Afga­nis­tán: Des­or­den interno en el Talibán

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, Por Gua­di Cal­vo*, 12 de junio de 2020— 

Las dila­cio­nes del Tali­bán para comen­zar con el cum­pli­mien­to de los acuer­dos de Doha, fir­ma­dos con los Esta­dos Uni­dos el 29 de febre­ro pasa­do, se deben a que en el inte­rior de la orga­ni­za­ción arma­da, se levan­ta­ron algu­nas voces dis­cor­dan­tes, en lo que pare­cía un blo­que per­fec­ta­men­te afia­ta­do, aun­que ya la orga­ni­za­ción había teni­do reme­so­nes inter­nos, muy seve­ros. El más impor­tan­te se pro­du­jo en 2015, cuán­do se cono­ció la muer­te de su fun­da­dor el mullah Moham­mad Omar, quién en reali­dad había muer­to en 2013, por cau­sas natu­ra­les en un hos­pi­tal de Pakis­tán, y la orga­ni­za­ción debió ele­gir al nue­vo Amīr al-muʾ­Mi­nīn (Prín­ci­pe de los Cre­yen­tes), como se lla­ma al líder de la orga­ni­za­ción, en julio de ese mis­mo año. El ungi­do del con­se­jo de emi­res o shu­ra fue el mullah, Akh­tar Moha­med Man­sour, lo que a otros aspi­ran­tes no cayó en gra­cia, pro­du­cién­do­se algu­nos reme­so­nes inter­nos, alen­ta­dos por el secre­tis­mo con que se había mane­ja­do el alto man­do de la orga­ni­za­ción la muer­te de Omar. Esas reser­vas con­tra el nue­vo emir, lo obli­gó a sofo­car las pro­tes­tas inter­nas lo que hizo que algu­nos coman­dan­tes, aban­do­na­ran la orga­ni­za­ción. Entre ellos el mullah Moham­mad Rasul, que orga­ni­zó un gru­po insur­gen­te den­tro de la estruc­tu­ra de la orga­ni­za­ción cono­ci­do como El Alto Con­se­jo del Emi­ra­to Islá­mi­co de Afga­nis­tán, que ha lle­ga­do a tener enfren­ta­mien­tos con la rama ofi­cial del Tali­bán en el sur y oes­te del país , los que deja­ron dece­nas de muer­tos de ambos lados, pero lle­van­do la peor par­te el gru­po de Rasul, quien habría reci­bi­do finan­cia­ción de las agen­cias de inte­li­gen­cia que res­pon­de a Kabul en un inten­to de divi­dir al gru­po, aun­que hoy muy debi­li­ta­do se lo con­si­de­ra ope­ra­ti­va­men­te e irrelevante.

El mullah Man­sour, encon­tra­ría rápi­da­men­te su muer­te, en el ata­que de un dron nor­te­ame­ri­cano, mien­tras tran­si­ta­ba por una ruta de Belu­chis­tán pakis­ta­ní, posi­ble­men­te pro­ve­nien­te de Irán, en mayo del año siguien­te. Lo que obli­gó a la Shu­ra, a con­vo­car­se para una nue­va elec­ción de don­de emer­gió el actual emir, el Mullah Hiba­tu­llah Akhund­za­da, que más allá de su fama de duro, ha sido el líder más dia­lo­guis­ta que han teni­do los tali­ba­nes, por lo que muchos coman­dan­tes no han esta­do de acuer­do y en varias opor­tu­ni­da­des se ha hecho escu­char, con accio­nes no con­sen­sua­das por el alto mando.

Los acuer­dos de Doha, han sig­ni­fi­ca­do un nue­vo esco­llo para la direc­ción de la orga­ni­za­ción, par­ti­cu­lar­men­te en dos pun­tos cla­ve: la libe­ra­ción de los cer­ca de 5 mil muyahi­di­nes rete­ni­dos por las fuer­zas de segu­ri­dad que res­pon­den al pre­si­den­te Ash­raf Gha­ni, de los que se espe­ra­ba la libe­ra­ción inme­dia­ta y a pesar de en tres meses ya han sido libe­ra­dos unos tres mil, la base de los mili­cia­nos quie­res la libe­ra­ción urgen­te de todos sus her­ma­nos, de los que ya han sido libe­ra­dos unos tres mil; el otro pun­to y qui­zás el más arduo y el más impor­tan­te para los intere­ses nor­te­ame­ri­ca­nos, es la obli­ga­ción del Tali­bán de pres­tar cola­bo­ra­ción a otras orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas, fun­da­men­tal­men­te a al-Qae­da, una alian­za que vie­ne des­de los mis­mos orí­ge­nes de la fun­da­ción de tali­bán en 1994 por el mullah Omar, ya que en muchos seg­men­tos de ese eje, es casi impo­si­ble dis­cer­nir cuál es una y cual la otra, ya que los mili­cia­nos actúan tan­to para el tali­bán como para al-Qae­da, según sean las nece­si­da­des ope­ra­ti­vas de ambos gru­pos. Que siem­pre han ope­ra­do en la mis­ma direc­ción, sin con­flic­tos entre ellos. Ya que des­de los tiem­pos de Osa­ma bin Laden, al-Qae­da en Afga­nis­tán, siem­pre se ha subor­di­na­do al man­do de los mullah, mien­tras que la fuer­za afga­na sopor­tó, con abso­lu­ta leal­tad a bin Laden, la inva­sión nor­te­ame­ri­ca­na de 2001, cuyo obje­ti­vo pri­mor­dial era la bús­que­da, cap­tu­ra y eje­cu­ción del emir de al-Qae­da, a todas luces, según la inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, res­pon­sa­ble de los ata­ques a las torres geme­las de Nue­va York y el chi­vo expia­to­rio ideal, para lavar las res­pon­sa­bi­li­da­des del Geor­ges W. Bush y sus fun­cio­na­rios, que en apa­rien­cia fue­ron sor­pren­di­dos por las accio­nes de aque­lla cla­ra maña­na de septiembre.

Tras la fir­ma de los acuer­do de Doha, según algu­nas fuen­tes nor­te­ame­ri­ca­nas, se habría pro­du­ci­do la esci­sión de un sec­tor del Tali­bán, cono­ci­do como Hezb‑e Walayat‑e Isla­mi, (Par­ti­do de la Guar­dia Islá­mi­ca) del que no se cono­ce ni sus man­dos, ni la can­ti­dad de hom­bres con los que podría con­tar, para que pue­dan pro­vo­car un estan­ca­mien­to en el cum­pli­mien­to de los pla­zos acor­da­dos con Washing­ton, que ten­dría que ter­mi­nar en mayo de 2021, con la reti­ra­da total de las fuer­zas nor­te­ame­ri­ca­nas y sus alia­dos, al tiem­po que el Tali­bán ten­drá que res­pe­tar el acuer­do per­ma­nen­te de alto el fue­go y nego­ciar la gober­na­bi­li­dad con el actual y muy ende­ble poder polí­ti­co ins­ta­la­do en Kabul. Aun­que según estas mis­mas fuen­tes este nue­vo gru­po arma­do con­ta­ría con el apo­yo de Irán, que com­par­te una fron­te­ra casi mil kiló­me­tros con Afga­nis­tán y pró­xi­mo a la fron­te­ra des­de hace déca­das exis­ten cam­pa­men­tos de refu­gia­dos afga­nos con los que podría ampliar su base militante.

Según un infor­me de Nacio­nes Uni­das, cono­ci­do el 1 de junio el nue­vo gru­po esta­ría con­for­ma­do por altos man­dos en opo­si­ción a cual­quier posi­ble acuer­do de paz, man­do medios muy radi­ca­li­za­dos y peque­ños gru­pos de base afga­nos y extran­je­ros. Los coman­dan­tes de tro­pa, que han lle­va­do el peso de la gue­rra en el terri­to­rio carac­te­ri­za­dos como la “línea dura” han empe­za­do a exi­gir la res­tau­ra­ción del régi­men tali­bán que gober­nó el país des­de 1996 has­ta 2001.

Por lo que temas, que han que­da­do abier­tos en Doha, los dere­chos de las muje­res, la dis­tri­bu­ción del poder y los cam­bios en la Cons­ti­tu­ción, que se ten­drán que dis­cu­tir en las con­ver­sa­cio­nes intra-afga­nas, que ten­drían que haber comen­za­do en mar­zo, pero fue­ron demo­ra­das en el pri­mer esco­llo la libe­ra­ción de pri­sio­ne­ros, más allá de esto, esas dis­cu­sio­nes pon­drán a prue­ba el ner­vio y la pacien­cia de los líde­res tali­ba­nes, que sin duda pen­sa­ran en la uni­dad de su sec­tor antes que en un “nue­vo” Afganistán.

Por lo que se debe enten­der que los cons­tan­tes ata­ques que des­de fines de febre­ro los tali­ba­nes lan­za­ron con­tra posi­cio­nes del Ejér­ci­to Afgano y otras fuer­zas de segu­ri­dad que res­pon­den a Kabul, como una mane­ra de demos­trar a pro­pios extra­ños que el espí­ri­tu mili­tan­te que los ha movi­do des­de siem­pre con­ti­nua vivo.

Estre­chan­do filas

Algu­nos seña­lan entre los líde­res de Hezb‑e Walayat‑e Isla­mi se encon­tra­ría en vete­rano Sira­jud­din Haq­qa­ni, líder de la cono­ci­da Red Haq­qa­ni, fun­da­da por su padre Jala­lud­din, en 1980, con la asis­ten­cia de los Esta­dos Uni­dos, duran­te los años de la gue­rra anti­so­vié­ti­ca en Afga­nis­tán. La Red, alia­da des­de 1996 a los tali­ba­nes, duran­te los últi­mos años se había espe­cia­li­za­do en ata­que explo­si­vos, par­ti­cu­lar­men­te en Kabul, con los que pro­du­jo cien­tos de muertos.

Des­con­cier­ta la noti­cia de que sea Sira­jud­din Haq­qa­ni, quien coman­de el nue­vo gru­po ya que en febre­ro últi­mo un artícu­lo suyo fue publi­ca­do en el New York Times, en el que aba­la­ba las con­ver­sa­cio­nes de Doha, que alcan­za­ban por esos días su pun­to culmínate.

Se cree que el ale­ja­mien­to de Haq­qa­ni, del núcleo del tali­bán y su “acer­ca­mien­to” a Irán, si eso podría algu­na vez con­fir­mar­se, podría deber­se a que la Red, que siem­pre ha con­ta­do con el finan­cia­mien­to de Pakis­tán y Ara­bia Sau­di­ta, en estos últi­mos meses, esos fon­dos han empe­za­do a ser recortados.

Otro de los líde­res del tali­bán que han recha­za­do el acuer­do de Doha es el mullah Qayum Zakir, un pode­ro­so coman­dan­te a car­go del con­trol del este afgano y jefe mili­tar de la orga­ni­za­ción, no solo endu­re­ci­do en los cam­pos de bata­lla, sino tam­bién e los lar­go años que pade­ció en Guan­tá­na­mo. Jun­to a la pos­tu­ra de Zakir, se ali­nea otro ultra­con­ser­va­dor el mullah Ibrahim Sadr, con los sufi­cien­tes méri­tos para figu­rar entre los ocho terro­ris­tas más bus­ca­dos según el Depar­ta­men­to del Teso­ro nor­te­ame­ri­cano, Sadr, fun­gió como jefe de la comi­sión mili­tar que estu­vo téc­ni­ca­men­te vacan­te duran­te varios años, y fue un cla­ro alia­do de el mullah Man­sour, por lo que pudo ser corri­do tras la muer­te del emir en 2016.

Según el Depar­ta­men­to del Teso­ro, Irán habría acor­da­do con el mullah Sadr en dar­le a sus hom­bres finan­cia­ción y entre­na­mien­to tác­ti­co y de com­ba­te. Otro de los gru­pos inter­nos del tali­bán, que habría ingre­sa­do a la nue­va orga­ni­za­ción es la Feday‑e Mahaz (Bri­ga­da de Sui­ci­dio), diri­gi­do por Haji Naji­bu­llah, otro vete­rano de la lar­ga gue­rra con­tra los Esta­dos Unidos.

Mike Pom­peo, el secre­ta­rio de Esta­do nor­te­ame­ri­cano, acu­só en enero pasa­do a Irán de “tra­ba­jar acti­va­men­te” para boi­co­tear en acuer­do de paz en Afga­nis­tán, dan­do apo­yo a al tali­bán como a la red Haq­qa­ni, con lo que dejó abier­ta la posi­bi­li­dad para que cual­quier fra­ca­so usar a Tehe­rán, como la mejor excusa.

Diana I

*Gua­di Cal­vo es escri­tor y perio­dis­ta argen­tino. Ana­lis­ta Inter­na­cio­nal espe­cia­li­za­do en Áfri­ca, Medio Orien­te y Asia Cen­tral. En Face­book: https://​www​.face​book​.com/​l​i​n​e​a​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​lGC.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *