Lati­noa­mé­ri­ca. El ALBA-TCP toca las puer­tas de una eco­no­mía post-pandemia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 de junio de 2020 

De
los con­ti­nen­tes más gol­pea­dos por el Covid-19, sin duda Amé­ri­ca (toda)
se lle­va el knoc­kout más ful­mi­nan­te has­ta los momen­tos. En Asia y Europa
hubo momen­tos álgi­dos en las tasas de con­ta­gio y mor­ta­li­dad jun­to con
con­se­cuen­cias en la eco­no­mía y, por ende, en las socie­da­des. Áfri­ca no
tuvo mayo­res pro­ble­mas en el aspec­to sani­ta­rio, sin embar­go, su conexión
eco­nó­mi­ca depen­dien­te sí se resin­tió y eso pega fuer­te a su variada
población.

Pero
sin duda en el lla­ma­do Hemis­fe­rio Occi­den­tal se está expe­ri­men­ta­do el
epi­cen­tro de la pan­de­mia, con Esta­dos Uni­dos y Bra­sil, dos
sub­con­ti­nen­tes en sí mis­mos, lide­ran­do todas las esta­dís­ti­cas de la
cri­sis sanitaria.

De
todas mane­ras, nin­gún país se sal­va de los gol­pes de la pan­de­mia, con
un virus y una enfer­me­dad que han des­nu­da­do las vul­ne­ra­bi­li­da­des del
sis­te­ma capi­ta­lis­ta glo­bal tal como está dise­ña­do hoy, y que tendrá
mucho que recons­truir en medio de una pro­nos­ti­ca­da depresión
eco­nó­mi­ca-finan­cie­ra con miras a supe­rar la vivi­da en la déca­da de 1930 y
la siguien­te en con­tex­to de post-guerra.

En
un mun­do don­de se ven lesio­na­das las ins­ti­tu­cio­nes libe­ra­les como la
Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das (ONU) y afi­nes, sobre todo por la
acti­tud excep­cio­na­lis­ta del gobierno esta­dou­ni­den­se, con y sin Donald
Trump en la Casa Blan­ca, los esta­dos que deci­die­ron con­for­mar una
pla­ta­for­ma mul­ti­na­cio­nal alter­na­ti­va están comen­zan­do a des­per­tar luego
de la embes­ti­da del Covid-19, apos­tan­do por un plan man­co­mu­na­do para
afron­tar las con­se­cuen­cias de la pan­de­mia y la cri­sis capi­ta­lis­ta en
curso.

En Suda­mé­ri­ca y el Cari­be es el caso de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca — Tra­ta­do de Comer­cio de los Pue­blos (ALBA-TCP), la cual está cons­ti­tui­da hoy por Anti­gua y Bar­bu­da, Cuba, Domi­ni­ca, Gra­na­da, Nica­ra­gua, San Cris­tó­bal y Nie­ves, San Vicen­te y las Gra­na­di­nas, San­ta Lucía… y Venezuela.

Aun­que
la can­ti­dad de paí­ses miem­bros del ALBA se ha redu­ci­do en los últimos
años, pues­tos de nue­vo en la órbi­ta de la Orga­ni­za­ción de Estados
Ame­ri­ca­nos (OEA) y el Depar­ta­men­to de Esta­do grin­go, aún se considera
una fuer­za con poten­cia­li­da­des eco­nó­mi­cas, comer­cia­les y financieras.

Por
ello se orga­ni­zó y dio lugar la Con­fe­ren­cia de Alto Nivel sobre la
Eco­no­mía Post-Pan­de­mia del ALBA-TCP, que con­tó con repre­sen­tan­tes de
todos los paí­ses, inclu­yen­do pre­si­den­tes, pri­me­ros minis­tros y
minis­tros, y per­so­na­li­da­des fue­ra de la orga­ni­za­ción regional.

El esce­na­rio eco­nó­mi­co para el ALBA-TCP

La
con­fe­ren­cia con­tó con la pre­sen­cia de la secre­ta­ria eje­cu­ti­va de la
Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (Cepal), Alicia
Bár­ce­nas; el his­to­ria­dor y perio­dis­ta Igna­cio Ramo­net; y el direc­tor del
Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social, Vijay Prashad.

Bár­ce­nas hizo refe­ren­cia a un estu­dio pre­sen­ta­do a fina­les de abril
por la Cepal, don­de emi­te datos eco­nó­mi­cos, finan­cie­ros y comerciales
refe­ren­tes a la región y al mun­do en gene­ral, y pone en pers­pec­ti­va los
ele­men­tos que cons­ti­tu­yen el esce­na­rio post-pan­de­mia para reac­ti­var las
fuer­zas pro­duc­ti­vas y demás ren­glo­nes que abar­can la eco­no­mía de los
paí­ses latinocaribeños.

La
Cepal des­de el comien­zo del infor­me afir­mó que no hay regre­so a la
“nor­ma­li­dad” como la cono­cía­mos antes, sino a una deno­mi­na­da “nue­va
nor­ma­li­dad” de acuer­do a “los cam­bios estruc­tu­ra­les en la organización
de la acti­vi­dad pro­duc­ti­va” en la región.

Y
los sabe­mos, la “nor­ma­li­dad” de antes era espan­to­sa. Por men­cio­nar un
solo ejem­plo, la deu­da públi­ca de los gobier­nos cen­tra­les aumen­tó en
pro­me­dio un 44,8% res­pec­to al PIB en 2019 cuan­do en 2011 era el 29,8%
con rela­ción al PIB; un incre­men­to del 15%. Argen­ti­na, Bra­sil y Costa
Rica son los paí­ses más endeu­da­dos res­pec­to a su PIB.

Esto pro­du­jo una dis­mi­nu­ción en la inver­sión (o gas­to) en lo social y lo eco­nó­mi­co pro­pia­men­te local, ya que los pagos a los intere­ses de la deu­da aumen­ta­ron mien­tras las pobla­cio­nes de los paí­ses del Sur y el Cari­be sufrían las con­se­cuen­cias. En ese sen­ti­do, la Cepal cla­ma­ba por una mora­to­ria en el pago de la deuda.

Grá­fi­co: Cepal 

Según
el infor­me, Amé­ri­ca del Sur expe­ri­men­ta­rá duran­te este año una caída
eco­nó­mi­ca del 5,2%, Cen­troa­mé­ri­ca un 2,3% y el Cari­be un 2,6%, esto por
la ralen­ti­za­ción de las eco­no­mías de Esta­dos Uni­dos y Chi­na (conec­ta­das
direc­ta­men­te a las cade­nas de valor de la región) y la baja en los
pre­cios de las mate­rias pri­mas. Es aquí don­de se ve el hue­so de la
depen­den­cia y el anti­de­sa­rro­llo de Nues­tra América.

La
tasa de pobre­za tam­bién aumen­ta­ría 4,4 pun­tos por­cen­tua­les para llegar
al 34,7%, “lo que sig­ni­fi­ca un incre­men­to de 28,7 millo­nes de personas
en situa­ción de pobre­za”. A su vez, la pobre­za extre­ma “cre­ce­ría 2,5
pun­tos por­cen­tua­les, pasan­do del 11% al 13,5%, lo que repre­sen­ta un
incre­men­to de 16 millo­nes de personas”.

Bár­ce­nas recal­có que la Cepal pre­vé un des­plo­me del comer­cio en ‑15%, ade­más de aumen­tos en el des­em­pleo, la pobre­za y la desigualdad.

“Pro­po­ne­mos
la cons­truc­ción de un esta­do de bien­es­tar y sis­te­ma de protección
social, que per­mi­ti­ría evi­tar otra déca­da per­di­da, que nos hizo
retro­ce­der en los 80 y los 90 casi 25 años en mate­ria social y aho­ra, si
no hace­mos nada, podría­mos retro­ce­der casi 13 años”, esti­mó Bárcenas.

Asi­mis­mo
reco­no­ció el efec­to de las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les de
Washing­ton sobre Cuba, Nica­ra­gua y Vene­zue­la: “Recha­za­mos las sanciones
impues­tas a los paí­ses miem­bros del ALBA-TCP”.

Una pro­pues­ta para la agen­da eco­nó­mi­ca regional

Por
su lado, el perio­dis­ta e his­to­ria­dor indio-esta­dou­ni­den­se Vijay
Prashad, direc­tor del Ins­ti­tu­to Tri­con­ti­nen­tal de Inves­ti­ga­ción Social, pre­sen­tó una agen­da como pro­pues­ta para los paí­ses del ALBA con­tra la pan­de­mia y que, a su jui­cio, podrían ser­vir para el mun­do post-pandemia:

“Esta
orien­ta­ción neo­li­be­ral pro­fun­di­zó la cri­sis y nos lle­vó a este callejón
sin sali­da de las posi­bi­li­da­des huma­nas. Por esta razón los paí­ses en
desa­rro­llo nece­si­tan una alter­na­ti­va cla­ra al camino capitalista”,
seña­ló Prashad en video­con­fe­ren­cia, al tiem­po que recha­zó la
pri­va­ti­za­ción de la salud y pre­sen­tó 10 puntos.

1.
Com­ba­tir la pan­de­mia. Aumen­tar la fabri­ca­ción de mas­ca­ri­llas, insu­mos y
prue­bas para su apli­ca­ción en toda las pobla­cio­nes; impul­sar el control
obre­ro para que se cons­tru­ya un ambien­te de tra­ba­jo jus­to que rom­pa la
cade­na de con­ta­gio; la inver­sión comi­da, medi­ci­nas, ves­ti­men­ta y otros
bie­nes y ser­vi­cios sin áni­mo de lucro para el pueblo.

2. Soli­da­ri­dad médi­ca. Esta­ble­cer un Fren­te Uni­do de paí­ses para recha­zar al FMI. Los esta­dos deben uti­li­zar sus recur­sos para ampliar la aten­ción médi­ca públi­ca (y no pri­va­da) y capa­ci­tar a las comu­ni­da­des; en esto las bri­ga­das médi­cas cuba­nas son mode­lo en el mundo.

Bri­ga­das médi­cas cuba­nas dan ejem­plo de soli­da­ri­dad en el mun­do. Foto: EFE 

3.
Patri­mo­nio inte­lec­tual. Los paí­ses en desa­rro­llo deben pre­sio­nar para
la recon­si­de­ra­ción del acuer­do mun­dial sobre dere­chos de autoría
inte­lec­tual en el comer­cio de medi­ci­nas. Esto apli­ca direc­ta­men­te a los
acuer­dos de vacu­nas y pro­duc­ción de fár­ma­cos y tec­no­lo­gías. A corto
pla­zo se deben ase­gu­rar meca­nis­mos para la trans­fe­ren­cia de cien­cia y
tecnología.

4.
Can­ce­la­ción total de la deu­da exter­na. Sin excep­ción. Exis­te la
nece­si­dad de hacer una alian­za inter­na­cio­nal para que los pagos que
esta­ban pre­vis­tos para la deu­da sean cana­li­za­dos hacia necesidades
urgen­tes de la sociedad.

5.
Soli­da­ri­dad ali­men­ta­ria. Es esen­cial y se debe com­ba­tir a la
agro­in­dus­tria y la pro­duc­ción de ali­men­tos debe ser dere­cho prioritario.
For­ta­le­cer sis­te­mas de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos al pue­blo y la
inver­sión en ali­men­tos y fon­dos en estruc­tu­ra agrí­co­la. El Ban­co de
Semi­llas del ALBA-TCP es un modelo.

6.
Ampliar lo públi­co. La pan­de­mia reve­ló que el sec­tor pri­va­do no aborda
la emer­gen­cia crea­da. Es nece­sa­rio la defen­sa del sec­tor públi­co para
los bie­nes y ser­vi­cios cla­ves de medi­ca­men­tos y ali­men­tos, ade­más de
otros sec­to­res como trans­por­te, vivien­da, Inter­net, edu­ca­ción. Prashad
aco­tó que “al ser mer­can­ti­li­za­dos, se ha res­trin­gi­do las cons­truc­ción de
una socie­dad justa”.

7.
Impues­to a las for­tu­nas. Según Prashad, actual­men­te 32 billo­nes de
dóla­res están en paraí­sos fis­ca­les. Son recur­sos enor­mes a la población
que no cuen­tan a la hora de cobrar impues­tos públi­cos. Se deben
recu­pe­rar estos flu­jos, y el impues­to a for­tu­nas sobre la alta burguesía
y ricos terra­te­nien­tes, finan­cis­tas y espe­cu­la­do­res financieros.

8.
Con­trol de capi­ta­les. Los esta­dos deben desa­rro­llar una plataforma
inter­na­cio­nal para con­tro­lar el capi­tal, un tema polí­ti­co. El control
sobre los flui­dos finan­cie­ros debe hacer­se para evi­tar la fuga de
divi­sas y capi­ta­les, mien­tras debe­ría comen­zar a garan­ti­zar­se la
sobe­ra­nía sobre las polí­ti­cas financieras-monetarias.

9.
Comer­cio regio­nal sin el uso de dólar. La des­do­la­ri­za­ción es esencial
en la agen­da. 60% de las reser­vas del mun­do están en dóla­res y en su
mayo­ría el comer­cio mun­dial ope­ra bajo el com­ple­jo dólar: es por eso que
Walt Street tie­ne asfi­xia­da las finan­zas mun­dia­les. El dólar se ha
con­ver­ti­do en arma para soca­var el desa­rro­llo nacio­nal. Prashad adujo
que es nece­sa­rio reac­ti­var sis­te­mas de pago soli­da­rios como el SUCRE y
otras estra­te­gias financieras.

10.
Pla­ni­fi­ca­ción cen­tra­li­za­da. La pan­de­mia demos­tró el poder de la
pla­ni­fi­ca­ción cen­tral y la ges­tión públi­ca, toman­do en cuen­ta los
ejem­plos en otros lados del pla­ne­ta. Los meca­nis­mos de ges­tión central
para que la orien­ta­ción de los nego­cios y las acti­vi­da­des se orien­tan a
la satis­fac­ción de las nece­si­da­des socia­les y no al lucro capitalista.

Las pro­pues­tas se encon­tra­ron a tono con lo pre­sen­ta­do por el perio­dis­ta Igna­cio Ramo­net,
quien des­ta­có que la cri­sis de la ofer­ta y de la deman­da a nivel global
era simi­lar a la de los tiem­pos de las gue­rras euro­peas del siglo XX.

Ramo­net
se unió al cla­mor de pedir la con­do­na­ción, reduc­ción o mora­to­ria del
pago de la deu­da por par­te de los paí­ses del Sur a los del Norte.

Res­pues­tas presidenciales

Ante
los diag­nós­ti­cos y pro­pues­tas, el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro reflexionó
sobre el momen­to que está vivien­do la región y, ade­más, lan­zó algunas
líneas estra­té­gi­cas que serían revi­sa­das ya en un con­se­jo con­jun­to que
con­gre­gue a los can­ci­lle­res y minis­tros de Eco­no­mía de todos los países
del ALBA-TCP para el pró­xi­mo 29 de junio.

Qui­zás uno de los apor­tes estra­té­gi­cos más impor­tan­tes que resal­tó el pre­si­den­te vene­zo­lano fue la de coor­di­nar esfuer­zos para desa­rro­llar una vacu­na y tra­ta­mien­to pro­pios con­tra el nue­vo coro­na­vi­rus, dan­do prio­ri­dad a la cri­sis sani­ta­ria. Lo eco­nó­mi­co se deri­va direc­ta­men­te de la salud de la población.

Debi­do
a que geo­po­lí­ti­ca­men­te Vene­zue­la tra­ba­ja con el Cari­be, el Presidente
anun­ció que des­de el gobierno: “Tra­ba­ja­mos en la reani­ma­ción de
Petro­ca­ri­be y la con­so­li­da­ción del Ban­co del ALBA”, con el obje­to de
vol­ver a for­ta­le­cer los meca­nis­mos mina­dos por la ofen­si­va de Estados
Uni­dos con­tra el pro­ce­so de inte­gra­ción lati­no­ca­ri­be­ño que se ha estado
expe­ri­men­tan­do en las últi­mas décadas.

Ha
sido Vene­zue­la el líder en esta cam­pa­ña, sin embar­go el pri­mer ministro
de San Vin­cen­te y las Gra­na­di­nas, Ralph Gon­sal­ves, quien dio una
pri­me­ra res­pues­ta a lo for­mu­la­do por Madu­ro, ase­gu­ró que des­de la Comu­ni­dad del Cari­be (Cari­com) se van a coor­di­nar esfuer­zos para enfren­tar la situa­ción pro­du­ci­da por la cri­sis capi­ta­lis­ta y el Covid-19.

De
esta rela­ción no está exen­ta el ALBA ni mucho menos Petro­ca­ri­be, por lo
que se espe­ra un for­ta­le­ci­mien­to en los acuer­dos de coope­ra­ción y
desa­rro­llo entre las nacio­nes de la cuen­ca del Cari­be, las Anti­llas y
demás paí­ses insulares.

Las
res­pues­tas de los pri­me­ros minis­tros de Domi­ni­ca, Roo­se­velt Ske­rrit, y
de Anti­gua y Bar­bu­da, Gas­ton Brown, tam­bién ofre­cie­ron un cua­dro general
de con­sen­so y acep­ta­ción de que se deben estre­char los lazos de
coope­ra­ción entre paí­ses para afron­tar el esce­na­rio post-pandemia,
toman­do en cuen­ta que Cuba y Vene­zue­la han echa­do el res­to en la región
median­te la soli­da­ri­dad y el apoyo.

El
reto mayor, por con­si­guien­te, sigue sien­do rom­per con el para­dig­ma de
la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se, que tie­ne en la eco­no­mía y las finan­zas su
prin­ci­pal arma para la “per­se­cu­ción ener­gé­ti­ca, finan­cie­ra y comercial”,
dijo el pre­si­den­te vene­zo­lano, e insis­tió que “a pesar de que Donald
Trump pre­ten­da poner su rodi­lla sobre el cue­llo de Petro­ca­ri­be y de
Vene­zue­la, no podrán asfixiarnos”.

De esta mane­ra los paí­ses miem­bros del ALBA-TCP tocan la puer­ta del nue­vo esce­na­rio eco­nó­mi­co que se nos viene.

* Fuen­te: Misión Verdad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *