Colom­bia. El ele­gi­do popu­lar­men­te no renun­cia, cum­ple (Opi­nión)

Por Car­los Mene­ses Reyes. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de agos­to de 2020.

Innom­bra­ble es al que no se pue­de nom­brar por­que inci­ta al cul­to a la per­so­na­li­dad, cau­sa horror o no se debe nom­brar por resul­tar incon­ve­nien­te. En Colom­bia ha sido dete­ni­do, con medi­da domi­ci­lia­ria un ex pre­si­den­te y sena­dor en ejer­ci­cio. Como es de marras, aque­llo de que se habla y del sena­dor, dete­ni­do, como suje­to de marras, haré refe­ren­cia colo­quial, en giros pro­pios de con­ver­sa­ción corrien­te, pues­to que la con­duc­ta social del tal sena­dor, como sin­di­ca­do de un deli­to, esta alte­ra­da, sien­do pro­pio de la sico­pa­tia que pade­ce el que en modo alguno su capa­ci­dad inte­lec­tual, como memo­ria, pen­sa­mien­to crea­ti­vo y voca­bu­la­rio, esta mer­ma­da.

Al estar el cita­do per­so­na­je dete­ni­do, sig­ni­fi­ca que no es libre de loco­mo­ción y acción. No tie­ne nom­bre de pila, sino que se iden­ti­fi­ca con el núme­ro de dete­ni­do 1087985, por pro­ce­so penal asig­na­do, en el sis­te­ma car­ce­la­rio colom­biano. Su dere­cho al nom­bre e iden­ti­dad está supe­di­ta­da al Juez que cono­ce de su caso y está a su dis­po­si­ción para todo lo refe­ren­te a los Dere­chos Fun­da­men­ta­les. Como no es un suje­to libre, pues no pue­de ejer­cer el dere­cho de peti­ción, que es el que per­mi­te a los ciu­da­da­nos rea­li­zar peti­cio­nes a cual­quier auto­ri­dad, ins­ti­tu­ción públi­ca o ente de admi­nis­tra­ción esta­tal. Des­de el momen­to que ese sena­dor fue pri­va­do de su liber­tad, al úni­co que se pue­de diri­gir es al Juez de Cono­ci­mien­to de su caso inves­ti­ga­do. De mane­ra que su peti­ción de que le fue­ra acep­ta­da la renun­cia al car­go de sena­dor que osten­ta­ba en liber­tad, diri­gi­da a su emu­lo, pre­si­den­te actual del Sena­do, des­de todo pun­to de vis­ta jurí­di­co, legal y cons­ti­tu­cio­nal, era total­men­te impro­ce­den­te y el accio­nar admi­nis­tra­ti­vo que se des­ató con esa peti­ción de un pri­va­do de la liber­tad, gene­ra un acto admi­nis­tra­ti­vo total­men­te nulo, de nuli­dad abso­lu­ta.

De la mis­ma mane­ra la “acep­ta­ción” de su “renun­cia”, equi­pa­ra a un acto jurí­di­co inexis­ten­te. Para enten­der esto no es menes­ter ser abo­ga­do egre­sa­do de la Facul­tad Nacio­nal de Dere­cho, de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Colom­bia. Tan­to la des­pa­lo­ma­da, o el bachi­ller Macías, como el ven­de­dor de todo tipo de artícu­los con super­mer­ca­dos, lo han de saber; al igual que la recua de sena­do­res que favo­re­cie­ron al encan­ta­dor y embau­ca­dor, que des­de la pri­sión, les orde­na. La dic­ta­du­ra mediá­ti­ca con­di­cio­na a la opi­nión y sobre la fal­se­dad de su accio­nar y pro­yec­ción, apro­ve­cha la fal­ta de cau­te­la, del inge­nuo y del cré­du­lo, que se cree cual­quier cosa con faci­li­dad.

Un car­go de elec­ción popu­lar es irre­nun­cia­ble

Al ser dete­ni­do y por ende pri­va­do de la liber­tad, el sena­dor innom­bra­ble intu­yo que tan pron­to cono­cie­re la direc­ti­va del Sena­do, su situa­ción de reclui­do, se accio­na­ria un pro­ce­di­mien­to admi­nis­tra­ti­vo en su con­tra: la de sus­pen­sión pro­vi­sio­nal del car­go. Cono­ci­da su ausen­cia, que cali­fi­ca como tem­po­ral, de las sesio­nes del Sena­do, sus comi­lo­nes ase­so­res, se ale­jan de con­je­tu­ras y pro­ce­den a hacer lle­gar “una peti­ción” per­so­nal de renun­cia, supues­ta­men­te fir­ma­da por él, no pre­sen­ta­da ante auto­ri­dad algu­na car­ce­la­ria y que acu­cio­so escri­bano dará fe si ese acto ajus­ta a los requi­si­tos de medios elec­tró­ni­cos auto­ri­za­dos, de con­for­mi­dad con el pro­ce­di­mien­to penal. Arman la sesión y sin mayor exci­ta­ción y sí paté­ti­cas cons­tan­cias de voto, de muy a su pesar, acep­tan la renun­cia, del jefe plu­ma blan­ca y pro­ce­den a lle­nar el vacío de su silla, con la que en núme­ro de votos le pre­ce­día en su lis­ta expues­ta al elec­to­ra­do y que pre­ci­sa­men­te, ese elec­to­ra­do, no ungió con su elec­ción, por fal­ta del núme­ro de votos reque­ri­dos. Y así como se gra­dúan, así la pose­sio­na­ron.

Ante el bochorno asfi­xian­te, el ciu­da­dano corrien­te, la socie­dad civil pal­pi­tan­te, acu­de a Dió­ge­nes, no para que bus­que al Hom­bre; sino para que con su lám­pa­ra bus­que, en esa cue­va, aho­ra diri­gi­da por un Ali Baba, al juris­ta y así sea de abo­ga­do de ofi­cio, pro­pon­ga la expli­ca­ción con­cre­ta y solu­ción a tama­ño entuer­to.

En Colom­bia apli­ca la lla­ma­da Demo­cra­cia Indi­rec­ta o Repre­sen­ta­ti­va. Median­te el voto, el ciu­da­dano en ejer­ci­cio eli­je a sus man­da­ta­rios para que los repre­sen­te; resal­tan­do la pre­pon­de­ran­cia del dere­cho a ele­gir que tie­nen los ciu­da­da­nos, en con­cor­dan­cia a la obser­van­cia de sobe­ra­nía popu­lar. Así se con­for­ma el poder legis­la­ti­vo. Es la for­ma de mate­ria­li­zar la sobe­ra­nía, que es la volun­tad popu­lar, que resi­de exclu­si­va­men­te en el pue­blo y de don­de ema­na el poder públi­co. Artícu­lo 3 de la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca de 1991(CP91). De mane­ra que todo car­go públi­co desig­na­do median­te elec­ción popu­lar, es irre­nun­cia­ble por par­te del esco­gi­do; así se tra­te del mas ile­gi­ti­mo y corrup­to sis­te­ma elec­to­ral vigen­te como el colom­biano. Si resul­tó elec­to no pue­de deci­dir el esco­gi­do, no me pose­siono, por ejem­plo. O como estoy pre­so, deci­do “por moti­vos per­so­na­les” renun­ciar al car­go para el que fui elec­to por el voto popu­lar. Esta situa­ción ajus­ta en Colom­bia apli­can­do el Dere­cho Com­pa­ra­do y el Prin­ci­pio Uni­ver­sal de Com­ple­men­ta­rie­dad.

Renun­ciar es defrau­dar

Se tra­ta de un tema de apa­sio­nan­te actua­li­dad, inten­tan­do esbo­zar un aná­li­sis de la situa­ción con­cre­ta y apli­ca­do al caso con­cre­to colom­biano; pues­to que está en jue­go la afec­ta­ción de la diná­mi­ca del jue­go demo­crá­ti­co, al cons­ti­tuir una alte­ra­ción de la volun­tad de los elec­to­res e impli­car una defrau­da­ción a ese man­da­to con­fe­ri­do, tra­du­ci­do en afec­ta­ción a los dere­chos de aque­llas per­so­nas que lo eli­gie­ron y que por ende aso­ma una con­se­cuen­cia de res­pon­sa­bi­li­dad en el suje­to capaz de hacer has­ta lo inde­ci­ble con tal de apro­ve­char­se de los incau­tos.

Tra­tán­do­se de la com­po­si­ción y de las fun­cio­nes de la Rama Legis­la­ti­va los sena­do­res serán ele­gi­dos para un perio­do de cua­tro años. (Artícu­lo 132 CP91). El titu­lar Sena­dor pue­de dejar de cum­plir con sus fun­cio­nes. Dejar de ser­lo por renun­ciar a ser­lo; pero de hecho, no por­que se con­fi­gu­re un ocur­so admi­nis­tra­ti­vo para hacer­lo. Ya el Con­se­jo de Esta­do se ha mani­fes­ta­do al res­pec­to, no des­co­no­cien­do que el ele­gi­do pue­de optar por esa situa­ción de renun­cia fác­ti­ca, de hecho. Pero se tra­ta es de enten­der el com­pro­mi­so con los elec­to­res. De la per­ma­nen­cia y ter­mi­na­ción efec­ti­vas del man­da­to que le fue otor­ga­do y no pue­da ser uti­li­za­do a ser­vir a un inte­rés per­so­nal de quien lo reci­be. Como por sos­la­yar, el así incur­so en la renun­cia es suje­to de res­pon­sa­bi­li­da­des en accio­nes popu­la­res, por decir lo menos.

Se tra­ta de suplir fal­tas abso­lu­tas o rela­ti­vas

El artícu­lo 134 de la CP91 al regis­trar que los miem­bros de las Cor­po­ra­cio­nes Públi­cas de elec­ción popu­lar no ten­drán suplen­tes; ten­drán solo reem­pla­zos, en casos de fal­tas abso­lu­tas o tem­po­ra­les que deter­mi­ne la ley. Pero la renun­cia jus­ti­fi­ca­da es por aspi­rar a un car­go de mayor rele­van­cia en el esta­dio elec­to­ral, debien­do hacer­lo con ante­rio­ri­dad a un año y acep­ta­da, ahí si hay lugar a reem­pla­zo de la mis­ma lis­ta elec­to­ral por el que no fue ele­gi­do, según el orden de ins­crip­ción o vota­ción obte­ni­da. En con­se­cuen­cia, pro­ce­día, o pro­ce­de, es la sus­pen­sión tem­po­ral del Sena­dor de marras y facul­tar a la siguien­te de esa mis­ma lis­ta a lle­nar la vacan­te pro­vi­sio­nal­men­te. Vol­ve­ría­mos al tema, que suce­de si el suje­to endil­ga­do o pro­ce­sa­do es con­de­na­do; pues­to que en ese even­to se daría ausen­cia defi­ni­ti­va.

No exis­te nor­ma expre­sa en la legis­la­ción colom­bia­na que evi­te que el ele­gi­do popu­lar­men­te no pue­da renun­ciar; pero el cons­ti­tu­yen­te pri­ma­rio, en su sabi­du­ría, pre­vio situa­cio­nes, apli­ca­bles, por ana­lo­gía, al caso de marras, sobren­ten­dien­do que lagu­nas o insu­fi­cien­cias jurí­di­cas sean resuel­tas median­te el prin­ci­pio de com­ple­men­ta­rie­dad, para lo cual exis­te el artícu­lo 23 de la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de los Dere­chos Huma­nos. Esto por cuan­to exis­te la obli­ga­ción- como deber cons­ti­tu­cio­nal y legal- de ejer­cer los car­gos de elec­ción popu­lar.

Corres­pon­de con­tri­buir a dar cla­ri­dad que en aras a la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va, así no abor­de­mos el tema de la demo­cra­cia direc­ta y su ejer­ci­cio en las calles, aso­mar la pro­ce­den­cia de pedir cuen­tas, median­te accio­nes popu­la­res, a quie­nes des­co­noz­can olím­pi­ca­men­te tal man­da­to. Que no se tra­ta de una sim­ple pro­pues­ta el negar a los fun­cio­na­rios de elec­ción popu­lar la renun­cia para no ejer­cer el car­go con­fe­ri­do, pues­to que el cuer­po nor­ma­ti­vo uni­ver­sal, la juris­pru­den­cia, doc­tri­na y el dere­cho com­pa­ra­do lo pre­vean y en el enten­di­do que se dan cau­sa jus­ti­fi­ca­ti­vas y lega­les para obte­ner licen­cias, como excep­ción a la regla plan­tea­da, como por ejem­plo, la impo­si­bi­li­dad físi­ca; pero en modo alguno por­que el suje­to así ungi­do este pre­so; es decir haya sido pri­va­do de la liber­tad y por ende no goce del dere­cho fun­da­men­tal del artícu­lo 28 de la CP91.

Tam­bién corres­pon­de resal­tar que el Sena­dor Innom­bra­ble debe cum­plir con los debe­res de los suje­tos pro­ce­sa­les: 1. Pro­ce­der con leal­tad y bue­na fe en todos sus actos. 2. Obrar sin teme­ri­dad en sus pre­ten­sio­nes o defen­sas. Lo seña­lan los artícu­los 145 y 146 del Códi­go de Pro­ce­di­mien­to Penal, que lo cons­tri­ñen a que no acu­da a mani­fies­ta caren­cia de fun­da­men­to legal en la denun­cia, recur­so, inci­den­te o cual­quier otra peti­ción for­mu­la­da den­tro de la actua­ción pro­ce­sal. Como pre­ten­der hacer públi­co el pro­ce­so antes del lla­ma­mien­to a jui­cio, sien­do cla­ro que el régi­men de publi­ci­dad ope­ra duran­te el jui­cio que es públi­co y la inves­ti­ga­ción será reser­va­da a quie­nes no sean suje­tos pro­ce­sa­les. Todo ello exten­si­ble al inex­pli­ca­ble pero real uso que los medios de comu­ni­ca­ción y perio­dis­tas en par­ti­cu­lar hacen y que en ejer­ci­cio de dic­ta­du­ra mediá­ti­ca, le dan o faci­li­tan plei­te­sía a un pri­va­do de la liber­tad como él, para des­po­tri­car con­tra su juez natu­ral y con­tra las vic­ti­mas de su accio­nar.

No al mala­ba­ris­mo jurí­di­co de fal­sa inter­pre­ta­ción y apli­ca­ción

Dos situa­cio­nes apre­mian disec­cio­nar, en esta espe­cie de clí­ni­ca jurí­di­ca a que el exabrup­to poli­ti­que­ro y clien­te­lis­ta, ha con­lle­va­do. La pri­me­ra situa­ción alu­de a que entre las atri­bu­cio­nes de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia está la de Inves­ti­gar y Juz­gar a los miem­bros del Con­gre­so. Pun­to. (Artícu­lo 235 – 3 CP91).

La segun­da situa­ción refie­re a que son atri­bu­cio­nes del Sena­do admi­tir o no las renun­cias que hagan de sus empleos el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca o el Vice­pre­si­den­te. No los sena­do­res. (Artícu­lo 173 CP91).

De tal mane­ra que el artícu­lo 186 CP91 dis­po­ne que los deli­tos que come­tan los con­gre­sis­tas serán de cono­ci­mien­to pri­va­ti­vo de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia. Por ende la orden de cap­tu­ra y/​o de pri­sión de un sena­dor solo pue­de emi­tir­la esa Cor­te y la de liber­tad, pues obvio que tam­bién. A la Fis­ca­lía no le corres­pon­de nada de eso, al res­pec­to.

Que­de cla­ro que es para los jui­cios que se sigan en el Sena­do que ope­ra la com­pe­ten­cia para cono­cer los hechos u omi­sio­nes ocu­rri­dos en el desem­pe­ño de las fun­cio­nes. Para los que se siguen en la Cor­te no.

El mala­ba­ris­mo cule­bre­ro y de enre­da­de­ra jurí­di­ca pre­ten­de aho­ra sus­ten­tar lo insus­ten­ta­ble, en el sen­ti­do que los deli­tos inves­ti­ga­dos por la Cor­te al sena­dor se refie­re a si fue­ron come­ti­dos con oca­sión y ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes. Bas­ta de tan­to impro­pe­rio. Resul­ta un insul­to a la com­pe­ten­cia de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia argu­men­tar esa estul­ti­cia, nece­dad; como si los magis­tra­dos de la Cor­te fue­ran igno­ran­tes. Es úni­ca y exclu­si­va­men­te ati­nen­te a inves­ti­ga­cio­nes sur­ti­das por deli­tos come­ti­dos por el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca que apli­ca lo de la aten­ción en con­si­de­ra­ción a los actos inves­ti­ga­dos con rela­ción a las fun­cio­nes de su car­go, por cual­quier hecho puni­ble que se les impu­te con­for­me al artícu­lo 175 nume­ra­les 2 y 3, ibí­dem: “Si la acu­sa­ción se refie­re a deli­to come­ti­do en ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes, o a indig­ni­dad por mala con­duc­ta”. Ese argu­men­to se cae pues­to que al Innom­bra­ble Sena­dor no se le apli­ca el artícu­lo 174 de la CP91, para no entrar en con­si­de­ra­ción, en estos momen­tos de cua­les deli­tos cono­ce el Sena­do.

Es todo un mon­ta­je tra­gi-cómi­co que has­ta ex pre­si­den­tes de la Cor­te o voce­ros de acre­di­ta­da fama aso­men que como renun­ció a la inves­ti­du­ra de sena­dor, la Cor­te tie­ne la dis­yun­ti­va si el deli­to tie­ne o no rela­ción con la fun­ción o el ejer­ci­cio del car­go de sena­dor. Per­dien­do la com­pe­ten­cia si no fue­re así y ha de cono­cer la Fis­ca­lía; o de lo con­tra­rio con­ti­nua­rá cono­cien­do la Cor­te. Da ver­güen­za aje­na tan­ta igno­ran­cia. El artícu­lo 174 CP91 que­dó así: “Corres­pon­de al Sena­do cono­cer de las acu­sa­cio­nes que for­mu­le la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes con­tra el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca o quien haga sus veces y con­tra los Miem­bros de la Comi­sión de Afo­ra­dos, aun­que hubie­ren cesa­do en el ejer­ci­cio de sus car­gos. En este caso será com­pe­ten­te para cono­cer los hechos u omi­sio­nes ocu­rri­dos en el desem­pe­ño de los mis­mos”.

Con­clu­sión

Uno. Al defi­nir la Sala de Ins­truc­ción de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia la situa­ción jurí­di­ca del impu­tado, toma la medi­da de pri­var­lo de la liber­tad. Para ello pro­du­ce una reso­lu­ción judi­cial de más de1.500 folios, que sus­ten­ta la serie­dad y for­ta­le­za de la medi­da. Esta no fue obje­to de recur­so alguno. Cri­ti­can que la reso­lu­ción afir­ma que pese a que no está demos­tra­da la comi­sión del deli­to por par­te del sena­dor, se infie­re una con­duc­ta delic­ti­va y por ello la deci­sión de medi­da de pri­sión domi­ci­lia­ria. Es correc­to infe­rir una con­duc­ta del sin­di­ca­do en esa Reso­lu­ción, aun­que no apa­rez­ca prue­ba direc­ta, por­que no se tra­ta de una sen­ten­cia que defi­na la con­duc­ta puni­ti­va del Innom­bra­ble. Apa­reen indi­cios, infe­ren­cias, que es lo dado al Ins­truc­tor para tomar tal deci­sión en ese momen­to pro­ce­sal o nivel de inves­ti­ga­ción del deli­to.

Dos. Res­pec­to a lo de la peli­gro­si­dad del sin­di­ca­do; eso es de resor­te o del fue­ro interno del Ins­truc­tor. No exis­te un nume­rus clau­sus que indi­que cuan­do pro­ce­de o no la orden de deten­ción pre­ven­ti­va, si obe­de­ce a que sea ex pre­si­den­te o no. En cam­bio si pesa lo de la medi­da de ase­gu­ra­mien­to pues­to que se tra­ta de un deli­to con­tra la admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia por frau­de pro­ce­sal, sien­do el sin­di­ca­do un ex pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y no cual­quier “peri­co de los palo­tes”; des­ta­cán­do­se lo de la per­di­da de la liber­tad por el fac­tor de peli­gro­si­dad para la socie­dad, por la capa­ci­dad de poder en él con­cen­tra­do.

Tres. Es una ver­güen­za que se haya acep­ta­do, en ocur­so admi­nis­tra­ti­vo la renun­cia del sena­dor sin­di­ca­do, por ser total­men­te impro­ce­den­te.

Cua­tro. Al Sena­do le corres­pon­de es suplir la fal­ta tem­po­ral del sena­dor sin­di­ca­do con­for­me a los tra­mi­tes ya enun­cia­dos.

Cin­co. Aho­ra, como de hecho el sena­dor sin­di­ca­do toma la deci­sión de renun­ciar, mutuo pro­pio, a su inves­ti­du­ra, se da una situa­ción de fal­ta defi­ni­ti­va que admi­te la apli­ca­ción del mis­mo pro­ce­di­mien­to. Seis. La pose­sión de reem­pla­zo por par­te de la sena­do­ra es nula, de nuli­dad abso­lu­ta y el Nue­vo Códi­go de Pro­ce­di­mien­to Admi­nis­tra­ti­vo y de lo Con­ten­cio­so Admi­nis­tra­ti­vo (CPACA) tie­ne como fina­li­dad la pri­ma­cía de los intere­ses gene­ra­les, la suje­ción a la Cons­ti­tu­ción y demás pre­cep­tos del orde­na­mien­to jurí­di­co por par­te de las auto­ri­da­des. Sim­ple­men­te apli­car que en dere­cho las cosas se des­ha­cen como se hacen.

* Fuen­te: Rebe­lión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *