Vene­zue­la. Samuel Mon­ca­da: «La gue­rra secre­ta de Trump con­tra el socia­lis­mo bolivariano»

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 30 mayo 2020.-

Entre­vis­ta exclu­si­va con el repre­sen­tan­te per­ma­nen­te de Vene­zue­la ante las Nacio­nes Unidas.

Samuel Mon­ca­da, his­to­ria­dor, polí­ti­co y diplo­má­ti­co vene­zo­lano, es repre­sen­tan­te per­ma­nen­te de Vene­zue­la ante las Nacio­nes Uni­das. Duran­te el últi­mo pro­gra­ma web de las BRICS-PSUV, conec­ta­do des­de Esta­dos Uni­dos, res­pon­dió a las pre­gun­tas de la vice­pre­si­den­ta de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te (ANC), Tania Díaz, y de Leo Robles, direc­tor del perió­di­co El Ciu­da­dano. El tema en dis­cu­sión fue el cer­co a Vene­zue­la por par­te del impe­ria­lis­mo y el papel de la dere­cha gol­pis­ta que, en medio de una pan­de­mia, está pre­sio­nan­do por una inva­sión externa.

En esta entre­vis­ta Mon­ca­da desa­rro­lla aún más su aná­li­sis, mien­tras que el gobierno boli­va­riano nue­va­men­te logró rom­per un ase­dio “medie­val” al acom­pa­ñar la lle­ga­da de los bar­cos ira­níes a Venezuela.

¿Cómo se vive en EE:UU. este dra­má­ti­co momento?

Des­de aquí, des­de los Esta­dos Uni­dos, está cla­ro que la cri­sis del coro­na­vi­rus es la peor de los últi­mos 100 años. Un nivel que no se ha vis­to des­de la Gran Depre­sión: 40 millo­nes de des­em­plea­dos, miles de empre­sas que no vol­ve­rán a abrir… Un efec­to bru­tal que pro­fun­di­za­rá las con­tra­dic­cio­nes y ten­sio­nes socia­les en todo el mun­do, pero en los Esta­dos Uni­dos en par­ti­cu­lar. Las gigan­tes­cas colas que ya se pue­den ver indi­can las pro­por­cio­nes del empo­bre­ci­mien­to, que aumen­ta­rá aún más al final de los dos meses de sub­si­dio deci­di­dos por el gobierno. Aquí, quie­nes pier­den sus tra­ba­jos pier­den una serie de bene­fi­cios vita­les, como el segu­ro médi­co. La indi­gen­cia mul­ti­pli­ca­rá los pro­ble­mas de salud, la depre­sión y la vio­len­cia. Un pano­ra­ma muy dife­ren­te al ima­gi­na­do por Trump unos meses antes de las elec­cio­nes de noviem­bre, que no serán una cami­na­ta como él creía. El país está en shock. Un país divi­di­do, tan­to por la dife­ren­cia entre los esta­dos que lo com­po­nen, como por la ideo­lo­gía de los par­ti­dos polí­ti­cos pre­sen­tes. Lo que Trump repre­sen­ta es un par­ti­do extre­mis­ta pero con una base social muy sus­tan­cial. Sobre todo, hay una divi­sión his­tó­ri­ca que recuer­da la exis­ten­te entre el sur de la tra­ta de escla­vos y el nor­te abo­li­cio­nis­ta, que con­du­jo a la Gue­rra Civil Esta­dou­ni­den­se. Una par­te de Esta­dos Uni­dos per­pe­túa la dis­cri­mi­na­ción con­tra la pobla­ción negra, es racis­ta y supre­ma­cis­ta inclu­so con­tra el pro­pio pue­blo nor­te­ame­ri­cano: con­tra los lati­nos, las muje­res, los indí­ge­nas, con­tra los pro­pios judíos, en nom­bre de una supues­ta supe­rio­ri­dad cris­tia­na y fun­da­men­ta­lis­ta. Esa es la men­ta­li­dad que se refor­mu­la en este momen­to con acti­tu­des anti-cien­tí­fi­cas hacia el coro­na­vi­rus, lla­ma­do virus chino, que ven en todas las mani­fes­ta­cio­nes públi­cas la expre­sión de un comu­nis­mo que hay que anu­lar para impo­ner la liber­tad indi­vi­dual y defen­der el dine­ro, el esti­lo de vida hoy ame­na­za­do de los supre­ma­cis­tas. La pan­de­mia refle­ja los pro­fun­dos pre­jui­cios y la dis­cri­mi­na­ción que impreg­nan la socie­dad esta­dou­ni­den­se. ¿Quié­nes son las víc­ti­mas del coro­na­vi­rus? Los ancia­nos mayo­res de sesen­ta años, pero espe­cial­men­te los pobres. Y cuan­do deci­mos pobres en las gran­des ciu­da­des, casi siem­pre sig­ni­fi­ca lati­nos, negros, muje­res sol­te­ras, inmi­gran­tes indo­cu­men­ta­dos que son casi 15 millo­nes y que viven jun­tos en lo que se lla­ma «hoga­res mul­ti­ge­ne­ra­cio­na­les». Casas con un máxi­mo de dos habi­ta­cio­nes don­de se acu­mu­lan 13 ó 14 per­so­nas, des­de abue­los has­ta nie­tos, don­de no es posi­ble tomar medi­das pre­ven­ti­vas, por lo que la infec­ción se pro­pa­ga rápi­da­men­te. La mas­ca­ri­lla y el dis­tan­cia­mien­to social tam­bién se con­vier­ten en sím­bo­los polí­ti­cos entre aque­llos que quie­ren sal­var la vida y los faná­ti­cos segui­do­res de Trump que quie­ren «libe­rar» a los Esta­dos Uni­dos de su pre­sen­cia. Aquí la vida tie­ne poco valor y en la pri­sa por reanu­dar rápi­da­men­te todas las acti­vi­da­des, vale inclu­so menos. Las ten­sio­nes son pal­pa­bles y la pre­vi­si­ble reac­ción repre­si­va hace pen­sar en la lle­ga­da de más dolor.

¿Podría Trump ata­car mili­tar­men­te a Venezuela?

Hoy nos enfren­ta­mos a una cri­sis pro­fun­da que cam­bia­rá la for­ma en que las socie­da­des se rela­cio­nan eco­nó­mi­ca y geo­po­lí­ti­ca­men­te y que no encon­tra­rá una solu­ción a cor­to pla­zo, pero pro­du­ci­rá des­com­po­si­cio­nes y recom­po­si­cio­nes y mucha vio­len­cia inter­na­cio­nal. Un gobierno tan peli­gro­so como el de Trump, al que le que­dan menos de seis meses y con un ries­go gra­ve de per­der las elec­cio­nes, pue­de inven­tar solu­cio­nes peli­gro­sas para noso­tros que esta­mos tan cer­ca geo­grá­fi­ca­men­te de él. El ase­si­na­to del gene­ral ira­ní Qasem Sulei­ma­ni en enero de 2020 se pro­du­jo en el mar­co del jui­cio polí­ti­co que se esta­ba pre­pa­ran­do para Trump. Esta­ban bus­can­do la gue­rra con Irán. Al man­do de los Esta­dos Uni­dos hay un gru­po de faná­ti­cos más peli­gro­sos que los fas­cis­tas del siglo pasa­do. Solo mire cómo tra­tan al pue­blo esta­dou­ni­den­se, espe­cial­men­te al 50% de los pobres que no votan. Aho­ra, con su visión supre­ma­cis­ta, ame­na­zan a Irán por­que envía gaso­li­na a Vene­zue­la, como si fue­ra un cri­men. No pue­de excluir­se que sean ten­ta­dos por una gue­rra que, a nivel eco­nó­mi­co, no les cos­ta­ría mucho. Inver­ti­rían solo en tér­mi­nos de armas, pro­pa­gan­da, mer­ce­na­rios, por­que otros paí­ses que, como Colom­bia, acom­pa­ñan a los EE. UU. en sus aven­tu­ras pon­drían la san­gre. En sus fan­ta­sías racis­tas y supre­ma­cis­tas, noso­tros no impor­ta­mos. Tene­mos que estar alertas.

La pro­pa­gan­da mediá­ti­ca pre­sen­ta a Vene­zue­la como ais­la­da en ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les. ¿Cuál es la situa­ción real?

Esta­mos vivien­do un momen­to de gran debi­li­dad en tér­mi­nos de diplo­ma­cia inter­na­cio­nal, qui­zás el peor en dos­cien­tos años. Vemos que 60 paí­ses, enca­be­za­dos por Esta­dos Uni­dos, se están movien­do a favor de un gol­pe de Esta­do y quie­ren impo­ner un régi­men geno­ci­da. No estoy exa­ge­ran­do, eso es lo que se mues­tra, negro sobre blan­co, en el con­tra­to mer­ce­na­rio para reco­lo­ni­zar a Vene­zue­la fir­ma­do por Juan Guai­dó con apo­yo del gobierno colom­biano y orga­ni­za­do por los Esta­dos Uni­dos. Se pla­neó una masa­cre que dura­ría un año y medio. Un geno­ci­dio simi­lar al que se lle­vó a cabo con­tra los comu­nis­tas en Indo­ne­sia en 1965 – 66, momen­to del cri­mi­nal Kis­sin­ger en los Esta­dos Uni­dos. Una masa­cre toma­da como refe­ren­cia por los gol­pes fas­cis­tas de la déca­da de 1970 en Chi­le, Argen­ti­na e inclu­so hoy. Noso­tros mos­tra­mos una pers­pec­ti­va dife­ren­te de la que difun­den los Esta­dos Uni­dos, la Unión Euro­pea y el Gru­po de Lima. Según ellos, 60 paí­ses con­for­man toda la «comu­ni­dad inter­na­cio­nal», pero ape­nas repre­sen­tan un ter­cio del total. La ONU está com­pues­ta por 190 paí­ses, de los cua­les 133 reco­no­cen al gobierno legí­ti­mo de Nico­lás Madu­ro. Un muro de con­ten­ción que le ha per­mi­ti­do a Vene­zue­la lograr impor­tan­tes vic­to­rias diplo­má­ti­cas den­tro de la pro­pia ONU. El año pasa­do, en Gine­bra, con­tra la can­di­da­tu­ra de Vene­zue­la al Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos, el gru­po de 60 lan­zó la de Cos­ta Rica, sin embar­go gana­mos, a pesar de la pro­pa­gan­da tóxi­ca des­ata­da en los últi­mos tres años. Ejer­ci­mos la pre­si­den­cia pro tem­po­re del Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos. El MNOAL es un orga­nis­mo com­pues­to por 120 paí­ses, entre los cua­les se encuen­tran el G77 más Chi­na, que rea­li­za impor­tan­tes fun­cio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, ambien­ta­les y de segu­ri­dad. Tene­mos una gran coa­li­ción pro­tec­to­ra a nues­tro alre­de­dor, por eso gana­mos las vota­cio­nes y logra­mos que se aprue­ben las reso­lu­cio­nes. Así se defien­de Vene­zue­la. Cuan­do el Vice­pre­si­den­te de los Esta­dos Uni­dos, Mike Pen­ce, le pidió al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU que reco­no­cie­ra al auto­pro­cla­ma­do Juan Guai­dó y con­si­de­ra­ra ile­gí­ti­mo al gobierno de Madu­ro, se encon­tró en mino­ría y no pudo pre­sen­tar la pro­pues­ta. Obvia­men­te, los medios no hablan de eso, pero es nues­tro gobierno legí­ti­mo el que ejer­ce todas las fun­cio­nes lega­les nece­sa­rias en todos los orga­nis­mos. El pro­ble­ma sur­ge a nivel de tri­bu­na­les con los que pue­den armar tram­pas para robar­nos dine­ro, como está suce­dien­do en Por­tu­gal o el Rei­no Unido.

Esta­dos Uni­dos está tra­tan­do de debi­li­tar las gran­des ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les que no con­tro­lan com­ple­ta­men­te, inven­tan­do otras arti­fi­cia­les. ¿Cree usted que esta pan­de­mia pue­de gene­rar más con­cien­cia o se ace­le­ra­rá la cri­sis en los orga­nis­mos naci­dos del equi­li­brio inter­na­cio­nal del siglo pasado?

La polí­ti­ca de Trump ha des­trui­do, disuel­to o debi­li­ta­do a todos los orga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les. Ha aban­do­na­do el Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos, la Unes­co, el acuer­do cli­má­ti­co, el tra­ta­do nuclear inter­me­dio, está a pun­to de aban­do­nar la OMS, ha para­li­za­do a la OMC al impe­dir el nom­bra­mien­to de jue­ces que resuel­van dispu­tas comer­cia­les entre paí­ses. Trump ha des­co­no­ci­do a la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, lle­gan­do a can­ce­lar las visas de los magis­tra­dos… Su inten­ción es impo­ner su ley a nivel mun­dial, como le habría gus­ta­do hacer si hubie­ran cap­tu­ra­do bar­cos ira­níes en vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal. Y no hay nada que espe­rar de Euro­pa que, depen­dien­te de los Esta­dos Uni­dos, no ha dicho ni una pala­bra para con­de­nar el mag­ni­ci­dio en gra­do de frus­tra­ción, el inten­to de gol­pe del 30 de abril, el recien­te ata­que mer­ce­na­rio por mar. Los gobier­nos euro­peos par­ti­ci­pa­ron en el saqueo de Libia para tomar el oro que Gada­fi había deja­do en ban­cos euro­peos. Gran Bre­ta­ña aban­do­nó la Unión Euro­pea pero solo para con­ver­tir­se en el esta­do N° 51 de los Esta­dos Uni­dos… No son un mode­lo para nadie. Esta­mos enfren­tan­do la mayor ofen­si­va colo­nia­lis­ta con­tra Vene­zue­la en 200 años. Hemos logra­do vic­to­rias par­cia­les, pero no pode­mos decir que gana­mos lo que pare­ce ser una gue­rra dura­de­ra. Y uso el tér­mino gue­rra de mane­ra infor­ma­da. Con­tra Vene­zue­la, una gue­rra sucia y secre­ta está en mar­cha, como la des­ata­da con­tra Nica­ra­gua a tra­vés de los Con­tras en la déca­da de 1980, es decir, el uso de dro­gas, mer­ce­na­rios, asfi­xia eco­nó­mi­ca, sabo­ta­je de la infra­es­truc­tu­ra y sabo­ta­je finan­cie­ro. Nos nie­gan medi­ci­nas y bie­nes esen­cia­les, usan la pan­de­mia para exter­mi­nar al pue­blo vene­zo­lano. El Esta­tu­to de Roma de la Cor­te Penal Inter­na­cio­nal, en el artícu­lo 87 defi­ne el cri­men de exter­mi­nio, o de lesa huma­ni­dad, para quien pri­ve deli­be­ra­da­men­te a una pobla­ción de los medios de sub­sis­ten­cia, como lo están hacien­do con noso­tros inclu­so duran­te esta pan­de­mia. En Vene­zue­la no pasa lo que en Esta­dos Uni­dos, Bra­sil, Colom­bia, Ecua­dor, pero les gus­ta­ría que pasa­ra; quie­ren crear un caos para pro­vo­car una gue­rra civil e inter­ve­nir mili­tar­men­te. Están rodean­do nues­tro terri­to­rio marí­ti­mo. En este momen­to, fren­te a la cos­ta vene­zo­la­na, hay más de 25 bar­cos esta­dou­ni­den­ses, fran­ce­ses, bri­tá­ni­cos y holan­de­ses, lis­tos para actuar en caso de un con­flic­to interno que están hacien­do todo lo posi­ble para des­atar tam­bién a tra­vés de una ofen­si­va diplo­má­ti­ca y manio­bras de títe­res y mer­ce­na­rios internamente.

Quie­nes no cono­cen el nivel de la gue­rra eco­nó­mi­ca, las san­cio­nes y el peso del dólar para­le­lo se pre­gun­tan por qué un país como Vene­zue­la, que tie­ne las pri­me­ras reser­vas de petró­leo del mun­do, ya no tie­ne gaso­li­na. Y por qué, a pesar de que los pre­cios se liqui­dan en dóla­res reales, los comer­cian­tes ven­den a pre­cio de dólar para­le­lo, pul­ve­ri­zan­do el poder adqui­si­ti­vo de los tra­ba­ja­do­res. ¿Cómo lo explicarías?

La gue­rra eco­nó­mi­ca con­tra Vene­zue­la se ha ace­le­ra­do en los últi­mos tres años. Ya antes, Esta­dos Uni­dos actuó para disua­dir a los inver­so­res y alen­tar la fuga de capi­ta­les, pero lue­go se com­pro­me­tie­ron a ame­na­zar y san­cio­nar a cual­quier empre­sa de otros paí­ses que se atre­vie­ra a tocar el dine­ro vene­zo­lano. Los ban­cos nor­te­ame­ri­ca­nos y euro­peos, por­tu­gue­ses, bri­tá­ni­cos o luxem­bur­gue­ses, están robán­do­le millo­nes de dóla­res al pue­blo vene­zo­lano en esta pan­de­mia. En el caso de Por­tu­gal, es aún peor por­que ese dine­ro había sido envia­do a sus ban­cos como prue­ba de amis­tad por par­te de Chá­vez, y des­pués con Madu­ro, para ayu­dar a ese país con depó­si­tos ban­ca­rios y com­pras de pro­duc­tos. Cier­ta­men­te no está­ba­mos obli­ga­dos a hacer­lo. Sin embar­go, hoy Por­tu­gal se une a las san­cio­nes esta­dou­ni­den­ses y roba el dine­ro del pue­blo vene­zo­lano, como lo hizo Esta­dos Uni­dos con nues­tra refi­ne­ría de Cit­go, cuyo dine­ro ter­mi­nó en los bol­si­llos del auto­pro­cla­ma­do. Esta­dos Uni­dos se ha dedi­ca­do a des­truir nues­tra pro­duc­ción de petró­leo, prohi­bien­do tam­bién a las com­pa­ñías ven­der­nos repues­tos o que nos envíen exper­tos. Una asfi­xia len­ta que ha cau­sa­do daños a nues­tra eco­no­mía. La esca­sez de dóla­res hace que la mone­da vene­zo­la­na se deva­lúe casi de inme­dia­to, y la enor­me infla­ción exis­ten­te es el pro­duc­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca cau­sa­da por la asfi­xia eco­nó­mi­ca y las san­cio­nes. Y, aho­ra, el direc­tor del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de los Esta­dos Uni­dos para el Hemis­fe­rio Occi­den­tal, Mau­ri­cio Cla­ver-Caro­ne, ame­na­za con «san­cio­nes devas­ta­do­ras» a las empre­sas espa­ño­las, indias, ita­lia­nas y mexi­ca­nas que se atre­van a com­prar nues­tro petró­leo o gaso­li­na ira­ní, o a ven­der­nos los medi­ca­men­tos que nece­si­te­mos. El libro «Gue­rra secre­ta», de Juan Zara­te, el hom­bre que ayu­dó a dise­ñar la polí­ti­ca finan­cie­ra de la Casa Blan­ca des­pués del 11 de sep­tiem­bre de 2001, expli­ca per­fec­ta­men­te los meca­nis­mos por los cua­les el Depar­ta­men­to del Teso­ro de los Esta­dos Uni­dos uti­li­za los ban­cos y las finan­zas para ata­car a paí­ses como Rusia o Irán. Lue­go refi­na­ron los meca­nis­mos apli­can­do la téc­ni­ca de exter­mi­nio a Vene­zue­la a tra­vés del terro­ris­mo eco­nó­mi­co con apo­yo de sus alia­dos. Por esta razón, inclu­so si esta­mos ganan­do, no pode­mos per­mi­tir­nos bajar la guar­dia ante un enemi­go tan peli­gro­so y una gue­rra que aún dura­rá mucho tiempo.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *