Argen­ti­na. Los actos anti­cua­ren­te­na: Odia­do­res seriales

Por Luis Brusch­tein, 11 julio 2020

Si el macris­mo insis­te des­de la opo­si­ción con la mis­ma estra­te­gia que impul­só des­de el gobierno de des­po­li­ti­zar a su adver­sa­rio y tra­tar­lo como delin­cuen­te, la polí­ti­ca que­da des­pla­za­da por una lógi­ca de gue­rra de exterminio.

Ima­gen: EFE

Los actos anti­cua­ren­te­na como el del 9 de Julio pasa­do con­vo­can pela­jes de todos los colo­res, algu­nos con pro­tes­tas más legí­ti­mas que otros, pero todos con el mis­mo común deno­mi­na­dor de odio y vio­len­cia. No se tra­ta de un peque­ño sec­tor que no repre­sen­ta a la mayo­ría de los que asis­ten por­que la vio­len­cia es gene­ra­li­za­da, está en el tono de las con­sig­nas que gri­tan, en los car­te­les que lle­van y en la acti­tud de los mani­fes­tan­tes. No pue­de ser de otra for­ma por­que la con­vo­ca­to­ria es en tér­mi­nos vio­len­tos y por­que sus refe­ren­tes se expre­san en for­ma vio­len­ta. Los mani­fes­tan­tes aca­tan los tér­mi­nos como fue­ron con­vo­ca­dos y repro­du­cen las actua­cio­nes de sus referentes.

Hay una res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca por este tipo de mani­fes­ta­cio­nes que lle­van a su pun­to más crí­ti­co la posi­bi­li­dad de con­vi­ven­cia con la mayo­ría de las per­so­nas que pien­sa de otra for­ma. Cada gol­pea­dor y agre­sor tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad, pero la alian­za Jun­tos por el Cam­bio y el gru­po de perio­dis­tas afi­nes al macris­mo debe­rían asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal de este fenó­meno que aten­ta con­tra la posi­bi­li­dad de vivir en paz y en democracia.

No hay un recla­mo pun­tual, como pue­de ser una mar­cha por aumen­to sala­rial o en defen­sa de las jubi­la­cio­nes. Los plan­teos que se escu­chan ni siquie­ra están en rela­ción con la con­sig­na de la con­vo­ca­to­ria, que se con­vier­te en una excu­sa. El odio está pues­to en el otro. Odian al gobierno que no es el que ellos quie­ren. No con­ci­ben que ten­drán opor­tu­ni­dad de vol­ver a votar. Si no es el gobierno que ellos quie­ren, has­ta ahí lle­ga el con­cep­to que tie­nen de democracia.

Con­ver­tir a la cua­ren­te­na por la pes­te en una dic­ta­du­ra sta­li­nis­ta es de un silo­gis­mo tan sim­plón que no resis­te la inte­li­gen­cia de un mono. Recla­mar por la liber­tad en rela­ción con la cua­ren­te­na, un 9 de Julio, el día que los argen­ti­nos decla­ra­ron su liber­tad fren­te a la coro­na espa­ño­la, es como si la coro­na espa­ño­la hicie­ra una mar­cha por­que una man­ga de auto­ri­ta­rios coar­tó su liber­tad de tener a la Argen­ti­na de colo­nia.

Sí señor, la coro­na no tie­ne liber­tad para tener colo­nias sub­yu­ga­das. Sí señor, nadie tie­ne liber­tad para infec­tar a otro con una pes­te que le pue­de cos­tar la vida. Si esta gen­te que usur­pa el nom­bre liber­ta­rio –como se cono­cía a los vie­jos y ver­da­de­ros ácra­tas– recla­ma liber­tad para con­ta­giar al pró­ji­mo, es por­que entien­de la liber­tad como su liber­tad y como una for­ma de supre­ma­cía para subor­di­nar a los demás.

No es con­tra­dic­to­ria esa equi­pa­ra­ción con la coro­na espa­ño­la y los pró­ce­res de la inde­pen­den­cia. La coro­na espa­ño­la tenía un dere­cho que era su fuer­za mili­tar y usa­ba su liber­tad para subor­di­nar la liber­tad de los otros. Estos liber­ta­rios nega­ti­vos –opues­tos a la liber­tad– que mar­chan con­tra la cua­ren­te­na, pien­san que fren­te a dos per­so­nas con dere­chos cuyos intere­ses coli­sio­nan, pre­va­le­ce el dere­cho del más fuer­te. No hay nada menos liber­ta­rio que rei­vin­di­car la liber­tad del que tie­ne más fuer­za para subor­di­nar al otro. Esa es la esen­cia del autoritarismo.

Esa fue la con­sig­na más racio­nal de los que mar­cha­ron. En la sema­na se cono­ció la muer­te de uno de estos mani­fes­tan­tes, el jubi­la­do Angel Spo­torno , de 64 años, mili­tan­te del PRO. Spo­torno tenía todo el dere­cho de ele­gir la for­ma de morir, inclu­so solo y asfi­xia­do por el virus, como suce­dió. Pero no tenía nin­gún dere­cho a poner en ries­go de sufrir esa mis­ma muer­te a dece­nas de ciu­da­da­nos que tuvie­ron con­tac­to con él en esos actos, inclu­yen­do a perio­dis­tas y tran­seún­tes. No exis­te liber­tad para con­ta­giar la muer­te.

Si lo que se recla­ma es una cua­ren­te­na admi­nis­tra­da, fle­xi­bi­li­za­da o lo que sea, pon­gan el deba­te en la socie­dad, exhi­ban sus ejem­plos y los argu­men­tos cien­tí­fi­cos que sos­tie­nen esa pos­tu­ra. No tie­nen nece­si­dad de acu­sar de sta­li­nis­tas e insul­tar a los que opi­nan dife­ren­te. Es otro ras­go auto­ri­ta­rio de estos fal­sos liber­ta­rios.

La locu­to­ra de un noti­cie­ro de tele­vi­sión qui­so mos­trar­se ofen­di­da por la fra­se de Alber­to Fer­nán­dez en su dis­cur­so del 9 de Julio cuan­do dijo que venía a ter­mi­nar con los odia­do­res seria­les. La mujer se enre­dó en sus dis­qui­si­cio­nes y lo que se escu­chó fue que el odia­dor tie­ne dere­cho a odiar: “No tie­ne dere­cho, ¿quién se cree? por más que sea pre­si­den­te, no es quien para sacar­le ese dere­cho a la gen­te”. Fue lo que se entendió.

La inten­ción de esa fra­se del Pre­si­den­te no fue qui­tar­le un dere­cho al odia­dor serial, sino rei­vin­di­car el dere­cho de la inmen­sa mayo­ría de los argen­ti­nos que quie­ren vivir en paz y en demo­cra­cia, algo que el odia­dor serial, como actor polí­ti­co, recha­za. Son dos dere­chos en pug­na: el del que odia lo que la mayo­ría quie­re y el de la mayoría.

Pro­mo­ver el odio es la mejor for­ma de ocul­tar una pro­pues­ta que favo­re­ce los intere­ses de las mino­rías pri­vi­le­gia­das. Por­que esas pro­pues­tas sola­men­te pue­den ser apo­ya­das por quie­nes se verán favo­re­ci­dos que, por defi­ni­ción son muy pocos.

El odia­dor no deba­te, no con­fron­ta ideas, no ofre­ce con cla­ri­dad una pro­pues­ta alter­na­ti­va a lo que moti­va su odio. Enton­ces es impo­si­ble esta­ble­cer reglas de jue­go por­que el odia­dor inha­bi­li­ta el diá­lo­go. El odia­dor serial pro­mue­ve la vio­len­cia de los que lo acom­pa­ñan y pro­vo­ca la vio­len­cia de los que agre­de. La con­se­cuen­cia direc­ta del odio es la violencia.

Uno de los autos de la cara­va­na lle­va­ba la con­sig­na:“Fase 1: fusi­lar a los polí­ti­cos”, “Fase 2: Fusi­lar a los sin­di­ca­lis­tas”, “Fase 3: Argen­ti­na empie­za a des­pe­gar”. Uno de los tipos que ame­na­za­ron a los perio­dis­tas del móvil de C5N gri­ta­ba: “¡Ya van a tener mie­do, ya van a tener miedo!”.

El men­sa­je que publi­có en las redes el dipu­tado de Jun­tos por el Cam­bio, Fer­nan­do Igle­sias, decía: “Cris­ti­na cho­rra, vamos por vos”. Es impo­si­ble esta­ble­cer un diá­lo­go míni­mo en ese tono.

Pero la fra­se de Alber­to Fer­nán­dez apun­tó al docu­men­to pro­mo­vi­do por Patri­cia Bull­rich que fir­ma­ron los jefes de los tres par­ti­dos que con­for­man la alian­za don­de, sin fun­da­men­tos ni el más míni­mo cono­ci­mien­to del hecho, hicie­ron acu­sa­cio­nes de mucha gra­ve­dad a la vice­pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner con rela­ción al ase­si­na­to de Fabián Gutié­rrez en San­ta Cruz.

Cuan­do lle­gó al gobierno, el macris­mo decla­ró una “gue­rra de poli­cía” o “law­fa­re” que bus­có des­po­li­ti­zar al disi­den­te para com­ba­tir­lo como delin­cuen­te común. Ese camino cie­rra cual­quier posi­bi­li­dad de diá­lo­go. El macris­mo cre­yó que ante esa ofen­si­va el kirch­ne­ris­mo se dis­per­sa­ría. Pero no sólo no fue así, sino que el kirch­ne­ris­mo se cohe­sio­nó como mayo­ría rela­ti­va e inte­gró una fór­mu­la pre­si­den­cial que des­pla­zó al macris­mo del gobierno.

En vez de recu­rrir a la mis­ma estra­te­gia de per­se­cu­ción, el nue­vo gobierno plan­teó el diá­lo­go con la opo­si­ción que aho­ra es el macris­mo. Si el macris­mo insis­te des­de la opo­si­ción con la mis­ma estra­te­gia de des­po­li­ti­zar a su adver­sa­rio y tra­tar­lo como delin­cuen­te, la polí­ti­ca que­da des­pla­za­da por una lógi­ca de gue­rra de exter­mi­nio de alguno de los dos por el otro.

Tam­po­co se tra­ta de sal­var dife­ren­cias por puro volun­ta­ris­mo cuan­do hay polí­ti­cas que res­pon­den a intere­ses dife­ren­tes. En demo­cra­cia hay dispu­ta y con­fron­ta­ción, hay adver­sa­rios e inclu­so enemi­gos. Jus­ta­men­te por eso son nece­sa­rias las reglas de jue­go. Sin reglas de jue­go, esa dispu­ta se con­vier­te en vio­len­cia, gue­rra y repre­sión. La estra­te­gia del macris­mo cuan­do lan­zó el law­fa­re, pateó el table­ro. Si insis­te será res­pon­sa­ble de lle­var al país a un nue­vo esce­na­rio de violencia. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *