Argen­ti­na. San Mar­tin y la his­to­ria en disputa

Por Gui­ller­mo Cie­za, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de agos­to 2020.

Este 17 de agos­to la dere­cha argen­ti­na vol­ve­rá a uti­li­zar la figu­ra de Jose de San Mar­tín y la ban­de­ra nacio­nal para seguir pre­sio­nan­do por su actual deman­da polí­ti­ca: de no hacer­se car­go de la cri­sis eco­nó­mi­ca en nom­bre de la liber­tad.
En nues­tro país, como en todos los luga­res del mun­do regi­dos por la lógi­ca del capi­tal, la dere­cha dispu­ta el sen­ti­do de cada fecha, pró­cer, sím­bo­lo, o pala­bra que ten­ga algún valor para el pue­blo. Y el gra­do de apro­pia­ción de esas fechas, pró­ce­res, sim­bo­los o pala­bras, es una refe­ren­cia del nivel de domi­na­ción que ejer­ce el capi­tal y sus expre­sio­nes ideo­ló­gi­co poli­ti­cas sobre los pue­blos. A modo de ejem­plo, la figu­ra de Jose Mar­tí y la ban­de­ra cuba­na son patri­mo­nio indis­cu­ti­ble de la ges­ta revo­lu­cio­na­ria enca­be­za­da por Fidel. La figu­ra de Simón Bolí­var y la ban­de­ra vene­zo­la­na, son patri­mo­nio del cha­vis­mo. En la Argen­ti­na no suce­de lo mis­mo y por aho­ra la oli­gar­quía pare­ce haber gana­do la bata­lla.
Resul­ta difi­cil aso­ciar la figu­ra de José de San Mar­tín a nues­tra dere­cha oli­gár­qui­ca. Ya sólo el aspec­to físi­co de San Mar­tin, su color de piel y su nariz agui­le­ña que denun­cia­ba su pro­ce­den­cia mes­ti­za, gene­ra­ban des­con­fian­za en las éli­tes por­te­ñas. Para la oli­gar­quía por­te­ña San Mar­tín fue «el sol­da­do­te», para la oli­gar­quía lime­ña «el cho­lo de las Misio­nes». Es cier­to que se casó con una Esca­la­da, una fami­lia adi­ne­ra­da y de lina­je por per­te­ne­cer a las fun­da­do­ras de Bue­nos Aires, pero tam­bién con la excep­cio­na­li­dad de que era una fami­lia patrio­ta. Dos her­ma­nos varo­nes de Reme­dios: Manuel y Mariano, fue­ron a la gue­rra. Las eli­tes por­te­ñas, lo mis­mo que la oli­gar­quía cuya­na no man­da­ban sus hijos a la gue­rra. Sobre ese tema escri­bi­rá San Mar­tin: «Los ricos y los terra­te­nien­tes se nie­gan a luchar. No quie­ren man­dar a sus hijos a la bata­lla. Me dicen que envia­rán a tres sir­vien­tes por cada hijo, sólo para no tener que pagar las mul­tas. Que a ellos no les impor­ta seguir sien­do una colo­nia. Sus hijos que­dan en sus casas, gor­dos y cómo­dos… Un día se sabrá que nues­tra patria fue libe­ra­da por los pobres, y los hijos de los pobres, nues­tros indios y los negros, que ya no vol­ve­rán a ser escla­vos de nadie».
En la déca­da del 70 el desa­rro­llo de movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios en la Argen­ti­na puso en dispu­ta la figu­ra de San Mar­tin por cues­tio­nes pro­gra­má­ti­cas, pero tam­bién por cues­tio­nes que hacían a la con­cep­ción del ejér­ci­to.
San Mar­tín luchó por la inde­pen­den­cia polí­ti­ca del país y de Nues­tra­mé­ri­ca, por lo que no podía ser rei­vin­di­ca­do por las Fuer­zas Arma­das que habían lle­ga­do al poder con el gol­pe mili­tar de Onga­nía de 1966 y que eran total­men­te subor­di­na­das a las polí­ti­cas de Esta­dos Uni­dos.
San Mar­tín tenía una for­ma­ción mili­tar clá­si­ca euro­pea, pero rei­vin­di­có la noción de ejer­ci­to como «pue­blo en armas». En con­tra­dic­ción con otros mili­ta­res de la épo­ca como Ron­deau o Are­na­les, San Mar­tín podía inte­grar en su estra­te­gia mili­tar las gue­rri­llas mes­ti­zas que lide­ra­ba Güe­mes o las tro­pas ori­gi­na­rias que acom­pa­ña­ban a Manuel Padi­lla, Jua­na Azur­duy o Jose Miguel Lan­za. Todas las orga­ni­za­cio­nes arma­das de los años 70 rei­vin­di­ca­ron la con­cep­ción de «pue­blo en armas», la figu­ra de San Mar­tín y la ban­de­ra nacional.

Para cono­cer el pen­sa­mien­to de San Mar­tín es con­ve­nien­te repa­sar docu­men­tos his­tó­ri­cos como su pro­cla­ma al Ejer­ci­to de los Andes:
«Com­pa­ñe­ros del Ejér­ci­to de los Andes: Ya no que­da duda de que una fuer­te expe­di­ción espa­ño­la vie­ne a ata­car­nos; sin duda algu­na los galle­gos creen que esta­mos can­sa­dos de pelear y que nues­tros sables y bayo­ne­tas ya no cor­tan ni ensar­tan; vamos a des­en­ga­ñar­los. La gue­rra se la tene­mos que hacer del modo que poda­mos. Si no tene­mos dine­ro, car­ne y un peda­zo de taba­co no nos han de fal­tar; cuan­do se aca­ben los ves­tua­rios, nos ves­ti­re­mos con las baye­ti­tas que nos tra­ba­jan nues­tras muje­res y si no, anda­re­mos en pelo­ta como nues­tros pai­sa­nos los indios. Sea­mos libres y lo demás no impor­ta nada. La muer­te es mejor que ser escla­vos de los matu­rran­gos. Com­pa­ñe­ros, jure­mos no dejar las armas de la mano has­ta ver el país ente­ra­men­te libre, o morir con ellas como hom­bres de cora­je «
La pri­me­ra obser­va­ción es que San Mar­tin era un mili­tar que daba a sus subor­di­na­dos el tra­to «com­pa­ñe­ros», la segun­da es que valo­ra­ba a los ori­gi­na­rios como sus «pai­sa­nos», la ter­ce­ra es que los inter­pe­la­ba a luchar por la liber­tad, aun­que les fal­te casi todo.
El tra­to de com­pa­ñe­ros es cohe­ren­te con la con­cep­ción de «pue­blo en armas». Lla­mar a los ori­gi­na­rios como «sus pai­sa­nos», se corres­pon­día con la mira­da que tenían los líde­res inde­pen­den­tis­tas mas lúci­dos sobre los pue­blos pre­exis­ten­tes que con­si­de­ra­ban sus luchas como una con­ti­nui­dad de la resis­ten­cia ori­gi­na­ria a tres­cien­tos años de domi­na­ción euro­pea. Los pue­blos ori­gi­na­rios eran, des­de esta con­cep­ción, «com­pa­ñe­ros de lucha» como los gua­ra­níes, cha­rruas, ayma­ra y que­chuas que for­ma­ban par­te de los ejér­ci­tos inde­pen­den­tis­tas, o eran «alia­dos» como los mapu­ches. Le inter­pe­la­ción a los pue­blos a luchar por la liber­tad aun en las peo­res con­di­cio­nes, tie­ne que ver con una mira­da, tam­bien en dispu­ta sobre la iden­ti­dad de los pue­blos.
San Mar­tín, Simón Bolí­var, Jua­na Azur­duy, Arti­gas, tenían una con­fian­za enor­me en los pue­blos ame­ri­ca­nos , en opo­si­cion al men­sa­je de años de colo­ni­za­ción que los carac­te­ri­za­ba como flo­jos, cobar­des, bár­ba­ros, sal­va­jes, vagos, cani­ba­les, etc. Dos­cien­tos años des­pués Hugo Cha­vez va a plan­tear esta cues­tión de la iden­ti­dad sobre la mesa: «duran­te años nos dije­ron que somos un pue­blo de flo­jos, y no es asi. Somos un pue­blo de liber­ta­do­res «.
La oli­gar­quía argen­ti­na ha teni­do otras mira­da sobre nues­tros pue­blos. Vale la pena leer la opi­nión de Domin­go F. Sar­mien­to, a quien han rei­vin­di­ca­do como pró­cer de la Edu­ca­ción, que escri­bía: “Se nos habla de gau­chos… la lucha ha dado cuen­ta de ellos, de toda esa chus­ma de hara­ga­nes. No tra­te de eco­no­mi­zar san­gre de gau­chos. Este es un abono que es pre­ci­so hacer útil al país. La san­gre de esa chus­ma crio­lla inci­vil, bár­ba­ra y ruda es lo úni­co que tie­nen de seres huma­nos”. Car­ta de Domin­go F. sar­mien­to a Bar­to­lo­mé Mitre. 20 de sep­tiem­bre de 1861. Y tam­bien : «.¿Logra­re­mos exter­mi­nar a los indios? Por los sal­va­jes de Amé­ri­ca sien­to una inven­ci­ble repug­nan­cia sin poder­lo reme­diar. Esa cana­lla no son más que unos indios asque­ro­sos a quie­nes man­da­ría col­gar aho­ra si reapa­re­cie­sen. Lau­ta­ro y Cau­po­li­cán son unos indios pio­jo­sos, por­que así son todos. Inca­pa­ces de pro­gre­so, su exter­mi­nio es pro­vi­den­cial y útil, subli­me y gran­de. Se los debe exter­mi­nar sin ni siquie­ra per­do­nar al peque­ño, que tie­ne ya el odio ins­tin­ti­vo al hom­bre civi­li­za­do”. El Nacio­nal 25 –nov – 1876
Como se advier­te al leer estas citas, la dispu­ta sobre la ver­da­de­ra iden­ti­dad de nues­tro pue­blo es anti­gua. En otras pala­bras: ¿quié­nes somos los argen­ti­nos y argen­ti­nas ?, ¿quié­nes somos los y las ame­ri­ca­nas que vivi­mos al sur del rio Bra­vo?. Estas pre­gun­tas han teni­do his­to­ri­ca­men­te dos ver­sio­nes en pug­na: la de quie­nes apos­ta­mos a cam­bios revo­lu­cio­na­rios o la de la dere­cha oli­gar­qui­ca . Esa dispu­ta tam­bien esta vin­cu­la­da a como juz­ga­mos deter­mi­na­dos acon­te­ci­mien­tos his­to­ri­cos:
¿Qué fue­ron las luchas inde­pen­den­tis­tas?. ¿ Una con­ti­nui­dad de las rebe­lio­nes ori­gi­na­rias, sus­ten­ta­das por un nue­vo suje­to social popu­lar plu­ri­et­ni­co? ¿O una anéc­do­ta local de las dispu­tas entre euro­peos a prin­ci­pios del siglo XIX?
¿Cuán­do nació la Nación Argen­ti­na?. ¿Con las luchas inde­pen­den­tis­tas, o al con­for­mar­se el Esta­do oli­gar­qui­co y la inva­sión a terri­to­rios mapu­ches?
¿Qué ocu­rrió en la deca­da del 70 ? ¿Fue una arre­me­ti­da revo­lu­cio­na­ria que no pudo con­cre­tar­se? ¿ O una deca­da de locu­ra y muer­te?
¿Qué ocu­rrió en diciem­bre del 2001? ¿ Fue una rebe­lion popu­lar lumi­no­sa? ¿ O fue un infierno, del que por suer­te pudi­mos salir?
Resu­mien­do: ¿qué es lo que defi­ne la iden­ti­dad de un pue­blo?: ¿ Sus bata­llas heroi­cas por ser más libres y más dig­nos, incluí­das sus derro­tas? o ¿ los crí­me­nes de sus oli­gar­quías?.
Tene­mos que ele­gir entre esas dos ver­sio­nes. La dere­cha argen­ti­na y todo el pen­sa­mien­to bur­gués no se equi­vo­ca nun­ca cuan­do le hacen esas pre­gun­tas. Y se atri­bu­yen lo pro­pio y lo ajeno
En la dispu­ta de sen­ti­dos de nues­tra his­to­ria, este 17 de agos­to va a sacar­nos una foto.

  • La dere­cha va a apro­piar­se de la fecha movi­li­zán­do­se por sus deman­das polí­ti­cas y apro­pian­do­se de San Mar­tín y la ban­de­ra nacional.
  • Nues­tra izquier­da her­bí­vo­ra y aver­gon­za­da va a que­dar­se muda, o peor aún va a hacer­se car­go de que San Mar­tin y la ban­de­ra nacio­nal le per­te­ne­cen a la derecha.
  • El Par­ti­do de gobierno, va a recla­mar por el robo de la fecha y la ban­de­ra, más des­mo­vi­li­za­do que nun­ca, y es de espe­rar que no hable el Pre­si­den­te por­que pue­de suce­der que vuel­va a rei­vin­di­car a Domin­go F. Sarmiento.
  • Espe­ra­mos escu­char otras voces.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *