Puer­to Rico. El virus del odio

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de junio de 2020

Las siglas LGBTTIQPA+ se usan para refe­rir­se a las per­so­nas les­bia­nas, gays, bise­xua­les, trans­gé­ne­ros, tran­se­xua­les, inter­se­xua­les, queer, pan­se­xua­les, ase­xua­les, entre otras. Las cate­go­rías son para com­pren­der las diver­si­da­des, no para enca­jo­nar. Las per­so­nas son diver­sas cul­tu­ral y bio­ló­gi­ca­men­te. La sexua­li­dad es com­ple­ja, diver­sa y cam­bian­te. Sin embar­go, la socie­dad se ha cons­trui­do segre­gan­do entre homo­se­xua­les y hete­ro­se­xua­les, exclu­yen­do las diver­si­da­des e impo­nien­do la hete­ro­se­xua­li­dad obligatoria.

La orien­ta­ción sexual, expre­sión e iden­ti­dad de géne­ro no son enfer­me­da­des. Así lo han decla­ra­do gre­mios pro­fe­sio­na­les tales como la Aso­cia­ción de Psi­co­lo­gía, Psi­quia­tría, Con­se­je­ría, Pedia­tría, Tra­ba­jo Social, la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud, entre otras. Lo que afec­ta la salud es el odio. El odio se mani­fies­ta de múl­ti­ples for­mas tales como el racis­mo, el sexis­mo, el cla­sis­mo, la xeno­fo­bia, la trans­fo­bia, la homo­fo­bia, la geron­to­fo­bia, entre otras. El odio cau­sa las vio­len­cias. Las vio­len­cias gene­ran trau­mas. Los fac­to­res que per­pe­túan las vio­len­cias son estruc­tu­ra­les e ins­ti­tu­cio­na­les. La inequi­dad es estruc­tu­ral. La trans­fo­bia y la homo­fo­bia ins­ti­tu­cio­nal se legi­ti­man en ins­ti­tu­cio­nes socia­les tales como el Esta­do, las igle­sias, las fami­lias, los medios de comu­ni­ca­ción y las escue­las. Los dis­cur­sos de odio estig­ma­ti­zan, des­hu­ma­ni­zan y demo­ni­zan a las per­so­nas trans, no bina­rias y sexual­men­te diver­sas. El odio es social y es como un virus. Des­de bebes somos vul­ne­ra­bles al con­ta­gio. Duran­te el pro­ce­so de socia­li­za­ción vamos inter­na­li­zan­do dis­cur­sos de odio y pre­jui­cios. La pan­de­mia del odio se espar­ció en las socie­da­des huma­nas arre­ba­tan­do millo­nes de vidas alre­de­dor del mun­do. Son alar­man­tes las cifras de per­so­nas LGBTTIQPA+, afro­des­cen­dien­tes y muje­res tor­tu­ra­das, ase­si­na­das y vio­la­das. Aún en el siglo XXI hay paí­ses con pena de cár­cel y de muer­te para las per­so­nas LGBTTIQPA+. Esto vio­len­ta los dere­chos huma­nos a la no dis­cri­mi­na­ción, a la pro­tec­ción de la vida, a la segu­ri­dad, a no sufrir tor­tu­ras, entre otros.

La ley fede­ral de deli­tos de odio de 1969 fue enmen­da­da por la ley Matthew She­pard de 2009 para incluir los crí­me­nes moti­va­dos por géne­ro, orien­ta­ción sexual e iden­ti­dad de géne­ro (real o per­ci­bi­da). En Puer­to Rico la ley 46 de 2002 enmen­dó la regla 171 de pro­ce­di­mien­to cri­mi­nal para incluir el agra­van­te si el deli­to fue moti­va­do por razón de sexo, orien­ta­ción sexual, géne­ro e iden­ti­dad de géne­ro. Dichas cate­go­rías se logra­ron incluir en el Art. 72 del Códi­go Penal de 2004. Tam­bién, se luchó para que se man­tu­vie­ran en el Códi­go Penal de 2012 en el Art. 66. Sin embar­go, no ha sido sólo luchar la apro­ba­ción de leyes equi­ta­ti­vas, sino tam­bién para que se imple­men­ten. El agra­van­te de odio ha sido apli­ca­do en muy pocos casos gene­rán­do­se así la des­con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes poli­cia­cas y judi­cia­les. La res­pues­ta a esta situa­ción ha sido la fis­ca­li­za­ción ciu­da­da­na de acti­vis­tas exi­gien­do que se reco­noz­can, inves­ti­guen y escla­rez­can los crí­me­nes de odio. Invi­si­bi­li­za­dos que­dan en los regis­tros ofi­cia­les muchos even­tos de vio­len­cias que a dia­rio afron­tan las per­so­nas sexual­men­te diver­sas. Los crí­me­nes de odio son la for­ma de vio­len­cia más visi­ble. Por ejem­plo, el Ángel de los Sol­te­ros, ase­sino en serie duran­te la déca­da de los 80. Es ate­rra­dor que el odio se per­pe­túa en el tiem­po. Even­tos recien­tes de crí­me­nes de odio alar­gan la lis­ta de per­so­nas LGBTTIQPA+ atroz­men­te ase­si­na­das. Por ejem­plo, la masa­cre de Pul­se, los crí­me­nes de odio de Neu­li­sa Ale­xa, Yam­pi, Sere­na Ange­li­que, Lay­la Pelaez, Pené­lo­pe, entre otres. Recien­te­men­te se esti­ma que 10 per­so­nas de las comu­ni­da­des LGBTTIQPA+ han sido ase­si­na­das en el tér­mino de 15 meses. La situa­ción de Ale­xa con­mo­cio­nó a la socie­dad puer­to­rri­que­ña por­que refle­ja la exclu­sión social y el dis­cri­men múl­ti­ple no sólo por ser trans, sino tam­bién por ser mujer empo­bre­ci­da, trau­ma­ti­za­da y sin vivien­da. A Ale­xa se le juz­gó social­men­te por usar el baño que corres­pon­día a su iden­ti­dad de géne­ro. Es indig­nan­te la impu­ni­dad para los res­pon­sa­bles del cri­men, ya que evi­den­cia la falla en la debi­da dili­gen­cia del Esta­do pre­ve­nir, inves­ti­gar, repa­rar daños a las víc­ti­mas y san­cio­nar a los res­pon­sa­bles del deli­to. Igual­men­te, indig­nan­te es que agen­tes de la poli­cía se refi­rie­ron a Ale­xa como un hom­bre ves­ti­do de mujer. Esto demos­tró públi­ca­men­te la vio­la­ción a la Orden Gene­ral de la poli­cía (624 de 2015) que esti­pu­la el deber de tra­tar a las per­so­nas trans según su iden­ti­dad. Más que refor­ma, la poli­cía nece­si­ta transformación.

Exis­ten pro­mo­to­res del odio que con­ti­núan gol­pean­do a las comu­ni­da­des LGBTTIQPA+. Con sus dis­cur­sos de odio con­de­nan a las comu­ni­da­des diver­sas a una vida no via­ble. Sin embar­go, el dere­cho a la liber­tad de expre­sión no pue­de ser invo­ca­do para jus­ti­fi­car las vio­len­cias. Por ejem­plo, el pro­gra­ma SuperX­clu­si­vo de Kob­bo San­ta­rro­sa tuvo que­re­llas en la FCC, boi­cot y reti­ro de sus aus­pi­cia­do­res por su dis­cur­so de odio. A Ricky Rose­lló el pue­blo lo des­pi­dió, tras salir a la luz públi­ca el infa­me chat con men­sa­jes homo­fó­bi­cos, misó­gi­nos, entre otros. Igual­men­te, la his­to­ria ates­ti­gua la pro­mo­ción del odio con dis­cur­sos públi­cos que salen de la boca de Wan­da Rolón, Jor­ge Rasch­ke, el sacer­do­te Car­los Pérez, Cesar Váz­quez, Ricky Rosa­do, Rive­ra Shatz, la Pas­to­ra Nay­da Vene­gas, María M. Char­bo­nier, Car­los Mén­dez, entre otrxs. Estos per­so­na­jes son res­pon­sa­bles de la vio­len­cia trans­fó­bi­ca y homo­fó­bi­ca por el “hate speech” que ver­ba­li­zan y que cons­ti­tu­ye una cam­pa­ña públi­ca de odio con­tra las comu­ni­da­des LGBTTIQPA+. No obs­tan­te, el odio se dis­fra­za y se nie­ga a sí mis­mo. Esto se obser­va en el mal lla­ma­do par­ti­do Pro­yec­to “Dig­ni­dad” cuyo por­ta­voz es Cesar Váz­quez, quien tie­ne un his­to­rial pro­ba­do de opo­si­ción a los dere­chos huma­nos de las comu­ni­da­des LGBTTIQPA+. En posi­cio­nes de poder se nece­si­ta a per­so­nas que defien­dan los dere­chos huma­nos. Estos gru­pos de odio fun­da­men­ta­lis­tas con­ti­núan impul­san­do la agen­da del odio. Las comu­ni­da­des LGBTTIQPA+ bata­lla­ron con­tra una ley de “liber­tad reli­gio­sa” que jus­ti­fi­ca­ba el dis­cri­men. Los fun­da­men­ta­lis­mos fun­da­men­tan el odio.

His­tó­ri­ca­men­te los dere­chos han sido lucha­dos. Las leyes equi­ta­ti­vas han sido apro­ba­das a cuen­ta­go­tas y están bajo ame­na­za. Algu­nos dere­chos tales como poder casar­se y adop­tar han apli­ca­do a Puer­to Rico por deci­sión de la Cor­te Supre­ma de los EE. UU. Los gobier­nos le dan para ade­lan­te y para atrás a las polí­ti­cas públi­cas equi­ta­ti­vas. Por ejem­plo, en el Depar­ta­men­to de Edu­ca­ción se han apro­ba­do y se han dero­ga­do polí­ti­cas de equi­dad tales como la edu­ca­ción con pers­pec­ti­va de géne­ro y ves­tir­se según la iden­ti­dad de géne­ro. Recien­te­men­te defen­sorxs de dere­chos huma­nos exi­gían públi­ca­men­te a la Gober­na­do­ra, Wan­da Váz­quez Gar­ced, que vete­ra el pro­yec­to del nue­vo Códi­go Civil. El pro­yec­to de ley de la auto­ría de María Mila­gros Char­bo­nier y el sacer­do­te Car­los Pérez tuvo que ser enmen­da­do por­que res­ta­ba dere­chos y fue ela­bo­ra­do des­de la pers­pec­ti­va del con­ser­va­du­ris­mo reli­gio­so. Peri­tos han seña­la­do que no fue un pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo y en algu­nos artícu­los es ambi­guo y las leyes deben ser cla­ras. Por ejem­plo, se eli­mi­nó de dicho códi­go cual­quier refe­ren­cia a orien­ta­ción sexual e iden­ti­dad de géne­ro. El nue­vo Códi­go Civil sigue exclu­yen­do del acce­so igua­li­ta­rio a las unio­nes civi­les. No inclu­yó la orien­ta­ción sexual, la iden­ti­dad y expre­sión de géne­ro como cate­go­rías legal­men­te pro­te­gi­das ante la invi­si­bi­li­dad y dis­cri­mi­na­ción his­tó­ri­ca con­tra la dis­cri­mi­na­ción de las comu­ni­da­des LGBTIQPA+. Siguen sin legis­lar­se leyes pro­tec­to­ras anti­dis­cri­men en áreas tales como el acce­so a los bie­nes y ser­vi­cios, la vivien­da y la aten­ción de la salud. El acce­so a la ciru­gía de afir­ma­ción de sexo, tera­pia hor­mo­nal y prohi­bir las «tera­pias» de con­ver­sión, en par­ti­cu­lar en menores.

Urge res­ca­tar y crear entes fis­ca­li­za­do­res impar­cia­les con las facul­ta­des de inves­ti­gar que­re­llas de vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos y el obser­va­to­rio que reco­pi­le esta­dís­ti­cas con­fia­bles. La fis­ca­li­za­ción ciu­da­da­na y la acción social sur­gen como res­pues­ta ante la injus­ti­cia y la fal­ta de entes fis­ca­li­za­do­res impar­cia­les, que no sea el cabro velan­do a las lechu­gas. Sin embar­go, la auto­ges­tión comu­ni­ta­ria no jus­ti­fi­ca que el Esta­do se zapa­tee su res­pon­sa­bi­li­dad. Por el con­tra­rio, la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na impli­ca­ría cons­truir la demo­cra­cia participativa.

Las fami­lias, comu­ni­da­des y escue­las debe­rían ser espa­cios segu­ros. Es un dere­cho desa­rro­llar­se en un ambien­te sano y segu­ro. Las comu­ni­da­des LGBTIQPA+ tie­nen que lidiar con dis­tin­tas moda­li­da­des de vio­len­cias des­de la niñez y juven­tud. Sobre­vi­vir a con­tex­tos de des­in­for­ma­ción, dis­cri­men en la fami­lia y aco­so esco­lar. Las vio­len­cias psi­co­ló­gi­ca, físi­ca y sexual duran­te la niñez y juven­tud son detri­men­ta­les para la salud y cau­san trau­ma, depre­sión, ansie­dad, cri­sis sui­ci­da, entre otras. El odio dete­rio­ra la cali­dad de las rela­cio­nes socia­les. Defen­der la equi­dad es pro­mo­ción de la salud. Erra­di­car el odio es un fin social. La cul­tu­ra de odio pue­de cam­biar­se ins­ti­tu­cio­nal­men­te con polí­ti­cas de equi­dad. El odio va de la mano del mie­do, la des­in­for­ma­ción, los pre­jui­cios, la indi­fe­ren­cia y la insen­si­bi­li­dad. El antí­do­to es la edu­ca­ción basa­da en los valo­res de res­pe­to a las diver­si­da­des, la jus­ti­cia social, la equi­dad e igual­dad. La no vio­len­cia tam­bién se apren­de, como mis­mo se apren­den los pre­jui­cios. El com­por­ta­mien­to social pue­de cons­truir­se des­de la pers­pec­ti­va de los dere­chos huma­nos. Muchas per­so­nas se han sana­do de los pre­jui­cios, la opre­sión y el odio inter­na­li­za­do. Se pue­den cons­truir rela­cio­nes socia­les des­de la soli­da­ri­dad, la empa­tía, la sen­si­bi­li­dad y el amor.

FUENTE: 80 grados

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *