Cuba en la pan­de­mia de COVID-19

Por Helen Yaf­fe | Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 9 de junio 2020

La
res­pues­ta de la Cuba socia­lis­ta a la pan­de­mia glo­bal de SARS-CoV2 ha
sido excep­cio­nal tan­to por su ges­tión inter­na como por su
con­tri­bu­ción inter­na­cio­nal. El hecho de que una nación pequeña,
some­ti­da a siglos de colo­nia­lis­mo e impe­ria­lis­mo, y des­de la
Revo­lu­ción de 1959 a seis déca­das de un blo­queo cri­mi­nal de Estados
Uni­dos, pue­da desem­pe­ñar este papel ejem­plar se debe al sistema
socia­lis­ta de Cuba. La pla­ni­fi­ca­ción cen­tral des­ti­na los recursos
nacio­na­les según una estra­te­gia de desa­rro­llo que prio­ri­za el
bien­es­tar humano y la par­ti­ci­pa­ción de la comu­ni­dad, y no del
bene­fi­cio privado.

Las auto­ri­da­des cuba­nas reac­cio­na­ron rápi­da­men­te a la información
pro­por­cio­na­da por Chi­na acer­ca del SARS-CoV2 a prin­ci­pios de este
año. En enero las auto­ri­da­des cuba­nas esta­ble­cie­ron una Comisión
Nacio­nal Inter­sec­to­rial para el COVID-19, actua­li­za­ron su Plan de
Acción Nacio­nal para Epi­de­mias, empe­za­ron a vigi­lar puertos,
aero­puer­tos e ins­ta­la­cio­nes mari­nas, impar­tie­ron a los agen­tes de
fron­te­ras e inmi­gra­ción for­ma­ción para res­pon­der al COVID-19 y
ela­bo­ra­ron un plan de “pre­ven­ción y con­trol”. Especialistas
cuba­nos via­ja­ron a Chi­na para apren­der acer­ca del com­por­ta­mien­to del
nue­vo coro­na­vi­rus y las comi­sio­nes del Con­se­jo Cien­tí­fi­co del
gobierno empe­za­ron a tra­ba­jar para luchar con­tra el coronavirus.
Duran­te el mes de febre­ro se reor­ga­ni­za­ron las ins­ta­la­cio­nes médicas
y se for­mó al per­so­nal para con­tro­lar la pro­pa­ga­ción de virus
den­tro de la isla. A prin­ci­pios de mar­zo se creó un gru­po científico
y bio­tec­no­ló­gi­co para desa­rro­llar tra­ta­mien­tos, prue­bas, vacu­nas y
otras inno­va­cio­nes rela­cio­na­das con el COVID-19. A par­tir del 10 de
mar­zo se empe­za­ron a hacer prue­bas de COVID-19 a las per­so­nas que
entra­ban en el país. Todo ello se hizo antes de que se detec­ta­ra el
virus en la isla.

El 11 de mar­zo se con­fir­mó que tres turis­tas ita­lia­nos eran los
pri­me­ros casos de COVID-19 en Cuba. Las auto­ri­da­des sanitarias
cuba­nas se pusie­ron en acción orga­ni­zan­do reunio­nes en los barrios,
hacien­do che­queos de salud, prue­bas, ras­treo de con­tac­tos y
cua­ren­te­nas casa por casa, todo ello acom­pa­ña­do de pro­gra­mas de
edu­ca­ción y actua­li­za­cio­nes dia­rias de los datos. El 20 de mar­zo se
“con­fi­nó” a la pobla­ción y se le exi­gió res­pe­tar las nor­mas de
dis­tan­cia­mien­to social y lle­var mas­ca­ri­llas cuan­do tuvie­ra que salir
de casa para acu­dir a tra­ba­jos esen­cia­les. Se sus­pen­die­ron los
impues­tos a los nego­cios y las deu­das domés­ti­cas, se ase­gu­ró el 50
% del suel­do a las per­so­nas hos­pi­ta­li­za­das y los hoga­res con ingresos
bajos reci­bie­ron asis­ten­cia social y fami­liar ya que se les entregó
a domi­ci­lio comi­da, medi­ci­nas y otros artícu­los. En talle­res de toda
la nación se empe­za­ron a pro­du­cir mas­ca­ri­llas ani­ma­dos por un
movi­mien­to popu­lar de pro­duc­ción domés­ti­ca y se orga­ni­za­ron grupos
comu­ni­ta­rios de ayu­da mutua para ayu­dar a las per­so­nas vul­ne­ra­bles y
ancia­nas a com­prar comi­da ya que se habían vuel­to habi­tua­les las
lar­gas colas. El 24 de mar­zo Cuba cerró sus fron­te­ras a las personas
no resi­den­tes, una deci­sión dura dada la impor­tan­cia que tie­nen para
el Esta­do los ingre­sos del turis­mo. Se exi­gía a cual­quier persona
que entra­ra en el país pasar una cua­ren­te­na super­vi­sa­da de 14 días
bajo un régi­men de prue­bas (1). En las pro­vin­cias y muni­ci­pios se
acti­va­ron los Con­se­jos de Defensa.

En
abril
se sus­pen­dió tanto
el
pago de las fac­tu­ras de los ser­vi­cios públi­cos como
el trans­por­te regio­nal y local, aun­que se garan­ti­zó el trans­por­te al
per­so­nal medi­co y a otras per­so­nas que tra­ba­ja­ran en servicios
esenciales.
Se
desin­fec­tó La Haba­na y otras ciu­da­des. Se puso en cua­ren­te­na total o
par­cial a 20 comu­ni­da­des de seis pro­vin­cias. Se
puso
en marcha
una apli­ca­ción diseñada
en Cuba,
“Vir­tual Scree­ning”, con una apli­ca­ción de opt-in que per­mi­te a
las
personas
usuarias
remitir
una encues­ta epi­de­mio­ló­gi­ca al
Ministerio
de Salud Públi­ca (MINSAP)
para que haga un análisis
esta­dís­ti­co. Se
toma­ron medi­das para impe­dir que el virus entra­ra en las cárceles
don­de se hicie­ron che­queos acti­vos dos veces al día y a fecha de 23
de abril no se había regis­tra­do nin­gún caso en
ellas.

A fecha de 24 de mayo se había infor­ma­do de 82 muer­tes y menos de
dos mil casos con­fir­ma­dos en Cuba (2), cuya pobla­ción es de 11.2
millo­nes de habi­tan­tes. Eso supo­ne 173 casos con­fir­ma­dos por millón
de habi­tan­tes, en com­pa­ra­ción con los 3.907 por millón en Gran
Bre­ta­ña. No ha muer­to nin­gu­na per­so­na per­te­ne­cien­te al personal
sani­ta­rio, aun­que a media­dos de abril se habían infec­ta­do 92
personas.

La res­pues­ta ejem­plar de Cuba se basa en cin­co carac­te­rís­ti­cas de
su desa­rro­llo socia­lis­ta. Pri­me­ro, su sis­te­ma de salud pública
úni­co, uni­ver­sal y gra­tui­to, que pri­ma la pre­ven­ción sobre la cura,
con una red de médi­cos de fami­lia res­pon­sa­bles de la salud
comu­ni­ta­ria y que viven entre sus pacien­tes. Segun­do, la industria
bio­far­ma­céu­ti­ca de Cuba que está orien­ta­da a las nece­si­da­des de
salud públi­ca y pro­du­ce casi el 70 % de los medi­ca­men­tos que se
con­su­men en el país y expor­ta a 50 paí­ses (3). Ter­ce­ro, la
expe­rien­cia de la isla en mate­ria de defen­sa civil y reduc­ción del
ries­go de desas­tres, gene­ral­men­te en res­pues­ta a desas­tres naturales
y rela­cio­na­dos con el cli­ma. Su inter­na­cio­nal­men­te aplaudida
capa­ci­dad de movi­li­zar los recur­sos nacio­na­les para pro­te­ger la vida
huma­na se logra gra­cias a una red de orga­ni­za­cio­nes popu­la­res que
faci­li­tan la comu­ni­ca­ción y la acción comu­ni­ta­ria. Cuar­to, la
expe­rien­cia de la isla en hacer con­tro­les de enfermedades
con­ta­gio­sas. Duran­te déca­das Cuba ha envia­do a profesionales
sani­ta­rios a paí­ses que pade­cen enfer­me­da­des infec­cio­sas erradicadas
des­de hace tiem­po en la isla y ha invi­ta­do a dece­nas de miles de
per­so­nas de otros paí­ses a estu­diar en Cuba. Cuen­ta con
pro­ce­di­mien­tos bien desa­rro­lla­dos para poner en cua­ren­te­na a personas
que entran en la isla. Quin­to, el inter­na­cio­na­lis­mo médi­co cubano
gra­cias al cual 400.000 per­so­nas pro­fe­sio­na­les de la salud han
pro­por­cio­na­do aten­ción sani­ta­ria gra­tui­ta a pobla­cio­nes que carecían
de ella en 164 paí­ses. Cuan­do empe­zó la pan­de­mia había unos 28.000
pro­fe­sio­na­les sani­ta­rios tra­ba­jan­do en 59 paí­ses. A fina­les de mayo
otros 2.300 espe­cia­lis­tas sani­ta­rios de las Bri­ga­das Médi­cas Henry
Reeve de Cuba, espe­cia­lis­tas en res­pues­ta epi­de­mio­ló­gi­ca y a
desas­tres, habían acu­di­do a 24 paí­ses para tra­tar a pacien­tes de
COVID-19.

Com­pro­mi­so con una aten­ción sani­ta­ria públi­ca de gran
calidad 

En 1959 Cuba con­ta­ba con unos 6.000 médi­cos, pero la mitad de
ellos se mar­cha­ron muy pron­to. Solo se que­da­ron 12 de los 250
pro­fe­so­res cuba­nos de la Facul­tad de Medi­ci­na de la Uni­ver­si­dad de La
Haba­na. Solo había un hos­pi­tal rural. El gobierno revo­lu­cio­na­rio se
enfren­tó al reto de pro­por­cio­nar una aten­ción sani­ta­ria públi­ca de
gran cali­dad par­tien­do casi des­de cero. Para ello se esta­ble­ció en
1960 el Ser­vi­cio Médi­co Rural (SMR) y a lo lar­go de la década
siguien­te se des­ti­nó a zonas remo­tas a cien­tos de médi­cos recién
gra­dua­dos (4).Los médi­cos del SMR desem­pe­ña­ron la
fun­ción de edu­ca­do­res en mate­ria de salud ade­más de la de médicos
clí­ni­cos. Se esta­ble­cie­ron pro­gra­mas nacio­na­les para la prevención
y el con­trol de enfer­me­da­des infec­cio­sas. Des­de 1962 un programa
nacio­nal de inmu­ni­za­ción sumi­nis­tró a todas las per­so­nas cubanas
ocho vacu­nas gra­tis. Se redu­je­ron rápi­da­men­te las enfermedades
infec­cio­sas has­ta eli­mi­nar­las final­men­te. Para 1970 la can­ti­dad de
hos­pi­ta­les rura­les había lle­ga­do a 53. Has­ta 1976 no se recu­pe­ró la
pro­por­ción entre médi­cos y ciu­da­da­nos ante­rior a la Revolución.
Para enton­ces todo el país dis­po­nía de ser­vi­cios de salud y los
indi­ca­do­res habían mejo­ra­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. En 1974 se
esta­ble­ció un nue­vo mode­lo de poli­clí­ni­cas basa­das en la comunidad
que pro­por­cio­nó a las comu­ni­da­des cuba­nas acce­so local a
espe­cia­lis­tas de aten­ción pri­ma­ria. Tan­to la for­ma­ción como la
polí­ti­ca hicie­ron hin­ca­pié en el impac­to que los factores
bio­ló­gi­cos, socia­les, cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cos y medioambientales
tenían en los pacien­tes. Los pro­gra­mas nacio­na­les se cen­tra­ron en la
salu­da mater­noin­fan­til, en las enfer­me­da­des infec­cio­sas, en las
enfer­me­da­des cró­ni­cas no trans­mi­ti­bles y en la salud de las personas
adul­tas más mayores. 

En 1983 se intro­du­jo en todo el país el Plan de Médi­cos y
Enfer­me­ros de Fami­lia, según el cual se esta­ble­cie­ron en los barrios
con­sul­tas de médi­cos de fami­lia en cuya par­te supe­rior vivían con
su fami­lia el médi­co o enfer­me­ro, de modo que la aten­ción médica
esta­ba garan­ti­za­da las 24 horas del día. Los médi­cos de familia
coor­di­nan la aten­ción médi­ca y diri­gen las cam­pa­ñas de promoción
de la salud que insis­ten en la pre­ven­ción y el análisis
epi­de­mio­ló­gi­co. Se basan en la crea­ción de his­to­ria­les médi­cos y
en la capa­ci­dad clí­ni­ca, mien­tras que reser­van los procedimientos
cos­to­sos de alta tec­no­lo­gía a aque­llos pacien­tes que los requieren,
con­cier­tan las citas con los pacien­tes por las maña­nas y hacen
visi­tas a domi­ci­lio por las tar­des. Los equi­pos médi­cos hacen
diag­nós­ti­cos de la salud del barrio y mez­clan la medi­ci­na clínica
con la salud públi­ca y la “valo­ra­ción con­ti­nua y eva­lua­ción de
ries­gos” (VCER) indi­vi­dua­li­za­da de sus pacien­tes. Los médi­cos y
enfer­me­ros de fami­lia tra­ba­jan tam­bién en cen­tros de tra­ba­jo y
escue­las gran­des, guar­de­rías infan­ti­les, resi­den­cias de personas
mayo­res, etc. 

Para 2005 la pobla­ción cuba­na tenía un médi­co por cada 167
per­so­nas, la pro­por­ción más alta del mun­do. Cuba tie­ne actualmente
449 poli­clí­ni­cas, cada una de las cua­les atien­de a entre 20.000 y
40.000 per­so­nas y fun­cio­nan como cen­tro para entre 15 y 40 médicos
de fami­lia. Hay más de 10.000 médi­cos de fami­lia repar­ti­dos de
for­ma uni­for­me por toda la isla.

La aten­ción pri­ma­ria de salud, colum­na ver­te­bral de la
res­pues­ta de Cuba 

Un artícu­lo publi­ca­do en abril de 2020 por Medicc Review
des­cri­be el sis­te­ma de aten­ción pri­ma­ria de salud de Cuba como un
“arma pode­ro­sa” con­tra el COVID-19 (5). “Sin un acce­so temprano
a prue­bas rápi­das, esta­ba cla­ro que las prue­bas masi­vas no eran la
pri­me­ra opción estra­té­gi­ca. Sin embar­go, la aten­ción pri­ma­ria de
salud sí lo era”. Las auto­ri­da­des cuba­nas garan­ti­za­ron que todas
las per­so­nas que for­ma­ban par­te del sis­te­ma de aten­ción sanitaria,
inclui­do el per­so­nal de apo­yo, reci­bía for­ma­ción acer­ca del
COVID-19 antes de que se detec­ta­ra el virus. Los médi­cos de más
alto ran­go de cada pro­vin­cia reci­bie­ron for­ma­ción en el mundialmente
famo­so hos­pi­tal cubano de enfer­me­da­des tro­pi­ca­les, el Ins­ti­tu­to Pedro
Kou­rí. Des­pués, al vol­ver a sus pro­vin­cias, for­ma­ron a sus colegas
del siguien­te esca­la­fón, los direc­to­res de los hos­pi­ta­les y
poli­clí­ni­cas. “A con­ti­nua­ción se pasó al ter­cer esca­la­fón: la
for­ma­ción de los pro­pios médi­cos y enfer­me­ros de fami­lia, los
téc­ni­cos de labo­ra­to­rio y radio­lo­gía, el per­so­nal admi­nis­tra­ti­vo y
tam­bién el per­so­nal de man­te­ni­mien­to, los con­duc­to­res de ambulancias
y cami­lle­ros, cual­quier per­so­na que pudie­ra tener con­tac­to con un
pacien­te”, expli­có la direc­to­ra de una poli­clí­ni­ca, la dra. Mayra
Gar­cia, a la que se cita el artícu­lo de Medicc Review.

Cada poli­clí­ni­ca tam­bién for­mó a per­so­nas no per­te­ne­cien­tes al
sec­tor sani­ta­rio en su zona geo­grá­fi­ca, en los luga­res de tra­ba­jo, a
los pro­pie­ta­rios de peque­ños nego­cios, a las per­so­nas que alquilan
casas, espe­cial­men­te a extran­je­ros, o a los encar­ga­dos de las
guar­de­rías, y les indi­ca­ron cómo reco­no­cer los sín­to­mas y tomar
medi­das de pro­tec­ción. Como refuer­zo se envió a profesionales
médi­cos de alto ran­go de las poli­clí­ni­cas a los con­sul­to­rios de los
médi­cos de fami­lia. Se des­ti­nó per­so­nal médi­co a los hoteles
loca­les para pro­por­cio­nar detec­ción y aten­ción médi­ca las 24 horas
del día a los extran­je­ros que resi­dían allí. Se reor­ga­ni­za­ron los
ser­vi­cios de emer­gen­cias sin cita pre­via para ais­lar a cualquier
per­so­na que tuvie­ra sín­to­mas res­pi­ra­to­rios y pro­por­cio­nar una
valo­ra­ción las 24 horas del día. Siem­pre que fue posi­ble se
pos­pu­sie­ron las citas no rela­cio­na­das con el COVID-19 o se cambiaron
por visi­tas a domi­ci­lio en el caso de gru­pos prioritarios.

El artícu­lo de Medicc Review des­ta­ca a impor­tan­cia del
mode­lo de “valo­ra­ción con­ti­nua y eva­lua­ción de ries­gos” para
luchar con­tra el COVID-19. Ya se ha cla­si­fi­ca­do a toda la población
cuba­na en cua­tro gru­pos: apa­ren­te­men­te sanos, con fac­to­res de riesgo
de enfer­me­dad, enfer­mos y en pro­ce­so de recu­pe­ra­ción o de
reha­bi­li­ta­ción. Los médi­cos cono­cen las carac­te­rís­ti­cas de salud y
las nece­si­da­des de las comu­ni­da­des a las que atien­den. “El modelo
de “valo­ra­ción con­ti­nua y eva­lua­ción de ries­gos” tam­bién nos
aler­ta auto­má­ti­ca­men­te acer­ca de las per­so­nas que son más propensas
a tener infec­cio­nes res­pi­ra­to­rias y de las per­so­nas cuyas
enfer­me­da­des cró­ni­cas son los fac­to­res de ries­go más comúnmente
aso­cia­dos a com­pli­ca­cio­nes en pacien­tes de COVID-19”, expli­có el
doc­tor Ale­jan­dro Fadragas.

Los Comi­tés de Defen­sa de la Revo­lu­ción orga­ni­za­ron por toda
Cuba reunio­nes infor­ma­ti­vas sobre salud públi­ca para que los médicos
y enfer­me­ros ase­so­ra­ran a los barrios acer­ca de la pan­de­mia. En
cuan­to se con­fir­ma­ron los pri­me­ros casos se amplia­ron las visitas
dia­rias de los médi­cos de fami­lia a las casas y se con­vir­tie­ron en
la “herra­mien­ta más impor­tan­te” para la detec­ción acti­va de
casos y ade­lan­tar­se al virus (6). Unos 28.000 estu­dian­tes de medicina
se unie­ron a ellos para rea­li­zar estas visi­tas casa por casa para
detec­tar los sín­to­mas. Este pro­ce­di­mien­to sig­ni­fi­ca que se puede
estu­diar a toda la población.

Se
envía a las per­so­nas que tie­nen sín­to­mas a su poli­clí­ni­ca local
para que se les haga una eva­lua­ción rápi­da. Aque­llas per­so­nas que
se sos­pe­cha tie­ne COVID-19 son envia­das a uno de los nue­vos centros
muni­ci­pa­les de ais­la­mien­to situa­dos por toda la isla, don­de deben
per­ma­ne­ce un máxi­mo de 14 días duran­te los cales se les hacen
prue­bas y reci­ben aten­ción médica.
Si resulta
que el
caso es
otra enfer­me­dad res­pi­ra­to­ria, regre­san a casa pero deben permanecer
en su
inte­rior duran­te al menos 14 días con un
seguimiento
en aten­ción pri­ma­ria. Los
hos­pi­ta­les se reser­van para las per­so­nas que real­men­te los necesitan.

Los pro­fe­sio­na­les de aten­ción pri­ma­ria tam­bién son responsables
de loca­li­zar rápi­da­men­te los con­tac­tos de todos los casos
sos­pe­cho­sos, a los que se hacen prue­bas y se aís­lan en casa. Además,
las casas y entra­das comu­nes de aque­llos pacien­tes que han sido
envia­dos a los cen­tros de ais­la­mien­to son desin­fec­ta­dos por equipos
de “res­pues­ta rápi­da” for­ma­dos por direc­to­res y vicedirectores
de poli­clí­ni­cas, jun­to con los miem­bros de la fami­lia. Las consultas
de los médi­cos de fami­lia tam­bién se desin­fec­tan a dia­rio. Al mismo
tiem­po el per­so­nal médi­co con­tro­la a dia­rio a los tra­ba­ja­do­res de
los hote­les en los que están alo­ja­das per­so­nas extran­je­ras y las
poli­clí­ni­cas les pro­por­cio­na equi­pos de pro­tec­ción indi­vi­dual y
desin­fec­tan­tes. Las poli­clí­ni­cas y los médi­cos de fami­lia también
son res­pon­sa­bles del segui­mien­to duran­te 14 días de los pacien­tes de
COVID-19 a los que se ha dado de alta de los hospitales. 

Medi­ca­men­tos pro­du­ci­dos en Cuba 

El pro­to­co­lo cubano para tra­tar a los pacien­tes de COVID-19
inclu­ye 22 medi­ca­men­tos, la mayo­ría de ellos pro­du­ci­dos en el país.
La aten­ción se cen­tra en la pre­ven­ción, con medi­das des­ti­na­das a
mejo­rar la inmu­ni­dad inna­ta. Des­de el prin­ci­pio se iden­ti­fi­có el
poten­cial que tenía el medi­ca­men­to anti­vi­ral cubano Hebe­ron, un
inter­fe­rón Alfa 2b recom­bi­nan­te humano (IFN­rec). Este producto
bio­tec­no­ló­gi­co ha demos­tra­do ser efi­caz para enfer­me­da­des virales
como la hepa­ti­tis de tipo B y C, el her­pes zós­ter, el VIH-SIDA y el
den­gue. Se pro­du­ce en Cuba des­de 1986 y en Chi­na des­de 2003 por medio
de una empre­sa con­jun­ta cubano-chi­na, ChangHe­ber, y en enero de 2020
la Comi­sión Nacio­nal de Salud de Chi­na lo eli­gió entre 30
tra­ta­mien­tos para pacien­tes con COVID-19. Pron­to enca­be­zó su lista
de medi­ca­men­tos anti­vi­ra­les tras demos­trar bue­nos resultados.

Este medi­ca­men­to es más efi­caz si se uti­li­za de for­ma preventiva
y en las pri­me­ras eta­pas de la infec­ción. En Wuhan, Chi­na, casi
3.000 per­so­nas per­te­ne­cien­tes al per­so­nal medi­co toma­ron Hebe­ron como
medi­da pre­ven­ti­va con el fin de poten­ciar su res­pues­ta inmu­ne y
nin­gu­na de ellas con­tra­jo el virus, mien­tras que el 50 % de otros
3.300 médi­cos que no toma­ron este medi­ca­men­to con­tra­je­ron el
COVID-19. La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS), el Centro
Médi­co Johns Hop­kins y el World Jour­nal of Paediatrics,
entre otros, reco­mien­dan el IFN­rec de Cuba en los pro­to­co­los médicos
de varios paí­ses. El pro­duc­to ya esta­ba regis­tra­do en Argelia,
Argen­ti­na, Chi­le, Ecua­dor, Jamai­ca, Tai­lan­dia, Vene­zue­la, Vietnam,
Yemen y Uru­guay. A media­dos de abril se habían reci­bi­do solicitudes
de unos 80 paí­ses para uti­li­zar­lo y lo esta­ban admi­nis­tra­do las
Bri­ga­das Médi­cas Cuba­nas Henry Reeve que tra­tan a pacien­tes de
COVID-19 en el extran­je­ro. El 14 de abril se infor­mó de que se había
tra­ta­do con Hebe­ron al 93.4 % de los pacien­tes de COVID-19 en Cuba y
solo un 5.5 % habían esta­do gra­ves. Para esa fecha se infor­mó de
que la tasa de mor­ta­li­dad era del 2.7 %, pero en el caso de
pacien­tes tra­ta­dos con Hebe­ron solo del 0.9 %.

Otras medi­ci­nas cuba­nas que ofre­cen resul­ta­dos pro­me­te­do­res son:
la Bio­mo­du­li­na T, un inmu­no­mo­du­la­dor que esti­mu­la el sistema
inmu­no­ló­gi­co de las per­so­nas vul­ne­ra­bles y que se ha uti­li­za­do en
Cuba duran­te 12 años, sobre todo para tra­tar infecciones
res­pi­ra­to­rias recu­rren­tes en per­so­nas ancia­nas; el anti­cuer­po
mono­clo­nal Ito­li­zu­mab (Anti-CD6)
, uti­li­za­do para tra­tar los
lin­fo­mas y la leu­ce­mia, y que se ha admi­nis­tra­do a pacien­tes de
COVID-19 en esta­do gra­ve o crí­ti­co para redu­cir la secre­ción de
cito­qui­nas infla­ma­to­rias que pro­vo­can el flu­jo masi­vo de sus­tan­cias y
líqui­do en los pul­mo­nes; elCIGB-258, un nue­vo péptido
inmu­no­mo­du­la­dor dise­ña­do para redu­cir los pro­ce­sos inflamatorios.
Para el 22 de mayo 52 pacien­tes de COVID-19 habían sido tra­ta­dos con
CIGB-258 y la tasa de super­vi­ven­cia de aque­llos que se encontraban
en una eta­pa gra­ve fue del 92 % fren­te a un pro­me­dio glo­bal del 20%,
mien­tras que la tasa de super­vi­ven­cia entre los que se encon­tra­ban en
un esta­do crí­ti­co fue del 78 %. Y por últi­mo, el plas­ma
san­guí­neo
de pacien­tes recuperados.

Los cien­tí­fi­cos médi­cos cuba­nos están pro­du­cien­do su propia
ver­sión del Kale­tra, una com­bi­na­ción anti­rre­tro­vi­ral de Lopi­na­vir y
Rito­na­vir uti­li­za­da para tra­tar el VIH/​SIDA. El hecho de producirlo
en Cuba eli­mi­na­rá las cos­to­sas impor­ta­cio­nes de la gran industria
far­ma­céu­ti­ca capi­ta­lis­ta y el blo­queo de Esta­dos Uni­dos. Al mismo
tiem­po se ha dis­tri­bui­do gra­tui­ta­men­te a todos los habi­tan­tes de la
isla el medi­ca­men­to homeo­pá­ti­co Pre­vengho-Vir, que se cree que
for­ta­le­ce el sis­te­ma inmu­no­ló­gi­co. Los cien­tí­fi­cos médi­cos están
eva­luan­do dos vacu­nas para esti­mu­lar el sis­te­ma inmu­no­ló­gi­co y se
estu­dia a cua­tro can­di­da­tos para una vacu­na pre­ven­ti­va específica
para COVID-19.

A prin­ci­pios de mayo los cien­tí­fi­cos cuba­nos habían adaptado
SUMA, un sis­te­ma de diag­nós­ti­co infor­ma­ti­za­do cubano para detectar
rápi­da­men­te anti­cuer­pos del COVID-19, lo que per­mi­te realizar
prue­bas masi­vas a bajo cos­to. “El obje­ti­vo es encon­trar nuevos
casos y enton­ces inter­ve­nir, ais­lar, ras­trear con­tac­tos y tomar todas
las medi­das posi­bles para ase­gu­rar que Cuba con­ti­nua como hasta
aho­ra”, afir­mó el 11 de mayo el des­ta­ca­do epi­de­mió­lo­go cubano,
Fran­cis­co Durán, duran­te su com­pa­re­cen­cia tele­vi­sa­da dia­ria. Esto
sig­ni­fi­ca que la isla ya no depen­de de prue­bas dona­das o de las
cos­to­sas prue­bas que com­pra en el extran­je­ro. Va a aumen­tar mucho la
can­ti­dad com­pa­ra­ti­va­men­te alta de prue­bas de Cuba.

Bio­Cu­ba­Far­ma está pro­du­cien­do en masa mas­ca­ri­llas, equi­pos de
pro­tec­ción indi­vi­dual y pro­duc­tos médi­cos y sani­ta­rios, ade­más de
coor­di­nar a las empre­sas esta­ta­les y a los tra­ba­ja­do­res autónomos
para repa­rar equi­pa­mien­tos vita­les, como los res­pi­ra­do­res. Los
esfuer­zos de Cuba por com­prar nue­vos res­pi­ra­do­res se han visto
obs­ta­cu­li­za­dos por el blo­queo de Esta­dos Uni­dos que duran­te casi 60
años inclu­ye entre sus prohi­bi­cio­nes ali­men­tos y medicamentos.

Enca­be­zar la lucha global 

El 18 de mar­zo Cuba per­mi­tió al cru­ce­ro MS Brae­mar, con 684
pasa­je­ros en su mayo­ría bri­tá­ni­cos y 5 casos con­fir­ma­dos de
COVID-19, atra­car en La Haba­na des­pués de haber pasa­do una semana
aban­do­na­do a su suer­te en el mar ya que Cura­zao, Bar­ba­dos, Bahamas,
la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y Esta­dos Uni­dos le habían dene­ga­do la
entra­da en sus paí­ses. Las auto­ri­da­des cuba­nas faci­li­ta­ron el
tras­la­do segu­ro de los pasa­je­ros a vue­los chár­ter para ser
repa­tria­dos. Tres días des­pués una bri­ga­da médi­ca cuba­na compuesta
por 53 per­so­nas lle­gó a Lom­bar­día (Ita­lia), que en ese momen­to era
el epi­cen­tro de la pan­de­mia, para ayu­dar a las auto­ri­da­des sanitarias
loca­les. Los médi­cos eran miem­bros de las Bri­ga­das Médi­cas Henry
Reeve, que en 2017 reci­bió el Pre­mio de Salud Públi­ca de la
Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) en reco­no­ci­mien­to por la
asis­ten­cia médi­ca de emer­gen­cia pres­ta­da de for­ma gra­tui­ta. Era la
pri­me­ra misión médi­ca cuba­na en Euro­pa. A fecha del 21 de mayo más
de 2.300 pro­fe­sio­na­les de la salud cuba­nos se habían des­pla­za­do a 24
paí­ses para tra­tar a pacien­tes de COVID-19, inclui­da una segunda
bri­ga­da en el nor­te de Ita­lia y otra al prin­ci­pa­do euro­peo de Andorra
(7).

La ame­na­za del buen ejemplo 

El inter­na­cio­na­lis­mo médi­co cubano empe­zó en 1960, pero la
expor­ta­ción de pro­fe­sio­na­les de la salud no supu­so una fuen­te de
ingre­sos esta­ta­les has­ta media­dos de la déca­da de 2000 con el famoso
pro­gra­ma “petró­leo por médi­cos” según el cual 30.000 personas
tra­ba­ja­do­ras de la salud cuba­nas desem­pe­ña­ron su labor en Venezuela.
El gobierno del pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Bush res­pon­dió tra­tan­do de
sabo­tear los ingre­sos de la expor­ta­ción médi­ca cuba­na con el
Pro­gra­ma de Liber­tad Con­di­cio­nal Médi­ca de Cuba, que indu­cía a los
pro­fe­sio­na­les cuba­nos (que no habían paga­do nin­gún cos­te matrícula,
se habían gra­dua­do sin tener que con­traer deu­das y habían firmado
volun­ta­ria­men­te con­tra­tos para tra­ba­jar en el extran­je­ro ayu­dan­do a
pobla­cio­nes des­aten­di­das) a aban­do­nar las misio­nes médi­cas a cambio
de obte­ner la ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se. El pre­si­den­te Oba­ma mantuvo
el Pro­gra­ma, inclu­so mien­tras elo­gia­ba a los médi­cos cuba­nos por
luchar con­tra el ébo­la en Áfri­ca Occi­den­tal. El Pro­gra­ma aca­bó en
los últi­mas días de su man­da­to en enero de 2017.

El gobierno Trump ha reno­va­do sus
ata­ques con­tra las misio­nes médi­cas cuba­nas y ha ins­ti­ga­do para que
se les expul­se de Bra­sil, Ecua­dor y Boli­via, con lo que ha deja­do a
millo­nes de per­so­nas de estos paí­ses sin aten­ción sani­ta­ria. El
moti­vo es el mis­mo, blo­quear los ingre­sos a una nación que ha
sobre­vi­vi­do 60 años a las hos­ti­li­da­des esta­dou­ni­den­ses. En el
con­tex­to de la pan­de­mia, mien­tras que los fallos inten­cio­na­dos del
gobierno de Esta­dos Uni­dos han pro­vo­ca­do dece­nas de miles de muertes
inne­ce­sa­rias, el lide­raz­go mun­dial de la Cuba socia­lis­ta ha supuesto
la ame­na­za de un buen ejem­plo. En sus ata­ques el Depar­ta­men­to de
Esta­do esta­dou­ni­den­se ha cali­fi­ca­do a los médi­cos cuba­nos de
“escla­vos” y afir­ma­do que el gobierno cubano bus­ca ingre­sos e
influen­cia polí­ti­ca. Ha pre­sio­na­do a los paí­ses que se bene­fi­cia de
la ayu­da cuba­na para que la recha­cen en un momen­to en que la
nece­si­tan urgen­te­men­te. Estos ata­ques son espe­cial­men­te viles ya que
es pro­ba­ble que Cuba no reci­ba nin­gu­na retri­bu­ción por esta ayuda,
más allá de los costos.

Mien­tras tan­to, el cri­mi­nal blo­queo esta­dou­ni­den­se, que se ha
endu­re­ci­do puni­ti­va­men­te bajo la pre­si­den­cia de Trump, impi­de la
com­pra de los ven­ti­la­do­res que Cuba nece­si­ta urgen­te­men­te para sus
pro­pios pacien­tes de COVID-19. Una dona­ción chi­na a Cuba de
equi­pa­mien­to médi­co que­dó blo­quea­da por­que la aero­lí­nea que
trans­por­ta­ba la mer­can­cía no via­jó a Cuba por temor a la mul­ta de
Esta­dos Uni­dos. En estos momen­tos es cada vez mayor la exigencia
inter­na­cio­nal de que se pon­ga fin a todas las san­cio­nes, en
par­ti­cu­lar con­tra Cuba, que ha demos­tra­do su lide­raz­go mun­dial en la
lucha con­tra la pan­de­mia del SRAS-CoV2. Debe­mos unir nues­tras voces a
esta exi­gen­cia. Tam­bién hay lla­ma­mien­tos de orga­ni­za­cio­nes e
indi­vi­duos a favor de la can­di­da­tu­ra para el Pre­mio Nobel de la Paz
de las Bri­ga­das Médi­cas Henry Reeve. 

Lo que que­da cla­ro de esta his­to­ria de inter­na­cio­na­lis­mo médico
basa­do en prin­ci­pios es que con reco­no­ci­mien­to o si él la Cuba
revo­lu­cio­na­ria segui­rá luchan­do a favor de la aten­ción sanitaria
mun­dial ahí don­de pue­dan lle­gar sus ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, y su
ejemplo.

Para más deta­lles acer­ca de la res­pues­ta de Cuba al
COVID
-19 véa­se Medicc
Review
,
abril de 2020.

Notas:

(1) Véa­se el vídeo sobre los cen­tros des­ti­na­dos a pasar la cua­ren­te­na: https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​e​l​f​G​i​o​E​b​_​G​8​&​f​e​a​t​u​r​e​=​e​m​b​_​t​i​tle

(2) Según datos del Minis­te­rio de Salud Públi­ca de Cuba,
“a fecha del 5 de junio de 2020 había 2173 casos con­fir­ma­dos, 553
ingre­sa­dos con sos­pe­cha 1855 recu­pe­ra­dos y 83 per­so­nas falle­ci­das” (N.
de la t.).

(3) Véa­se Helen Yaf­fe, ‘Cuban
medi­cal scien­ce in the ser­vi­ce of huma­nity
’,
www​.coun​ter​punch​.org/​2​0​2​0​/​0​4​/​1​0​/​c​u​b​a​n​-​m​e​d​i​c​a​l​-​s​c​i​e​n​c​e​-​i​n​-​t​h​e​-​s​e​r​v​i​c​e​-​o​f​-​h​u​m​a​n​i​ty/

(4) Véa­se C. William Keck y Gail A. Reed, “The Curious Case of
Cuba”, Ame­ri­can Jour­nal of Public Health, 2012.

(5) Tania L. Agui­lar-Gue­rra y Gail Reed, ‘Mobi­li­zing
Pri­mary Health Care: Cuba’s Power­ful Wea­pon against COVID-19
’,
Medicc Review, abril de 2020.
https://mediccreview.org/wp-content/uploads/2020/05/MR-April2020‑1.pdf

(6) Agui­lar-Gue­rra y Reed, Mobi­li­zing Pri­mary Health Care.
Véa­se tam­bién el vídeo sobre las visi­tas médi­cas casa por casa:
https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​W​R​j​Z​t​A​_​3​S​U​Y​&​f​e​a​t​u​r​e​=​e​m​b​_​t​i​tle

(7) Véa­se el vídeo sobre sobre las bri­ga­das médi­cas cubanas
https://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​t​i​m​e​_​c​o​n​t​i​n​u​e​=​1​9​&​v​=​M​U​Y​S​1​E​V​u​t​m​g​&​f​e​a​t​u​r​e​=​e​m​b​_​t​i​tle

Helen Yaf­fe es
pro­fe­so­ra de His­to­ria Eco­nó­mi­ca y Social en la Uni­ver­si­dad de
Glas­gow, espe­cia­li­za­da en el desa­rro­llo de Cuba y Amé­ri­ca Lati­na. Es
auto­ra de Che
Gue­va­ra: The Eco­no­mics of Revo­lu­tion
y coau­to­ra con
Gavin Brown de Youth Acti­vism and Soli­da­rity: the Non-Stop Picket
against Apartheid
. En la pri­ma­ve­ra de 2020 se publi­ca­rá su
pró­xi­mo libro, We
Are Cuba! How a Revo­lu­tio­nary Peo­ple have sur­vi­ved in a Post-Soviet
World
.

Fuen­tes: Coun­ter­punch /​Rebelión

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bastos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *