Covid-19. Mul­ti­mi­llo­na­rios se enri­que­cen con la pandemia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de junio de 2020 

El patri­mo­nio neto de los mul­ti­mi­llo­na­rios esta­dou­ni­den­ses se incre­men­tó en 434 mil millo­nes de dóla­res. La mitad del mer­ca­do mun­dial de pro­duc­ción y ven­ta de medi­ca­men­tos está con­tro­la­da por 15 mul­ti­na­cio­na­les que impo­nen pre­cios en fun­ción de sus utilidades

Más de 600 mul­ti­mi­llo­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos se hicie­ron mucho más ricos a medi­da que las accio­nes tec­no­ló­gi­cas aumen­ta­ron, mien­tras el mun­do per­ma­ne­cía en con­fi­na­mien­to, duran­te los tres meses com­pren­di­dos de la eta­pa más crí­ti­ca del com­ba­te con­tra el coro­na­vi­rus. La ten­den­cia se man­tie­ne entre las mul­ti­na­cio­na­les de capi­tal dife­ren­te al nor­te­ame­ri­cano, y entre ellas sobre­sa­len los pin­gues nego­cios de la indus­tria far­ma­céu­ti­ca, con el con­sor­cio Bayer-Mon­san­to a la cabeza.

Un infor­me en este sen­ti­do fue reve­la­do el pasa­do 21 de mayo por la revis­ta For­bes, que hace segui­mien­to a los gran­des capi­ta­les en el mun­do. De acuer­do al estu­dio, entre el 18 de mar­zo el 18 de mayo, el patri­mo­nio neto de los mul­ti­mi­llo­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos se incre­men­tó en 434.000 millo­nes de dóla­res, mien­tras al mis­mo tiem­po cre­cían la pobre­za, el des­em­pleo, y la gen­te moría en los hos­pi­ta­les de la nación del norte.

La for­tu­na de los mul­ti­mi­llo­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos aumen­tó en un 15 por cien­to en ese lap­so, con los direc­to­res eje­cu­ti­vos de Ama­zon, Jeff Bezos, y de Face­book, Mark Zuc­ker­berg a la cabe­za. La for­tu­na per­so­na de Bezos cre­ció más de un 30 por cien­to, incre­men­tán­do­se en 147.600 millo­nes de dóla­res, mien­tras que la de Zuc­ker­berg aumen­tó en un 45 por cien­to, con 80.000 millo­nes en uti­li­da­des adicionales.

Otros que tam­bién ganan

Tales incre­men­tos se pro­du­je­ron al mis­mo tiem­po que 36.8 millo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos per­die­ron sus empleos des­de que comen­zó el cie­rre de empre­sas, murie­ron 94.700 per­so­nas y 1.5 millo­nes resul­ta­ron infec­ta­dos a cau­sa del coronavirus.

Entre tan­to, en medio de la cri­sis eco­nó­mi­ca más abar­ca­do­ra y desas­tro­sa del mun­do en las últi­mas déca­das, que soca­ba la esta­bi­li­dad de las prin­ci­pa­les poten­cias, con caí­da impor­tan­te del PIB, quie­bras de empre­sas pro­duc­ti­vas y de ser­vi­cios, el gru­po ale­mán Bayer-Mon­san­to ha obte­ni­do pin­gues ganan­cias con la pandemia.

Bayer infor­mó que en el pri­mer tri­mes­tre de 2020 incre­men­tó sus uti­li­da­des en más del 20 por cien­to, lo que equi­va­le a unos 1.500 millo­nes de euros, pro­duc­to de la alta deman­da de sus pro­duc­tos para mori­ge­rar la pan­de­mia. Duran­te el tri­mes­tre fac­tu­ra­ron 123.800 millo­nes de euros en ventas.

Con­di­ción monopólica

En el segun­do semes­tre de 2018, Bayer com­pró la mul­ti­na­cio­nal nor­te­ame­ri­ca­na Mon­san­to por 66.000 de dóla­res, y se con­vir­tió así en uno de los prin­ci­pa­les due­ños de la pro­duc­ción de ali­men­tos. De esta mane­ra, a tra­vés de la fir­ma Bayer, el con­sor­cio domi­na el sec­tor far­ma­céu­ti­co, mien­tras que con Mon­san­to con­tro­la el 41 por cien­to de la pro­duc­ción de semi­llas y el 90 por cien­to de semi­llas trans­gé­ni­cas; al tiem­po pro­du­ce el her­bi­ci­da Round-UP, a base de gli­fo­sa­to, cali­fi­ca­do por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud como alta­men­te cancerígeno.

Esa con­di­ción mono­pó­li­ca obli­ga a que los agri­cul­to­res en muchos paí­ses ten­gan que com­prar pro­duc­tos como fer­ti­li­zan­tes, maqui­na­ria agrí­co­la y equi­pa­mien­to digi­tal a este con­sor­cio, que en mate­ria de semi­llas sumi­nis­tra orga­nis­mos modi­fi­ca­dos gené­ti­ca­men­te. Esa mani­pu­la­ción está lle­van­do a la quie­bra a peque­ños empre­sa­rios loca­les que aún defien­den mode­los de agri­cul­tu­ra tradicional.

Pero no es solo Mon­san­to. La mitad del mer­ca­do mun­dial de pro­duc­ción y ven­ta de medi­ca­men­tos está con­tro­la­da por solo 15 mul­ti­na­cio­na­les, que impo­nen mar­cas y pre­cios en depen­den­cia de sus uti­li­da­des. La pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción de medi­ca­men­tos es un jugo­so nego­cio, cuyas miras están pues­tas en la obten­ción de una pro­duc­ción que cure el coro­na­vi­rus o de una vacu­na que pre­ven­ga la enfermedad.

La indus­tria far­ma­céu­ti­ca mun­dial fac­tu­ra para este año 920.000 millo­nes de dóla­res, solo en lo refe­ren­te a medi­ca­men­tos de pres­crip­ción. Es decir, los que se admi­nis­tran en hos­pi­ta­les o los que se ven­den en far­ma­cias con fór­mu­la médi­ca. Si se aña­den los de ven­ta libre, la fac­tu­ra­ción supera los 1.43 billo­nes de dóla­res, el doble del pre­su­pues­to anual de Defen­sa de los Esta­dos Uni­dos. Para­le­lo a ello, en el mun­do 2.500 millo­nes de per­so­nas no tie­nen acce­so a salud y ali­men­tos, y mue­ren de ham­bre y enfermedades.

* Fuen­te: sema​na​rio​voz​.com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *