Migran­tes. La olea­da de pro­tes­tas del ‘Black Lives Mat­ter’ alcan­za a Cana­rias: “El racis­mo no exis­te solo en Esta­dos Unidos”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de junio de 2020

La muer­te de Geor­ge Floyd, un hom­bre negro esta­dou­ni­den­se, a manos de la poli­cía de Min­nea­po­lis ha ini­cia­do una olea­da de pro­tes­tas en todo el mun­do en con­tra del racis­mo y la vio­len­cia poli­cial. Este fin de sema­na, la comu­ni­dad negra ha con­vo­ca­do mani­fes­ta­cio­nes en Gran Cana­ria, Tene­ri­fe, Fuer­te­ven­tu­ra y Lan­za­ro­te en soli­da­ri­dad con el movi­mien­to Black Lives Mat­ter (Las Vidas Negras Impor­tan, en inglés) en Esta­dos Uni­dos y para visi­bi­li­zar la dis­cri­mi­na­ción que tam­bién sufren los negros en las Islas, un terri­to­rio mar­ca­do por su cer­ca­nía con Áfri­ca, la migra­ción y el colonialismo.

“Esta­mos apo­yan­do a los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras de Esta­dos Uni­dos, pero tam­bién es cues­tión de visi­bi­li­zar los pro­ble­mas en Cana­rias”, dice Meli­sa Paju­nen, coor­di­na­do­ra de la Comu­ni­dad Negra Afri­ca­na y Afro­des­cen­dien­te de Espa­ña (CNAAE) en Gran Cana­ria. “El racis­mo no exis­te solo en Esta­dos Uni­dos, sino tam­bién en Cana­rias y en todo el Esta­do espa­ñol”, añade.

Floyd murió por asfi­xia el 25 de mayo des­pués de que Derek Chau­vin, un poli­cía blan­co, le inmo­vi­li­za­ra pre­sio­nan­do su rodi­lla con­tra su cue­llo duran­te más de ocho minu­tos y medio. Chau­vin ha sido expul­sa­do del cuer­po y acu­sa­do de homi­ci­dio. Los vídeos de la muer­te de Floyd, don­de se le escu­cha decir varias veces que no pue­de res­pi­rar, des­ata­ron mul­ti­tu­di­na­rias pro­tes­tas por todo Esta­dos Uni­dos ade­más de en las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Euro­pa, reu­nien­do a miles en Ber­lín, París y Lon­dres. En Espa­ña, don­de la comu­ni­dad negra tie­ne menor pre­sen­cia en el dis­cur­so social y polí­ti­co, la CNAAE nació a fina­les de mayo, al albor de la olea­da de movi­li­za­cio­nes inter­na­cio­nal, para coor­di­nar y visi­bi­li­zar sus accio­nes con­tra el racismo.

“Es muy impor­tan­te la res­pues­ta de la ciu­da­da­nía con­tra la vio­len­cia y el racis­mo estruc­tu­ral en los Esta­dos Uni­dos”, dice Theo­do­ro Bond­ya­le, por­ta­voz de la Fede­ra­ción de Aso­cia­cio­nes Afri­ca­nas de Cana­rias, una orga­ni­za­ción que reúne a los gru­pos de migran­tes en Cana­rias ori­gi­na­rios de dife­ren­tes paí­ses del con­ti­nen­te vecino. “Ese supre­ma­cis­mo blan­co, que se ha refor­za­do con Donald Trump, hay que parar­lo de ver­dad o se va a con­ta­giar el res­to del mun­do”, advierte.

El comu­ni­ca­do de la CNAAE a raíz de la muer­te de Floyd rela­cio­na el inci­den­te con los migran­tes falle­ci­dos en el Medi­te­rrá­neo, con las más de 15 per­so­nas aho­ga­das en Tara­jal en 2014 mien­tras la Guar­dia Civil les dis­pa­ra­ba balas de gomas y botes de humo para pre­ve­nir que lle­ga­sen a sue­lo espa­ñol y con las muer­tes de Sam­ba Mar­ti­ne de menin­gi­tis en un CIE sin reci­bir tra­ta­mien­to médi­co, y de Mame Mba­ye tras sufrir una para­da car­dio­rres­pi­ra­to­ria mien­tras la poli­cía corría tras él.

Bond­ya­le dice que la vio­len­cia poli­cial racis­ta en Espa­ña no se pue­de com­pa­rar con la que hay en Esta­dos Uni­dos. Mien­tras en Espa­ña el uso letal de la fuer­za por par­te de los agen­tes de segu­ri­dad es muy raro, en Esta­dos Uni­dos, la poli­cía dis­pa­ra y mata a cer­ca de 1.000 per­so­nas al año, según datos del Washing­ton Post. Aun­que los negros solo son el 13% de la pobla­ción del país, el 23% de los muer­tos a manos de la poli­cía son negros. Según Bond­ya­le, la vio­len­cia racis­ta en Esta­dos Uni­dos se tra­ta de un pro­ble­ma estruc­tu­ral ori­gi­na­do en la escla­vi­za­ción de los negros. En Espa­ña, dice que la vio­len­cia poli­cial se da prin­ci­pal­men­te en el con­ti­nuo con­trol de las per­so­nas negras y lati­no­ame­ri­ca­nas pidién­do­les su docu­men­ta­ción. El gru­po de tra­ba­jo de exper­tos para los afro­des­cen­dien­tes de la ONU ela­bo­ró en 2018 un infor­me sobre la situa­ción de las per­so­nas negras, afri­ca­nas y afro­des­cen­dien­tes de Espa­ña que con­clu­yó que los negros son para­dos por la poli­cía en los puer­tos y en el trans­por­te públi­co 42 veces más a menu­do que los blancos.

Más allá de la rela­ción con la poli­cía, el por­ta­voz de la FAAC dice que los pro­ble­mas de la comu­ni­dad negra “son igua­les en Cana­rias que en cual­quier par­te del mun­do: la pobre­za, la pre­ca­rie­dad y la difi­cul­tad de ser acep­ta­dos como ciu­da­da­nos con igual­dad de derechos”.

Paju­nen apun­ta tam­bién a la recep­ción de los migran­tes afri­ca­nos en las Islas. A prin­ci­pios de junio, des­pués de que se die­ran varios con­ta­gios de COVID-19 entre migran­tes dete­ni­dos en la comi­sa­ría de Mas­pa­lo­mas sin pasar la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria por ley para todos los lle­ga­dos a Espa­ña des­de el extran­je­ro duran­te el esta­do de alar­ma, los migran­tes lle­ga­dos a Gran Cana­ria fue­ron envia­dos a una nave sucia y sin duchas en el Puer­to de La Luz, don­de pasa­ron tres días dur­mien­do en el suelo.

La acti­vis­ta pide que en Cana­rias se vea al con­ti­nen­te vecino como un igual, adop­tan­do una visión más “hori­zon­tal” y no jerár­qui­ca. “Tene­mos un pasa­do y un pre­sen­te en común con Áfri­ca y espe­ro que poda­mos ver nues­tro futu­ro en común des­de la igual­dad, la coope­ra­ción y la dig­ni­dad en vez de des­de el des­pre­cio y el recha­zo”, dice.

La his­to­ria colo­nial de las Islas tam­bién pone a Cana­rias en el cen­tro del actual deba­te sobre las rela­cio­nes racia­les. En Esta­dos Uni­dos, varias esta­tuas con­me­mo­ran­do a Cris­tó­bal Colón han sido des­trui­das duran­te las pro­tes­tas. “En el Archi­pié­la­go hay muchas refe­ren­cias y monu­men­tos a Colón que siguen nor­ma­li­zan­do y ate­nuan­do la ima­gen de un pro­ce­so de inva­sión, escla­vi­za­ción y exter­mi­nio”, dice Paju­nen. “Los cana­rios tene­mos que pen­sar con quién nos que­re­mos sen­tir iden­ti­fi­ca­dos: con Colón o con los colonizados”.

Las con­cen­tra­cio­nes se con­vo­ca­ron para este domin­go 14 a las 11:00 horas. En Gran Cana­ria fue en el Par­que San Tel­mo, En Tene­ri­fe, en la Pla­za del Pes­ca­dor de Los Cris­tia­nos; en Fuer­te­ven­tu­ra, fren­te a la Sub­de­le­ga­ción del Gobierno en la calle Pri­me­ro de Mayo y en Lan­za­ro­te, en la calle León y Cas­ti­llo fren­te al anti­guo Cabil­do. El pasa­do domin­go 7 de junio tam­bién hubo con­cen­tra­cio­nes en varios pun­tos de las Islas, aun­que no fue­ran orga­ni­za­das por la CNAAE.

Duran­te la pan­de­mia de COVID-19, muchos epi­de­mió­lo­gos han adver­ti­do del ries­go que supo­ne las con­cen­tra­cio­nes de gran­des núme­ros de per­so­nas y algu­nos temen que cau­sen nue­vos repun­tes. Las orga­ni­za­do­ras de las pro­tes­tas en Cana­rias ase­gu­ran que están en con­tac­to con la Dele­ga­ción del Gobierno y que han crea­do una comi­sión de segu­ri­dad que vela­rá por que todos los asis­ten­tes lle­ven mas­ca­ri­lla, se laven las manos fre­cuen­te­men­te con gel hidro­al­cohó­li­co y res­pe­ten la dis­tan­cia de seguridad.

Bond­ya­le dice que la cri­sis sani­ta­ria acen­túa la rele­van­cia del espí­ri­tu del ubun­tu, un tér­mino zulú de difí­cil tra­duc­ción que hace refe­ren­cia a la comu­ni­dad y a la nece­si­dad de empa­tía y apo­yo mutuo. “Esta pan­de­mia nos ha ense­ña­do que no nos pode­mos sal­var solos. Tene­mos que pro­te­ger­nos noso­tros y pro­te­ger a los demás”, dice. “Por eso, cuan­do un poli­cía ame­ri­cano con una ideo­lo­gía vio­len­ta mata a una per­so­na con su rodi­lla en el cue­llo, o cuan­do miles de per­so­nas mue­ren en el mar, no nos pode­mos que­dar quie­tos miran­do. Esa vio­len­cia se pue­de enrai­zar y pue­de lle­gar­nos a noso­tros tam­bién. No es por­que sea negro, sino por­que cada ser humano tie­ne un valor intrín­se­co. No se pue­de tole­rar”, concluye.

Fuen­te: Kaosenlared.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.