Vene­zue­la. Seña­les de la inter­ven­ción mili­tar que pre­pa­ra el impe­ria­lis­mo

Por Mau­ri­cio Mon­tes. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de agos­to de 2020.

Samuel Mon­ca­da, emba­ja­dor de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la ante la ONU, denun­ció este miér­co­les 19 de agos­to que el Cen­tro para Estu­dios Estra­té­gi­cos Inter­na­cio­na­les orga­ni­zó en 2019 una reu­nión secre­ta para dis­cu­tir un ata­que mili­tar EEUU-Colom­bia a Vene­zue­la con par­ti­ci­pa­ción de miem­bros de la opo­si­ción al Gobierno vene­zo­lano.

El con­tex­to de la agre­sión esta­ría enmar­ca­do en el caos que oca­sio­na­ría la pan­de­mia en el país, de mane­ra que «por razo­nes huma­ni­ta­rias» habría que inva­dir a la nación boli­va­ria­na antes de las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Esta­dos Uni­dos y con el apo­yo de Colom­bia, Guya­na y Bra­sil.

La cri­sis eco­nó­mi­ca inter­na, el debi­li­ta­do poder adqui­si­ti­vo de la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra ante la espe­cu­la­ción en el comer­cio de bie­nes y ser­vi­cios, las difi­cul­ta­des que exis­ten para el acce­so a los ali­men­tos y medi­ca­men­tos en el inte­rior del país, en espe­cial en las zonas fron­te­ri­zas, lucen como una debi­li­dad que podría ser apro­ve­cha­da por Washing­ton. La resi­lien­cia, en cam­bio, es el pun­to de apo­yo del pue­blo, que pese a cual­quier cons­pi­ra­ción crea y recrea su vida.

Seña­les de una agre­sión:

Señal 1. Aco­rra­lar a Rusia

A tra­vés del mis­mo for­ma­to uti­li­za­do en Vene­zue­la, el Pen­tá­gono y su bra­zo euro­peo arma­do, la OTAN, desa­rro­llan una estra­te­gia de des­es­ta­bi­li­za­ción en Bie­lo­rru­sia, uti­li­zan­do el con­tex­to de las recien­tes elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. El obje­ti­vo es man­te­ner a Rusia enfo­ca­do en ese lado del mapa pla­ne­ta­rio, sin que pue­da desa­rro­llar apo­yo ope­ra­ti­vo en apo­yo del país sur­ame­ri­cano, ante una posi­ble agre­sión. Los recien­tes hechos acae­ci­dos en el Líbano, las per­ma­nen­tes pro­vo­ca­cio­nes en Siria y el que Israel man­ten­ga calien­te la zona de Orien­te Medio, empu­jan la estra­te­gia a esa direc­ción. Un enfo­que de manos ata­das.

Señal 2: blac­kout Infor­ma­ti­vo

Des­de hace años se ha veni­do inten­si­fi­can­do el cer­co mediá­ti­co con­tra Vene­zue­la. Por un lado, los car­te­les cor­po­ra­ti­vos de difu­sión a tra­vés de las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas vía noti­cias fal­sas han ati­za­do el males­tar social en el país cari­be­ño, pero tam­bién han man­te­ni­do el tema ‘Vene­zue­la’, en la agen­da de los paí­ses occi­den­ta­les.

Sin embar­go, aho­ra, se pre­ten­de evi­tar que se conoz­ca la reali­dad del país y que todo lo que ocu­rra en los pró­xi­mos días solo pue­da ser visi­bi­li­za­do a tra­vés de las pla­ta­for­mas y cana­les que ellos eli­jan. Solo así se entien­de el ata­que exa­cer­ba­do con­tra Tele­sur; el hecho de que Directv, prin­ci­pal pla­ta­for­ma de tele­vi­sión sate­li­tal deja­ra de ope­rar en el país y que recien­te­men­te reto­ma­ra la ope­ra­ción en el país de la mano de otra com­pa­ñía, eso sí, sin RT, ni His­panTV en su parri­lla de pro­gra­ma­ción.

Tam­bién hay que agre­gar­le el que Twit­ter haya blo­quea­do cuen­tas de segui­do­res del cha­vis­mo así como de altos repre­sen­tan­tes del Gobierno. Inclu­so You­tu­be se suma al blo­queo y cie­rra tres cuen­tas del Esta­do vene­zo­lano en su pla­ta­for­ma.

Señal 3: la opo­si­ción radi­cal vuel­ve a acti­var­se

Si algo sir­ve como poten­te cohe­sio­na­dor de los fac­to­res polí­ti­cos que adver­san al Gobierno boli­va­riano, es la pro­xi­mi­dad de una agre­sión mili­tar. El 19 de Agos­to, Juan Guai­dó reapa­re­ció ante la opi­nión públi­ca para expo­ner lo que lla­ma la ruta uni­ta­ria que bus­ca:

  1. «Denun­ciar, recha­zar y des­co­no­cer el frau­de par­la­men­ta­rio.
  2. Con­vo­car al país a expre­sar su ver­da­de­ra volun­tad a tra­vés de un meca­nis­mo nacio­nal e inter­na­cio­nal de par­ti­ci­pa­ción masi­va ciu­da­da­na.
  3. Acti­var una agen­da de acción y movi­li­za­ción nacio­nal e inter­na­cio­nal para lograr la actua­ción nece­sa­ria de la fuer­za arma­da, de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y de cada uno de nues­tros alia­dos».

Esto se tra­du­ce en: entor­pe­cer la rea­li­za­ción de las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias, orga­ni­zar un ple­bis­ci­to para avan­zar en la con­for­ma­ción de un Gobierno de tran­si­ción, y por supues­to, pro­vo­car dis­tur­bios vio­len­tos para que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal ten­ga su mai­dán cari­be­ño y pue­dan acti­var sus ejér­ci­tos de ocu­pa­ción.

Señal 4: el casus belli de Iván Duque

Colom­bia, ese país que ha sido denun­cia­do por orga­nis­mos inter­na­cio­na­les como el prin­ci­pal pro­duc­tor y expor­ta­dor de cocaí­na del mun­do, y don­de el Obser­va­to­rio de Memo­ria y Con­flic­to regis­tró que a la fecha han muer­to más de 262.197 per­so­nas en su gue­rra inter­na, en boca de su pre­si­den­te, Iván Duque, aca­ba de anun­ciar lo siguien­te: «Tene­mos infor­ma­ción de inte­li­gen­cia de que la Guar­dia Vene­zo­la­na está trian­gu­lan­do arma­men­to a estruc­tu­ras irre­gu­la­res en la fron­te­ra», ade­más dice que hay «infor­ma­ción de orga­nis­mos de inte­li­gen­cia inter­na­cio­na­les que ase­gu­ran que Nico­lás Madu­ro quie­re com­prar misi­les de mediano y lar­go alcan­ce a tra­vés de Irán».

El minis­tro de Defen­sa vene­zo­lano, Vla­di­mir Padrino López, ha sali­do al fren­te de estas decla­ra­cio­nes, expre­san­do que no se tra­ta más que de otro «fal­so posi­ti­vo» para des­viar la aten­ción de las masa­cres dia­rias de líde­res cam­pe­si­nos que tie­nen lugar en ese país y ser­vir­le la cama a una gue­rra en la región.

Señal 5: la des­apa­ri­ción de Car­los Lanz

Un exgue­rri­lle­ro que se ha con­ver­ti­do en uno de los teó­ri­cos más impor­tan­tes sobre la gue­rra no con­ven­cio­nal y de la estra­te­gia de proxy war o gue­rra sub­si­dia­ria con­tra Vene­zue­la des­apa­re­ció de la puer­ta de su casa hace más de diez días. Auto­ri­da­des vene­zo­la­nas, así como el movi­mien­to popu­lar han levan­ta­do sus voces para denun­ciar lo que empie­za a deno­mi­nar «un secues­tro for­zo­so» que debe ser inves­ti­ga­do. Car­los Lanz ha denun­cia­do de mane­ra vehe­men­te que la hipó­te­sis de agre­sión más pro­ba­ble con­tra la nación boli­va­ria­na ven­drá de Colom­bia y ten­drá en lo que lla­ma gru­pos sin mem­bre­sía o mer­ce­na­rios sus prin­ci­pa­les bra­zos eje­cu­to­res.

«Poca aten­ción se le pres­ta al eje Cúcu­ta-Cata­tum­bo, excep­to en la carac­te­ri­za­ción tra­di­cio­nal de acti­vi­da­des delic­ti­vas que allí tie­ne lugar. No obs­tan­te, el empleo de ese corre­dor estra­té­gi­co será vital para el desa­rro­llo de la gue­rra sub­si­dia­ria con­tra Vene­zue­la», expre­só Lanz en entre­vis­ta con­ce­di­da a Sput­nik.

Señal 6: usar el COVID-19 como alia­do

En abril de este año, María Zajá­ro­va, por­ta­voz del Minis­te­rio de Exte­rio­res de Rusia, denun­cia­ba que Washing­ton y «cier­tos gru­pos polí­ti­cos de algu­nos paí­ses», iban a uti­li­zar la situa­ción epi­de­mio­ló­gi­ca de Vene­zue­la para ases­tar un gol­pe de Esta­do defi­ni­ti­vo con­tra el Gobierno vene­zo­lano.

En estos momen­tos, con un apa­ra­to de Esta­do abo­ca­do casi en exclu­si­va a luchar con­tra la pan­de­mia y con un sis­te­ma hos­pi­ta­la­rio con recur­sos y capa­ci­da­des dis­mi­nui­das debi­do al blo­queo finan­cie­ro y eco­nó­mi­co impues­to con­tra el país, Vene­zue­la se encuen­tra en una situa­ción com­pro­me­ti­da que que­rrá ser uti­li­za­da por los enemi­gos inter­nos y exter­nos. La prio­ri­dad en este caso, para quie­nes dise­ñan la agre­sión, es avan­zar en el quie­bre defi­ni­ti­vo antes que la vacu­na Sput­nik V, lle­gue al país sur­ame­ri­cano e incli­ne la balan­za a favor del pue­blo vene­zo­lano.

Señal 7: incen­ti­var el males­tar social

El 14 de agos­to, Esta­dos Uni­dos con­fis­có más de 1.118 millo­nes de barri­les de com­bus­ti­ble a bor­do de cua­tro petro­le­ros de ban­de­ra extran­je­ra (Bella, Bering, Pan­di y Luna), que el país per­sa habría ven­di­do a Vene­zue­la para suplir las nece­si­da­des inter­nas de gaso­li­na.

La noti­cia fue con­fir­ma­da por el minis­tro del Petró­leo ira­ní, Biyán Zan­ga­né. Estas ope­ra­cio­nes bus­can que el cer­co y la asfi­xia hacia el país sur­ame­ri­cano se haga mucho más fuer­te con el trans­cu­rrir de los días. La exa­cer­ba­ción de las ten­sio­nes inter­nas, tal y como ha sido apun­ta­do con ante­rio­ri­dad, son par­te inte­gral de la ruta uni­ta­ria plan­tea­da por Juan Guai­dó. 

Señal 8: el terro­ris­mo y «la sor­pre­sa de octu­bre»

En 2018, el exje­fe de gabi­ne­te de Barack Oba­ma y para aquel enton­ces alcal­de de Chica­go, Rahm Emma­nuel decla­ra­ba que Donald Trump, al ver­se polí­ti­ca­men­te ase­dia­do podría «orde­nar una acción mili­tar en Vene­zue­la para obte­ner bene­fi­cios polí­ti­cos». En la jer­ga polí­ti­ca de esa nación, se lla­ma «sor­pre­sa de octu­bre» a un even­to impre­vis­to que pue­de cam­biar las ten­den­cias elec­to­ra­les de cara a las elec­cio­nes. En este momen­to, dos años des­pués, Trump se jue­ga no la mayo­ría legis­la­ti­va, sino su pro­pio futu­ro al fren­te de la Casa Blan­ca.

No ha sido casua­li­dad que nom­bra­ra a Elliot Abrams para aten­der los casos de Vene­zue­la e Irán, la estra­te­gia para pota­bi­li­zar ante la opi­nión públi­ca nor­te­ame­ri­ca­na una acción mili­tar será, tal y como se está con­fi­gu­ran­do, la excu­sa de «lucha con­tra el terro­ris­mo». Ese enemi­go invi­si­ble que tan­tos bene­fi­cios ha dado a las trans­na­cio­na­les petro­le­ras y de arma­men­to. Por tan­to, siem­pre hay que temer cuan­do un polí­ti­co esta­dou­ni­den­se no está bien en las encues­tas. Al votan­te pro­me­dio le gus­ta sen­tir que está sal­van­do el mun­do, cla­ro está, si la muer­te y el dolor ocu­rren muy lejos de sus jar­di­nes y cen­tros comer­cia­les.

No es un pano­ra­ma sen­ci­llo para la nación boli­va­ria­na. Sin embar­go, aun cuan­do exis­tan sobra­dos indi­cios para preo­cu­par­se, en la polí­ti­ca y mucho más en la gue­rra, 2 + 2 no siem­pre dan 4. Exis­ten impon­de­ra­bles que están movién­do­se minu­to a minu­to que pue­den cam­biar las pre­vi­sio­nes. Inclu­so, hay que recor­dar que en un table­ro no hay una sola mano que mue­ve las pie­zas. Vene­zue­la ha veni­do pre­pa­ran­do un sis­te­ma de disua­sión que eva­lua­do por exper­tos mili­ta­res plan­tea serias difi­cul­ta­des para cual­quier aven­tu­ra mili­tar.

Ade­más, Esta­dos Uni­dos está en una carre­ra por no per­der su hege­mo­nía mun­dial y aun­que Vene­zue­la pue­de resul­tar­le ape­te­ci­ble para tener una pla­ta­for­ma de recur­sos ener­gé­ti­cos que le per­mi­ta nue­vos aires para reto­mar su con­trol pla­ne­ta­rio, una derro­ta en el ‘Viet­nam cari­be­ño’, sería la muer­te defi­ni­ti­va para el impe­rio que más sufri­mien­to ha traí­do a la his­to­ria recien­te de la huma­ni­dad.

* Fuen­te: Sput­nik

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *