Vene­zue­la. Comu­ni­da­des resis­ten y se abas­te­cen en cuarentena

Por María Mer­ce­des Cobo, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 30 de mayo 2020.

Mapu­ches, mayas y comu­nerxs venezolanos

Des­de hace tiem­po, los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos enfren­tan distintas
cri­sis. Los saqueos e impo­si­cio­nes colo­nia­les nos van soca­van­do todas
las con­di­cio­nes espi­ri­tua­les y mate­ria­les para vivir dig­na­men­te. Aun así
ter­mi­na­mos sobre­vi­vien­do gra­cias a nues­tras resis­ten­cias ancestrales,
comu­ni­ta­rias, soli­da­rias y auto­ges­tio­na­das. Las difi­cul­ta­des por el
coro­na­vi­rus des­en­ca­de­na­rán en otras resistencias.

A esta gran cri­sis del sis­te­ma mun­do occi­den­tal se suma la pan­de­mia y
al mis­mo tiem­po el sur­gi­mien­to de las prác­ti­cas comu­ni­ta­rias de
nues­tros pue­blos. En Gua­te­ma­la, los pue­blos indí­ge­nas se orga­ni­zan y
sos­tie­nen para garan­ti­zar los ali­men­tos a sus fami­lias. Se cui­dan entre
ellos, están muy aten­tos a la salud de los suyos y re inten­si­fi­can la
pro­duc­ción de ali­men­tos y la pre­ser­va­ción de las semi­llas nativas.

“A pesar de la cri­sis sani­ta­ria y eco­nó­mi­ca que se vive en las
comu­ni­da­des, tam­bién se han for­ta­le­ci­do las ini­cia­ti­vas de soli­da­ri­dad y
nue­vas for­mas de apo­yo, por ejem­plo, la recau­da­ción de víve­res para
ayu­dar a las fami­lias o comu­ni­da­des en cua­ren­te­na; el autocontrol
colec­ti­vo para que la pan­de­mia no con­ta­gie a miem­bros de las
comu­ni­da­des; así como el papel de las auto­ri­da­des comu­ni­ta­rias que han
teni­do la capa­ci­dad de imple­men­tar medi­das espe­cí­fi­cas para cui­dar la
vida y salud de las per­so­nas”, expo­ne una rese­ña del por­tal de Clac­so.

Segui­mos en Gua­te­ma­la. Dice Feli­pe Gómez, inves­ti­ga­dor maya, autor
del tex­to publi­ca­do por Clac­so, que “La pan­de­mia tam­bién ha permitido
refle­xio­nar sobre la urgen­te nece­si­dad de for­ta­le­cer la organización
local; el mane­jo de infor­ma­ción de for­ma inde­pen­dien­te; el retomar
medi­das tra­di­cio­na­les para pre­ser­var la salud colec­ti­va, así como
pro­du­cir diver­si­dad de ali­men­tos sanos y de cui­dar las semillas
nativas”.

Nos vamos a Chi­le y nos encon­tra­mos que las comu­ni­da­des Mapu­ches han
dona­do ali­men­tos en medio de las situa­cio­nes de obs­tácu­los por la
pan­de­mia. Comu­ni­da­des del sec­tor Tra­pilhue y Mahui­dan­che de la Comu­na de
Frei­re dona­ron 6 mil kilos de ali­men­tos a las veci­nas de San Anto­nio de
Temuco.

“Nos tra­je­ron ver­du­ras, acel­gas, papas, hari­na y muchas otras cosas
más. La gen­te nece­si­ta en este sec­tor, algu­nas de las que tenemos
ins­cri­tas vinie­ron inme­dia­ta­men­te a bus­car cajas con ali­men­tos. Hoy nos
tocó dar almuer­zos para 135 fami­lias y van a venir a ins­cri­bir­se unas 35
per­so­nas más, de un cam­pa­men­to cer­cano ya que la mayo­ría no tiene
tra­ba­jo, enton­ces ven­drán a reti­rar el almuer­zo tam­bién”, explica
Eli­za­beth Teje­da, una de las veci­nas que lide­ra la pre­pa­ra­ción de la
olla común. Así rese­ña el por­tal Temu­co Dia­rio.

Vene­zue­la en la pri­me­ra fila

Vene­zue­la ante la pan­de­mia y fren­te a todos los ase­dios, sigue
mos­tran­do expe­rien­cias comu­ni­ta­rias y de resis­ten­cias al mun­do. Comunas,
orga­ni­za­cio­nes, colec­ti­vos y con­se­jos comu­na­les siguen estan­do en la
pri­me­ra fila para garan­ti­zar los ali­men­tos a sus fami­lias, veci­nos y a
toda la comunidad.

Ana­cao­na Marín, mili­tan­te de la Fuer­za Patrió­ti­ca “Ale­xis Vive” y
voce­ra de la Comu­na El Panal 2021, en la parro­quia del 23 de Enero, en
Cara­cas. Pien­sa que la comi­da no es una mer­can­cía sino un derecho
humano. Lucha para que en su comu­ni­dad nadie se que­de sin comer.
Espe­cial­men­te, se orga­ni­zan para abas­te­cer 18 espa­cios de procesamientos
de ali­men­tos que van a los come­do­res esco­la­res, y la comu­na como tal
cuen­ta con 5 come­do­res. Todo den­tro del plan Pue­blo a Pue­blo. También
cuen­tan con una pana­de­ría don­de se ven­den los panes más eco­nó­mi­cos de
Caracas.

“Man­te­ne­mos los nive­les de pro­tec­ción, hemos ela­bo­ra­do tapabocas,
acom­pa­ña­mos a los Clap para garan­ti­zar la jor­na­da de abas­te­ci­mien­to en
toda la comu­ni­dad, acom­pa­ña­mos las acti­vi­da­des esco­la­res de los niños
para gene­rar­le otra lógi­ca de apren­di­za­je, hemos desin­fec­ta­do los
espa­cios de nues­tra comu­ni­dad. La pan­de­mia no es jue­go, es necesario
cui­dar­nos entre todos. Siga­mos cons­tru­yen­do poder popu­lar y comu­na”, así
habla Ana­cao­na, mujer de 30 años de edad y madre de Fabricio.

Jeni­fer Mila­gros Lamus, es inte­gran­te de la Comu­na El Mai­zal en el
esta­do Lara, en Vene­zue­la, y tam­bién tie­ne un hijo que se llama
Fabri­cio. Tie­ne tres hijos. Los otros dos se lla­man Hugo Rafael y Raúl
Alfon­zo. “Estoy en la Comu­na El Mai­zal des­de el año 2011, me ha tocado
ver nacer muchas uni­da­des de pro­duc­ción y tam­bién ver cómo se hace
gran­de la comu­na den­tro de las adversidades”.

Ella coor­di­na la Empre­sa de Pro­pie­dad Social Direc­ta Comunal
“Gana­de­ría Doble Pro­pó­si­to y Bufa­lino Argi­mi­ro Gabal­dón”. Esta
expe­rien­cia gene­ra­da en la comu­na per­mi­te abas­te­cer de pro­teí­na ani­mal y
lác­teos, en medio de la pan­de­mia. Tam­bién dis­tri­bu­yen los ali­men­tos, de
mane­ra direc­ta, como café, hari­na de maíz pre­co­ci­da, que­so, entre
otros, a tra­vés de sus tien­das loca­les y a pre­cios jus­tos. Prac­ti­can el
true­que con cam­pe­si­nos y des­de todas esas resis­ten­cias enfren­tan la
espe­cu­la­ción de los comer­cian­tes de la zona.

“Enrum­ba­dos por los cami­nos de Chá­vez… como tene­mos noso­tros eso siem­pre en men­te”, expre­sa Jenifer.

Alba TV vuel­ve a ate­rri­zar en Cara­cas, esta vez en Coche y cono­ci­mos a
Eglee Apon­te, inte­gran­te de la Comu­na “For­jan­do los Sue­ños de Ezequiel
Zamo­ra”, arti­cu­la­da tam­bién al plan Pue­blo a Pue­blo, que tie­ne como
obje­ti­vo, vin­cu­lar al pue­blo pro­duc­tor del cam­po con el pueblo
con­su­mi­dor de la ciu­dad. Pro­du­cen fru­tas, hor­ta­li­zas y tubércu­los. Esta
expe­rien­cia con­tri­bu­ye a abas­te­cer todas las escue­las de la parroquia
den­tro del Pro­gra­ma de Ali­men­ta­ción Esco­lar (PAE) garan­ti­zan­do comidas
dia­rias a niñxs y adultx mayo­res. Pro­veen a 19 escue­las de la parroquia
Coche, en medio del coronavirus.

“Esta­mos orgu­llo­sos de nues­tro tra­ba­jo. Nues­tra comu­na está integrada
mayor­men­te por muje­res. Cada 15 días, dis­tri­bui­mos 8 mil kilos de
ali­men­tos en las escue­las. Es una gran expe­rien­cia que nos ha permitido
demos­trar que pode­mos dar res­pues­ta a cual­quier reto que se nos
pre­sen­ta”, nos afir­ma orgu­llo­sa Eglee, abo­ga­da jubilada.

Las expe­rien­cias de resis­ten­cias siguen sal­van­do a los pue­blos. Más
allá de los exter­mi­nios del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, hay una práctica,
volun­tad y ejer­ci­cio en comu­ni­dad que va abrien­do cami­nos más dig­nos y
esperanzadores.


*Alba Tv

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *