Esta­dos Uni­dos. El desa­fío es con­ver­tir la pro­tes­ta en política

Por Derrick John­son, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 de junio de 2020

La eje­cu­ción en cáma­ra len­ta de Geor­ge Floyd ha encen­di­do un movi­mien­to social incan­des­cen­te. En todos los esta­dos y en todo el mun­do, per­so­nas de todos los colo­res, géne­ros y eda­des se unen para mar­char con furia y espe­ran­za, para renun­ciar al pasa­do y redi­mir el futuro.

El ani­ma­do gri­to de «Black Lives Mat­ter!» fue crea­do por tres orga­ni­za­cio­nes negras en 2013, enfu­re­ci­do y con­mo­cio­na­do por la abso­lu­ción del hom­bre que había ase­si­na­do a Tray­von Mar­tin de 17 años . Ellos y muchas otras orga­ni­za­cio­nes y acti­vis­tas cons­tru­ye­ron un movi­mien­to. La ira y el opti­mis­mo detrás de este movi­mien­to hacen eco de tem­po­ra­das simi­la­res de pro­tes­ta con­tra la bru­ta­li­dad san­cio­na­da por el esta­do hacia los negros, des­de Jim­mie Lee Jack­son, cuyo ase­si­na­to en 1965 por los poli­cías esta­ta­les de Ala­ba­ma ins­pi­ró la mar­cha de Sel­ma a Mont­go­mery, a la lar­ga lis­ta de hom­bres y muje­res negros des­ar­ma­dos que han muer­to a manos de la poli­cía y los vigi­lan­tes blancos.

Una can­ti­dad asom­bro­sa ha cam­bia­do en las pocas sema­nas pos­te­rio­res al ase­si­na­to de Floyd. El estran­gu­la­mien­to que lo mató ha sido prohi­bi­do en 20 ciu­da­des y con­tan­do. Los monu­men­tos con­fe­de­ra­dos se han derrum­ba­do, derri­ba­dos por mani­fes­tan­tes o (final­men­te) reti­ra­dos por fun­cio­na­rios. En todo el país, las comu­ni­da­des están sacan­do a la poli­cía de las escue­las y con­si­de­ran­do cómo recor­tar los pre­su­pues­tos de las fuer­zas del orden públi­co y rein­ver­tir los fon­dos para abor­dar los pro­ble­mas fun­da­men­ta­les que la poli­cía está tan mal equi­pa­da para manejar.

Pero dema­sia­do se ha man­te­ni­do igual. Des­de el ase­si­na­to de Floyd, la poli­cía ha ase­si­na­do a hom­bres negros y marro­nes en Geor­gia y Cali­for­nia. En todo el país, se ha encon­tra­do a seis per­so­nas negras col­gan­do de los árbo­les, supues­tos sui­ci­dios que se ase­me­jan esca­lo­frian­te­men­te a lin­cha­mien­tos y han pro­vo­ca­do deman­das de inves­ti­ga­ción. Has­ta el momen­to, no se han pre­sen­ta­do car­gos con­tra los agen­tes de poli­cía de Louis­vi­lle que irrum­pie­ron en la casa de Breon­na Tay­lor en mar­zo pasa­do (uti­li­zan­do una orden de no gol­pe que des­de enton­ces ha sido prohi­bi­da) y la mata­ron a tiros mien­tras dormía.

Los cam­bios pro­vo­ca­dos por las pro­tes­tas son cru­cia­les, pero se nece­si­ta más para des­arrai­gar el racis­mo tan pro­fun­da­men­te arrai­ga­do en los sis­te­mas socia­les, eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos de nues­tra nación. Las polí­ti­cas públi­cas del pasa­do ayu­da­ron a crear nues­tras prác­ti­cas actua­les de exclu­sión y des­in­ver­sión. Por ejem­plo, la segre­ga­ción resi­den­cial actual es el resul­ta­do direc­to de las polí­ti­cas de prés­ta­mos hipo­te­ca­rios del siglo XX y los con­ve­nios de vivien­do res­tric­ti­vos que limi­ta­ron dón­de podían vivir los negros. El tiem­po no ha alte­ra­do mucho estos patro­nes dis­cri­mi­na­to­rios; solo el cam­bio de polí­ti­ca pue­de hacerlo.

Aho­ra es nues­tra opor­tu­ni­dad de aumen­tar la ener­gía del momen­to y pasar de la pro­tes­ta al poder al cam­bio de polí­ti­cas. Lo hemos hecho antes.Anuncio

Una de las pro­tes­tas más cele­bra­das en la his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos, la Mar­cha de 1963 en Washing­ton, obli­gó a la aten­ción de Esta­dos Uni­dos a la lucha por los dere­chos civi­les y los dere­chos de voto. La cam­pa­ña de dere­chos de voto fue diri­gi­da por las sucur­sa­les loca­les de NAACP, que abra­za­ron a los jóve­nes acti­vis­tas de SNCC y Core que lide­ra­ron las sen­ta­das y Free­dom Rides de prin­ci­pios de la déca­da de 1960 y les trans­mi­tie­ron años de expe­rien­cia en la lucha.

Asis­tí a Tou­ga­loo Colle­ge, una HBCU en Mis­sis­sip­pi, don­de tuve la opor­tu­ni­dad de ser capa­ci­ta­do en acti­vis­mo por orga­ni­za­do­res vete­ra­nos de NAACP, SNCC y otras orga­ni­za­cio­nes de dere­chos civi­les. A menu­do escu­ché a estos ancia­nos vol­ver a visi­tar los deba­tes estra­té­gi­cos de esa épo­ca, y me lla­mó la aten­ción la cla­ri­dad de su visión. Me ayu­dó a enten­der cómo la mar­cha de 1963 cam­bió el cli­ma polí­ti­co en Esta­dos Uni­dos. Este cam­bio con­du­jo al Free­dom Sum­mer en Mis­sis­sip­pi en 1964 y creó con­di­cio­nes favo­ra­bles para la Ley de Dere­chos Elec­to­ra­les de 1965, que final­men­te prohi­bió tác­ti­cas como los impues­tos elec­to­ra­les y las prue­bas de alfa­be­ti­za­ción que habían pri­va­do a la gran mayo­ría de los votan­tes negros en el sur.

Las pro­tes­tas nacio­na­les de hoy han crea­do una ali­nea­ción sin pre­ce­den­tes de per­so­nas que se pare­cen a Esta­dos Uni­dos, todos jun­tos defen­dien­do la jus­ti­cia. Debe­mos usar el poder de las per­so­nas para trans­for­mar no solo cora­zo­nes y men­tes, sino tam­bién leyes y lide­raz­go. La ruta más direc­ta y urgen­te es a tra­vés de la votación.

Trump ha demos­tra­do ser un peli­gro para la salud y la segu­ri­dad de todos en Esta­dos Uni­dos, en par­ti­cu­lar de los negros. Las ofi­ci­nas elec­ti­vas más aba­jo en la bole­ta tam­bién impac­tan la vida dia­ria de los negros: los miem­bros de la jun­ta esco­lar que dan for­ma a la edu­ca­ción de nues­tros hijos; los fis­ca­les de dis­tri­to que deci­den si pre­sen­tar car­gos; los alcal­des y los miem­bros del con­se­jo muni­ci­pal que con­tra­tan a jefes de poli­cía y deter­mi­nan las polí­ti­cas del depar­ta­men­to de policía.

Des­pués de votar con nues­tros pies en pro­tes­ta, debe­mos usar el poder de las urnas para enviar un men­sa­je nue­vo y con­tun­den­te sobre las solu­cio­nes polí­ti­cas que exi­gi­mos y los valo­res de la jus­ti­cia racial que esas polí­ti­cas deben incorporar.

Al igual que la mar­cha en Washing­ton, las pro­tes­tas de hoy son cata­li­za­do­res para el cam­bio. Han abier­to los ojos de una nación para que poda­mos trans­for­mar el tema de la jus­ti­cia racial de un deba­te par­ti­dis­ta a un examen de con­cien­cia nacio­nal, a tra­vés del cual las per­so­nas de todos los colo­res pue­den usar las herra­mien­tas de la demo­cra­cia para crear un futu­ro mejor y más jus­to para nues­tro fami­lias y nues­tro país. Inclu­so mien­tras mar­cha­mos, debe­mos luchar, y votar, por nues­tras pro­pias vidas.

Fuen­te: The guar­dian

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *