do con nomas de la Ley de Inmi­gra­ción y Nacio­na­li­za­ción, tie­ne 14 días para ape­lar­la.

Ade­más, le deja­ron abier­ta la posi­bi­li­dad de pedir que se fre­ne su expul­sión y se que­de en Esta­dos Uni­dos, a la luz de la Ley con­tra la Tor­tu­ra y el tra­to Cruel.

A tra­vés de esa vía, nar­co­pa­ra­mi­li­ta­res como Juan Car­los ‘el Tuso’ Sie­rra y Car­los Mario Agui­lar, alias ‘Roge­lio’, viven en Mia­mi y Boca Ratón.

Juan Car­los el ‘Tuso’ Sie­rra. Foto: Archi­vo

La nor­ma apli­ca si Man­cu­so ‑como ya lo ha señalado‑, teme per­se­cu­ción en cual­quier país por cuen­ta de su raza, opi­nión polí­ti­ca o ser vic­ti­ma de tor­tu­ra o cual­quier ries­go para su vida.

De hecho, se abre la posi­bi­li­dad para que su fami­lia pue­da pedir ser envia­da a ese país, a tra­vés de visa­dos espe­cia­les.

Para aco­ger­se a dicha nor­ma, se esta­ble­ce un pla­zo de 14 días, a par­tir de la noti­fi­ca­ción, tiem­po den­tro del cual la defen­sa de Man­cu­so podrá echar mano de la medi­da.

Sin embar­go, la fuen­te diplo­má­ti­ca ame­ri­ca­na mani­fes­tó que la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Bogo­tá ya esta­ba ente­ra­da y había juga­do un rol cla­ve en esta deci­sión.

¿Sal­va­vi­das del Tío Sam?

Fuen­tes alle­ga­das a Man­cu­so comu­ni­ca­ron en la madru­ga­da del domin­go que lo más pro­ba­ble es que deci­da que­dar­se en Esta­dos Uni­dos ante el peli­gro que corre su vida en Colom­bia, según ha dicho.

Y reite­ra­ron que Man­cu­so está dis­pues­to a seguir cola­bo­ran­do con la jus­ti­cia. Esto se tra­du­ci­ría, en todo caso, en una derro­ta para Colom­bia que aspi­ra­ba a extra­di­tar­lo.

Sin embar­go, los acuer­dos de cola­bo­ra­ción judi­cial con Esta­dos Uni­dos, en el caso de Man­cu­so, han fun­cio­na­do.

Al res­pec­to, El Tiem­po esta­ble­ció que el Gobierno aca­ba de ter­mi­nar un con­so­li­da­do que indi­ca que Man­cu­so ha sido cita­do a 263 audien­cias de ver­sión libre para que diga la ver­dad.

De estas, 188 se han cum­pli­do gra­cias a la coope­ra­ción judi­cial con el gobierno de Esta­dos Uni­dos, que lo soli­ci­tó en extra­di­ción en 2008 y lo con­de­nó a 12 años de cár­cel por nar­co­trá­fi­co.

Sin embar­go, 75 ver­sio­nes fue­ron can­ce­la­das por razo­nes que van des­de pro­ble­mas logís­ti­cos y de coope­ra­ción has­ta soli­ci­tu­des de apla­za­mien­to por par­te de la defen­sa de Man­cu­so.

Lo que con­fe­só Sal­va­to­re Man­cu­so sobre la masa­cre de El Aro

En los más de 2.000 folios de ane­xos de la soli­ci­tud de extra­di­ción del exje­fe para­mi­li­tar Sal­va­to­re Man­cu­so, Colom­bia ane­xó varios hechos cri­mi­na­les que pro­ta­go­ni­zó y algu­nos de sus tes­ti­mo­nios, inclui­da su par­ti­ci­pa­ción en la masa­cre de El Aro (1997).

Duran­te tres días, un coman­do para­mi­li­tar ase­si­nó cam­pe­si­nos, incen­dió vere­das y sem­bró el terror en un epi­so­dio que la Fis­ca­lía, la Comi­sión de Acu­sa­ción de la Cáma­ra y la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia aún inves­ti­gan por ser un deli­to de lesa huma­ni­dad y por estar inda­ga­do el expre­si­den­te Álva­ro Uri­be Vélez, enton­ces gober­na­dor de Antio­quia.

Según Sal­va­to­re Man­cu­so, uno de los obje­ti­vos de esa masa­cre era ubi­car a ‘Iván Már­quez’.
Foto: Adal­ber­to Roque. AFP

La decla­ra­ción se cono­ce en momen­tos en que el Gobierno de Colom­bia libra un acci­den­ta­do y polé­mi­co pul­so por extra­di­tar a Man­cu­so, quien ya pagó 12 años de cár­cel en Esta­dos Uni­dos y aho­ra tie­ne en su mano la orden de un juez fede­ral para ser depor­ta­do a Ita­lia antes del 4 de sep­tiem­bre.

Y este jue­ves, la Sala de Ins­truc­ción de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia tie­ne en el orden del día la soli­ci­tud de la defen­sa de Álva­ro Uri­be de que la inda­ga­ción en su con­tra por esta masa­cre y otros expe­dien­tes, como el de soborno en actua­ción penal y frau­de pro­ce­sal —por el que tie­ne medi­da de ase­gu­ra­mien­to y pri­sión domi­ci­lia­ria — , pase a la Fis­ca­lía y/​o a la Comi­sión de Acu­sa­ción de la Cáma­ra.

Lo pri­me­ro que Man­cu­so rela­tó ante la juris­dic­ción espe­cial de Jus­ti­cia y Paz, en decla­ra­ción fecha­da el 15 de enero de 2007 –un año antes de su extra­di­ción a Esta­dos Uni­dos – , es que se orde­nó la incur­sión para­mi­li­tar por­que en la zona se res­guar­da­ba ‘Iván Már­quez’, de las Farc, y se escon­dían a los secues­tra­dos de la región.

«Car­los Cas­ta­ño pla­ni­fi­ca la ope­ra­ción con ‘Rodri­go Doble Cero’. A mí me piden que les pres­te al coman­dan­te ‘Cobra’, con 100 hom­bres apro­xi­ma­da­men­te; 120, 150 hom­bres, no sé exac­ta­men­te cuán­tos se lle­va­ría el coman­dan­te ‘Cobra’ a esa ope­ra­ción, por­que quien la orga­ni­zó fue el coman­dan­te Cas­ta­ño y quien la diri­gió fue el coman­dan­te ‘Rodri­go Doble Cero’ «, narró Man­cu­so.

La ayu­da del Ejér­ci­to

En su tes­ti­mo­nio, reca­pi­tu­la­do en la orden de cap­tu­ra con fines de extra­di­ción que el 11 de agos­to pasa­do emi­tió la Sala de Jus­ti­cia y Paz del Tri­bu­nal Supe­rior de Bogo­tá, agre­gó que la infor­ma­ción en torno a las Farc y la ubi­ca­ción de ‘Már­quez’ –por quien Esta­dos Uni­dos aho­ra ofre­ce 10 millo­nes de dóla­res de recom­pen­sa– fue faci­li­ta­da por inte­li­gen­cia mili­tar. Seña­ló que les entre­ga­ron mapas de la región con los pun­tos seña­la­dos don­de debían ata­car.

“Tuvie­ron com­ba­te antes de ingre­sar a El Aro, die­ron de baja a varios gue­rri­lle­ros antes de ingre­sar a El Aro, hubo com­ba­tes por la gen­te que va de Ituan­go, por la gen­te que entró des­de la ori­lla de la carre­te­ra negra hacia allá, de la otra gen­te que venía de la Cau­ca­na hacia la zona, tuvie­ron com­ba­tes por todos los lados. (…) Ahí den­tro de El Aro mata­ron a tres mucha­chos, la gue­rri­lla hirió a unos mucha­chos, les dis­pa­ra­ban des­de las casas”, agre­gó Man­cu­so.

Según la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH), en esa masa­cre per­die­ron la vida al menos 15 cam­pe­si­nos en situa­ción de inde­fen­sión y varias dece­nas fue­ron des­pla­za­dos y des­po­ja­dos de sus tie­rras.

De hecho, Man­cu­so reve­ló que estu­vie­ron muy cer­ca de lograr la baja de ‘Iván Már­quez’, pero que debi­do a una con­fu­sión con los heli­cóp­te­ros que sobre­vo­la­ron la zona para faci­li­tar la masa­cre el enton­ces jefe gue­rri­lle­ro logró fugar­se.

El heli­cóp­te­ro e Iván Már­quez

“Yo fui a la zona inclu­so a lle­var el heli­cóp­te­ro, a lle­var muni­ción. El coman­dan­te Cas­ta­ño me man­dó a que fue­ra a lle­var­le una muni­ción y yo fui a lle­var­le muni­ción, por­que esta­ban que­dan­do sin muni­ción según la inten­si­dad de los com­ba­tes. Hubo un heli­cóp­te­ro que reco­gió al coman­dan­te ‘Iván Már­quez’, de las Farc, que esta­ba allí en esa zona. Ellos pen­sa­ron que era el heli­cóp­te­ro que había­mos envia­do noso­tros”, con­tó Man­cu­so.

Y agre­gó que tam­bién “estu­vo sobre­vo­lan­do el heli­cóp­te­ro de la Gober­na­ción de Antio­quia, sobre­vo­ló heli­cóp­te­ro de Ejér­ci­to; estu­vi­mos, yo per­so­nal­men­te estu­ve allá lle­van­do una muni­ción y, mien­tras me bajé a dejar la muni­ción, el heli­cóp­te­ro sacó unos heri­dos y lue­go yo me fui con unos muer­tos que tenía­mos en el área”.

En todo caso, el expre­si­den­te Uri­be siem­pre ha nega­do que en esos hechos estu­vie­ra invo­lu­cra­do algún heli­cóp­te­ro de la Gober­na­ción de Antio­quia.

Man­cu­so –según el docu­men­to del Tri­bu­nal de Bogo­tá– vol­vió a rati­fi­car estas ver­sio­nes sobre El Aro des­de Esta­dos Uni­dos, ya extra­di­ta­do, el 15 de mayo de 2012.

Pero tam­bién ha dicho en otras decla­ra­cio­nes sobre supues­tos men­sa­jes reci­bi­dos por par­te de emi­sa­rios de Álva­ro Uri­be –cuyos nom­bres EL TIEMPO se abs­tie­ne de publi­car por ser obje­to de inves­ti­ga­ción judi­cial– para cam­biar ver­sio­nes suyas y de hom­bres que estu­vie­ron bajo su man­do, y para bus­car lo que cali­fi­có como un com­plot con­tra los jue­ces que inves­ti­gan esas men­cio­nes.

Por aho­ra, la defen­sa de Man­cu­so ha dicho que, así sea envia­do a Ita­lia, él está en dis­po­si­ción de seguir decla­ran­do ante ins­tan­cias judi­cia­les colom­bia­nas, don­de ha con­fe­sa­do tener par­ti­ci­pa­ción en más de 52.410 crí­me­nes, de los cua­les has­ta aho­ra ha sido con­de­na­do en Jus­ti­cia y Paz a 8 años de cár­cel por 1.528 de ellos.

Inclu­so, aguar­da que se resuel­va la ape­la­ción que se radi­có ante la Juris­dic­ción Espe­cial para la Paz (JEP), que le negó su ingre­so por con­si­de­rar que no fue un ter­ce­ro civil en el con­flic­to, sino un actor direc­to de la gue­rra. Allí, ase­gu­ró, está dis­pues­to a rati­fi­car todo lo que ha veni­do con­tan­do sobre el con­flic­to arma­do y los que seña­la fue­ron sus alia­dos duran­te la gue­rra.

Fuen­te: El Tiem­po

Foto: EFE

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *