Bra­sil. Empre­sas ale­ma­nas se enri­que­cen con la ven­ta de pes­ti­ci­das prohi­bi­dos en Europa

Por Lu Sudré. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 6 de junio de 2020. 

Un estu­dio de Green­pea­ce refuer­za la denun­cia que los pes­ti­ci­das comer­cia­li­za­dos por Bayer y Basf exter­mi­nan a las abe­jas brasileñas

Si bien la mayo­ría de los paí­ses de la Unión Euro­pea prohí­ben la ven­ta de sus­tan­cias alta­men­te per­ju­di­cia­les para la salud y, espe­cial­men­te, para el medio ambien­te, Bra­sil se está con­so­li­dan­do como un terreno fér­til para el bene­fi­cio de las gran­des empre­sas extranjeras.

Esto se evi­den­cia en un estu­dio rea­li­za­do por Green­pea­ce Ale­ma­nia, publi­ca­do el vier­nes (5) debi­do al Día Mun­dial del Medio Ambien­te. Según la orga­ni­za­ción, más de la mitad de los pes­ti­ci­das ven­di­dos a Bra­sil por mul­ti­na­cio­na­les como Bayer y Basf están cla­si­fi­ca­dos como extre­ma­da­men­te peli­gro­sos en el con­ti­nen­te europeo.

Los ingre­dien­tes acti­vos como el fipro­nil, el imi­da­clo­prid y el clor­pi­ri­fos, en los pro­duc­tos comer­cia­li­za­dos por las empre­sas ale­ma­nas, son alta­men­te tóxi­cos para las abe­jas bra­si­le­ñas, que están sien­do exter­mi­na­das dia­ria­men­te debi­do a las con­se­cuen­cias del uso de estos pesticidas.

Mari­na Lacôr­te, por­ta­voz de la Cam­pa­ña de Ali­men­ta­ción y Agri­cul­tu­ra de Green­pea­ce Bra­sil, expli­ca que las sus­tan­cias com­pues­tas por Fipro­nil e Imi­da­clo­prid per­te­ne­cen a la cla­se de los neo­ni­co­ti­noi­des, un gru­po de pes­ti­ci­das alta­men­te adic­ti­vos, simi­la­res a la nicotina.

En 2018, por ejem­plo, solo el Fipro­nil fue indi­ca­do como el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de la muer­te direc­ta de las abe­jas en Rio Gran­de do Sul. La sus­tan­cia ha sido prohi­bi­da des­de 2013 en todo el con­ti­nen­te europeo.

Una par­te impor­tan­te de la pro­duc­ción mun­dial de miel ya tie­ne con­cen­tra­cio­nes rele­van­tes de vene­nos, que com­pro­me­ten direc­ta­men­te el equi­li­brio del eco­sis­te­ma glo­bal. Esto es por­que, sin abe­jas, no hay poli­ni­za­ción. Con la muer­te masi­va de insec­tos, la esca­sez y la fal­ta de ali­men­tos para huma­nos y ani­ma­les es una con­se­cuen­cia inevi­ta­ble, ya que más del 70% de las espe­cies de plan­tas del pla­ne­ta depen­den de este proceso.

Debi­do a que tie­nen una capa­ci­dad de loco­mo­ción muy alta, es decir, se pro­pa­gan fácil­men­te por el aire y las fuen­tes natu­ra­les, estas tres sus­tan­cias pue­den cau­sar daños a muchos otros insec­tos, ani­ma­les y cultivos.

Doble están­dar

Lacôr­te seña­la que el estu­dio se hace eco de una adver­ten­cia hecha por orga­ni­za­cio­nes ambien­ta­les que han esta­do toman­do una pos­tu­ra con­tra los pes­ti­ci­das duran­te años, espe­cial­men­te cuan­do el «paque­te vene­no­so» lle­gó al Con­gre­so Nacio­nal para ser aprobado

Para ella, está cla­ro que el bene­fi­cio de las mul­ti­na­cio­na­les, que actúan con gran poder de influen­cia en el Par­la­men­to a tra­vés de gru­pos como Cro­pLi­fe Bra­sil, vin­cu­la­dos a las empre­sas, se ve favo­re­ci­do en detri­men­to de la salud públi­ca y la biodiversidad.

“La mayo­ría de las sus­tan­cias uti­li­za­das aquí están prohi­bi­das en el extran­je­ro debi­do a su noci­vi­dad. Y las empre­sas no tie­nen mer­ca­do allí, pero tie­nen exis­ten­cias y aún pue­den pro­du­cir para ven­der aquí. Esto es muy ren­ta­ble. Bra­sil se ha con­ver­ti­do en un depó­si­to de dese­chos tóxi­cos que no se pue­den ven­der allí, pero sí se pue­de ven­der aquí ”, denuncia.

Según Lacôr­te, las orga­ni­za­cio­nes euro­peas que están en con­tra de la expor­ta­ción de vene­nos, como Green­pea­ce Ale­ma­nia, han uti­li­za­do el con­cep­to de doble estándar.

“¿Por qué un niño euro­peo no pue­de entrar en con­tac­to con el clor­pi­ri­fos, que tie­ne un impac­to en la reduc­ción del coefi­cien­te inte­lec­tual de los niños, pero un niño bra­si­le­ño sí pue­de? ¿Cuál es el ries­go que no pue­den tomar allí, que pode­mos tomar aquí? ”, Pre­gun­ta el acti­vis­ta ambien­tal. “No hay un uso com­ple­ta­men­te segu­ro de pes­ti­ci­das. No exis­te ”, reitera.

Con­tex­to político

El estu­dio de Green­pea­ce publi­ca­do en este Día Mun­dial del Medio Ambien­te tie­ne como obje­ti­vo for­ta­le­cer el posi­cio­na­mien­to crí­ti­co del Tra­ta­do de Libre Comer­cio de la Unión Euro­pea con los paí­ses del Mer­co­sur, cerra­do en la segun­da mitad del año pasado.

La for­ma en que los dos blo­ques tra­tan el tema de los pes­ti­ci­das es un pun­to sen­si­ble en el tra­ta­do. Si bien Bra­sil con­ti­núa lan­zan­do pes­ti­ci­das a un rit­mo ace­le­ra­do bajo el gobierno de Bol­so­na­ro, la UE no aban­do­na la pre­mi­sa de evi­tar daños a la salud y al medio ambiente.

Entre las pre­mi­sas del acuer­do que bene­fi­cian a Basf y Bayer, entre otros pro­duc­to­res, está la exen­ción para la impor­ta­ción de pes­ti­ci­das, así como la exen­ción para otros sec­to­res, como el auto­mó­vil, que tam­bién tie­ne un peso nega­ti­vo muy gran­de en lo que res­pec­ta a impac­to en el cam­bio climático.

Mari­na Lacôr­te enfa­ti­za que el tra­ta­do que el gobierno y las empre­sas bra­si­le­ñas aplau­den pone en ries­go la bio­di­ver­si­dad glo­bal y va com­ple­ta­men­te en con­tra de lo que se ha defen­di­do internacionalmente.

“La car­ga per­ma­ne­ce­rá aquí. Cier­ta­men­te ten­dre­mos un mayor uso de estas sus­tan­cias. Esto esti­mu­la­rá algu­nas pro­duc­cio­nes y acti­vi­da­des, como la pro­duc­ción de soja para ali­men­ta­ción ani­mal. Y la soja es uno de los cul­ti­vos en los que más se usan pes­ti­ci­das”, lamen­ta.

El tra­ta­do anun­cia­do por los dos blo­ques el año pasa­do espe­ra la entra­da en vigor de los trá­mi­tes en Euro­pa y Sudamérica.

Sin embar­go, el miér­co­les (3), el par­la­men­to holan­dés apro­bó una moción con­tra el acuer­do, pre­ci­sa­men­te por el tema ambien­tal. La deci­sión se con­si­de­ró una indi­ca­ción de que la rati­fi­ca­ción del acuer­do enfren­ta­rá obs­tácu­los para ser aprobada.

Ofen­si­va

El exter­mi­nio de las ciu­da­des bra­si­le­ñas es solo una de las con­se­cuen­cias ambien­ta­les que resul­tan de las nefas­tas polí­ti­cas adop­ta­das en menos de dos años por el gobierno de Bolsonaro.

Entre algu­nas medi­das que repre­sen­tan ame­na­zas para el medio ambien­te y que Green­pea­ce Bra­sil des­ta­ca, está el pro­ce­so de apro­ba­ción de pes­ti­ci­das que con­ti­núa en toda su exten­sión: en seis meses, el gobierno apro­bó 150 nue­vos pro­duc­tos. En total, des­de que Jair Bol­so­na­ro (sin un par­ti­do) asu­mió el poder, se han libe­ra­do 624 pesticidas.

Excep­cio­nes de gran­des impues­tos para el sec­tor, así como el inten­to de libe­rar pes­ti­ci­das táci­ta­men­te a tra­vés de una orden del Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra en febre­ro, coman­da­da por Tere­za Cris­ti­na, en otras polí­ti­cas mencionadas.

Tam­bién hay un revés en las deci­sio­nes que se diri­gie­ron al bene­fi­cio de las com­pa­ñías de pes­ti­ci­das, como la prohi­bi­ción ade­cua­da, un pes­ti­ci­da extre­ma­da­men­te tóxi­co y peli­gro­so, que está pro­gra­ma­do para salir del mer­ca­do. En mar­zo, Anvi­sa inten­tó pos­po­ner la sus­pen­sión y man­te­ner el apo­yo en los estan­tes de todo Bra­sil duran­te más tiempo.

El miem­bro de la Cam­pa­ña de Agri­cul­tu­ra y Ali­men­ta­ción de Green­pea­ce Bra­sil tam­bién agre­ga la fle­xi­bi­li­dad de las reglas para rociar áreas de pes­ti­ci­das en las plan­ta­cio­nes de banano en la región de Vale do Ribei­ra, lo que afec­ta direc­ta­men­te la salud de las comu­ni­da­des tra­di­cio­na­les y qui­lom­bo­las que viven en la región.

Apro­ba­da por la Secre­ta­ría de Defen­sa Agrí­co­la del Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, la Ins­truc­ción Nor­ma­ti­va No. 13 entró en vigen­cia hace un mes, el 4 de mayo, sin dis­cu­sión ni con­sul­ta pública.

La medi­da revo­ca las ins­truc­cio­nes ante­rio­res y comen­zó a per­mi­tir que la fumi­ga­ción ocu­rrie­ra a una dis­tan­cia de has­ta 250 metros de los barrios y aldeas tra­di­cio­na­les cer­ca­nas a las plan­ta­cio­nes de banano. La dis­tan­cia míni­ma ante­rior era de 500 metros y ya repre­sen­ta­ba un ries­go de expo­si­ción a los humanos.

Futu­ro tóxico

En opi­nión de Mari­na Lacôr­te, las pers­pec­ti­vas son las peo­res posi­bles de lo que el gobierno actual ha pues­to en prác­ti­ca. Defi­ne como «sin escrú­pu­los» las posi­cio­nes de los minis­tros, mien­tras que Bra­sil rom­pe los regis­tros dia­rios de víc­ti­mas fata­les del covid-19.

«Es la fra­se fatí­di­ca uti­li­za­da por Salles de Pasar el gana­do (revi­sar a fon­do las polí­ti­cas agro­pe­cua­rias apro­ve­chan­do el con­tex­to de la pan­de­mia).
Y no es solo en el Minis­te­rio del Medio Ambien­te. Tam­bién está suce­dien­do con pro­ble­mas socia­les, labo­ra­les y del Minis­te­rio de Agri­cul­tu­ra. El buey pasa y el gana­do pasa todo. Apro­ve­chan un momen­to tris­te, deli­ca­do y com­ple­jo para la huma­ni­dad y la socie­dad bra­si­le­ña, para apro­bar medi­das per­ju­di­cia­les que trae­rán gra­ves con­se­cuen­cias ”, critica.

El acti­vis­ta ambien­tal tam­bién dice que los ata­ques ocu­rren con tan­ta fre­cuen­cia que ape­nas pue­den denun­ciar­se, en medio de tan­tas otras cosas.

“Es un gobierno que va com­ple­ta­men­te en con­tra de los intere­ses de la socie­dad. Está yen­do en la direc­ción del inte­rés de las indus­trias, de las gran­des com­pa­ñías, bajo el argu­men­to de la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, lo cual es una cala­mi­dad. Están uti­li­zan­do una situa­ción muy gra­ve como una opor­tu­ni­dad para apro­bar estas medi­das. No hay otra pala­bra: es un escán­da­lo. No pode­mos dejar que «ese gana­do pase», defien­de.

Ver el estu­dio de Green­pea­ce Ale­ma­nia en su tota­li­dad.

* Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *