Libros. Bren­da Chá­vez: “La fru­ga­li­dad es sos­te­ni­ble y desea­ble, el aus­te­ri­ci­dio no”

Por Enric Llo­pis, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 junio 2020.- 

La perio­dis­ta Bren­da Chá­vez pre­sen­tó el libro Al bor­de de un ata­que de com­pras (Deba­te) en la sede de Oxfam Inter­món-Valen­cia.

El pasa­do 5 de junio, Día Mun­dial del Medio Ambien­te, Eco­lo­gis­tas en Acción otor­gó el Pre­mio Caba­llo de Ati­la 2020 a la navie­ra Car­ni­val Cor­po­ra­tion, la mayor com­pa­ñía de cru­ce­ros del mun­do; con sede cor­po­ra­ti­va en Mia­mi, Car­ni­val cuen­ta con 10 mar­cas y una flo­ta de más de un cen­te­nar de bar­cos que visi­ta 725 puer­tos de esca­la en todo el mun­do, infor­ma su pági­na Web. En un con­tex­to de cri­sis del sec­tor a cau­sa del coro­na­vi­rus, el fon­do sobe­rano de Ara­bia Sau­dí adqui­rió el 8% de las accio­nes de la mul­ti­na­cio­nal. Eco­lo­gis­tas en Acción hacía refe­ren­cia a un estu­dio de Trans­port & Envi­ron­ment (junio de 2019), en el que se apun­ta que en 2017 los cru­ce­ros de Car­ni­val emi­tie­ron en aguas euro­peas diez veces más óxi­do de azu­fre –“cau­san­te de enfer­me­da­des”- que los más de 260 millo­nes de vehícu­los de pasa­je­ros que exis­ten en Euro­pa.

Entre los paí­ses más expues­tos a esta con­ta­mi­na­ción, Trans­port & Envi­ron­ment des­ta­ca­ba a Espa­ña, Ita­lia, Gre­cia, Fran­cia y Norue­ga (según un comu­ni­ca­do del Minis­te­rio de Fomen­to espa­ñol, titu­la­do “Espa­ña, un país de cru­ce­ris­tas”, los pasa­je­ros de cru­ce­ros se mul­ti­pli­ca­ron por 20 en los últi­mos 25 años, al pasar de 480.000 visi­tan­tes en 1992 a 10 millo­nes en 2018). Por otra par­te, hace un año Car­ni­val alcan­zó un acuer­do con la jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se para el pago de 20 millo­nes de dóla­res en con­cep­to de mul­ta por deli­tos ambien­ta­les en aguas de las Baha­mas y Alas­ka.

Car­los Marx, el eco­no­mis­ta chi­leno Man­fred Max Neef, Mar­cu­se, Brau­di­llard, Rous­seau o Epi­cu­ro se refi­rie­ron en su obra a las “fal­sas nece­si­da­des”, recuer­da Bren­da Chá­vez (Madrid, 1974) en su libro Al bor­de de un ata­que de com­pras. 73 cla­ves para un con­su­mo cons­cien­te, publi­ca­do por Deba­te en octu­bre de 2019 y pre­sen­ta­do en la tien­da de Oxfam Inter­món en Valen­cia. “¿De ver­dad sabe­mos bien qué esta­mos hacien­do?”, se pre­gun­ta. El calen­ta­mien­to glo­bal es uno ‑entre otros muchos- de los efec­tos del mode­lo eco­nó­mi­co sobre el pla­ne­ta.

Des­de que en el últi­mo cuar­to del siglo XVIII se inven­ta­ra la máqui­na de vapor y con el con­su­mo masi­vo de com­bus­ti­bles fósi­les, así ha evo­lu­cio­na­do la con­cen­tra­ción de CO2 en la atmós­fe­ra: 280 par­tes por millón (siglo XVIII), 330 ppm (en 1970) y 375 ppm ‑en pro­gre­si­vo aumen­to- ya en el siglo XXI; del mis­mo modo se ha pro­du­ci­do un incre­men­to sen­si­ble de las tem­pe­ra­tu­ras (en la era del apo­geo neo­li­be­ral, entre 1983 y 2012, “se ha cua­dru­pli­ca­do el con­su­mo y la pro­duc­ción, y ha sido la más cáli­da en 1.400 años”, sub­ra­ya Bren­da Chá­vez, que for­ma par­te del colec­ti­vo de perio­dis­tas inde­pen­dien­tes Carro de Com­ba­te).

La publi­ci­dad y la mer­ca­do­tec­nia se sitúan en el eje del sis­te­ma para la crea­ción de nece­si­da­des arti­fi­cia­les. En la ter­mi­no­lo­gía del neu­ro­mar­ke­ting, expli­ca Chá­vez, “sólo hay que acti­var el cór­tex pre­fron­tal ven­tro­me­dial y el orbi­tro­fron­tal medial (enci­ma de las órbi­tas ocu­la­res) para gene­rar esa sen­sa­ción pla­cen­te­ra”; el gas­to mun­dial en publi­ci­dad pasó de 503 mil millo­nes de dóla­res en 2012 a 646.700 millo­nes en 2019 (Sta­tis­ta). “En nin­gún momen­to his­tó­ri­co se ha iden­ti­fi­ca­do tan­to la feli­ci­dad con el con­su­mo como hoy”, resu­me la perio­dis­ta. Otro ele­men­to rele­van­te es el poder de las mar­cas, con las que el con­su­mi­dor se iden­ti­fi­ca. La inves­ti­ga­do­ra cita al psi­có­lo­go evo­lu­cio­nis­ta esta­dou­ni­den­se, Geof­frey Miller, para quien el pla­cer de con­su­mir resi­de, en bue­na medi­da, en un deseo incons­cien­te: que el pro­duc­to aumen­te –o pro­yec­te- las pre­sun­tas vir­tu­des del con­su­mi­dor.

Más allá del feti­chis­mo mer­can­til, la auto­ra de Tu con­su­mo pue­de cam­biar el mun­do (Penín­su­la, 2017) advier­te de la impor­tan­cia de leer los eti­que­ta­dos. Así, la iden­ti­fi­ca­ción Made in Ban­gla­dés en la ropa podría impli­car sala­rios para las obre­ras entre 1,67 y 3 dóla­res dia­rios; en India, entre 1,7 y 3,3 dóla­res al día; en Cam­bo­ya (1,6 a 4,2 dóla­res); en Chi­na 5,8 dóla­res; y Ruma­nía (4,4 dóla­res); tam­bién afron­tan, en la manu­fac­tu­ra, situa­cio­nes de explo­ta­ción labo­ral muje­res de Tur­quía (8,4 dóla­res al día), Méxi­co (7,7 dóla­res) y Bra­sil (6,8 dóla­res).

“¿Nos gus­ta­ría cobrar eso en un día?” La pre­gun­ta de Bren­da Chá­vez enla­za con otras con­se­cuen­cias ‑en Occi­den­te- del mode­lo hiper­con­su­mis­ta: la angus­tia, el sufri­mien­to y la tris­te­za; de hecho, “los ansio­lí­ti­cos son uno de los fár­ma­cos más con­su­mi­dos según el Minis­te­rio de Sani­dad espa­ñol; y en 2030 tam­bién lo serán los anti­de­pre­si­vos, por­que se pre­vé que la depre­sión se posi­cio­ne como la pri­me­ra cau­sa de inca­pa­ci­dad en todo el mun­do”, expli­ca (el con­su­mo en Espa­ña de anti­de­pre­si­vos pasó de 61,2 dosis dia­rias por cada mil habi­tan­tes en 2010 a 77,2 en 2018, según Sta­tis­ta con datos de la OCDE). Al bor­de de un ata­que de com­pras defien­de, fren­te a la far­ma­co­lo­gía y la inges­ta masi­va de pas­ti­llas, tejer redes con ami­gos, fami­lia­res y com­pa­ñe­ros, ade­más de los cui­da­dos y el apo­yo mutuo.

El con­su­mo coti­diano de ali­men­tos, bie­nes y ser­vi­cios en el esta­do espa­ñol tam­bién expre­sa los des­equi­li­brios en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo. El libro publi­ca­do por Deba­te reco­ge el ejem­plo de un agri­cul­tor de Ali­can­te o Mur­cia: si ven­de a 0,24 euros el kilo­gra­mo de limo­nes para com­pe­tir con los cítri­cos del nor­te de Áfri­ca, el mayo­ris­ta los ofre­ce a un pre­cio de 0,78 euros y las gran­des super­fi­cies a 1,56 euros. “Entre el cam­po y la mesa el incre­men­to es del 550%”, con­clu­ye Chá­vez, quien pre­sen­ta la sec­ción Con­su­ma cru­de­za den­tro del pro­gra­ma radio­fó­ni­co Car­ne Cru­da, ads­cri­to a eldia​rio​.es.

No sólo se tra­ta de que cer­ca de 25.000 per­so­nas mue­ran de ham­bre dia­ria­men­te en el pla­ne­ta (ONU, 2015) y la obe­si­dad afec­te a 1.000 millo­nes (OMS, 2013). La inves­ti­ga­do­ra de Carro de com­ba­te apun­ta que una de cada cin­co muer­tes está rela­cio­na­da con la mala ali­men­ta­ción, debi­do ‑por ejem­plo- al abu­so de las gra­sas ani­ma­les, el sodio o los azú­ca­res. Ade­más de la res­pon­sa­bi­li­dad de la indus­tria agro­ali­men­ta­ria en las emi­sio­nes de gases de efec­to inver­na­de­ro, se refie­re a un infor­me de Kis­ti­ñe Gar­cía y Dolo­res Romano, publi­ca­do en 2018 por Eco­lo­gis­tas en Acción: una pera pue­de lle­gar a con­te­ner 49 pes­ti­ci­das.

“Para dar de comer a los 10.000 millo­nes de habi­tan­tes que sere­mos en 2050, el con­su­mo mun­dial de fru­tas, vege­ta­les, fru­tos secos o legum­bres debe­ría dupli­car­se, y el de azú­car y car­ne roja dis­mi­nuir a la mitad”, resu­me Bren­da Chá­vez (la pro­duc­ción de un kilo de vacuno requie­re cer­ca de 15.000 litros de agua, a lo que se agre­ga una gran can­ti­dad de vege­ta­les y cerea­les que podrían dedi­car­se a la ali­men­ta­ción huma­na).

El ensa­yo está atra­ve­sa­do por ape­la­cio­nes direc­tas al lec­tor, como “no les des más poder a las mul­ti­na­cio­na­les, ya tie­nen bas­tan­te”. La auto­ra jus­ti­fi­ca con datos y ejem­plos esta afir­ma­ción: las 500 mul­ti­na­cio­na­les más impor­tan­tes repre­sen­ta­ron en 1999 el 38% del PIB mun­dial, cifra que se ele­vó al 43% en 2008; y la ten­den­cia con­ti­nuó en aumen­to. Asi­mis­mo, la fac­tu­ra­ción anual de petro­le­ras como Shell y Exxon cua­dru­pli­ca el PIB de Ango­la; en 2012, Coca-Cola dobló el PIB de Tan­za­nia y tri­pli­có el de Mozam­bi­que. Otra cues­tión es el poder de los archi­mi­llo­na­rios y las des­igual­da­des en el mun­do (Car­los Slim tar­da­ría cer­ca de 220 años en gas­tar su for­tu­na, si lo hicie­ra a un rit­mo de un millón de dóla­res dia­rios; Aman­cio Orte­ga, 172 años; y Bill Gates, 218 años, según un infor­me de Oxfam Inter­món de 2014).

Al bor­de de un ata­que de com­pras reco­rre otras áreas del nego­cio glo­bal y su impac­to en el medio ambien­te. Pro­ce­den­tes del petró­leo, los plás­ti­cos se inser­tan en la vida coti­dia­na del ciu­da­dano occi­den­tal; el PE (poli­eti­leno) en el envol­to­rio de los ali­men­tos, el PET (teref­ta­la­to de poli­eti­leno) en enva­ses y bote­llas; o el PEAD (poli­eti­leno de alta den­si­dad) en bol­sas, deter­gen­tes y cham­pús, recuer­da. Así, cor­po­ra­cio­nes como Coca-Cola, Pepsi­Co, Dano­ne, Nestlé, Uni­le­ver o John­son & John­son tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad en el impac­to de la “pla­ga plás­ti­ca” (Green­pea­ce, 2019). Por otra par­te, “la indus­tria tex­til (y de la moda) es la más con­ta­mi­nan­te del mun­do tras la del petró­leo”. Bren­da Chá­vez con­clu­ye con dos ideas medu­la­res: “Huye de la supues­ta como­di­dad, nos vuel­ve inú­ti­les”; y “sé fru­gal, no aus­te­ri­ci­da”. 

Ima­gen fuen­te: Save the chil­dren

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *