Cuba. La con­tra­rre­vo­lu­ción cuba­na entre King y Trump

Por René Gon­zá­lez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 junio 2020

El vie­jo F., que esta­ba per­dien­do la vis­ta, me desig­na­ba con­duc­tor cuan­do, entre vue­lo y vue­lo, toca­ba la hora de irnos a tomar un café o a degus­tar de aquel espec­ta­cu­lar pollo chi­fla­do que se ela­bo­ra­ba jus­to al lado del aero­puer­to Ken­dall-Tamia­mi. Casi siem­pre se suma­ba algún estu­dian­te, o tal vez uno de aque­llos pilo­tos madu­ros que esco­gían el Aero­Club para ir a rezu­mar el pus acu­mu­la­do tras años de derro­tas fren­te a la revo­lu­ción cuba­na.

Aquel día, cuan­do iba a ocu­par el espa­cio de par­queo dis­po­ni­ble, se me atra­ve­só, con paso tra­ba­jo­so, un afro­ame­ri­cano entra­do en años. Yo detu­ve el auto has­ta que el par­queo estu­vie­ra libre, y mien­tras el anciano se apro­xi­ma­ba al lími­te del área escu­ché, des­de el asien­to tra­se­ro, a nues­tro acom­pa­ñan­te del día Angel P.

  • “En el Con­go me paga­ban para matar­los y aquí ten­dría que pagar­lo como si fue­ra blan­co”.

En efec­to, jun­to a otros pilo­tos cuba­nos, Angel P. había for­ma­do la colum­na ver­te­bral de la avia­ción mer­ce­na­ria emplea­da por la CIA para barrer con los ves­ti­gios de los hom­bres de Patri­cio Lumum­ba. Algu­nos eran ex miem­bros de la fuer­za aérea batis­tia­na, otros habían pilo­tea­do los avio­nes que die­ron cober­tu­ra al des­em­bar­co en Pla­ya Girón, o algu­nos sen­ci­lla­men­te habían aban­do­na­do Cuba para caer en los bra­zos de la agen­cia, en algu­na de aque­llas ofi­ci­nas de reclu­ta­mien­to que pulu­la­ban en el Mia­mi de los 60. Las ope­ra­cio­nes de tie­rra habían sido encar­ga­das a los bru­ta­les mer­ce­na­rios rode­sia­nos, de cuya efi­cien­cia Angel P. daba fe, con­tán­do­nos diver­ti­do como aque­llos podían for­zar a un negro a tomar­se una bote­lla de alcohol para lue­go abrir­le el abdo­men y pren­der­le fue­go.

Bueno. No exac­ta­men­te “negro”. Para las hues­tes de la con­tra­rre­vo­lu­ción mia­men­se había dos tér­mi­nos que por su equi­va­len­cia eran impro­nun­cia­bles: Negro y comu­nis­mo. Nun­ca escu­ché a Angel P. o a los de su tipo emi­tir esas pala­bras sin que sona­ran “nneggrrro” y “com­mu­nishshsh­mo”. Era inevi­ta­ble que a mitad del tér­mino como que comen­za­ran a rechi­nar los mola­res, y se enre­da­ran las letras para salir como en un gru­ñi­do con el que, supon­go, acen­tua­ban el horror de tener que pro­nun­ciar­las.

Para aque­llos ada­li­des de la liber­tad y la demo­cra­cia de Cuba las luchas por los dere­chos civi­les pasa­ron sin penas ni glo­rias. Mia­mi era uno de los pocos luga­res en que el día de Mar­tin Luther King no era moti­vo de con­me­mo­ra­ción, y el que por su pues­to ofi­cial se veía obli­ga­do a recor­dar­lo no deja­ba esca­par su des­agra­do por la ingra­ti­tud que le impo­nía la tarea. Ni siquie­ra el hecho de que el para­dig­ma que se cons­tru­ye­ran para con­tra­po­ner­lo a toda la cul­tu­ra que había que­da­do en la isla, tuvie­ra la piel negra, ins­pi­ró en alguno de ellos el impul­so opor­tu­nis­ta de acer­car­se a quie­nes, en aque­llos años, lucha­ban por que se acep­ta­ra que el color de la piel no tenía por qué sig­ni­fi­car menos­ca­bo a la dig­ni­dad del ser humano.

Hubo, sí, un parén­te­sis por los años 90, cuan­do algu­nos gru­pos anti­cas­tris­tas deci­die­ron jugar a la car­ta de la “pro­tes­ta no vio­len­ta” con­tra el gobierno de Cuba, uti­li­zan­do para ello el tema de los bal­se­ros y el pre­ten­di­do “dere­cho al retorno”, en las acti­vi­da­des pro­vo­ca­ti­vas con­tra la isla que tuvie­ron lugar a media­dos de la déca­da. Cuan­do José Basul­to ‑a quien no se le pue­de esca­mo­tear el reco­no­ci­mien­to a su ima­gi­na­ción- deci­dió con­ver­tir­se en el Mar­tin Luther King del gue­to mia­men­se, se pro­du­jo un bre­ve cor­te­jo a la fun­da­ción lide­ra­da por la viu­da, Coret­ta Scott King, que duró jus­to el tiem­po en que a ella le toma­ra per­ca­tar­se de la poca quí­mi­ca de sus súbi­tos admi­ra­do­res con cual­quier cau­sa que impli­ca­ra igual­dad racial, o cual­quie­ra otra. No que las mani­fes­ta­cio­nes en con­fian­za de Basul­to enton­ces, res­pec­to a los escrú­pu­los que tuvie­ra que ven­cer para bus­car tal alian­za, le impi­die­ran lue­go traer a cola­ción en el jui­cio de los Cin­co su supues­ta rela­ción con la MLK Memo­rial Foun­da­tion para su bene­fi­cio ante los afros en el jura­do, por supues­to.

Y así han pasa­do los años, y el anti­cas­tris­mo se las ha arre­gla­do para mirar des­de la cer­ca –aún cuan­do des­de un lado bien defi­ni­do de ella- los con­flic­tos que han enfren­ta­do a la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na al racis­mo endé­mi­co que la corroe. Al menos en lo per­so­nal, dada mi expe­rien­cia, nun­ca se me hubie­ra ocu­rri­do espe­rar que el esta­blish­ment de la con­tra­rre­vo­lu­ción cuba­na mos­tra­ra la más míni­ma sim­pa­tía por quie­nes han esta­do exi­gien­do jus­ti­cia tras el ase­si­na­to de Geor­ge Floyd, des­de todas las tona­li­da­des que su diver­si­dad racial con­fie­re a la pobla­ción nor­te­ame­ri­ca­na.

Pero he aquí que, cuan­do la bru­ta­li­dad del racis­mo poli­cia­co yan­kee ha levan­ta­do una ola de indig­na­ción que reco­rre el pla­ne­ta, y esa bru­ta­li­dad se repli­ca a lo lar­go de todo el país para aplas­tar el jus­to recla­mo de millo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos, los here­de­ros de aque­llos anti­cas­tris­tas que cono­cí años atrás optan por subir aún más la para­da y deci­den bajar­se de la cer­ca, poner pies con fir­me­za en tie­rra y rom­per sus lan­zas bajo el mot­to de Ley, Orden, apo­yo a la poli­cía y a Trump. Si no se les cono­cie­ra, cos­ta­ría tra­ba­jo pen­sar que son los mis­mos que pro­mue­ven la vio­len­cia en Cuba, lla­man­do inclu­so a ejer­cer­la con­tra la poli­cía y a “que­mar unos cuan­tos carros patru­lle­ros”.

Como medio siglo atrás, la con­tra­rre­vo­lu­ción cuba­na sigue hacien­do cau­sa común con el fas­cis­mo, el racis­mo y los peo­res ras­gos del impe­ria­lis­mo USA, del que siem­pre ha sido un ins­tru­men­to. Uni­dos por el cor­dón umbi­li­cal de su simi­lar natu­ra­le­za, los mer­ce­na­rios del Con­go y la pro­le cir­cen­se que hoy les suce­de nos recuer­dan los vicios que, hace más de 60 años, des­per­ta­ron a un pue­blo has­ta hacer­le revo­lu­cio­na­rio.

Uno no pue­de dejar de pen­sar en cuál sería la reac­ción de alguno de estos here­de­ros de Angel P. si de pron­to un día cual­quie­ra, mien­tras par­quean su auto­mó­vil, les dispu­tara el espa­cio, con paso tra­ba­jo­so, un afro­ame­ri­cano entra­do en años.

O, quien sabe, si tal vez un cubano negro en esa Cuba que no se can­san de pro­me­ter­nos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *