Argen­ti­na. Nin­gún pue­blo extra­ña la vie­ja «nor­ma­li­dad»

Por Jor­ge Fal­co­ne, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 junio 2020

“Si me dije­ran pide un deseo
pre­fe­ri­ría un rabo de nube.
Un tor­be­llino en el sue­lo
y una gran ira que sube.
Un barre­dor de tris­te­zas,
un agua­ce­ro en ven­gan­za,
que cuan­do escam­pe parez­ca
nues­tra espe­ran­za”.
Sil­vio Rodríguez

Lo sabe­mos. No es el fin del capi­ta­lis­mo. Ni siquie­ra ocu­rre que esté ase­gu­ra­da la derro­ta del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano en las pró­xi­mas elec­cio­nes. Pero lo cier­to es que el mes en cur­so des­pun­tó con la inol­vi­da­ble ima­gen de la sede del poder impe­rial yanky cer­ca­da por mani­fes­ta­cio­nes masi­vas, al pun­to que debió apa­gar sus luces por pri­me­ra vez en déca­das, y Donald Trump tuvo que refu­giar­se en un bún­ker. Mien­tras tan­to, el fue­go de la rebe­lión ilu­mi­na­ba Washing­ton DC. Y no se tra­ta ni de un fil­me apo­ca­líp­ti­co ni de un espe­jo que ade­lan­te lo que el Sur Glo­bal espe­ra des­de hace tiem­po. Lo cier­to es que muchxs muertxs que­ridxs, des­de Mario Rober­to San­tu­cho a Ber­ta Cáce­res – sólo por citar ape­nas un par de ejem­plos con­tem­po­rá­neos -, hubie­ran dado cual­quier cosa por ser tes­ti­gos de estas cir­cuns­tan­cias.
Algu­na vez Fidel Cas­tro sen­ten­ció que “vere­mos pri­me­ro una Revo­lu­ción triun­fan­te en EEUU antes de una con­tra­rre­vo­lu­ción en Cuba”. Y el revo­lu­cio­na­rio pero­nis­ta John William Cooke escri­bió que el derrum­be de ese país no sería obra de los pro­pios nor­te­ame­ri­ca­nos sino de los millo­nes de inmi­gran­tes mar­gi­na­dos que ejer­cen tareas subal­ter­nas en el Gran País del Nor­te. Pue­de que no haya lle­ga­do su hora aún, pero lo que está suce­dien­do allí en ple­na cua­ren­te­na segu­ra­men­te guar­de un cier­to paren­tes­co con aque­llos vati­ci­nios.
La revuel­ta está dejan­do imá­ge­nes memo­ra­bles. Cabe pues tomar nota de la lec­ción que – cuán­do no – vie­nen ofre­cien­do las muje­res, cuan­do las blan­cas arman una mura­lla con sus cuer­pos para pro­te­ger a las negras, soro­ri­dad que ya no reco­no­ce fron­te­ra algu­na.
Pue­de que, como sabe­mos, aún no haya un nue­vo fan­tas­ma reco­rrien­do el mun­do, pero si en tan­to lxs con­de­nadxs de la tie­rra incen­dian wall marts en el cen­tro de gra­ve­dad del poder impe­rial, lxs franceses/​as repli­can la pro­tes­ta arman­do barri­ca­das con bici­cle­tas aeró­bi­cas en lla­mas, es irre­ba­ti­ble que está sien­do posi­ble glo­ba­li­zar la soli­da­ri­dad. Enton­ces se demues­tra pal­ma­ria­men­te que el mun­do al que esta­ría­mos con­de­nadxs no es inexo­ra­ble­men­te el que aven­tu­ran las dis­to­pías holly­woo­den­ses, híper­tec­ni­fi­ca­do, poluí­do, y social­men­te estra­ti­fi­ca­do, don­de unxs pocos ELLXS dis­fru­tan de todo el con­fort y unxs muchxs NOSOTRXS come­mos mier­da sir­vién­do­les como esclavxs. El pre­sen­te gri­ta que hay otros hori­zon­tes posi­bles. Y que la mecha que encien­de su bús­que­da encien­de fácil y es cada vez más cor­ta.
Enton­ces ya no sue­na maxi­ma­lis­ta afir­mar que el vie­jo mun­do cru­je, no impor­ta cuán­to más tar­de en res­que­bra­jar y derrum­bar­se.
Mien­tras, esta remo­ta y doli­da lati­tud del Sur Glo­bal sigue acu­mu­lan­do vejá­me­nes: Pibe fusi­la­do a manos de terra­te­nien­te por per­se­guir gome­ra median­te una lie­bre atra­ve­san­do cam­po ajeno; qoms ava­sa­lladxs de madru­ga­da y con­du­cidxs a una cel­da para ser rociadxs con alcohol, tor­tu­radxs y vio­ladxs… como si el lega­do de geno­ci­das como Mas­se­ra,Camps, o el Tigre Acos­ta con­ti­nua­ra apa­ñan­do atro­ci­da­des (nun­ca hay ori­gi­na­rixs en la TV pro­gre por­que hacer­se car­go de sus dile­mas inter­pe­la a un país que aún no es para todxs); con­ta­mi­na­ción fatal de Ramo­nas en ple­na lla­ga social de esa capi­tal puer­to que el turis­mo aún com­pa­ra con París.
Lo curio­so, en todos los casos, es que el sen­ti­do común impe­ran­te con­cen­tra toda res­pon­sa­bi­li­dad sobre los Capi­ta­nich o Larre­ta… pero nun­ca los Fer­nán­dez. Como si El Hom­bre Pró­rro­ga (pró­rro­ga de cua­ren­te­na, pró­rro­ga de nego­cia­ción de deu­da) – que en su dis­cur­so de asun­ción pro­me­tió gober­nar con los 24 dis­tri­tos del país – estu­vie­ra social­men­te exi­mi­do de hacer­lo, como si fue­ra lógi­co que sólo le habla­ra al medio pelo por­te­ño, y bas­ta­ra con que su ges­tión se ocu­pa­ra, ya no prio­ri­ta­ria sino EXCLUSIVAMENTE, de tomar medi­das sani­ta­rias. Sue­na redun­dan­te recor­dar que “Dios está en todas par­tes pero atien­de en Bue­nos Aires”, pero más allá de fra­ses tri­lla­das, resul­ta incon­tras­ta­ble que hace fal­ta un enor­me blin­da­je mediá­ti­co para sos­te­ner la ilu­sión de que la Repú­bli­ca Argen­ti­na es como una Matrix de 60 cua­dras alre­de­dor del obe­lis­co, y el res­to, la Amé­ri­ca Pro­fun­da sin con­trol ni reme­dio.
Digá­mos­lo con todas las letras: Esa par­ti­do­cra­cia demo­li­be­ral que nos tra­jo has­ta aquí for­ma par­te de un mun­do que sólo mere­ce ir a dar al basu­ral de la His­to­ria.
Por for­tu­na, y cua­ren­te­na median­te – a pesar del con­trol esta­tal vía SUBE y los engo­rro­sos trá­mi­tes reque­ri­dos para cir­cu­lar -, salu­da­ble­men­te hay des­obe­dien­cia civil. Se mul­ti­pli­ca la rebel­día de lxs esta­fadxs, des­de los cho­fe­res ganan­do las calles de Rosa­rio a lxs fri­go­rí­fi­cos quil­me­ños mar­chan­do a Puen­te Puey­rre­dón, pasan­do por el lla­ma­do a armar 100 ollas soli­da­rias con­vo­ca­do des­de la Pla­za Moreno pla­ten­se, y reco­rren las calles de la Rei­na del Pla­ta nume­ro­sas volun­ta­des soli­da­rias con lxs caídxs des­de Min­neá­po­lis a la Villa 31.
Para­fra­sean­do al vie­jo Jau­ret­che, si no “es pa todos la cobi­ja”, habrá sona­do la hora del desacato.-

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *