Femi­nis­mos. Así ve Ange­la Davis las pro­tes­tas anti­rra­cis­tas en EEUU: «Me sien­to agra­de­ci­da por estar viva y poder presenciarlo»

Por Icíar Gutié­rrez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de junio de 2020.

La his­tó­ri­ca filó­so­fa y acti­vis­ta afro­ame­ri­ca­na par­ti­ci­pó el pasa­do sába­do en un deba­te y com­par­tió sus refle­xio­nes sobre la ola de pro­tes­tas anti­rra­cis­tas que atra­vie­sa Esta­dos Unidos

Para Ange­la Davis no hay duda. Las dos sema­nas de pro­tes­tas en todo Esta­dos Uni­dos con­tra el racis­mo y la bru­ta­li­dad poli­cial son un momen­to his­tó­ri­co. En con­cre­to, con­si­de­ra que es la expre­sión «más inten­sa» del anti­rra­cis­mo que ha vivi­do nun­ca el país, algo que acha­ca en bue­na medi­da a años de tra­ba­jo acti­vis­ta que ha logra­do cam­biar la men­ta­li­dad de bue­na par­te de la pobla­ción. Hablar de racis­mo sis­té­mi­co o estruc­tu­ral, a jui­cio de la pro­mi­nen­te acti­vis­ta femi­nis­ta afro­ame­ri­ca­na, ya no es algo mino­ri­ta­rio, empie­za a ser par­te de la cul­tu­ra dominante.

Estas fue­ron algu­nas de las refle­xio­nes que com­par­tió Davis el pasa­do sába­do en un deba­te onli­ne orga­ni­za­do por los colec­ti­vos Rising Majo­rity y el Movi­mien­to por las Vidas Negras. A lo lar­go de la char­la, en la que par­ti­ci­pa­ron varios acti­vis­tas anti­rra­cis­tas, la céle­bre filó­so­fa com­par­tió su pun­to de vis­ta sobre las cau­sas que han con­flui­do has­ta el actual esta­lli­do social, el papel del acti­vis­mo o las deman­das del movi­mien­to en estos momen­tos que, según ase­gu­ró la mujer de 76 años, se sien­te afor­tu­na­da de poder pre­sen­ciar tras toda una vida dedi­ca­da a la lucha por los dere­chos civi­les. «Sigo apren­dien­do de las gene­ra­cio­nes más jóve­nes de acti­vis­tas que están hacien­do todo esto posi­ble, per­mi­tién­do­nos ima­gi­nar­nos real­men­te lo que, como dijo Nina Simo­ne, se pue­de sen­tir al ser libre», apuntó.

Son varios los fac­to­res que, en su opi­nión, expli­can las pro­tes­tas que han lle­na­do las calles de más de 100 ciu­da­des esta­dou­ni­den­ses tras el caso de Geor­ge Floyd, asfi­xia­do por un poli­cía en Min­nea­po­lis. «La con­fluen­cia de la pan­de­mia de COVID-19, la pre­si­den­cia actual por supues­to, la increí­ble orga­ni­za­ción del femi­nis­mo anti­rra­cis­ta duran­te la pasa­da déca­da, espe­cial­men­te des­de la revuel­ta de Fer­gu­son [pro­tes­tas de 2014] y los recien­tes ase­si­na­tos de Ahmaud Arbery, Breon­na Tay­lor, Tony McDa­de y Geor­ge Floyd han crea­do esta com­bi­na­ción úni­ca», afir­mó Davis. Que todo el mun­do pudie­ra ver sus últi­mos nue­ve minu­tos de vida, dijo por video­con­fe­ren­cia, fue la «chis­pa» que pren­dió la llama.

«La orga­ni­za­ción anti­rra­cis­ta que ha habi­do duran­te este perio­do recien­te, inclu­so cuan­do pare­cía que no había nadie escu­chan­do fue­ra de las comu­ni­da­des negras, ha mar­ca­do una gran dife­ren­cia. Lo des­ta­co por­que no siem­pre tene­mos la opor­tu­ni­dad de ser tes­ti­gos de los resul­ta­dos, de for­ma tan espec­ta­cu­lar, del acti­vis­mo y su tra­ba­jo inte­lec­tual, que cam­bian la men­ta­li­dad de la gen­te y comien­zan a modi­fi­car las narra­ti­vas de la cul­tu­ra domi­nan­te en muy poco tiem­po», agre­gó. «Aho­ra, den­tro de la cul­tu­ra domi­nan­te, escu­cha­mos comen­ta­rios sobre el racis­mo sis­té­mi­co, el racis­mo estruc­tu­ral, el racis­mo institucional».

Esta­dos Uni­dos, pro­si­guió la teó­ri­ca anti­rra­cis­ta duran­te el deba­te, tam­po­co había vivi­do nun­ca mani­fes­ta­cio­nes «tan masi­vas y sos­te­ni­das» tan­to en las gran­des ciu­da­des como en los pue­blos peque­ños. «A la vez, es impor­tan­te reco­no­cer que esta con­cien­cia del racis­mo es glo­bal. Nues­tras her­ma­nas y her­ma­nos en el con­ti­nen­te afri­cano, en Suda­mé­ri­ca….», ase­gu­ró Davis, que men­cio­nó en con­cre­to el ejem­plo de Bra­sil: «Sufren los mis­mos pro­ble­mas [de vio­len­cia poli­cial] que noso­tros en este país y con fre­cuen­cia con mayor inten­si­dad». Para ella, el papel de los acti­vis­tas en este momen­to, sos­tu­vo una vez más, «debe ser demos­trar las cone­xio­nes entre el capi­ta­lis­mo mun­dial y el racis­mo glo­ba­li­za­do, el capi­ta­lis­mo racial des­de la épo­ca de la escla­vi­tud has­ta el presente».

«La pre­gun­ta va a ser qué hace­mos después»

«Diría que esta­mos en medio de la más inten­sa expre­sión de sen­ti­mien­to colec­ti­vo anti­rra­cis­ta que este país nun­ca ha vis­to», agre­gó Davis en otra de sus inter­ven­cio­nes. Sin embar­go, opi­na que, des­pués de más de 10 días de pro­tes­tas, los esfuer­zos deben con­cen­trar­se en el «aho­ra qué».

«Hemos vis­to 11 días de mani­fes­ta­cio­nes masi­vas y mar­chas de todo tipo. Pero esto pasa­rá. Las mani­fes­ta­cio­nes no con­ti­nua­rán para siem­pre y creo que es nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad como orga­ni­za­do­res y acti­vis­tas», ase­ve­ró, como invo­lu­crar a «aque­llos que han sen­ti­do que par­ti­ci­par en las mani­fes­ta­cio­nes es un pri­mer paso para hablar en con­tra de los sis­te­mas racis­tas de siglos de anti­güe­dad en este país». «Hay mucha gen­te nue­va ahí fue­ra», aña­dió Davis, quien puso el ejem­plo de su joven sobri­na, que ha sido has­ta aho­ra «bas­tan­te apo­lí­ti­ca». «Nos escri­bió hace poco una car­ta a mis her­ma­nos y a mí agra­de­cién­do­nos el tra­ba­jo que hemos hecho y aho­ra está ahí, en las mani­fes­ta­cio­nes (…) Tene­mos que pre­pa­rar­nos para una orga­ni­za­ción tan inten­sa como lo han sido estas espe­ra­das manifestaciones».

Los manifestantes se concentran frente al Capitolio en una nueva jornada de protestas en EEUU.
Los mani­fes­tan­tes se con­cen­tran fren­te al Capi­to­lio en una nue­va jor­na­da de pro­tes­tas en EEUU. G1PAS YURI/​ABACA | GTRES

«Así que la pre­gun­ta va a ser qué hace­mos des­pués. ¿Cómo apro­ve­char este momen­to? Por­que todos cono­ce­mos el tra­ba­jo real, no impor­ta cuán impre­sio­nan­tes sean las mani­fes­ta­cio­nes, el tra­ba­jo real no está gra­ba­do en video, no sale en tele­vi­sión, es el tra­ba­jo que todos voso­tros habéis esta­do hacien­do día a día orga­ni­zan­do y con­cien­cian­do, así que la pre­gun­ta es cómo pasa­mos de este momen­to al siguien­te», seña­ló. Tam­bién sub­ra­yó el papel del arte y la cul­tu­ra, así como de la músi­ca, en el cam­bio de men­ta­li­dad y «la glo­ba­li­za­ción de la con­cien­cia antirracista».

A dife­ren­cia del res­to de par­ti­ci­pan­tes, que has­ta enton­ces no habían saca­do el tema, Davis se refi­rió a las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de noviem­bre. «Con el can­di­da­to demó­cra­ta sien­do quien es [Joe Biden], no creo que haya mucha incli­na­ción hacia este deba­te, pero tene­mos que tener­lo: hablar de cómo uti­li­zar la polí­ti­ca elec­to­ral de for­ma que nos ayu­de a ampliar la are­na para orga­ni­zar­nos. Así que no se tra­ta de ele­gir a alguien que cree­mos que nos va a repre­sen­tar, sino de ele­gir a alguien sobre el que poda­mos ejer­cer el tipo de pre­sión que amplíe el terreno de la polí­ti­ca radi­cal», opinó.

«Se arres­ta a poli­cías, pero la estruc­tu­ra es aún racista»

La temá­ti­ca del deba­te era cómo for­jar una «estra­te­gia abo­li­cio­nis­ta para la defen­sa de las comu­ni­da­des negras». Davis, férrea crí­ti­ca del sis­te­ma peni­ten­cia­rio que apo­ya abier­ta­men­te la abo­li­ción de las cár­ce­les, vol­vió a pro­nun­ciar­se sobre esta cues­tión y enmar­có en este movi­mien­to algu­nas de las deman­das que están cobran­do fuer­za en las actua­les pro­tes­tas, como la des­fi­nan­cia­ción de la poli­cía. «Lo que para mí es más emo­cio­nan­te de este momen­to es la for­ma en que los jóve­nes están cons­tru­yen­do sobre las luchas que tuvie­ron lugar antes y lle­ván­do­las mucho más lejos de lo que cual­quie­ra de noso­tros podría haber ima­gi­na­do», recal­có. «Me sien­to muy agra­de­ci­da de seguir viva en este momen­to para pre­sen­ciar, en nom­bre de todos mis cama­ra­das que han caí­do, cómo todos voso­tros nos estáis hacien­do avanzar».

«Hace muchos años, cuan­do empe­za­mos a hablar de la abo­li­ción, la gen­te pen­sa­ba que está­ba­mos com­ple­ta­men­te locos. ¿Qué quie­re decir abo­lir nues­tras pri­sio­nes, qué vamos a hacer con todos los ase­si­nos y los vio­la­do­res? ¿Qué quie­re decir con­tro­lar la poli­cía? Toda esa deman­da de con­trol comu­ni­ta­rio de la Poli­cía se ha movi­do hacia una posi­ción de cues­tio­nar por qué las estruc­tu­ras de la poli­cía tie­nen que estar tan satu­ra­das de racis­mo y capi­ta­lis­mo», prosiguió.

«Por supues­to, segui­mos vien­do que el impul­so inme­dia­to es pedir al sis­te­ma penal, al sis­te­ma legal, que tra­te a los poli­cías como a toda la gen­te que come­te deli­tos. Pero hemos hecho eso duran­te déca­das y cada vez que un poli­cía es arres­ta­do y juz­ga­do, o inclu­so con­de­na­do en algu­nos casos, las estruc­tu­ras poli­cia­les siguen sien­do tan vio­len­tas, tan repre­si­vas, tan racis­tas, tan misó­gi­nas, como lo eran antes», ase­gu­ró la his­tó­ri­ca acti­vis­ta. «Cuan­do mira­mos la his­to­ria del sis­te­ma peni­ten­cia­rio de este país nos damos cuen­ta de que siem­pre se han pedi­do refor­mas y estas se han ins­ti­tui­do, pero la ins­ti­tu­ción se ha vuel­to aún más vio­len­ta, aún más repre­si­va, aún más racis­ta», enfatizó.

En este sen­ti­do, Davis defen­dió que «uno de los aspec­tos crí­ti­cos del com­ple­jo indus­trial peni­ten­cia­rio» hoy en día es la deten­ción de inmi­gran­tes. «No solo en EEUU, sino en Euro­pa, Aus­tra­lia, en todo el mun­do». «Cuan­do deci­mos que que­re­mos abo­lir la poli­cía, tene­mos que seña­lar tam­bién que que­re­mos abo­lir el ICE (Ser­vi­cio de Inmi­gra­ción y Con­trol de Adua­nas). ¿Hemos refor­mu­la­do la pre­gun­ta, no sobre hacer las pri­sio­nes más huma­nas o la Poli­cía más efi­caz? ¿Qué pasa si nos pre­gun­ta­mos qué aspec­to ten­dría nues­tro mun­do si no exis­tie­ran tales ins­ti­tu­cio­nes? Nece­si­ta­ría­mos mejo­res escue­las, mejor aten­ción médi­ca, des­pri­va­ti­zar la asis­ten­cia sani­ta­ria, la vivien­da y la comi­da. Si mira­mos estos temas a tra­vés de una len­te abo­li­cio­nis­ta, tam­bién nos exi­gi­ría usar enfo­ques femi­nis­tas, por­que el femi­nis­mo anti­rra­cis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta nos ayu­da a man­te­ner todos estos temas en ten­sión», subrayó.

«Deman­de­mos la reduc­ción de la Poli­cía, pero al mis­mo tiem­po tene­mos que ima­gi­nar nue­vas for­mas de segu­ri­dad. ¿Cómo sería la segu­ri­dad si no estu­vie­ra basa­da en la vio­len­cia? ¿Cómo sería la segu­ri­dad inter­re­la­cio­na­da con nues­tras nece­si­da­des de comi­da, vivien­da, aten­ción sani­ta­ria, tra­ba­jo y cul­tu­ra?», zanjó.

Fuen­tes: www​.eldia​rio​.es/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​A​n​g​e​l​a​-​D​a​v​i​s​-​a​n​t​i​r​r​a​c​i​s​t​a​s​-​U​n​i​d​o​s​-​D​o​y​_​0​_​1​0​3​5​8​9​6​8​4​7​.​h​tml

Kao­sen­la­red.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *