Argen­ti­na. Dura Car­ta a Alber­to Fer­nán­dez de Epi­de­mió­lo­gos Argen­ti­nos Metadisciplinarios

Señor Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Argentina:

Nos diri­gi­mos a Usted como Ciu­da­da­nos y como miem­bros de la agru­pa­ción Epi­de­mió­lo­gos Argen­ti­nos Meta­dis­ci­pli­na­rios, ocu­pa­dos en estu­diar la pro­ble­má­ti­ca sani­ta­ria de la pan­de­mia y en com­pren­der las polí­ti­cas en Salud Públi­ca ins­tru­men­ta­das por el Poder Eje­cu­ti­vo Nacional.

Es nues­tro deseo y volun­tad acom­pa­ñar al Gobierno que Usted pre­si­de y al con­jun­to de nues­tros repre­sen­tan­tes, apor­tan­do expe­rien­cias y cono­ci­mien­tos genui­nos en las difí­ci­les cir­cuns­tan­cias impe­ran­tes y poner­nos a su dis­po­si­ción en carác­ter ínte­gra­men­te ad hono­rem, a fin de asis­tir­lo en sal­va­guar­dar la salud públi­ca en las com­ple­jas cir­cuns­tan­cias que debe­re­mos supe­rar en pro­cu­ra del más alto ideal de salud para toda la población.

No obs­tan­te, nos sen­ti­mos en la obli­ga­ción de hacer­le cono­cer nues­tra inquie­tud res­pec­to de algu­nas medi­das tomadas.

Des­de el 19 de mar­zo de 2020 cono­ci­mos las dis­tin­tas dis­po­si­cio­nes ini­cial­men­te con­te­ni­das en los DNU297/​20, con­cor­dan­tes y consiguientes.

En casi cua­tro meses de apli­ca­ción de las medi­das de excep­ción, adver­ti­mos con noto­rio des­con­cier­to la con­ti­nui­dad de deci­sio­nes sani­ta­rias que se habían toma­do sola­men­te en fun­ción de una emergencia.

Por una par­te esas deci­sio­nes apun­ta­ban a pro­te­ger de la infec­ción y de la enfer­me­dad sub­se­cuen­te a la comu­ni­dad en su con­jun­to, pero a su vez impli­ca­ban el poten­cial de gene­rar efec­tos per­ju­di­cia­les para la salud comu­ni­ta­ria, ya sea en la con­vi­ven­cia, en el tra­ba­jo, en la edu­ca­ción, en los depor­tes, en la aten­ción de la pro­pia salud, en la eco­no­mía domés­ti­ca, en la acti­vi­dad artís­ti­ca o en los ritos reli­gio­sos, por solo citar algu­nas con­di­cio­nes afec­ta­das del queha­cer ciudadano.

Si bien sólo había acce­so a datos dis­per­sos y algu­na infor­ma­ción de la pan­de­mia que se anti­ci­pó en el Hemis­fe­rio Nor­te, exis­tía un saber epi­de­mio­ló­gi­co sufi­cien­te acer­ca del abor­da­je y tra­ta­mien­to de las epi­de­mias en las enfer­me­da­des transmisibles.

Sin embar­go, se insi­nua­ba ofi­cial­men­te que care­cía­mos de dis­cer­ni­mien­to para pro­ce­der posi­ti­va­men­te fren­te a una situa­ción sani­ta­ria des­co­no­ci­da. Se exi­mió así a la Fun­ción Públi­ca de apli­car las expe­rien­cias y sabe­res esta­ble­ci­dos en la epi­de­mio­lo­gía, la demo­gra­fía, la antro­po­lo­gía, el dere­cho, la socio­lo­gía, la psi­co­lo­gía social, la geron­to­lo­gía y muchas otras cien­cias de la socie­dad y del ambien­te, en com­ple­men­ta­ción con la Infec­to­lo­gía, la clí­ni­ca médi­ca, la psi­co­lo­gía, la geria­tría, la bio­quí­mi­ca, la micro­bio­lo­gía, y la far­ma­co­lo­gía, entre otras.

En este trans­cu­rrir de los hechos, nos hacer­nos pre­sen­tes una vez más acor­de a nues­tros ple­nos dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les y con­ven­cio­na­les, para hacer­le cono­cer los inte­rro­gan­tes que no sólo per­ma­ne­cen en la incer­ti­dum­bre sino que se ampli­fi­can en la per­cep­ción públi­ca. Así es como le trans­mi­ti­mos las siguien­tes preguntas:

1. ¿Por qué se ins­tru­men­tó una cua­ren­te­na para indi­vi­duos sanos cuan­do no hay regis­tro de tal res­tric­ción en la his­to­ria de la humanidad?

2. ¿Qué cri­te­rios cien­tí­fi­cos y par­ti­cu­lar­men­te epi­de­mio­ló­gi­cos se apli­ca­ron para exten­der la cua­ren­te­na total a cin­co pro­vin­cias sin casos y a otras seis con uno o dos casos?

3. ¿Cuál fue el argu­men­to para que la cua­ren­te­na y las res­tric­cio­nes comen­za­ran en el mis­mo momen­to para toda la pobla­ción en las vein­ti­cua­tro juris­dic­cio­nes del país, si hay cir­cuns­tan­cias incom­pa­ra­bles para cada lugar, zona, región, pobla­ción y actividad?

4. ¿Cuál fue el argu­men­to cien­tí­fi­co para que la cua­ren­te­na se esta­ble­cie­ra el 19 de mar­zo con peren­to­rio cum­pli­mien­to des­de el día siguien­te, cuan­do en todo el paí­ses habían detec­ta­do úni­ca­men­te 128 indi­vi­duos afec­ta­dos con esca­sa­men­te 3defunciones atri­bui­bles pro­vi­so­ria­men­te al SARS CoV 2?

5. ¿Por qué no se toma­ron opor­tu­na­men­te pro­vi­den­cias de ins­pec­ción de las fron­te­ras y se apro­ve­cha­ron las dos o tres sema­nas del fin del verano con muy baja con­ta­gio­si­dad, a fin de que la pobla­ción y las ins­ti­tu­cio­nes, – par­ti­cu­lar­men­te las de salud – asu­mie­ran dis­po­si­cio­nes cru­cia­les para su pre­ser­va­ción, pre­pa­ra­ción mejor actua­ción ante la deci­sión guber­na­men­tal de un ais­la­mien­to que fue sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te restrictivo?

6. ¿Por qué no se le reco­no­ció un valor a la inmu­ni­dad inna­ta que pro­te­ge asi­dua­men­te de todas las enfer­me­da­des trans­mi­si­bles inclu­yen­do cepas de coro­na­vi­rus fami­lia­res del SARS CoV 2?

7. ¿Por qué no se tuvo debi­da­men­te en cuen­ta la inmu­ni­dad natu­ral celu­lar que pre­ser­va la salud sin reque­rir toda­vía la pro­duc­ción de anti­cuer­pos pro­pia de la inmu­ni­dad humoral?

8. ¿Por qué no se le dio sufi­cien­te impor­tan­cia a la pro­duc­ción natu­ral de anti­cuer­pos por vía del con­ta­gio en pobla­ción no vul­ne­ra­ble, pri­vi­le­gian­do la inmu­ni­dad adqui­ri­da median­te vacunas?

9. ¿Por qué se des­alen­tó a la pobla­ción en prác­ti­cas que pro­ba­da­men­te opti­mi­zan las defen­sas del indi­vi­duo y de la comu­ni­dad, como la acti­vi­dad físi­ca, per­ma­nen­cia al aire libre, los paseos salu­da­bles recrea­ti­vos, etc., pudién­do­se lle­var a tér­mino todas ellas con ade­cua­do dis­tan­cia­mien­to social?

10. Si la expe­rien­cia pro­ve­nien­te de los paí­ses avan­za­dos demos­tra­ba la baja sus­cep­ti­bi­li­dad de la pobla­ción menor de 65 años sin pato­lo­gías pre-exis­ten­tes o fac­to­res de ries­go, ¿por qué se impi­dió a este gru­po pobla­cio­nal su libre cir­cu­la­ción y tra­ba­jo, con las debi­das nor­mas de res­pon­sa­bi­li­dad social comu­ni­ta­ria y el res­pe­to a los hábi­tos de higie­ne y cir­cu­la­ción recomendados?

11. ¿Eva­lúa el Gobierno Nacio­nal la menor vali­dez de la cua­ren­te­na estric­ta cuan­do en tasas de muer­tes por millón de habi­tan­tes ocu­pa a la fecha el lugar 13 entre 33 paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na y el lugar 75 entre 215 Esta­dos del Mun­do, don­de el 1er- lugar en ambos casos corres­pon­de a paí­ses con la mayor tasa?

12. ¿Por qué se dejó de rea­li­zar la vigi­lan­cia tra­di­cio­nal de viro­sis res­pi­ra­to­rias en per­so­nas con sín­to­mas reem­pla­zán­do­la por tes­teos masi­vos inclu­yen­do per­so­nas sin sín­to­mas, incre­men­tan­do así los casos con­fir­ma­dos con los resul­ta­dos posi­ti­vos de per­so­nas sin COVID 19?

13. ¿Se ha repa­ra­do en su ente­ra dimen­sión los even­tos adver­sos o inde­sea­bles de la polí­ti­ca públi­ca y par­ti­cu­lar­men­te de la cua­ren­te­na adop­ta­da fren­te a la viro­sis pan­dé­mi­ca, esta­ble­cien­do un regis­tro feha­cien­te de todos y cada uno de ellos?

14. ¿Se podría pen­sar en la exis­ten­cia de pre­sio­nes y con­flic­tos de intere­ses por los cua­les el ais­la­mien­to bene­fi­cia a la vacu­na­ción – que sue­le ser más tar­día en su desa­rro­llo y apli­ca­ción – que otor­ga meno­res bene­fi­cios así como mayo­res ries­gos cos­tos en rela­ción a la inmu­ni­dad inna­ta, natu­ral celu­lar y humoral?

15. ¿Podría haber otros fines detrás de la sus­pen­sión de los dere­chos y de las garan­tías cons­ti­tu­cio­na­les, con gra­ve afec­ta­ción de la Car­ta Mag­na y el blo­que cons­ti­tu­cio­nal en su conjunto?

16. ¿Por qué se some­tió a la penu­ria eco­nó­mi­ca a fami­lias y empre­sas que que­da­ron sin ingre­sos, aun­que con­ser­va­ron sus obli­ga­cio­nes impo­si­ti­vas y con­trac­tua­les, has­ta el pun­to de que­dar a mer­ced del asis­ten­cia­lis­mo, la deva­lua­ción de sus bie­nes y el quebranto?

Ante la situa­ción de excep­ción que se ha exten­di­do en exce­si­vas oca­sio­nes, nos com­pla­ce­rá muy gra­ta­men­te poder asis­tir­lo para des­pe­jar los inte­rro­gan­tes que hemos expre­sa­do y que la cien­cia tie­ne res­pec­to de la polí­ti­ca sani­ta­ria ins­tru­men­ta­da en esta pandemia.

Salu­da­mos a Usted con la con­si­de­ra­ción más distinguida

FIRMANTES

Rami­ro Salazar

Médi­co Epi­de­mió­lo­go. Ex Pro­fe­sor. Medi­ci­na y Socie­dad UNR

Mario Bori­ni

Pro­fe­sor Titu­lar Salud Públi­ca UBA 2003 – 2008. Epidemiólogo

Edgar­do Schinder

Infec­tó­lo­go. Epidemiólogo

Mas­ter en Salud Públi­ca Inter­na­cio­nal. Medi­ci­na Ambiental

Roxa­na Bruno

Bio­quí­mi­ca Dra. en Inmunología

Clau­dio Guemberena

Abo­ga­do

Maria­na Salmerón

Bio­quí­mi­ca Microbióloga

Fran­cis­co Javier Cisneros

Médi­co Sani­ta­ris­ta Ex Minis­tro de Salud de San­tia­go del Estero

Maria­na Colom­bres Garmendia.

Médi­ca.

Luis Mar­ce­lo Martínez

Médi­co Genetista

Luis Mario Fer­nan­dez Risso

Médi­co Geria­tra y Sanitarista

Tomás Torres Aliaga

Médi­co Espe­cia­lis­ta en Salud Publica.

A. Javier Kajihara

Médi­co Neo­na­tó­lo­go. Sanitarista

Ali­cia Torres

Lic. Psi­co­lo­gía. Mgter Polí­ti­cas Sociales.

María Ale­jan­dra Silva

Poli­tó­lo­ga. Dra en Cien­cias Socia­les UBA.

Prof. Adjun­ta Medi­ci­na y Socie­dad. UNR.

Mar­ce­lo Peretta

Dr. en Far­ma­cia y Bioquímica.

Sin­di­ca­lis­ta.

Alfre­do Limbaun

Abo­ga­do

Jai­me Fiol

Odon­tó­lo­go. Licen­cia­do en Cri­mi­na­lís­ti­ca UBA.

Gas­tón Cor­nu Labat,

Médi­co Cirujano.

Alfre­do Pais

Lic. Psi­co­lo­gía Espe­cia­lis­ta en Dis­ca­pa­ci­dad Infantil.

Gra­cie­la Varela

Médi­ca Integrativa.

Mar­ce­la Arrigazzi

Médi­ca Espe­cia­lis­ta en Medi­ci­na Interna.

Hum­ber­to David Vinante

Inge­nie­ro Indus­trial y Espe­cia­lis­ta en Apli­ca­cio­nes Tec­no­ló­gi­cas de la Ener­gía Nuclear.

Pedro Moreno

Comu­ni­ca­dor Social.

San­dra M. Malla

Lic. en Filo­so­fía. UNT.

Moi­ra Loz­za Muñoz

Médi­ca Gene­ra­lis­ta Espe­cia­lis­ta en Medi­ci­na Gene­ral y Geriatría.

Eduar­do Ángel Yahbes.

Medi­co Pedíatra.

Oscar Val­dez

Médi­co

Andrés Peral­ta

Médi­co Ciru­jano. Tera­pia Neu­ral UNC.

Arman­do Alva­rez Mamani

Comu­ni­ca­dor Social.

Fabian Vol­pe

Médi­co Espe­cia­lis­ta en Medi­ci­na Integrativa

Lilia­na Szabo

Médi­ca Pediatra

Caro­la Caro

Médi­ca

Jor­ge Kaczewer

Médi­co Neuraltetapeuta

Mar­ce­la Witt

Bio­quí­mi­ca con orien­ta­ción en Micro­bió­lo­ga e Inmu­no­lo­gia y Maes­tría en Micro­bio­lo­gía Avan­za­da en la Uni­ver­si­dad de la Pla­ta. Bs. As

Ale­jan­dro G Cortiglia

Médi­co de Fami­lia con orien­ta­ción Antroposófica

Javier Oli­ve­ra

Médi­co

Adhie­ren Epi­de­mió­lo­gos Argen­ti­nos Transdisciplinarios

Gen­ti­le­za del Dr. Mariano A. Caucino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *