Puer­to Rico. Mira­da al País: El Pandemonio

Por Fer­mín L. Arrai­za Navas /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 16 de junio de 2020

Más allá del COVID-19, el abis­mo en que se encuen­tra Puer­to Rico comen­zó mucho antes que el coro­na­vi­rus. Pro­ble­mas que arras­tra­mos a par­tir del endeu­da­mien­to de nues­tro gobierno por déca­das y de la inter­ven­ción de la des­acre­di­ta­da Jun­ta Fis­cal bajo PROMESA des­de 2016. Si aña­di­mos la deba­cle pro­du­ci­da por opor­tu­nis­tas alle­ga­dos al gobierno tras el Hura­cán María, los terre­mo­tos de prin­ci­pios de 2020, y aho­ra el coro­na­vi­rus, tene­mos un “pan­de­mo­nio”.

Espe­rar acu­sa­cio­nes con­tra ese poder es ilu­so­rio. Ni esta­ta­les ni fede­ra­les hacen cum­plir la ley cuan­do de ellos se tra­ta. Con­flic­tos de intere­ses, favo­ri­tis­mos (como el recién escán­da­lo del Dep­to. De Salud), influen­cias, cabil­de­ros, emplea­dos fan­tas­mas, nepo­tis­mo, dona­cio­nes simu­la­das, negli­gen­cia cri­mi­nal en el sumi­nis­tro de ayu­da a dam­ni­fi­ca­dos, hijos (as) talen­to­sos (as), inter­fe­ren­cias ile­ga­les con ofi­cia­les fede­ra­les; y no pasa abso­lu­ta­men­te nada.

Por otro lado, resul­ta bochor­no­so seguir eva­luan­do alter­na­ti­vas eco­nó­mi­cas para pagar billo­nes a com­pa­ñías mul­ti­mi­llo­na­rias, suel­dos y hono­ra­rios de abo­ga­do obs­ce­nos, cuan­do la deu­da per­te­ne­ce al Con­gre­so de EE.UU. El Con­gre­so eli­mi­nó la pro­tec­ción de quie­bra fede­ral (1984) a las ins­tru­men­ta­li­da­des del ELA, invi­tan­do así a espe­cu­la­do­res de Walls­treet, para hacer fies­ta del esta­do de inde­fen­sión de nues­tro sis­te­ma fis­cal. Ese mis­mo Con­gre­so, eli­mi­nó los cré­di­tos con­tri­bu­ti­vos (936) en 1996, pri­van­do al terri­to­rio de una herra­mien­ta de desa­rro­llo eco­nó­mi­co limi­ta­da, den­tro del esque­ma eco­nó­mi­co impues­to des­de la metró­po­li. Simul­tá­ne­men­te, en vir­tud de la Cláu­su­la Terri­to­rial, Puer­to Rico ha sido dis­cri­mi­na­do, mar­gi­na­do y pri­va­do de su capa­ci­dad de desa­rro­llo eco­nó­mi­co, debi­do a que la sobe­ra­nía la osten­ta el Con­gre­so. Sán­chez Valle(2016).

PROMESA, no es otra cosa que una excu­sa del Con­gre­so para elu­dir sus res­pon­sa­bi­li­da­des fis­ca­les con nues­tro Pue­blo. PROMESA no sola­men­te vio­la la Cláu­su­la de Nom­bra­mien­tos fede­ral, sino ade­más, le con­fie­re atri­bu­tos guber­na­men­ta­les a un ente no elec­to (la Jun­ta) menos­ca­ban­do el Dere­cho al Voto del Pue­blo. PROMESA tam­bién vio­la la Cláu­su­la de Uni­for­mi­dad al per­mi­tir un embar­go del pre­su­pues­to de Puer­to Rico, para pagar una deu­da no audi­ta­da a espe­cu­la­do­res, con el aval de la Cor­te de Quie­bras y de la Jun­ta. Todo ello, per­ju­di­can­do la edu­ca­ción (400 escue­las cerra­das), recor­tes a la UPR, dere­chos labo­ra­les, la segu­ri­dad, dere­chos civi­les lace­ra­dos, recor­te de pen­sio­nes y el des­man­te­la­mien­to del Sis­te­ma de Salud. Nin­gún Esta­do lo per­mi­ti­ría. Un embar­go simi­lar a un Esta­do fede­ra­do pro­vo­ca­ría una insu­rrec­ción civil en EE.UU. Tener colo­nias con­lle­va unas res­pon­sa­bi­li­da­des. Si EE.UU. con­si­de­ra a Puer­to Rico su colo­nia, dón­de están los infor­mes sobre su desa­rro­llo eco­nó­mi­co que EE.UU. venía obli­ga­do a enviar duran­te los últi­mos 66 años ante la ONU. EE.UU. enga­ñó a la ONU en 1953 para evi­tar ren­dir estos infor­mes. De haber cum­pli­do con su obli­ga­ción (deber de fidu­cia) la deu­da no existiría.

En medio de esta pan­de­mia no nece­si­ta­mos tes­ta­fe­rros de la Jun­ta, sino líde­res ver­ti­ca­les. Aque­llos que defien­dan los dere­chos del Pue­blo, exi­jan ren­di­ción de cuen­tas, com­ba­tan la corrup­ción y seña­len a los res­pon­sa­bles de la deu­da. El dine­ro lo nece­si­ta­mos para recons­truir un sis­te­ma de salud ade­cua­do, a la altu­ra de lo que exi­gen las cir­cuns­tan­cias; exi­ja­mos trans­pa­ren­cia guber­na­men­tal; recha­ce­mos medi­das auto­ri­ta­rias como la Ley Mar­cial y los ata­ques a nues­tra cons­ti­tu­ción; sea­mos cons­cien­tes de la nece­si­dad del dis­tan­cia­mien­to indi­vi­dual, pero a tra­vés de la soli­da­ri­dad; unir­nos para sal­var vidas, exi­gir repa­ra­ción de agra­vios al Con­gre­so y uti­li­zar nues­tros recur­sos para enfren­tar este nue­vo reto. Enfren­te­mos el esta­do de emer­gen­cia pro­te­gien­do nues­tros derechoshumanos.

El autor es abo­ga­do y Direc­tor Legal, ACLU Puer­to Rico

FUENTE: Cla­ri­dad 60

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *