Méxi­co. Comu­ni­dad en la Sel­va Maya obtie­ne cer­ti­fi­ca­do por con­ser­var la biodiversidad

Pris­ci­la Her­nán­dez Flo­res /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de junio de 2020

En Cam­pe­che, al sur de Méxi­co, en el Eji­do Nue­vo Becal todo está conec­ta­do. Nada ni nadie está ais­la­do. Si hay jaguar, hay peca­rí. Si hay mil­pa, la comu­ni­dad tie­ne qué comer. Si hay árbo­les, el zopi­lo­te rey pue­de ani­dar. Si hay árbo­les es por­que hay bos­que. Y si man­tie­nen salu­da­ble el bos­que es por­que se rea­li­za un mane­jo fores­tal comunitario.

A prin­ci­pios de mayo de este año, el Eji­do Nue­vo Becal obtu­vo el pri­mer cer­ti­fi­ca­do comu­ni­ta­rio en Méxi­co, por “Demos­tra­ción del Impac­to sobre Ser­vi­cios Eco­sis­té­mi­cos”, otor­ga­do por el Forest Ste­wardship Coun­cil (FSC). Esta cer­ti­fi­ca­ción reco­no­ce el tra­ba­jo que ha rea­li­za­do esta comu­ni­dad, asen­ta­da en la Sel­va Maya, por con­ser­var la bio­di­ver­si­dad en las 51 135 hec­tá­reas que son de pro­pie­dad común.

La FSC solo ha entre­ga­do 29 cer­ti­fi­ca­dos de este tipo en nue­ve paí­ses. El Eji­do Nue­vo Becal, que se loca­li­za den­tro de la Reser­va de la Biós­fe­ra de Calak­mul, es el pri­me­ro en obte­ner­lo en la región de Nor­te­amé­ri­ca. A nivel mun­dial, la Coope­ra­ti­va dos Pro­duc­to­res Agro­ex­tra­ti­vis­tas do Bai­li­que (Ama­zon­Bai), en Bra­sil, fue la pri­me­ra en obte­ner esta certificación.

El cer­ti­fi­ca­do de “Demos­tra­ción del Impac­to sobre Ser­vi­cios Eco­sis­té­mi­cos” de la FSC otor­ga a las comu­ni­da­des o empre­sas cer­ti­fi­ca­das una herra­mien­ta para medir, veri­fi­car y comu­ni­car los impac­tos posi­ti­vos de sus ope­ra­cio­nes en la con­ser­va­ción del agua, el sue­lo, la bio­di­ver­si­dad o la cap­tu­ra y alma­ce­na­mien­to de carbono.

Este tipo de cer­ti­fi­ca­do —expli­ca Tania Caro, coor­di­na­do­ra de desa­rro­llo de nego­cios de FSC-Méxi­co— per­mi­te que las comu­ni­da­des y eji­dos pue­dan entrar al mer­ca­do de los ser­vi­cios ecosistémicos.

Por ejem­plo, si algún orga­nis­mo públi­co o pri­va­do, nacio­nal o inter­na­cio­nal, desea apor­tar recur­sos al Eji­do Nue­vo Becal, la comu­ni­dad pue­de demos­trar con datos que está con­tri­bu­yen­do a la con­ser­va­ción de espe­cies como el zopi­lo­te rey (Sar­co­ramphus papa) o el jaguar (Panthe­ra onca).

Des­de 2016, el Eji­do de Nue­vo Becal ya con­ta­ba con el cer­ti­fi­ca­do inter­na­cio­nal FSC, el cual garan­ti­za que la comu­ni­dad pro­du­ce made­ra sin poner en ries­go el futu­ro del eco­sis­te­ma. Ade­más, des­de enero de 2018, el 90 % del terri­to­rio del eji­do fue reco­no­ci­do como Área Des­ti­na­da Volun­ta­ria­men­te a la Con­ser­va­ción (la de mayor exten­sión en el país), al reci­bir el cer­ti­fi­ca­do de la Comi­sión Nacio­nal de Áreas Natu­ra­les Pro­te­gi­das (CONANP)

Con­ci­liar apro­ve­cha­mien­to fores­tal y conservación

El jaguar es una de las espe­cies emble­má­ti­cas del Eji­do Nue­vo Becal. Tam­bién es uno de los ani­ma­les favo­ri­tos de Lucio López, res­pon­sa­ble del con­se­jo de vigi­lan­cia del eji­do y quien cuen­ta que con­ser­var a este felino es uno de los orgu­llos de la comunidad.

Aho­ra a ese orgu­llo, y al de tener la zona más gran­de de Méxi­co des­ti­na­da a la con­ser­va­ción, se suma el de “ser los pri­me­ros” en el país en con­se­guir la cer­ti­fi­ca­ción por ser­vi­cios ecosistémicos.

“Nos some­ti­mos a dife­ren­tes eva­lua­cio­nes rigu­ro­sas”, recuer­da Lucio López. El eji­do, cuen­ta, bus­có esa cer­ti­fi­ca­ción para que los pro­duc­to­res de made­ra, miel, semi­llas y otros pro­duc­tos ten­gan un mayor bene­fi­cio eco­nó­mi­co. “Por ejem­plo, que el pago del (goma para ela­bo­rar) chi­cle ten­ga mejor pre­cio en los mer­ca­dos volun­ta­rios de carbono”.

Des­de el 2009, el Eji­do Nue­vo Becal apro­ve­cha sus recur­sos fores­ta­les en for­ma sus­ten­ta­ble. Para comen­zar en este mode­lo, los 74 eji­da­ta­rios de Nue­vo Becal tuvie­ron que hacer, entre otras cosas, un plan para el apro­ve­cha­mien­to de su terri­to­rio. Se pre­gun­ta­ron: ¿dón­de se pue­de hacer apro­ve­cha­mien­to fores­tal, dón­de se pue­de tener la mil­pa, dón­de la gana­de­ría, dón­de es fac­ti­ble el apro­ve­cha­mien­to de fau­na? Y, sobre todo, qué área se dedi­ca­rá solo a la con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad, expli­ca José Zúñi­ga Mora­les, direc­tor de la Reser­va de la Bios­fe­ra de Calakmul.

Ejido Nuevo Becal
En el Eji­do Nue­vo Becal, la con­ser­va­ción de la fau­na de la sel­va maya es una prio­ri­dad. Foto: Cor­te­sía Eji­do Nue­vo Becal

La estra­te­gia de con­ser­va­ción del Eji­do Nue­vo Becal, expli­ca Zúñi­ga Mora­les, no está dise­ña­da alre­de­dor de una sola espe­cie, “ni en fun­ción de con­ser­va­ción per se. La estra­te­gia es el resul­ta­do del mane­jo fores­tal comu­ni­ta­rio, cer­ti­fi­ca­do por FSC des­de 2016, y del orde­na­mien­to” que se dio en las tie­rras comu­ni­ta­rias del ejido.

Esta estra­te­gia, que tie­ne en sus cimien­tos un pro­gra­ma de mane­jo fores­tal a 15 años, ha per­mi­ti­do que la comu­ni­dad pue­da gene­rar fuen­tes de empleo, a tra­vés de un apro­ve­cha­mien­to sus­ten­ta­ble del bos­que tropical.

El apro­ve­cha­mien­to fores­tal, por ejem­plo, emplea a 150 per­so­nas; en la reco­lec­ción de la resi­na de chi­co­za­po­te (Manil­ka­ra zapo­ta), que sir­ve para ela­bo­rar chi­cle, labo­ran 20 eji­da­ta­rios; y en la uni­dad ger­mo­plas­ma que per­mi­te la con­ser­va­ción de las semi­lla de la cao­ba (Swie­te­nia macrophy­lla), tra­ba­jan 20 ejidatarios.

Ade­más, la comu­ni­dad tam­bién ha bus­ca­do diver­si­fi­car sus fuen­tes de ingre­sos, para no depen­der solo de la ven­ta de la made­ra, por lo que ha desa­rro­lla­do pro­yec­tos de pro­duc­ción de miel orgá­ni­ca y de té de un árbol que en la región se cono­ce como Ramón (Bro­si­mum ali­cas­trum). Este últi­mo pro­yec­to está a car­go de una coope­ra­ti­va de muje­res. Estos empren­di­mien­tos inte­gran el Sello Colec­ti­vo Calakmul.

A esto se le suman las fuen­tes de tra­ba­jo que se gene­ran en las dos Uni­da­des de Mane­jo Ambien­tal que tie­ne el eji­do, espa­cios con per­mi­sos para la repro­duc­ción y el apro­ve­cha­mien­to de vena­do blan­co, fai­sán y tepezcuintle.

En el Eji­do Nue­vo Becal, cuyas tie­rras for­man par­te de la Sel­va Maya, la pro­duc­ción sus­ten­ta­ble de made­ra y de pro­duc­tos no made­ra­bles no está pelea­da con la con­ser­va­ción de cua­tro espe­cies: el jaguar, el tapir (Tapi­rus bair­dii), el peca­rí de labios blan­cos (Tayas­su peca­ri) y el zopi­lo­te rey. Las cua­tro están bajo algu­na cate­go­ría de ries­go, ade­más de que se con­si­de­ran espe­cies “para­guas”, por­que su con­ser­va­ción per­mi­te pro­te­ger, en for­ma indi­rec­ta, a otros animales.

Y si se habla de flo­ra, el Eji­do Nue­vo Becal se con­si­de­ra un área vital para la con­ser­va­ción de la cao­baespe­cie arbo­rea pro­te­gi­da por el el Apén­di­ce II de la Con­ven­ción sobre el Comer­cio Inter­na­cio­nal de Espe­cies Ame­na­za­das de Fau­na y Flo­ra Sil­ves­tres (CITES).

En Nue­vo Becal la orga­ni­za­ción es a tra­vés de usos y cos­tum­bres, por lo que las deci­sio­nes se toman duran­te asam­bleas; así es como los inte­gran­tes del eji­do han acor­da­do que par­te de su terri­to­rio sea área des­ti­na­da volun­ta­ria­men­te a la con­ser­va­ción; así fue como tam­bién vota­ron a favor de que se rea­li­za­ran todos los trá­mi­tes para con­se­guir la cer­ti­fi­ca­ción inter­na­cio­nal de ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos de la FSC.

En la comu­ni­dad “hay una gober­nan­za inter­na que les ha per­mi­ti­do tomar deci­sio­nes (como comu­ni­dad) y seguir­las”, comen­ta María Luis Villa­rreal Sono­ra, de la empre­sa Socie­dad de Ser­vi­cios Téc­ni­cos (SOSETEC Sel­vas de Calak­mul, SC de RL), y quien ase­so­ró al Eji­do Nue­vo Becal duran­te el pro­ce­so de la cer­ti­fi­ca­ción. Ella orga­ni­zó los indi­ca­do­res de los 16 pro­yec­tos pro­duc­ti­vos que tie­ne el ejido.

Moni­to­reo “inte­li­gen­te”

En el Eji­do Nue­vo Becal se rea­li­za un moni­to­reo cons­tan­te, sobre todo en la zona con­si­de­ra­da como de alto valor de con­ser­va­ción. Para esto se uti­li­za el sis­te­ma SMART —un soft­wa­re y otros sopor­tes — desa­rro­lla­do exclu­si­va­men­te para colec­tar, alma­ce­nar, comu­ni­car y eva­luar datos que ayu­den a la pro­tec­ción ambiental.

Un con­sor­cio, for­ma­do en 2011 e inte­gra­do por diver­sas orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les dedi­ca­das a la con­ser­va­ción de espe­cies, impul­só la crea­ción de SMART, sis­te­ma que hoy se uti­li­za en 500 áreas de con­ser­va­ción de 47 países.

Con una capa­ci­ta­ción pre­via sobre SMART, la mis­ma comu­ni­dad pue­de hacer el moni­to­reo direc­ta­men­te para obte­ner infor­ma­ción de la dis­tri­bu­ción de las espe­cies, su hábi­tat y si ha cre­ci­do o dis­mi­nui­do la pobla­ción. Este pro­gra­ma tie­ne como prin­ci­pal ven­ta­ja que gra­ba de for­ma rápi­da datos de cam­po geo­rre­fe­ren­cia­dos para lue­go orga­ni­zar­los y sistematizarlos.

El direc­tor de la Reser­va de la Biós­fe­ra de Calak­mul, José Zúñi­ga Mora­les, expli­ca que este sis­te­ma se uti­li­za en el Eji­do Nue­vo Becal, pero tam­bién en Gua­te­ma­la y Beli­ce, sobre todo para moni­to­rear la Sel­va Maya.

Un gato_Jaguarundi_Herpailurus yagouaroundi_Muy raro de verse/Ejido Nuevo Becal
Entre los feli­nos que se han regis­tra­do en las tie­rras del eji­do está el yagua­run­di (Her­pai­lu­rus yagua­roun­di), espe­cie que se encuen­tra en la cate­go­ría de Ame­na­za­da. Foto: Cor­te­sía Eji­do Nue­vo Becal.

Zúñi­ga Mora­les ase­gu­ra que en Méxi­co, el Eji­do Nue­vo Becal va un paso ade­lan­te en el uso de esta tec­no­lo­gía, ya que hay pla­nes de imple­men­tar este tipo de moni­to­reo en otras áreas natu­ra­les del país.

Los inte­gran­tes de la comu­ni­dad de Nue­vo Becal ya reci­bie­ron capa­ci­ta­ción para apren­der a uti­li­zar el sis­te­ma SMART, así como a mane­jar dro­nes y otros equi­pos. Ade­más, se ins­ta­la­ron cáma­ras tram­pa, con las que han regis­tra­do a diver­sas espe­cies. Por ejem­plo, se ha con­fir­ma­do la pre­sen­cia de 35 jagua­res tan solo en los terre­nos que per­te­ne­cen al ejido.

El tapir es una de las espe­cies regis­tra­das por las cáma­ras tram­pa en for­ma cons­tan­te; eso mues­tra que “Nue­vo Becal tie­ne con­di­ción de hábi­tat favo­ra­ble para que se repro­duz­ca”, seña­la el direc­tor de la Reser­va de la Bios­fe­ra de Calakmul.

En el caso del Zopi­lo­te Rey, expli­ca, “se ha vis­to un man­te­ni­mien­to de la pobla­ción, no pode­mos hablar de cre­ci­mien­to por­que son espe­cies de alto des­pla­za­mien­to. Este se ha esta­ble­ci­do y man­te­ni­do los mis­mos nidos y año con año ha esta­do apor­ta­do las crías. Es una zona de ani­da­ción y repro­duc­ción de zopi­lo­te rey. Y agre­ga que, pese a la sequía que afec­ta a la región, no se ha per­di­do un solo nido”.

Impul­sar el cer­ti­fi­ca­do por ser­vi­cios ecosistémicos

Este año el Eji­do Nue­vo Becal se pos­tu­ló al Méri­to Eco­ló­gi­co 2020, cer­ta­men impul­sa­do por la Comi­sión Nacio­nal Fores­tal (Cona­for) para reco­no­cer pro­yec­tos que, a tra­vés del mane­jo ambien­tal fomen­tan la no dis­cri­mi­na­ción, igual­dad de géne­ro y pro­ce­sos comunitarios.

Ade­más, el eji­do bus­ca for­mar par­te del Pro­gra­ma el hom­bre y la biós­fe­ra de la UNESCO, el cual reco­no­ce el esfuer­zo de la comu­ni­dad para la con­ser­va­ción del medio ambien­te, el impul­so que dan a la inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y el desa­rro­llo sostenible.

Con esto, expli­ca el direc­tor de la Reser­va de Calak­mul, bus­can “demos­trar que esta comu­ni­dad cum­ple con los están­da­res inter­na­cio­na­les del pro­gra­ma hom­bre y bios­fe­ra para ser la pri­me­ra bios­fe­ra comu­ni­ta­ria en el mundo”.

Así como bus­can ese reco­no­ci­mien­to, el eji­da­ta­rio Lucio López cuen­ta que a su comu­ni­dad le gus­ta­ría que otros eji­dos repli­quen lo que se está hacien­do en Nue­vo Becal: cui­dar y man­te­ner los bos­ques para que las futu­ras gene­ra­cio­nes pue­dan reco­rrer la sel­va que tan­to les gus­ta a ellos y al jaguar. Por­que ellos y el jaguar están conec­ta­dos en terri­to­rio e iden­ti­dad, tan­to así que este felino es la ima­gen que iden­ti­fi­ca al Ejido.

* Ima­gen prin­ci­pal: El Eji­do Nue­vo Becal se encuen­tra den­tro de la Reser­va de la Biós­fe­ra de Calak­mul, en Cam­pe­che, Méxi­co. Foto: Thel­ma Gómez Durán.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *