Argen­ti­na. La expro­pia­ción de Vicen­tin y las trans­for­ma­cio­nes necesarias

Por Movi­mien­to de los Pue­blos, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 junio 2020

El Gobierno nacio­nal de Alber­to Fer­nán­dez ha anun­cia­do la intervención
del gru­po empre­sa­rio agro­in­dus­trial Vicen­tín, y al mis­mo tiempo,
anun­cia que va a enviar al Con­gre­so un pro­yec­to de Ley plan­tean­do la
expro­pia­ción de esta empre­sa. Has­ta el momen­to, no se cono­ce el tex­to de
esta pro­pues­ta de expro­pia­ción, y esta­mos en medio de negociaciones
entre el Gobierno, el gru­po Vicen­tín, y las prin­ci­pa­les cámaras
empre­sa­ria­les del país. Es una señal muy nega­ti­va que se negocie
abier­ta­men­te si se con­cre­ta o no la expro­pia­ción con un mono­po­lio que
esta­fó al Esta­do. Vicen­tín min­tió abier­ta­men­te con la liqui­da­ción de
expor­ta­cio­nes, y, como toda la gran bur­gue­sía argen­ti­na y multinacional,
fuga divi­sas des­de hace años.

Es un gru­po empre­sa­rio que forma
par­te de los prin­ci­pa­les gru­pos del com­ple­jo agro­so­je­ro, y ocu­pa una
posi­ción pri­vi­le­gia­da den­tro de la gran bur­gue­sía mul­ti­na­cio­nal y de
capi­tal nacio­nal que domi­nan en nues­tro país. Vicen­tín SAIC abarca
dis­tin­tos sec­to­res pro­duc­ti­vos: indus­tria fri­go­rí­fi­ca y “feed lot” para
pro­duc­ción gana­de­ra, viti­vi­ní­co­la, indus­tria tex­til, algo­dón, lácteos.
No que­da cla­ro has­ta el momen­to qué sec­to­res del gru­po empre­sa­rio serían
par­te de la expro­pia­ción anunciada.

Den­tro del complejo
acei­te­ro, es la prin­ci­pal empre­sa de ori­gen nacio­nal en las
expor­ta­cio­nes de acei­tes y deri­va­dos. Sin embar­go, es pre­ci­so tener en
cuen­ta que una par­te del paque­te accio­na­rio de Vicen­tín está en manos de
la mul­ti­na­cio­nal de ori­gen sui­zo Glen­co­re, que posee el 67% de las
accio­nes de la empre­sa de bio­die­sel del gru­po Vicen­tín, Reno­va. En la
eta­pa actual de nues­tro capi­ta­lis­mo depen­dien­te, el gran capital
“nacio­nal” y el “trans­na­cio­nal” están estre­cha­men­te vin­cu­la­dos, tanto
como el “capi­tal finan­cie­ro” con el gran “capi­tal productivo”.

Des­de hace muchos años, en nues­tro país el poder del capi­tal finan­cie­ro y
de los mono­po­lios que mane­jan la pro­duc­ción ali­men­ta­ria, las
expor­ta­cio­nes y el uso de las tie­rras pro­duc­ti­vas es hege­mó­ni­co. Estos
sec­to­res capi­ta­lis­tas son par­te fun­da­men­tal del poder real en nuestra
sociedad.

Des­de ese pun­to de vis­ta, esta­mos a favor de toda
medi­da que limi­te el poder de estos mono­po­lios, que espe­cu­lan con las
nece­si­da­des ali­men­ta­rias de nues­tro pue­blo y mane­jan a su volun­tad la
liqui­da­ción de los dóla­res que reci­ben del exte­rior por la ven­ta de las
cose­chas. Estos mono­po­lios espe­cu­lan con el tipo de cam­bio, para forzar
deva­lua­cio­nes que los enri­quez­ca aún más, y final­men­te terminan
enca­re­cien­do todos los pre­cios de la canas­ta bási­ca de alimentos.

Nos mani­fes­ta­mos a favor de la expro­pia­ción de Vicen­tín, y esta­mos a
favor de sos­te­ner una empre­sa esta­tal que inter­ven­ga en el mer­ca­do de
gra­nos y acei­tes, y en la pro­duc­ción de ali­men­tos para faci­li­tar que las
mayo­rías popu­la­res pue­dan acce­der a los mis­mos a pre­cios acor­des al
nivel de los sala­rios de una fami­lia trabajadora.

Acor­da­mos con
lo expre­sa­do por les com­pa­ñe­res de la Fede­ra­ción Acei­te­ra en su
decla­ra­ción: “La expor­ta­ción de hari­nas, acei­tes, bio­die­sel y derivados
de la soja es el sec­tor estra­té­gi­co de la eco­no­mía nacio­nal que
repre­sen­ta el 30% de las expor­ta­cio­nes tota­les del país, gene­ran­do el
mayor ingre­so de divi­sas. Con un lugar pre­pon­de­ran­te en el sector
agro­ex­por­ta­dor, Vicen­tín es una empre­sa que en manos del Esta­do tendrá
un rol fun­da­men­tal para la sobe­ra­nía y el con­trol sobre la pro­duc­ción de
ali­men­tos, impor­tan­cia que se acre­cien­ta en el mar­co de la Emergencia
Sani­ta­ria. Con su expro­pia­ción, se abre una opor­tu­ni­dad para gene­rar más
valor agre­ga­do con la indus­tria y retro­traer el pro­ce­so de
pri­ma­ri­za­ción pro­fun­di­za­do bajo la ges­tión del gobierno anterior”.

Des­pués de cre­cer enor­me­men­te duran­te el Gobierno de Macri, a fines de
2019 Vicen­tín con­cre­tó una quie­bra frau­du­len­ta, trian­gu­lan­do falsas
expor­ta­cio­nes de soja des­de Para­guay (don­de las expor­ta­cio­nes no pagan
nin­gún tipo de impues­tos, ni de reten­cio­nes), faci­li­ta­do por el manejo
de su pro­pio puer­to en San Loren­zo (San­ta Fe). En las con­di­cio­nes del
capi­ta­lis­mo depen­dien­te en la Argen­ti­na, es impo­si­ble quebrar
eco­nó­mi­ca­men­te una gran empre­sa agro­so­je­ra y acei­te­ra. Se tra­ta de una
sim­ple y direc­ta esta­fa. Vicen­tín es uno de los gran­des fuga­do­res de
capi­ta­les al exterior.

Al mis­mo tiem­po, enten­de­mos impres­cin­di­ble seña­lar varios aspec­tos impor­tan­tes de esta cuestión:

*Cual­quier medi­da que tome la inter­ven­ción no debe per­mi­tir que este
gru­po empre­sa­rio elu­da la gigan­tes­ca deu­da que tie­ne, en espe­cial con el
Esta­do y con el escan­da­lo­so prés­ta­mo otor­ga­do por el Ban­co Nación
duran­te el macris­mo. Nues­tro pue­blo no tie­ne que hacer­se car­go de esa
deu­da. Por el con­tra­rio, el gru­po Vicen­tín debe pagar cada dólar de su
deu­da, que es una “simu­la­ción de deu­da”. Vicen­tín y los pul­pos aceiteros
tie­nen que dejar de con­tro­lar los puer­tos de expor­ta­ción: la fal­ta de
con­trol esta­tal faci­li­ta la “fuga de recur­sos” y por con­si­guien­te, la
“fuga de capitales”.

*Hay que evi­tar pagar lo que no se debe: es
nece­sa­rio no repe­tir lo rea­li­za­do con Aero­lí­neas Argen­ti­nas (Mar­sans) y
con YPF (REPSOL, empre­sa espa­ño­la depen­dien­te de la empre­sa yanqui
Arbus­to, de la fami­lia Bush). En esos casos, se ter­mi­nó cedien­do a las
pre­sio­nes empre­sa­rias y del capi­tal finan­cie­ro. Esas pre­sio­nes existen
aho­ra y cre­ce­rán, y se requie­re la deci­sión polí­ti­ca de enfren­tar­las y
derrotarlas.

*Es nece­sa­rio pre­ser­var todos los pues­tos de trabajo
en la empre­sa, man­te­nien­do sala­rios y con­di­cio­nes de tra­ba­jo, para el
con­jun­to de les tra­ba­ja­do­res de este gru­po empre­sa­rio. Al mis­mo tiempo,
es nece­sa­rio que Vicen­tín le pague a todes les pro­duc­to­res, a quienes
les adeu­da el pago de los últi­mos meses. El Gobierno se comprometió
públi­ca­men­te a res­pe­tar los dere­chos de les tra­ba­ja­do­res. Habrá que
garan­ti­zar que se cum­pla real­men­te ese compromiso.

*Debe
cons­truir­se una empre­sa com­ple­ta­men­te públi­ca y esta­tal, suje­ta al
con­trol de sus tra­ba­ja­do­res, y de los peque­ños pro­duc­to­res agra­rios que
la abas­te­cen, y con par­ti­ci­pa­ción de las orga­ni­za­cio­nes sociales
cam­pe­si­nas y urba­nas. No acor­da­mos con el mode­lo de “Socie­da­des
Anó­ni­mas”, al esti­lo de lo rea­li­za­do con la esta­ti­za­ción par­cial de YPF
en 2012. No se tra­ta de con­for­mar una empre­sa más que actúe en el
agro­ne­go­cio soje­ro, sino de una empre­sa que defien­da real­men­te los
intere­ses de la mayo­ría de nues­tra sociedad.

*En ese sen­ti­do, no
es una señal favo­ra­ble que se tras­pa­se Vicen­tín a YPF Agro, que
repro­du­ce la lógi­ca extrac­ti­vis­ta y ren­tis­ta del nego­cio petro­le­ro y de
los bio­com­bus­ti­bles. Son nega­ti­vas des­de nues­tra pers­pec­ti­va las
pri­me­ras decla­ra­cio­nes del inter­ven­tor desig­na­do, Gabriel Del­ga­do, en el
sen­ti­do de crear una “Vaca Viva” como con­ti­nui­dad de la polí­ti­ca de
“Vaca Muer­ta” en el frac­king petro­le­ro de la pro­vin­cia de Neu­quén. No se
tra­ta de pro­du­cir cen­tral­men­te bio­com­bus­ti­bles, sino de producir
ali­men­tos para nues­tra pobla­ción y bie­nes expor­ta­bles regu­la­dos por el
Estado.

*La polí­ti­ca depre­da­do­ra del frac­king en Vaca Muerta
des­tru­yó el ambien­te, y no ase­gu­ró el auto­abas­te­ci­mien­to ener­gé­ti­ca y
petro­le­ro de nues­tro país. Esos obje­ti­vos fue­ron decla­ma­dos en el
pro­ce­so de esta­ti­za­ción par­cial de YPF en 2012. Enten­de­mos que una
empre­sa ali­men­ta­ria y acei­te­ra de carác­ter esta­tal no debe repe­tir esa
expe­rien­cia, sino que debe bus­car real­men­te el abas­te­ci­mien­to de
ali­men­tos de bue­na cali­dad y a pre­cios acce­si­bles para las mayorías
populares. 

*La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria se con­tra­po­ne al modelo
agro­in­dus­trial domi­nan­te, del que el gru­po Vicen­tín es un actor
des­ta­ca­do (cer­ca de un 10% de las expor­ta­cio­nes del sec­tor agrosojero).
Este mode­lo de agri­cul­tu­ra indus­trial, con los poo­les de siem­bra como
mues­tra del peso del capi­tal finan­cie­ro en el nego­cio agra­rio, tiene
con­se­cuen­cias nega­ti­vos para los sue­los y la diver­si­dad de la producción
agrí­co­la, y pro­du­ce mayor empo­bre­ci­mien­to y con­ta­mi­na­ción de la
pobla­ción rural, y hace des­apa­re­cer pro­duc­to­res agra­rios. Para conseguir
real­men­te la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, hay que avan­zar en otro mode­lo: la
agro­eco­lo­gía, para pro­du­cir ali­men­tos salu­da­bles, de bue­na cali­dad, y a
pre­cios populares.

Final­men­te, que­re­mos seña­lar que para acabar
con el dra­ma social que sig­ni­fi­ca que en un país pro­duc­tor de alimentos
haya cada vez más seres huma­nos que no pue­dan acce­der a una canasta
ali­men­ta­ria dig­na, es impres­cin­di­ble avan­zar con las siguien­tes medidas:

Se debe limi­tar la con­cen­tra­ción de la tie­rra en pocas manos, en
espe­cial en los poo­les soje­ros, que explo­tan y degra­dan la tie­rra que
uti­li­zan, redu­cien­do su capa­ci­dad pro­duc­ti­va pos­te­rior. Las tierras
pro­duc­ti­vas deben estar al ser­vi­cio de las nece­si­da­des popu­la­res. El
mode­lo extrac­ti­vis­ta no sólo degra­da los sue­los, sino que degra­da las
con­di­cio­nes de las mayo­rías y de la vida misma.

Enten­de­mos que se
debe avan­zar hacia la nacio­na­li­za­ción del comer­cio exte­rior de gra­nos y
acei­tes, impi­dien­do la espe­cu­la­ción finan­cie­ra y ali­men­ta­ria sobre los
bie­nes pro­du­ci­dos en las tie­rras de nues­tro país. En ese mar­co, la
regu­la­ción efec­ti­va del sec­tor agro­so­je­ro, a tra­vés de una empresa
esta­tal en este sec­tor cla­ve como el cerea­le­ro, debe­ría ser un primer
paso. 

La ener­gía eléc­tri­ca, el gas, el petró­leo, el agua, el
trans­por­te públi­co, cons­ti­tu­yen sec­to­res esen­cia­les, y deben ser
esta­ta­les, con meca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción y con­trol efec­ti­vo de
trabajadoras/​es y usua­ries. En la Argen­ti­na, el mane­jo de las tierras
agro­pe­cua­rias y de la pro­duc­ción de ali­men­tos tam­bién requie­re el
con­trol esta­tal, con pre­sen­cia acti­va de orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas y de
les tra­ba­ja­do­res involucrades.

La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, la
sobe­ra­nía ener­gé­ti­ca, y la sobe­ra­nía popu­lar deben ir necesariamente
entre­la­za­das, en el camino de cons­truir una socie­dad para todas y todos,
una socie­dad sin explo­ta­do­res ni explotades.

Movi­mien­to de los Pue­blos: Por un socia­lis­mo femi­nis­ta des­de abajo

Fren­te Popu­lar Darío San­ti­llán – Corrien­te Nacio­nal
Izquier­da Lati­no­ame­ri­ca­na
Socia­lis­ta
Movi­mien­to 8 de Abril
Movi­mien­to por la Uni­dad Lati­no­ame­ri­ca­na y el Cam­bio Social MULCS

12 de Junio 2020

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *