Chi­le. En pri­sión pre­ven­ti­va que­da­ron Móni­ca Caba­lle­ro y Fran­cis­co Solar acu­sa­dos de bom­ba­zos en San­tia­go

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de julio de 2020.

Una lar­ga jor­na­da de for­ma­li­za­ción tuvie­ron Móni­ca Caba­lle­ro Sepúl­ve­da y Fran­cis­co Solar Domín­guez, quie­nes duran­te la madru­ga­da de este vier­nes 24 de julio fue­ron dete­ni­dos en sus res­pec­ti­vos domi­ci­lios de Quin­ta Nor­mal y San­tia­go Cen­tro. Ambos fue­ron sin­di­ca­dos como los pre­sun­tos auto­res de colo­ca­ción de arte­fac­tos explo­si­vos duran­te el mes de julio de 2019 y febre­ro de 2020 y que­da­ron en pri­sión pre­ven­ti­va pese a incon­gruen­cias pre­sen­ta­das por el ente per­se­cu­tor.

Móni­ca y Fran­cis­co son cono­ci­dos por el bulla­do Caso Bom­bas de 2010 en don­de se com­pro­bó el mon­ta­je y frau­de judi­cial en que fue­ron envuel­tos por el enton­ces minis­tro del inte­rior, Rodri­go Hinz­pe­ter (uno de los actua­les que­re­llan­tes) y el ex fis­cal Ale­jan­dro Peña. Ade­más, ambos fue­ron expul­sa­dos de Espa­ña en 2017 tras ser con­de­na­dos y pasar 4 años en la cár­cel por colo­ca­ción de arte­fac­to explo­si­vo en la Basí­li­ca del Pilar en Zara­go­za en 2013.

Ayer fue­ron nue­va­men­te sin­di­ca­dos como los posi­bles res­pon­sa­bles del tras­la­do, colo­ca­ción y acti­va­ción de tres arte­fac­tos explo­si­vos duran­te el 2019 y el 2020 en San­tia­go.

Solar fue acu­sa­do de enviar 2 bom­bas por correo hace exac­ta­men­te un año, el 24 de julio de 2019. Una de estas explo­tó en la 54° Comi­sa­ría de Hue­chu­ra­ba hirien­do a un Cara­bi­ne­ro y la otra tenía por des­ti­na­ta­rio las ofi­ci­nas del geren­te del Gru­po Qui­ñen­co, Rodri­go Hinz­pe­ter, ex Minis­tro del Inte­rior del pri­mer Gobierno de Piñe­ra. Este últi­mo arte­fac­to no deto­nó y fue des­ac­ti­va­do por el GOPE

Ade­más les impu­taron la deto­na­ción de 2 arte­fac­tos en el edi­fi­cio Táni­ca de Vita­cu­ra el 27 de febre­ro de 2020.

Fue­ron poco más de cua­tro horas de pre­sen­ta­ción de prue­bas por par­te de la Fis­ca­lía Metro­po­li­ta­na Sur de San­tia­go. Estas se basa­ron prin­ci­pal­men­te en las gra­ba­cio­nes expues­tas por las cáma­ras de segu­ri­dad de la Uni­dad Ope­ra­ti­va de Con­trol de Trán­si­to como de loca­les pri­va­dos o recin­tos públi­cos. Las imá­ge­nes que en su mayo­ría eran de muy baja cali­dad, reque­rían de la inter­pre­ta­ción y rela­to guia­do del ente acu­sa­dor.

Cabe des­ta­car algu­nas de las incon­gruen­cias pre­sen­ta­das por el Minis­te­rio Públi­co sobre las pre­sun­tas prue­bas con­clu­yen­tes. En cuan­to al gorro peri­cia­do por la inves­ti­ga­ción y que ase­gu­ran fue encon­tra­do en un basu­re­ro en las cer­ca­nías del barrio Beau­chef, exis­te un des­fa­se de cua­tro días entre el momen­to en que la pre­sun­ta prue­ba fue arro­ja­da al basu­re­ro y el momen­to en que fue recu­pe­ra­da del mis­mo, del 24 al 28 de julio. La defen­sa con­si­de­ró que resul­ta poco creí­ble que un basu­re­ro del cen­tro de San­tia­go pase ese tiem­po sin ser vacia­do.

A la hora de res­pon­der la pre­gun­ta efec­tua­da por la defen­sa de Solar al Minis­te­rio Públi­co sobre qué por­cen­ta­je de mate­rial gené­ti­co de Fran­cis­co podía ser iden­ti­fi­ca­do en el gorro, el ente per­se­cu­tor solo pudo pre­ci­sar que corres­pon­día a un per­fil gené­ti­co mas­cu­lino.

Cabe seña­lar que otro tipo de mate­rial gené­ti­co reco­lec­ta­do como prue­ba, tam­po­co podría cali­fi­car como tal, ya que las mues­tras fue­ron reco­gi­das de los res­tos ver­ti­dos por uno de los apa­ra­tos deto­na­dos, mate­rial que se encon­tra­ba degra­da­do por la explo­sión como por la pos­te­rior que­ma del mis­mo.

Las acu­sa­cio­nes con­tra Móni­ca Caba­lle­ro, al igual que el año 2010, se basa­ron en pren­das de ves­tir incau­ta­das duran­te el pro­ce­so de alla­na­mien­to y deten­ción, las que se com­pa­ra­ron con las imá­ge­nes a las que antes se hizo refe­ren­cia. Pero su defen­sa expu­so que no se pudo pre­ci­sar nin­gu­na prue­ba ver­da­de­ra­men­te con­clu­yen­te, ni vin­cu­lar estas pre­sun­tas evi­den­cias a los car­gos que se le impu­tan. Esto ya que las gra­ba­cio­nes pre­sen­ta­das, ade­más de ser impre­ci­sas, no regis­tra­ron el momen­to espe­ci­fi­co de la colo­ca­ción y deto­na­ción del arte­fac­to explo­si­vo.

La magis­tra­da dic­ta­mi­nó pri­sión pre­ven­ti­va por un perio­do de seis meses de inves­ti­ga­ción (un año fue lo soli­ci­ta­do por el Minis­te­rio Púbi­co), con posi­ble pró­rro­ga ad por­tas de ven­cer dicha fecha.

Fuen­te: Resu­men

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *