Argen­ti­na. «En los barrios, esta­mos ante un Esta­do cuya pri­me­ra inter­ven­ción se da en lo repre­si­vo»

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 junio 2020

En estos días de fina­les de junio en que se recuer­da masa­cre de Puen­te Puey­rre­dón, qui­si­mos con­ver­sar con Este­ban Marc­cio­ni, refe­ren­te del Fren­te Popu­lar Darío San­ti­llán, una orga­ni­za­ción con mili­tan­tes naci­dos a la lucha pique­te­ra de los años 90 y for­ma­da por hom­bres y muje­res que en aquel tiem­po enfren­ta­ban a gobier­nos ham­brea­do­res y repre­si­vos, y hoy jun­to a muchos jóve­nes sigue pelean­do por una socie­dad dis­tin­ta.

Que­re­mos pre­gun­tar­te ¿qué recor­das de aquel día 26 de junio de 2002? ¿cuán­to sig­ni­fi­ca­ba para uste­des, mili­tan­tes jóve­nes, un hecho como ese, el ase­si­na­to a san­gre fría de dos com­pa­ñe­ros como Maxi y Darío? 

– Es un hecho que noso­tros enten­de­mos que mar­có a toda una gene­ra­ción mili­tan­te, pero que tam­bién influ­yó en la his­to­ria de nues­tro país. Lo que deri­vó de la feroz repre­sión des­ata­da por el Gobierno Nacio­nal fue el ade­lan­ta­mien­to de elec­cio­nes y la sali­da del pre­si­den­te de ese momen­to, Eduar­do Duhal­de. Tam­bién sig­ni­fi­có el fin de su carre­ra polí­ti­ca: des­de ese 26 de junio hacia ade­lan­te, Duhal­de nun­ca más vol­vió a ser alter­na­ti­va polí­ti­ca para nues­tro país. Recor­de­mos que su plan en ese momen­to no era lla­mar a elec­cio­nes, sino que­dar­se y cum­plir con un man­da­to y recién ahí poder con­vo­car a votar. Yo empe­cé a mili­tar seis meses antes, como ima­gino que muchos de una gene­ra­ción que tene­mos hoy entre 30 y 40 años. Nos acer­ca­mos a la lucha en fun­ción de lo que veía­mos que pasa­ba en nues­tros pro­pios barrios, lo que tam­bién se cru­zó con el 19 y 20 de diciem­bre del 2001, en don­de pudi­mos orga­ni­zar esa rebel­día que venía­mos tra­yen­do ya como jóve­nes que tenía­mos alre­de­dor de 15 años. Mili­ta­ba en un barrio en las afue­ras de la ciu­dad de La Pla­ta, cer­qui­ta de don­de vivía, en Los Hor­nos.

-¿Allí te sor­pren­dió ese dolo­ro­so momen­to de la masa­cre?

– Sí, nos está­ba­mos pre­pa­ran­do para movi­li­zar por­que sabía­mos que iba a estar la masi­va mar­cha de los movi­mien­tos socia­les en el Puen­te Puey­rre­dón, noso­tros nos venía­mos orga­ni­zan­do en La Pla­ta. Cuan­do empe­zó la repre­sión, con los com­pa­ñe­ros que había­mos que­da­do en ir, nos avi­sa­ron que empe­za­ban a haber muer­tos y deci­di­mos final­men­te no ir y que­dar­nos en La Pla­ta. Des­de enton­ces mili­té varios años en el mis­mo lugar don­de lo hacía Darío, des­de hace 13 años lo hago en la ciu­dad de Lanús. Des­de esa expe­rien­cia, pue­do con­tar lo que ¡ sig­ni­fi­ca­ba toda esa cama­da de pibes y pibas que com­ba­tían en el terri­to­rio y vivían con Darío. Por un lado, hay una sen­sa­ción de que Darío era un com­pa­ñe­ro joven y mili­tan­te, pero que con su ges­to de que­dar­se con Maxi­mi­liano (Kos­te­ki), que ya esta­ba heri­do, acom­pa­ñán­do­lo en la esta­ción, tuvo la capa­ci­dad de sin­te­ti­zar lo que era esa gene­ra­ción mili­tan­te que, a fines de la déca­da del 90, el 2000 y 2001, dejó la vida que tenía para irse a vivir a los barrios popu­la­res y luchar jun­to a los sec­to­res más gol­pea­dos de nues­tra socie­dad por cam­biar el mun­do. Pero, ade­más lo hacía con una con­cien­cia y un lega­do de con­ti­nui­dad. El pro­pio Darío lo dice en un dis­cur­so que da un 24 de mar­zo, que noso­tros somos la con­ti­nui­dad de los mili­tan­tes des­apa­re­ci­dos. Enton­ces, la mili­tan­cia de noso­tros y noso­tras, los jóve­nes de fines del 90 y el 2000 la empe­za­mos a tomar como la con­ti­nui­dad de nues­tros vie­jos, tíos, del vecino que había sido mili­tan­te. En ese mis­mo barrio La Fe don­de esta­ba Darío, que que­da a 15 cua­dras de cuar­tel de Mon­te Chin­go­lo, es el mis­mo que inten­tó tomar el ERP y don­de hay un barrio en que había mucha par­ti­ci­pa­ción de las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­co-mili­ta­res en la déca­da del 70. Allí, esta­ba el ERP y cer­qui­ta había com­pa­ñe­ros Mon­to­ne­ros que hicie­ron des­apa­re­cer los mili­ta­res. Enton­ces, la mili­tan­cia a fines de los 90s y prin­ci­pios del 2000 la enten­día­mos como la de «estar en el lugar en don­de tenía­mos que estar», por­que era el sec­tor que peor la esta­ba pasan­do, pero tam­bién como una con­ti­nui­dad de un lega­do his­tó­ri­co de mili­tan­cia de nues­tro país. 

– ¿Qué crees que ha cam­bia­do en esos barrios, des­de aque­lla épo­ca a la actual. Me refie­ro, en cuan­to a las caren­cias y difi­cul­ta­des que tie­ne la gen­te para sobre­vi­vir? ¿Cómo está la orga­ni­za­ción popu­lar hoy dan­do res­pues­tas a esta difí­cil coyun­tu­ra? 

– Si se ven los videos de Darío cuan­do está en la toma en el barrio La Fe, lamen­ta­ble­men­te, tene­mos que decir que tan­to no ha cam­bia­do o lo que cam­bió fue en cuan­to a la volun­tad de los pro­pios veci­nos para dar­se su pro­pia orga­ni­za­ción popu­lar. Cada vecino y veci­na que en ese momen­to tenía una casa de cha­pa, hoy tie­ne una casa. Aho­ra en las con­di­cio­nes del barrio, no tie­ne cloa­cas, el ten­di­do de luz es muy pre­ca­rio, no hay agua pota­ble. Enton­ces, las con­di­cio­nes mate­ria­les en las que se viven en estos 20 años no han cam­bia­do mucho. Sí ha cam­bia­do en lo orga­ni­za­ti­vo, noso­tros hemos cre­ci­do como orga­ni­za­ción en cuan­to al desa­rro­llo polí­ti­co que se hace. 

-Habla­nos de cómo se fue desa­rro­llan­do el FPDS.

-Nace­mos como un movi­mien­to de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras des­ocu­pa­dos que pre­ten­día­mos dar res­pues­ta a esa pri­me­ra nece­si­dad que era la fal­ta de tra­ba­jo. Cuan­do empe­za­mos a estar más pre­sen­tes en los terri­to­rios enten­di­mos que la cri­sis había gol­pea­do tan fuer­te que ya no era la fal­ta de tra­ba­jo el pro­ble­ma, sino que era la ali­men­ta­ción, que la gen­te no tenía para comer. Empe­za­mos a dar res­pues­tas con los come­do­res popu­la­res y a gene­rar nues­tra pro­pia fuen­te de tra­ba­jo a tra­vés de coope­ra­ti­vas auto­ges­tio­na­das. En ese mis­mo barrio hoy tene­mos un bachi­lle­ra­to ofi­cial para adul­tos que no pue­den ter­mi­nar la pri­ma­ria, tene­mos un jar­dín de pri­me­ra infan­cia, de nenes y nenas de 45 días a 3 años que no tenían ofer­ta para ano­tar­se, o todo era del ámbi­to pri­va­do. Hoy, uno de los pocos jar­di­nes de carác­ter públi­co, al que pue­de ir cual­quier hijo o hija de veci­na, de pri­me­ra infan­cia en todo el muni­ci­pio de Lanús es el de ese barrio. Enton­ces, ha cam­bia­do la cons­truc­ción de las orga­ni­za­cio­nes en don­de ya no pasa­mos tan sólo a dar res­pues­ta a la cues­tión ali­men­ta­ria, sino que hay un tra­ba­jo, un teji­do cons­trui­do, mucho más pro­fun­do, en don­de ya empe­za­mos a ver como la orga­ni­za­ción es la que ven­de el pan bara­to, la que posi­bi­li­ta la esco­la­ri­dad de la fami­lia, que el adul­to pue­da ter­mi­nar la escue­la, ade­más de seguir garan­ti­zan­do la comi­da y el tra­ba­jo. Por lo cual, la pene­tra­ción que hemos teni­do las orga­ni­za­cio­nes en los terri­to­rios en estos 20 años ha sido tal que hoy es impo­si­ble pen­sar a la Argen­ti­na sin los movi­mien­tos socia­les, es impo­si­ble pen­sar la mag­ni­tud de la cri­sis que tie­ne hoy nues­tro país sin estos movi­mien­tos. Para poner un ejem­plo, en el barrio La Fe se hizo el Plan Detec­tar para ver casa por casa veci­nos y veci­nas que ten­gan sín­to­mas de coro­na­vi­rus, Quie­nes orga­ni­za­mos el desa­rro­llo fui­mos noso­tros y noso­tras, diji­mos por­que lugar había que entrar y salir, qué vecino o veci­na tenía sín­to­mas o había esta­do en con­tac­to. Eso es lo que ha cam­bia­do en el barrio, las orga­ni­za­cio­nes somos las que hoy orde­na­mos la vida del terri­to­rio, y no las orga­ni­za­cio­nes como algo externo, que vie­ne de afue­ra, sino como el espa­cio de orga­ni­za­ción de los veci­nos. 

– ¿Qué pasa con la rela­ción con el Esta­do en todos los aspec­tos, ali­men­ta­rio, repre­si­vo? ¿cómo se hace o no pre­sen­te el Esta­do en este barrio o en cual­quie­ra de los otros que uste­des mili­tan? 

‑Aho­ra hay con­ten­cio­nes. Creo que el Esta­do siem­pre está y la deci­sión que no esté es tam­bién estar, creo que no exis­te eso de «no está el Esta­do», en todo caso hay una deci­sión de que no esté, de que ahí no apa­rez­ca y esa es la for­ma de «estar pre­sen­te». La pri­me­ra inter­ven­ción, lamen­ta­ble­men­te, que hay des­de el Esta­do capi­ta­lis­ta en los barrios popu­la­res siem­pre es con la Poli­cía, siem­pre es el aspec­to repre­si­vo, por­que la Poli­cía tie­ne una lógi­ca de con­trol terri­to­rial, por­que orga­ni­za al tran­sa que ven­de la dro­ga, por­que les cobra a los pibes que salen a afa­nar. Des­pués, más en tér­mi­nos rei­vin­di­ca­ti­vos, si bien somos cons­cien­tes de que hubo un cam­bio de gobierno en nues­tro país y, por suer­te le dimos una pata­da en el culo a Macri y no es más pre­si­den­te, la reali­dad es que hoy esta­mos con muchos tiro­neos con el Gobierno Nacio­nal, que es una par­te de la repre­sen­ta­ción del Esta­do. El Gobierno no vie­ne dan­do res­pues­ta a las deman­das que plan­tea­mos las orga­ni­za­cio­nes socia­les a nivel ali­men­ta­rio, de gene­ra­ción de empleo, nos jus­ta­ría poder decir que el Gobierno nos está escu­chan­do y que hay una polí­ti­ca acti­va para cam­biar la reali­dad que viven los barrios popu­la­res, pero la reali­dad no es esa. Hace 20 años que lo úni­co que pasa en ese barrio es a tra­vés de la orga­ni­za­ción de los pro­pios veci­nos que no cuen­tan con el Esta­do. Enton­ces, lamen­ta­ble­men­te, esta­mos ante un mode­lo de Esta­do que la pri­me­ra inter­ven­ción es lo repre­si­vo, lo segun­do es no estar, y recién apa­re­ce cuan­do está todo bas­tan­te pren­di­do fue­go. 
– ¿Qué sen­tís a 18 años de la masa­cre de Puen­te Puey­rre­dón que, por ejem­plo, un per­so­na­je como Feli­pe Solá siga flo­tan­do, a pesar de todo lo que se ha dicho de él y todas las denun­cias que la fami­lia de Darío San­ti­llán ha hecho sobre su par­ti­ci­pa­ción en los hechos de 2002?

– Me da bron­ca. Esto no es una pelea que la damos noso­tros de capri­cho­sos, de que bus­ca­mos ven­gan­za, ni tam­po­co es una fami­lia des­pe­cha­da pelean­do por jus­ti­cia por su hijo que lo han mata­do. Acá noso­tros enten­de­mos que el que no haya jus­ti­cia, no haya inves­ti­ga­ción en las res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas sobre quien dio la orden que en esa movi­li­za­ción popu­lar se dis­pa­re con plo­mo, por lo cual Darío y Maxi están muer­tos y hubo 30 heri­dos de bala de plo­mo que podrían haber corri­do las mis­mas cir­cuns­tan­cias, todo eso se dio por­que hubo una deci­sión del Poder Eje­cu­ti­vo nacio­nal, ampa­ra­do tam­bién por el Poder Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial, de que se desa­rro­lle ese día una bala­ce­ra. Que no se avan­ce en las inves­ti­ga­cio­nes polí­ti­cas lo enten­de­mos como una deu­da de la demo­cra­cia en nues­tro país. Con el ase­si­na­to de los com­pa­ñe­ros logra­mos algo impor­tan­te que es que has­ta que pasó era impen­sa­do que se meta pre­sos a quie­nes dis­pa­ra­ron, a los res­pon­sa­bles mate­ria­les. A par­tir de ahi se gene­ró un techo, como decir «más de eso no», has­ta ahí es lo que aguan­ta el sis­te­ma polí­ti­co argen­tino. Aho­ra, cuan­do hay que pasar a inves­ti­gar a los res­pon­sa­bles polí­ti­cos, a quién dio la orden de dis­pa­rar a esos tipos, por­que no nos cree­mos el cuen­to de que eran dos loqui­tos suel­tos. Nun­ca en este país la Poli­cía actúa si no tie­ne una orden del Poder Eje­cu­ti­vo, nun­ca en este país se arma un ope­ra­ti­vo de todas las Fuer­zas repre­si­vas del Esta­do, Gen­dar­me­ría, Pre­fec­tu­ra, Poli­cía Fede­ral y Poli­cía de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, si no hay una orden del Poder Eje­cu­ti­vo. Enton­ces, que eso se lo pre­ten­da seguir cons­tru­yen­do como que fue un loqui­to suel­to y que el Poder Eje­cu­ti­vo se vio des­bor­da­do en dicha cir­cuns­tan­cia, demues­tra que es la deci­sión que tie­ne la cla­se polí­ti­ca argen­ti­na, una cas­ta polí­ti­ca que hay en nues­tro país, de has­ta don­de poder lle­gar. Pasa con la situa­ción de Darío y Maxi, pero tam­bién con la de Car­los Fuen­teal­ba, que no se inves­ti­ga quien dio la orden para que se desa­rro­lle ese esce­na­rio repre­si­vo, pasa con los muer­tos y muer­tas balea­dos y balea­das del 19 y 20 de diciem­bre del 2001, el pre­si­den­te de ese momen­to, que era el pre­si­den­te a car­go, que dio la orden de que se dis­pa­re con plo­mo ese día, siem­pre estu­vo libre. Tam­bién, pasa con todas las deci­sio­nes repre­si­vas, con Rafa Nahuel, con San­tia­go Mal­do­na­do. ¿Quién le dio la orden a Gen­dar­me­ría para que desa­rro­lle ese esce­na­rio repre­si­vo en el medio de la cor­di­lle­ra con­tra el pue­blo mapu­che? Esas son deci­sio­nes polí­ti­cas. Noso­tros enten­de­mos que a 18 años del ase­si­na­to de nues­tros com­pa­ñe­ros, hay una fami­lia que pide jus­ti­cia, los com­pa­ñe­ros de Darío y Maxi piden jus­ti­cia, y no es sólo eso el deseo de la fami­lia, de la mili­tan­cia, no es una cues­tión de revan­cha, no es tan sólo decir que como mata­ron a nues­tros com­pa­ñe­ros tie­nen que estar todos pre­sos. Enten­de­mos que hay una cues­tión de deu­da de la demo­cra­cia en nues­tro país. No pue­de ser que a 43 años del Gol­pe de Esta­do, don­de han des­apa­re­ci­do a 30.000 mili­tan­tes popu­la­res y don­de muchos creí­mos que des­pués de eso no se podía repe­tir lo mis­mo. O como ayer lo decía Vicen­te Zito Lema: «vol­ví al país des­pués de la Dic­ta­du­ra cre­yen­do que nun­ca más iba a tener que ente­rrar a un com­pa­ñe­ro y tuvi­mos que ente­rrar a varios más». No pue­de ser que des­pués del Gol­pe geno­ci­da en nues­tro país el sis­te­ma polí­ti­co gene­re una alian­za, al mejor esti­lo de una cas­ta, de decir has­ta dón­de se inves­ti­ga y no dejar que se los inves­ti­gue, que son los que dan las órde­nes.

Trans­crip­ción: Gui­ller­mi­na R. Itu­rral­de

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *