Cuba. La Isla bur­gue­sa de gene­ra­les y ladro­nes

Por Raúl Anto­nio Capo­te, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 agos­to de 2020.

Siem­pre que los medios de comu­ni­ca­ción al ser­vi­cio del gobierno de los Esta­dos Uni­dos, la pren­sa cor­po­ra­ti­va o la red de sitios digi­ta­les, con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios se refie­ren a la Cuba antes de 1959, se dibu­ja un país que nun­ca fue.

La repú­bli­ca bur­gue­sa, fue el labo­ra­to­rio de ins­ti­tu­cio­nes que sir­vie­ron de mode­lo para la repre­sión en Amé­ri­ca Lati­na, como el Buró para la Repre­sión de las Acti­vi­da­des Comu­nis­tas (BRAC), el Ser­vi­cio de Inte­li­gen­cia Mili­tar (SIM), el Ser­vi­cio de Inte­li­gen­cia Naval (SIN), La Poli­cía Marí­ti­ma, el Buró de Inves­ti­ga­cio­nes (BI) y la Poli­cía Nacio­nal, ver­da­de­ros antros de tor­tu­ra y muer­te.

Espe­cia­lis­tas cali­fi­ca­dos en las aca­de­mias yan­quis prac­ti­ca­ron, sobre todo duran­te la dic­ta­du­ra de Ful­gen­cio Batis­ta, méto­dos nove­do­sos de inte­rro­ga­to­rio y «per­sua­sión» de los dete­ni­dos.

Espe­cia­lis­tas esta­dou­ni­den­ses par­ti­ci­pa­ron en las tor­tu­ras y las des­apa­ri­cio­nes, varios car­nets de agen­tes de ese país fue­ron encon­tra­dos al triun­fo de la Revo­lu­ción en el BRAC y el SIM, exis­tían inclu­so «agen­cias pri­va­das» como la Agen­cia Rey­nolds, crea­das por el FBI y la CIA para obte­ner infor­ma­ción de pri­sio­ne­ros revo­lu­cio­na­rios.

El Esta­do Mayor de la repre­sión de encon­tra­ba en la Emba­ja­da de los EEUU de don­de par­tía una gran red para el aco­pio de infor­ma­ción y se «acon­se­ja­ban» méto­dos para obte­ner infor­ma­ción de los revo­lu­cio­na­rios dete­ni­dos.

En 1955 se pro­du­jo la visi­ta del jefe de la CIA Allen Dulles, y en los pri­me­ros días de diciem­bre de 1956, tuvo lugar en el Hotel Nacio­nal una reu­nión de todos los jefes de esta­ción CIA en la Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be.

Lyman B. Kirk­pa­trick, Jr. ins­pec­tor gene­ral de la CIA, visi­tó Cuba en 1956, 1957 y 1958, según él mis­mo des­cri­be en su libro The Real CIA, como par­te de sus fun­cio­nes en esa agen­cia[1]

Según cuen­ta el mis­mo Kirk­pa­trick, cuan­do vino en 1956, refie­re Tra­ba­ja­do­res, vino a inda­gar, a nom­bre del secre­ta­rio de Esta­do, John Fos­ter Dulles, sobre la actua­ción de Ful­gen­cio Batis­ta con­tra el comu­nis­mo, por­que según la opi­nión del Depar­ta­men­to de Esta­dos de los EE. UU y sus ser­vi­cios espe­cia­les «se había hecho muy poco».

En los sóta­nos del SIM, los dete­ni­dos recién lle­ga­dos, eran con­du­ci­dos a las salas de tor­tu­ras para «escu­char ópe­ra» así le decían aque­llos bár­ba­ros a escu­char los gri­tos de dolor de los que sufrían tor­tu­ra.

Los autos del tene­bro­so Buró de Inves­ti­ga­cio­nes (BI) cir­cu­la­ban con cha­pas del esta­do de La Flo­ri­da, Esta­dos Uni­dos y cau­sa­ban terror en la pobla­ción, ser dete­ni­do y subi­do a uno de esos autos, era igual a des­apa­re­cer para siem­pre.

No se ha podi­do cono­cer la can­ti­dad exac­ta de jóve­nes que des­pués de ser tor­tu­ra­dos sal­va­je­men­te, fue­ron tras­la­da­dos en la lan­cha «4 de sep­tiem­bre», fon­dea­da a la sali­da del río Almen­dra­res y lan­za­dos vivos a las pro­fun­di­da­des del mar.

Muchos ino­cen­tes sufrie­ron tor­tu­ra y muer­te, muchos jóve­nes que nada tenían que ver con orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias clan­des­ti­nas, el obje­ti­vo era sem­brar el terror y para­li­zar cual­quier inten­to de pro­tes­ta.

Lo que pasa en La Haba­na, se que­da en…

Ade­más, la Haba­na era el paraí­so de la mafia, el ron y las dro­gas, un rei­no de la impu­ni­dad que cre­cía como «ciu­dad del peca­do» en para­le­lo a Las Vegas, con gran­des ven­ta­jas sobre la per­la de Neva­da.

Lo que pasa­ba en La Haba­na, se que­da­ba en La Haba­na. No había lugar con­cu­rri­do de la ciu­dad que no con­ta­ra con un expen­dio de dro­gas, una mesa de jue­go, un apun­ta­dor y cien­tos de pros­ti­tu­tas. La ciu­dad «esplen­do­ro­sa» con­ta­ba con miles de bares, can­ti­nas y peque­ñas barras.

En aquel esta­do de cor­te delic­ti­vo todo iba bien para la mafia y sus tes­ta­fe­rros cuba­nos, con dine­ro del pue­blo roba­do por los gober­nan­tes se cons­tru­ye­ron gran­des obras públi­cas al gus­to de los turis­tas que venían a des­pil­fa­rrar su dine­ro en los casi­nos.

Des­lum­bran­tes hote­les y casi­nos se eri­gie­ron en esos años, con cré­di­tos otor­ga­dos por «ban­cos cuba­nos», las ganan­cias salían dia­ria­men­te rum­bo a los Esta­dos Uni­dos, era un bis­nes redon­do, gra­cias a Batis­ta el pue­blo cubano finan­cia­ba un nego­cio sucio que no le repor­ta­ba nin­gu­na uti­li­dad.

Las gran­des obras públi­cas que hoy reci­ben tan­ta publi­ci­dad como mues­tra del éxi­to de aque­lla repú­bli­ca bur­gue­sa, fue­ron en reali­dad gran­des accio­nes de corrup­ción, el dine­ro lo otor­ga­ba el Esta­do a empre­sas pro­pie­dad de los per­so­ne­ros del régi­men, se entre­ga­ban millo­nes por obras que cos­ta­ban unos miles de pesos.

Ful­gen­cio reci­bía el 35% de todas los «tran­sac­cio­nes», de todas las ganan­cias espu­rias de la corrup­ción.

En aque­lla Cuba «mara­vi­llo­sa» miles de per­so­nas ocu­pa­ban pues­tos en los minis­te­rios y cobra­ban sin tra­ba­jar, era la famo­sa bote­lla ins­ti­tui­da en la repú­bli­ca, car­gos que se entre­ga­ban como pago a favo­res, como com­pro­mi­sos poli­ti­que­ros, etc.

Mien­tras la capi­tal se lle­na­ba de casi­nos y hote­les de ensue­ño, ver­da­de­ras cate­dra­les del enga­ño y la tram­pa, la otra cara de la ciu­dad mos­tra­ba una pobre­za extre­ma y dolo­ro­sa.

Cien­tos de villas mise­rias se levan­ta­ban, Las Yaguas, la Cue­va del Humo y tan­tas otras inmen­sas urbes de la indi­gen­cia, cre­cían a la som­bra de las nue­vas sun­tuo­sas cons­truc­cio­nes.

En el barrio de Las Yaguas, refie­re la revis­ta Bohe­mia, en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas, mal­vi­vían miles de fami­lias, las casas se cons­truían con las yaguas de las pal­mas, sobran­tes de la indus­tria del taba­co

Mucha­chas cam­pe­si­nas traí­das enga­ña­das a la capi­tal eran explo­ta­das en el famo­so cin­tu­rón de pros­ti­tu­ción que daba ser­vi­cio a los hote­les, casi­nos y caba­ret.

Era la Isla para­di­sia­ca de Meyer Lansky, San­tos Traf­fi­can­te, Amle­to Bat­tis­ti Lora, Joe Stas­si, Ama­deo Bar­let­ta y Ful­gen­cio Batis­ta.

El sici­liano San­to Traf­fi­can­te, segun­do jefe del Impe­rio de La Haba­na, cabe­za visi­ble en los nego­cios de la mafia nor­te­ame­ri­ca­na en Cuba, con su cuar­tel gene­ral en el caba­ret Sans Sou­ci, era, des­de la déca­da del trein­ta, el encar­ga­do de traer la cocaí­na de la ciu­dad de Mede­llín, en Colom­bia, hacia La Haba­na y la heroí­na des­de Mar­se­lla.

Para estas ope­ra­cio­nes fun­da­ron en Cuba com­pa­ñías aéreas que ope­ra­ban des­de los aero­puer­tos mili­ta­res, con equi­pos y téc­ni­cos de la fuer­za aérea cuba­na, pro­te­gi­dos por el ejér­ci­to y la poli­cía nacio­nal.

La Haba­na era ade­más el cen­tro más impor­tan­te de lava­do de dine­ro de las Amé­ri­cas.

Fuen­tes: Cen­so de 1953. Ofi­ci­na del Cen­so de los EE.UU.

El Impe­rio de La Haba­na, Enri­que Ciru­les.


[1] Perió­di­co Tra­ba­ja­do­res ¿Qué hizo el Ins­pec­tor Gene­ral de la CIA en Cuba?

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *