Puer­to Rico. En el olvi­do los cen­tros de adul­tos mayores

Por Cán­di­da Cotto/​ Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de julio de 2020

Los cen­tros de cui­do pro­lon­ga­do u hoga­res de enve­je­cien­tes, ini­cia­ti­vas ente­ra­men­te pri­va­das en Puer­to Rico, se encuen­tran bata­llan­do solas para pro­te­ger a sus resi­den­tes, la pobla­ción más vul­ne­ra­ble al con­ta­gio y muer­te por el coro­na­vi­rus. En la Isla hay cer­ca de 785 de estos hoga­res que alber­gan a unos 28 mil adul­tos mayo­res o per­so­nas de la ter­ce­ra edad.

Has­ta el momen­to, el úni­co esfuer­zo por par­te del gobierno para pro­te­ger a esta pobla­ción es hacer­le la prue­ba a los resi­den­tes de cada cen­tro, pero esta tarea, que se supo­ne rea­li­za la Guar­dia Nacio­nal y los Cen­tros 330, por el momen­to se encuen­tra dete­ni­da. Mien­tras, en la segun­da sema­na de julio, el Depar­ta­men­to de Salud (DS) ya había con­fir­ma­do 19 casos de coro­na­vi­rus en dos hoga­res de ancia­nos en Carolina.

Para Jua­ni­ta Apon­te, pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Due­ños de Hoga­res (ADH), lo ocu­rri­do en el cen­tro de Caro­li­na es una voz de aler­ta. “Sabía­mos que podía pasar, por­que no esta­mos exen­tos. Nues­tros adul­tos mayo­res están cau­ti­vos, no tie­nen por qué tener ries­go. El ries­go es el que repre­sen­ta­mos noso­tros, que entra­mos y sali­mos todo el tiem­po, somos el rie­go mayor”, reco­no­ció. Es por eso que de par­te de los cen­tros se les ha pedi­do a sus pro­vee­do­res, inclui­dos los médi­cos, que limi­ten sus visi­tas a lo imprescindible.

Agre­gó que su lla­ma­do a las per­so­nas que tra­ba­jan en esta indus­tria siem­pre ha sido a que evi­ten los sitios aglo­me­ra­dos, cerra­dos, por perío­dos pro­lon­ga­dos, no ir a sus ges­tio­nes sin las debi­das pro­tec­cio­nes y a que estén cons­cien­tes del peli­gro que repre­sen­ta esta enfer­me­dad para el adul­to mayor por­que con toda pro­ba­bi­li­dad podría ser nefas­to y per­de­ría la vida.

Sobre el retra­so en la rea­li­za­ción de las prue­bas en los hoga­res de ancia­nos por par­te de la GN y los Cen­tros 330, Apon­te expre­só que todo el mun­do ha dado su ver­sión. Pr ejem­plo, la GN lo adju­di­ca a que hace fal­ta un con­sen­ti­mien­to del fami­liar. Aun cuan­do coin­ci­dió en que eso era cier­to y que fue­ron los mis­mos cen­tros quie­nes levan­ta­ron esta voz de aler­ta, ya que entien­den que las per­so­nas tie­nen que estar orien­ta­dos y que los cui­da­do­res no son el tutor legal, los cen­tros ellos hacen el esfuer­zo por con­se­guir ese con­sen­ti­mien­to rápi­do. Pero obser­vó que con­si­de­ra que ha habi­do otros fac­to­res para el atra­so, como la limi­ta­ción de recursos.

“No sé cómo están de reac­ti­vos, pero algo tie­ne que estar pasan­do para que no estén lle­gan­do con la cele­ri­dad que se espe­ra”. En el caso de su cen­tro, Hogar San Agus­tín, que quie­nes fue­ron hacer las prue­bas fue per­so­nal de un cen­tro 330. Apon­te expre­só su preo­cu­pa­ción, ya que hay muni­ci­pios que no tie­nen cen­tros 330. Cues­tio­nó quién va a asu­mir esos muni­ci­pios y afir­mó que has­ta aho­ra quien ha car­ga­do el peso de las prue­bas han sido los cen­tros 330.

Aun­que la cui­da­do­ra reco­no­ció que no han teni­do cono­ci­mien­to de que algu­na ins­ti­tu­ción hos­pi­ta­la­ria haya recha­za­do algún mayor de edad pro­ce­den­te de algún cen­tro de cui­do, sí seña­ló como un pro­ble­ma el que un enve­je­cien­te vaya a un hos­pi­tal, lue­go sea dado de alta y el hogar no lo pue­da reci­bir sin una prue­ba nega­ti­va. Esa per­so­na sí pue­de enfer­mar a los demás. Esa sí ha sido una de las difi­cul­ta­des enfren­ta­das. Su posi­ción es que hay que bus­car una alter­na­ti­va tran­si­to­ria para colo­car a una per­so­na con el COVID que haya sali­do de un hos­pi­tal para poder devol­ver­lo al hogar una vez sal­ga de la cri­sis. El regre­so al hogar es un pro­ce­so que tras­to­ca toda la pla­ni­fi­ca­ción del lugar, en tér­mi­nos de espa­cio y de emplea­dos. “La mayo­ría de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes son casas remo­de­la­das y real­men­te no tene­mos espa­cios como una clí­ni­ca. El nues­tro es un cui­da­do asis­ten­cial no es clí­ni­co. Sí tene­mos enfer­me­ros, mate­ria­les; qui­zás se pue­da mane­jar un caso que ya está solo”.

La pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Due­ños de Hoga­res se defen­dió de que a esa indus­tria se le haya cri­ti­ca­do duran­te la pan­de­mia. Tra­jo a la aten­ción que han teni­do que pro­veer equi­po de pro­tec­ción a sus tra­ba­ja­do­res “y esta indus­tria no ha reci­bi­do nin­gún tipo de incen­ti­vo ante el cos­to que ha con­lle­va­do aten­der la pan­de­mia, y cada vez que se les ocu­rre una idea crea­ti­va en nues­tros pro­to­co­los los toma­mos con serie­dad”. En refe­ren­cia al gobierno aña­dió que este tie­ne que ver cómo va a poder cum­plir con estas ins­ti­tu­cio­nes don­de el 90% son sub­si­dia­das por el Depar­ta­men­to de la Fami­lia (DF) dado a que un gran núme­ro de las per­so­nas ingre­sa­das no tie­nen fami­lia­res que se hagan car­go de ellos, o no tie­nen ingre­sos o son limi­ta­dos. “Esa es una pre­gun­ta que el esta­do tie­ne que empe­zar a con­tes­tar por­que noso­tros esta­mos hacien­do lo que pode­mos bus­can­do dona­ti­vos, pero va a lle­gar un momen­to en que nues­tra ope­ra­ción se va a ver bien lace­ra­da”, advirtió.

Aña­dió que la mayo­ría de las per­so­nas en hoga­res lo que tie­nen es Segu­ro Social, hay maes­tros que tie­nen una pen­sión muy tris­te, bom­be­ros, “hay unos jubi­la­dos que sir­vie­ron al país de mane­ra sacri­fi­ca­da e incon­di­cio­nal que hoy sobre­vi­ven con unas pen­sio­nes raquí­ti­cas, que no le dan”.

Apon­te ade­más con­fir­mó que cuan­do comen­zó la pan­de­mia par­ti­ci­pó en algu­nas de las reunio­nes del Elderly Task For­ce, pero des­pués de abril no ha vuel­to a reci­bir nin­gu­na invi­ta­ción para par­ti­ci­par de nin­guno de los esfuer­zos. Los esfuer­zos de los cen­tros en tér­mi­nos gene­ra­les han sido por par­te de la ADH para apo­yar a su matrí­cu­la y la res­pon­sa­bi­li­dad de los hogares.

Ante el aumen­to en con­ta­gios, los hoga­res de ancia­nos ten­drán que con­ti­nuar con el pro­to­co­lo apli­ca­do en mar­zo que prohí­be las visi­tas, ade­más de que está inclui­do en la recien­te Orden Eje­cu­ti­va. “Nues­tros mayo­res lle­van 90 días o más sin ver a sus fami­lia­res y ese con­tac­to hace fal­ta y les afec­ta”, expre­só. Des­ta­có que ya tie­nen un pro­to­co­lo de aper­tu­ra por fases para cuan­do sea posible.

La Pro­cu­ra­du­ría de Per­so­nas de Edad Avan­za­da ante los casos de COVID

La Pro­cu­ra­do­ra de las Per­so­nas de Edad Avan­za­da (PPEA), Car­men Delia Sán­chez Sal­ga­do, rela­tó a CLA­RI­DAD­que los casos de Covid en los hoga­res de ancia­nos en Caro­li­na son inves­ti­ga­dos tan­to por el Depar­ta­men­to de la Fami­lia como por su agen­cia. Por su papel fis­ca­li­za­dor, la PPEA lo que hace es inves­ti­gar que­re­llas o situa­cio­nes que pue­dan vio­len­tar los dere­chos de las per­so­nas que están en los hogares.

“La situa­ción que sur­ge en Caro­li­na es que, cla­ra­men­te, el admi­nis­tra­dor o quien ope­re este hogar no ha garan­ti­za­do la segu­ri­dad de estos resi­den­tes. Esto hace que noso­tros inter­ven­ga­mos e inves­ti­gue­mos la situa­ción para que se nos expli­que qué pasó. Ahí se vio­len­tó la segu­ri­dad. Cuan­do estas ins­ti­tu­cio­nes de cui­da­do pro­lon­ga­do sacan licen­cia para ope­rar a tra­vés del Depar­ta­men­to de la Fami­lia, uno de los com­pro­mi­sos que hacen es garan­ti­zar la salud físi­ca y men­tal de estas per­so­nas en los hogares”.

¿Cuál es el papel de la PPEAen esta pan­de­mia?, pre­gun­tó­CLA­RI­DAD. La doc­to­ra en Tra­ba­jo Social indi­có que la agen­cia par­ti­ci­pa del Elderly Jus­ti­ce Task For­ce (EJTF), ini­cia­ti­va que se ori­gi­nó cuan­do el hura­cán María. En este equi­po par­ti­ci­pan, ade­más el Depar­ta­men­to de Salud (DS), el Depar­ta­men­to de la Fami­lia (DF) y FEMA (Agen­cia Fede­ral para el Mane­jo de Emer­gen­cias). En mar­zo, uno de los acuer­dos que tomó el Task For­ce fue hacer prue­bas rápi­das a los resi­den­tes de los cen­tros de enve­je­cien­tes; pero reco­no­ció que ese tra­ba­jo ha esta­do bien len­to. La infor­ma­ción más recien­te que tuvo del Task For­ce fue que solo se habían hecho prue­bas a 180 cen­tros. Acla­ró que la pro­cu­ra­du­ría for­ma par­te de ese gru­po, pero no es la agen­cia que toma las decisiones.

Sán­chez Sal­ga­do tam­bién seña­ló que son varias las situa­cio­nes por las cua­les no se han podi­do rea­li­zar las prue­bas. Pri­me­ro, el que los cen­tros 330 no son sufi­cien­tes. Un cen­tro 330 lo más que pue­de impac­tar es dos hoga­res al día. Lue­go, el hogar tie­ne que hacer la lis­ta de a quié­nes se les va a hacer la prue­ba y enviar­la, pero muchas veces el hogar no tie­ne el per­so­nal nece­sa­rio. Eso retra­só el pro­ce­so aun cuan­do la Aso­cia­ción de Due­ños de Hoga­res se ofre­ció y ayu­dó a los hoga­res en este tra­ba­jo. Des­pués vino una orden de que había que tener la fir­ma de los tuto­res y una orden médi­ca, lo que demo­ra aun más el proceso.

“En estos momen­tos, sabe­mos que esta cri­sis pue­de esca­lar, y del Depar­ta­men­to de Salud lo úni­co que escu­ché es que va a reclu­tar per­so­nas para hacer las prue­bas. Ya esas prue­bas que se hicie­ron en los pri­me­ros hoga­res están obso­le­tas, hay que repe­tir­las, hay que comen­zar en cero”, dijo en tono crítico.

La pro­cu­ra­do­ra admi­tió que no se sabe cómo fue que se con­ta­gia­ron las per­so­nas en estos dos hoga­res de Caro­li­na, que son de un mis­mo due­ño. Reve­ló que lo que se sabe has­ta aho­ra es que la per­so­na se enfer­mó de un dolor esto­ma­cal y en el hos­pi­tal des­cu­brie­ron que tenía el COVID. Se supo­ne que el pro­to­co­lo del Depar­ta­men­to de Salud esta­ble­ce que una vez una ins­ti­tu­ción de salud iden­ti­fi­ca que una per­so­na que está en un hogar tie­ne COVID, de inme­dia­to tie­nen que lla­mar al DF. Ahí enton­ces inter­vie­ne el DF y lue­go el PPEA.

Esta afir­mó que la regla de prohi­bi­ción de visi­tas a los hoga­res de cui­do de las per­so­nas de la ter­ce­ra edad va a con­ti­nuar. Inclu­so expre­só su recha­zo a la posi­bi­li­dad de que se per­mi­ta la entra­da de per­so­nal de la Comi­sión Esta­tal de Elec­cio­nes (CEE):“Si se prohí­ben las visi­tas a los fami­lia­res, ¿por qué pue­den ir a bus­car votos en este momen­to en una pobla­ción vul­ne­ra­ble? El Depar­ta­men­to de Salud está sacan­do per­so­nas de unos hoga­res a otros para poner­los en con­di­cio­nes ópti­mas. Si esta­mos prohi­bien­do fami­lia­res, ¿cómo vamos a per­mi­tir la votación?”

Al des­ta­car el ries­go de con­ta­gio en los cen­tros de las per­so­nas de edad avan­za­da recal­có que había que pen­sar en todas las posi­bi­li­da­des de ries­go e insis­tió en su nega­ti­va de per­mi­tir la entra­da. “Den­tro de todo, hemos teni­do una suer­te impre­sio­nan­te, por­que se toma­ron esas medi­das des­de el prin­ci­pio. Aho­ra es que vie­nen a salir los pri­me­ros casos, aho­ra mis­mo todos esta­mos en ries­go. Creo que el Depar­ta­men­to de Salud y el Depar­ta­men­to de la Fami­lia tie­nen que ser más agre­si­vos con que se cum­pla y se le haga prue­ba a todos los envejecientes”.

La pro­cu­ra­do­ra reve­ló que reci­bió una lla­ma­da de un plan médi­co para ofre­cer­le prue­bas sero­ló­gi­cas, pero no las pue­de acep­tar por­que su agen­cia tam­bién fis­ca­li­za a los pla­nes médi­cos. Enton­ces, se comu­ni­có con el DF y le dije­ron que no, que ellos tenían “más que sufi­cien­tes pruebas”.

Sán­chez Sal­ga­do no ocul­tó su per­tur­ba­ción por la res­pues­ta del Depar­ta­men­to: “No entien­do, pero si el plan médi­co le quie­re rega­lar esas prue­bas, agá­rra­las y dirí­ge­las a las égi­das”, que es otra pobla­ción que iden­ti­fi­có está nece­si­ta­da de estas pruebas.

FUENTE: Cla­ri­dad 60

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *