Libros. Bren­da Chá­vez: “La fru­ga­li­dad es sos­te­ni­ble y desea­ble, el aus­te­ri­ci­dio no”

Por Enric Llo­pis, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 junio 2020.- 

La perio­dis­ta Bren­da Chá­vez pre­sen­tó el libro Al bor­de de un ata­que de com­pras (Deba­te) en la sede de Oxfam Intermón-Valencia.

El pasa­do 5 de junio, Día Mun­dial del Medio Ambien­te, Eco­lo­gis­tas en Acción otor­gó el Pre­mio Caba­llo de Ati­la 2020 a la navie­ra Car­ni­val Cor­po­ra­tion, la mayor com­pa­ñía de cru­ce­ros del mun­do; con sede cor­po­ra­ti­va en Mia­mi, Car­ni­val cuen­ta con 10 mar­cas y una flo­ta de más de un cen­te­nar de bar­cos que visi­ta 725 puer­tos de esca­la en todo el mun­do, infor­ma su pági­na Web. En un con­tex­to de cri­sis del sec­tor a cau­sa del coro­na­vi­rus, el fon­do sobe­rano de Ara­bia Sau­dí adqui­rió el 8% de las accio­nes de la mul­ti­na­cio­nal. Eco­lo­gis­tas en Acción hacía refe­ren­cia a un estu­dio de Trans­port & Envi­ron­ment (junio de 2019), en el que se apun­ta que en 2017 los cru­ce­ros de Car­ni­val emi­tie­ron en aguas euro­peas diez veces más óxi­do de azu­fre –“cau­san­te de enfer­me­da­des”- que los más de 260 millo­nes de vehícu­los de pasa­je­ros que exis­ten en Europa.

Entre los paí­ses más expues­tos a esta con­ta­mi­na­ción, Trans­port & Envi­ron­ment des­ta­ca­ba a Espa­ña, Ita­lia, Gre­cia, Fran­cia y Norue­ga (según un comu­ni­ca­do del Minis­te­rio de Fomen­to espa­ñol, titu­la­do “Espa­ña, un país de cru­ce­ris­tas”, los pasa­je­ros de cru­ce­ros se mul­ti­pli­ca­ron por 20 en los últi­mos 25 años, al pasar de 480.000 visi­tan­tes en 1992 a 10 millo­nes en 2018). Por otra par­te, hace un año Car­ni­val alcan­zó un acuer­do con la jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se para el pago de 20 millo­nes de dóla­res en con­cep­to de mul­ta por deli­tos ambien­ta­les en aguas de las Baha­mas y Alaska.

Car­los Marx, el eco­no­mis­ta chi­leno Man­fred Max Neef, Mar­cu­se, Brau­di­llard, Rous­seau o Epi­cu­ro se refi­rie­ron en su obra a las “fal­sas nece­si­da­des”, recuer­da Bren­da Chá­vez (Madrid, 1974) en su libro Al bor­de de un ata­que de com­pras. 73 cla­ves para un con­su­mo cons­cien­te, publi­ca­do por Deba­te en octu­bre de 2019 y pre­sen­ta­do en la tien­da de Oxfam Inter­món en Valen­cia. “¿De ver­dad sabe­mos bien qué esta­mos hacien­do?”, se pre­gun­ta. El calen­ta­mien­to glo­bal es uno ‑entre otros muchos- de los efec­tos del mode­lo eco­nó­mi­co sobre el planeta.

Des­de que en el últi­mo cuar­to del siglo XVIII se inven­ta­ra la máqui­na de vapor y con el con­su­mo masi­vo de com­bus­ti­bles fósi­les, así ha evo­lu­cio­na­do la con­cen­tra­ción de CO2 en la atmós­fe­ra: 280 par­tes por millón (siglo XVIII), 330 ppm (en 1970) y 375 ppm ‑en pro­gre­si­vo aumen­to- ya en el siglo XXI; del mis­mo modo se ha pro­du­ci­do un incre­men­to sen­si­ble de las tem­pe­ra­tu­ras (en la era del apo­geo neo­li­be­ral, entre 1983 y 2012, “se ha cua­dru­pli­ca­do el con­su­mo y la pro­duc­ción, y ha sido la más cáli­da en 1.400 años”, sub­ra­ya Bren­da Chá­vez, que for­ma par­te del colec­ti­vo de perio­dis­tas inde­pen­dien­tes Carro de Com­ba­te).

La publi­ci­dad y la mer­ca­do­tec­nia se sitúan en el eje del sis­te­ma para la crea­ción de nece­si­da­des arti­fi­cia­les. En la ter­mi­no­lo­gía del neu­ro­mar­ke­ting, expli­ca Chá­vez, “sólo hay que acti­var el cór­tex pre­fron­tal ven­tro­me­dial y el orbi­tro­fron­tal medial (enci­ma de las órbi­tas ocu­la­res) para gene­rar esa sen­sa­ción pla­cen­te­ra”; el gas­to mun­dial en publi­ci­dad pasó de 503 mil millo­nes de dóla­res en 2012 a 646.700 millo­nes en 2019 (Sta­tis­ta). “En nin­gún momen­to his­tó­ri­co se ha iden­ti­fi­ca­do tan­to la feli­ci­dad con el con­su­mo como hoy”, resu­me la perio­dis­ta. Otro ele­men­to rele­van­te es el poder de las mar­cas, con las que el con­su­mi­dor se iden­ti­fi­ca. La inves­ti­ga­do­ra cita al psi­có­lo­go evo­lu­cio­nis­ta esta­dou­ni­den­se, Geof­frey Miller, para quien el pla­cer de con­su­mir resi­de, en bue­na medi­da, en un deseo incons­cien­te: que el pro­duc­to aumen­te –o pro­yec­te- las pre­sun­tas vir­tu­des del consumidor.

Más allá del feti­chis­mo mer­can­til, la auto­ra de Tu con­su­mo pue­de cam­biar el mun­do (Penín­su­la, 2017) advier­te de la impor­tan­cia de leer los eti­que­ta­dos. Así, la iden­ti­fi­ca­ción Made in Ban­gla­dés en la ropa podría impli­car sala­rios para las obre­ras entre 1,67 y 3 dóla­res dia­rios; en India, entre 1,7 y 3,3 dóla­res al día; en Cam­bo­ya (1,6 a 4,2 dóla­res); en Chi­na 5,8 dóla­res; y Ruma­nía (4,4 dóla­res); tam­bién afron­tan, en la manu­fac­tu­ra, situa­cio­nes de explo­ta­ción labo­ral muje­res de Tur­quía (8,4 dóla­res al día), Méxi­co (7,7 dóla­res) y Bra­sil (6,8 dólares).

“¿Nos gus­ta­ría cobrar eso en un día?” La pre­gun­ta de Bren­da Chá­vez enla­za con otras con­se­cuen­cias ‑en Occi­den­te- del mode­lo hiper­con­su­mis­ta: la angus­tia, el sufri­mien­to y la tris­te­za; de hecho, “los ansio­lí­ti­cos son uno de los fár­ma­cos más con­su­mi­dos según el Minis­te­rio de Sani­dad espa­ñol; y en 2030 tam­bién lo serán los anti­de­pre­si­vos, por­que se pre­vé que la depre­sión se posi­cio­ne como la pri­me­ra cau­sa de inca­pa­ci­dad en todo el mun­do”, expli­ca (el con­su­mo en Espa­ña de anti­de­pre­si­vos pasó de 61,2 dosis dia­rias por cada mil habi­tan­tes en 2010 a 77,2 en 2018, según Sta­tis­ta con datos de la OCDE). Al bor­de de un ata­que de com­pras defien­de, fren­te a la far­ma­co­lo­gía y la inges­ta masi­va de pas­ti­llas, tejer redes con ami­gos, fami­lia­res y com­pa­ñe­ros, ade­más de los cui­da­dos y el apo­yo mutuo.

El con­su­mo coti­diano de ali­men­tos, bie­nes y ser­vi­cios en el esta­do espa­ñol tam­bién expre­sa los des­equi­li­brios en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo. El libro publi­ca­do por Deba­te reco­ge el ejem­plo de un agri­cul­tor de Ali­can­te o Mur­cia: si ven­de a 0,24 euros el kilo­gra­mo de limo­nes para com­pe­tir con los cítri­cos del nor­te de Áfri­ca, el mayo­ris­ta los ofre­ce a un pre­cio de 0,78 euros y las gran­des super­fi­cies a 1,56 euros. “Entre el cam­po y la mesa el incre­men­to es del 550%”, con­clu­ye Chá­vez, quien pre­sen­ta la sec­ción Con­su­ma cru­de­za den­tro del pro­gra­ma radio­fó­ni­co Car­ne Cru­da, ads­cri­to a eldia​rio​.es.

No sólo se tra­ta de que cer­ca de 25.000 per­so­nas mue­ran de ham­bre dia­ria­men­te en el pla­ne­ta (ONU, 2015) y la obe­si­dad afec­te a 1.000 millo­nes (OMS, 2013). La inves­ti­ga­do­ra de Carro de com­ba­te apun­ta que una de cada cin­co muer­tes está rela­cio­na­da con la mala ali­men­ta­ción, debi­do ‑por ejem­plo- al abu­so de las gra­sas ani­ma­les, el sodio o los azú­ca­res. Ade­más de la res­pon­sa­bi­li­dad de la indus­tria agro­ali­men­ta­ria en las emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro, se refie­re a un infor­me de Kis­ti­ñe Gar­cía y Dolo­res Romano, publi­ca­do en 2018 por Eco­lo­gis­tas en Acción: una pera pue­de lle­gar a con­te­ner 49 pesticidas.

“Para dar de comer a los 10.000 millo­nes de habi­tan­tes que sere­mos en 2050, el con­su­mo mun­dial de fru­tas, vege­ta­les, fru­tos secos o legum­bres debe­ría dupli­car­se, y el de azú­car y car­ne roja dis­mi­nuir a la mitad”, resu­me Bren­da Chá­vez (la pro­duc­ción de un kilo de vacuno requie­re cer­ca de 15.000 litros de agua, a lo que se agre­ga una gran can­ti­dad de vege­ta­les y cerea­les que podrían dedi­car­se a la ali­men­ta­ción humana).

El ensa­yo está atra­ve­sa­do por ape­la­cio­nes direc­tas al lec­tor, como “no les des más poder a las mul­ti­na­cio­na­les, ya tie­nen bas­tan­te”. La auto­ra jus­ti­fi­ca con datos y ejem­plos esta afir­ma­ción: las 500 mul­ti­na­cio­na­les más impor­tan­tes repre­sen­ta­ron en 1999 el 38% del PIB mun­dial, cifra que se ele­vó al 43% en 2008; y la ten­den­cia con­ti­nuó en aumen­to. Asi­mis­mo, la fac­tu­ra­ción anual de petro­le­ras como Shell y Exxon cua­dru­pli­ca el PIB de Ango­la; en 2012, Coca-Cola dobló el PIB de Tan­za­nia y tri­pli­có el de Mozam­bi­que. Otra cues­tión es el poder de los archi­mi­llo­na­rios y las des­igual­da­des en el mun­do (Car­los Slim tar­da­ría cer­ca de 220 años en gas­tar su for­tu­na, si lo hicie­ra a un rit­mo de un millón de dóla­res dia­rios; Aman­cio Orte­ga, 172 años; y Bill Gates, 218 años, según un infor­me de Oxfam Inter­món de 2014).

Al bor­de de un ata­que de com­pras reco­rre otras áreas del nego­cio glo­bal y su impac­to en el medio ambien­te. Pro­ce­den­tes del petró­leo, los plás­ti­cos se inser­tan en la vida coti­dia­na del ciu­da­dano occi­den­tal; el PE (poli­eti­leno) en el envol­to­rio de los ali­men­tos, el PET (teref­ta­la­to de poli­eti­leno) en enva­ses y bote­llas; o el PEAD (poli­eti­leno de alta den­si­dad) en bol­sas, deter­gen­tes y cham­pús, recuer­da. Así, cor­po­ra­cio­nes como Coca-Cola, Pepsi­Co, Dano­ne, Nestlé, Uni­le­ver o John­son & John­son tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad en el impac­to de la “pla­ga plás­ti­ca” (Green­pea­ce, 2019). Por otra par­te, “la indus­tria tex­til (y de la moda) es la más con­ta­mi­nan­te del mun­do tras la del petró­leo”. Bren­da Chá­vez con­clu­ye con dos ideas medu­la­res: “Huye de la supues­ta como­di­dad, nos vuel­ve inú­ti­les”; y “sé fru­gal, no austericida”. 

Ima­gen fuen­te: Save the children

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.