Méxi­co. La Cor­te orde­na al Con­gre­so regu­lar el dere­cho de con­sul­ta de los pue­blos indígenas

Mathieu Tourliere/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de junio de 2020

 A raíz de un acuer­do de la Supre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Nación (SCJN), el Poder Legis­la­ti­vo debe­rá con­sul­tar a todos los pue­blos indí­ge­nas y afro­me­xi­ca­nos del país para pos­te­rior­men­te ela­bo­rar una Ley Nacio­nal de Con­sul­ta Indí­ge­na, una deu­da hacia los pue­blos ori­gi­na­rios pen­dien­te des­de 2001.

El abo­ga­do zapo­te­co Car­los Mora­les, inte­gran­te del des­pa­cho Liti­gio Estra­té­gi­co Indí­ge­na, basa­do en Oaxa­ca –que acom­pa­ñó este caso de “omi­sión legis­la­ti­va” des­de 2017– cele­bra la deci­sión de la SCJN, y advier­te que vigi­la­rá que la nue­va ley no sea una “simu­la­ción”, sino “un canal para que la voz genui­na de los pue­blos se escu­che, que los pue­blos indí­ge­nas ten­gan un meca­nis­mo para decir si están de acuer­do con las afec­ta­cio­nes a sus territorios”. 

“Que­re­mos una ley que regu­le todos los pasos de la con­sul­ta (libre, pre­via, infor­ma­da, cul­tu­ral­men­te ade­cua­da y de bue­na fe), no que­re­mos que las comu­ni­da­des com­ba­tan un mega­pro­yec­to cuan­do ya se apro­bó y que la con­ce­sión se le otor­gó”, sos­tie­ne el abo­ga­do en entre­vis­ta con Pro­ce­so.

En su reso­lu­ción, la SCJN reco­no­ció que el Poder Legis­la­ti­vo tenía la obli­ga­ción de legis­lar en mate­ria de dere­chos indí­ge­nas des­de la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal de agos­to de 2001, y que las per­so­nas indí­ge­nas tie­nen dere­cho a ser con­sul­ta­das siem­pre que los pode­res eje­cu­ti­vos y legis­la­ti­vos emi­tan deci­sio­nes que les pue­dan afec­tar, ya sea una con­ce­sión, un per­mi­so o un megaproyecto.

El abo­ga­do recuer­da que, en Oaxa­ca, des­de hace déca­das pulu­la­ron los mega­pro­yec­tos sin con­sul­tar a los pue­blos indí­ge­nas, des­de el des­pla­za­mien­to for­za­do de la comu­ni­dad chi­nan­te­ca en 1972 por la ins­ta­la­ción de la Pre­sa Cerro de Oro, has­ta los des­po­jos deri­va­dos de las explo­ta­cio­nes mine­ras y de ener­gía eóli­ca actuales.

“El ries­go de una ley mal hecha sería que sea una simu­la­ción de con­sul­ta; hay quien pien­sa que la con­sul­ta pue­de hacer­se en una asam­blea sim­ple­men­te a mano alzada. 

No, una con­sul­ta requie­re un pro­to­co­lo de con­sul­ta, insu­mos, infor­ma­ción, per­ti­nen­cia cul­tu­ral, cono­cer el impac­to ambien­tal, el social, y esto en las len­guas. Hay que ser muy vigi­lan­tes de que no haya coac­ción a las per­so­nas indí­ge­nas”, abunda.

“Es posi­ble que los pode­res fác­ti­cos inter­ven­gan; pero yo creo que es muy difí­cil que pue­dan actuar sobre esta ley de con­sul­ta”, remata.

Tras el acuer­do de la SJCN, el abo­ga­do sub­ra­ya en una car­ca­ja­da que el Con­gre­so tie­ne aho­ra la tarea de “cons­truir, en este perio­do de sesio­nes, un pro­to­co­lo de con­sul­ta para con­sul­tar sobre la ley de con­sul­ta”; en otras pala­bras: debe dise­ñar el pro­ce­di­mien­to para pre­gun­tar a los 25.7 millo­nes de per­so­nas que se auto­ads­cri­ben como inte­gran­tes de los 68 pue­blos indí­ge­nas y afro­me­xi­ca­nos en el país sobre la for­ma en la que quie­ren par­ti­ci­par en la ela­bo­ra­ción de la nue­va ley.

“No se pue­de uni­for­mi­zar el pro­ce­so de con­sul­ta: tie­ne que esta­ble­cer­se diver­sos pro­ce­sos de con­sul­ta para los diver­sos pue­blos del país; ya sea a los her­ma­nos rará­mu­ris, wiri­ku­tas o zapo­te­cos”, dice.

Para ello, el abo­ga­do sugie­re que el Con­gre­so invi­te a exper­tos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les para super­vi­sar la con­sul­ta, como Vic­to­ria Tau­li-Cor­pus, la indí­ge­na kan­ka­na-ey Igo­rot y rela­to­ra espe­cial de la ONU sobre los dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas; Miche­lle Bache­let, alta comi­sio­na­da de la ONU para los Dere­chos Humanos.

“Noso­tros espe­ra­mos una ley del Con­gre­so de la Unión que cum­pla con los están­da­res inter­na­cio­na­les”, abun­da el zapo­te­co, quien cele­bra que, en el pro­yec­to de reso­lu­ción, la SCJN no solo se basó en la Cons­ti­tu­ción mexi­ca­na, sino tam­bién en el Con­ve­nio 169 de la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT), lo que sien­ta un pre­ce­den­te para obli­gar el Esta­do mexi­cano en ela­bo­rar nor­mas con base en los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les que firmó.

Este caso nació de la incon­for­mi­dad de tres jóve­nes oriun­dos de los Valles Cen­tra­les de Oaxa­ca, que el des­pa­cho acom­pa­ñó en una deman­da de ampa­ro ante un juez fede­ral en Oaxa­ca en 2017, el cual les con­ce­dió la razón.

El año pasa­do, el Sena­do de la Repú­bli­ca se incon­for­mó e inter­pu­so un recur­so de revi­sión, que fue tras­la­da­do a un tri­bu­nal cole­gia­do de Cho­lu­la, en Pue­bla. Éste, a su vez, se decla­ró incom­pe­ten­te y pidió la opi­nión de la SCJN, que pasó el caso a la segun­da sala. 

FUENTE: Pro­ce­so

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *