Argen­ti­na. 50 años des­pués, el orgu­llo de haber sido

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 mayo 2020

Siem­pre recuer­do una nota
apa­re­ci­da en un perió­di­co “pro­gre­sis­ta” de la épo­ca, cuan­do para des­mar­car­se de
los trá­gi­cos hechos de la ocu­pa­ción por par­te de un gru­po de mili­tan­tes al
Cuar­tel de La Tabla­da en enero de 1989, un cono­ci­do perio­dis­ta “de izquierda”
titu­la­ba: “Me arre­pien­to de haber sido” y tras car­tón ini­cia­ba una serie de
repug­nan­tes acu­sa­cio­nes a los jóve­nes y no tan jóve­nes que habían sucumbido
bajo las balas del ejér­ci­to y la poli­cía. El tipe­jo que­ría que no confundieran
su pasa­do “izquier­dis­ta” con esos “deli­ran­tes” y no decía una pala­bra de los
genocidas. 

En las antí­po­das de este
pen­sa­mien­to, yo en cam­bio me enor­gu­llez­co de haber abra­za­do las ban­de­ras de
pero­nis­mo revo­lu­cio­na­rio y de sumar­me a Mon­to­ne­ros, pre­ci­sa­men­te en este 50
ani­ver­sa­rio del Aram­bu­ra­zo, que jun­to con el Cor­do­ba­zo son dos fechas insignes
en la lucha popu­lar de nues­tro pueblo. 

Mucho se ha habla­do del
Aram­bu­ra­zo tra­tan­do de con­tar “otra his­to­ria” dis­tin­ta a la real, pero lo
que que­da cla­ro es que su eje­cu­ción (la del geno­ci­da y fusi­la­dor Aram­bu­ru) fue
fes­te­ja­da en todos los barrios pero­nis­tas y por todos aque­llos que habían
sufri­do duran­te años el rigor repre­si­vo de la dic­ta­du­ra que el ajus­ti­cia­do en Timote
repre­sen­ta­ba. Fue un hecho fun­da­cio­nal, ins­crip­to por sor­pre­sa en la agen­da de
la Resis­ten­cia Pero­nis­ta. Una mane­ra de decir “aquí esta­mos, no nos han
ven­ci­do”, ni los ase­si­na­dos en el bom­bar­deo del 16 de junio del 55 en
Pla­za de Mayo. ni los fusi­la­mien­tos de José León Suá­rez, ni el plan
Conin­tes, ni el 4161. Ni siquie­ra todos los caí­dos en la lucha que precedieron
a ese 29 de mayo del 70.

En ese mar­co de una
mili­tan­cia dis­pues­ta a devol­ver gol­pe por gol­pe, cómo no enor­gu­lle­cer­se de
haber teni­do com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que esta­ban dis­pues­tos a dar­lo todo por
los otros, que eran los mejo­res de una cama­da de jóve­nes que no elu­dían la
for­ma­ción teó­ri­ca pero a la vez eran los pri­me­ros para ins­tru­men­tar esas ideas
mama­das libro a libro, char­la a char­la, en una prác­ti­ca cons­tan­te. Esos pibes y
pibas que por un lado escu­chá­ba­mos a Moris, a Tan­gui­to o a Sui Gene­ris y Los
Jai­vas, y entre tra­ba­jo y estu­dio, íba­mos a mili­tar don­de hicie­ra falta,
alfa­be­ti­zan­do o pelean­do por la fal­ta de agua en las villas mise­ria (igual que
aho­ra) o dis­pues­tos a sumar esfuer­zo y sacri­fi­cio para pelear jun­to a los
hache­ros del Impe­ne­tra­ble y el Cha­co san­ta­fe­cino o los cañe­ros tucu­ma­nos. Pero
tam­bién todos ellos y ellas, dis­pues­tos a empu­ñar las armas como las viejas
mon­to­ne­ras fede­ra­les para inten­tar abrir las puer­tas eman­ci­pa­to­rias que
la oli­gar­quía y sus cóm­pli­ces habían cerra­do una y otra vez.

Eran tiem­pos en que
nin­guno de noso­tros pelea­ba por car­gos o por pre­ben­das, sino por asal­tar los
cie­los con todo, dar vuel­ta la tor­ti­lla defi­ni­ti­va­men­te “para que los pobres
coman pan y los ricos mier­da mier­da”. Iba­mos a cada uno de las iniciativas
de mili­tan­cia que nos toca­ra par­ti­ci­par con la ale­gría de saber que teníamos
una razón y una cau­sa que no era inven­ta­da sino que corres­pon­día a todo un
pro­ce­so his­tó­ri­co de cons­truc­ción revo­lu­cio­na­ria. No éra­mos ni refor­mis­tas ni
posi­bi­lis­tas, creía­mos poco y nada en las elec­cio­nes, por­que siem­pre que se
qui­so votar, nos pros­cri­bían. Mucho menos nos con­ven­cían con la
pala­bra “demo­cra­cia” por­que al igual que aho­ra se la usa­ba para
enmas­ca­rar gobier­nos repre­si­vos, auto­ri­ta­rios, ale­ja­dos de cualquier
sen­si­bi­li­dad popu­lar. Rei­vin­di­cá­ba­mos el pero­nis­mo por­que era la expre­sión más
pal­pa­ble de haber­le dado a los más humil­des lo que nadie jamás hubie­ra imaginado,
pero a la vez está­ba­mos dis­pues­tos y dis­pues­tas a dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo y
pen­sá­ba­mos en vivir en una Patria Socialista. 
Leía­mos a Galeano y Bene­det­ti pero más aún los dis­cur­sos de Evi­ta con
los que coin­ci­día­mos de la A a la Z. Y su vez admi­rá­ba­mos a Fidel, el Che y la
revo­lu­ción cuba­na, el Viet­nam del Tio Ho o la Chi­na de Mao, el gran timonel. 

Y en esa andar, por
supues­to, ser Mon­to­ne­ro era una con­se­cuen­cia de haber lati­do poco antes con las
ense­ñan­zas de la Resis­ten­cia Pero­nis­ta jun­to con otros her­ma­nos de lucha, como
Cacho El Kadri, Gus­ta­vo y Pocho Rear­te, o las “tías” que trans­por­ta­ban los caños en la bol­sa del mer­ca­do, para que
los sabo­ta­jes a las empre­sas tuvie­ran el color de la rebel­día con­tra el
gori­la­je. Era a la vez, haber par­ti­ci­pa­do en las mani­fes­ta­cio­nes pican­tes de cada uno de los 17 de
octu­bre prohi­bi­dos, o en pin­tar en las calles “Perón o Muer­te”, que era
como decir “vamos con todo por la Revo­lu­ción”. Ser mon­to­ne­ro pasaba
tam­bién por haber esta­do en las calles pelean­do con­tra la poli­cía montada,
arro­jan­do cla­vos migue­li­tos en las huel­gas, gri­tan­do para que apa­rez­ca el
obre­ro meta­lúr­gi­co Feli­pe Valle­se secues­tra­do por la yuta o repu­diar a pun­ta de caños, cuan­do a Perón
lo baja­ron del avión en el aero­puer­to bra­si­le­ño de El Galeao. Ni qué decir de
los días furio­sos del Cor­do­ba­zo, Sitrac-Sitram o el Rosariazo.

Ser mon­to­ne­ro o montonera
era tam­bién haber mili­ta­do en el Pero­nis­mo de Base y las FAP, reivindicando
ayer como hoy, la alter­na­ti­va inde­pen­dien­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y del pueblo
pero­nis­ta, sin buró­cra­tas ni trai­do­res, orga­ni­zán­do­nos des­de aba­jo y
com­ba­tien­do. O ser tes­ti­gos y pro­ta­go­nis­tas de las nue­vas rebe­lio­nes obreras
con la CGT de los Argen­ti­nos, o de las expe­rien­cias de pren­sa popular
difun­dien­do o escri­bien­do en el dia­rio Com­pa­ñe­ro, en el de la CGTA o en
Cris­tia­nis­mo y Revo­lu­ción, así como des­pués en la Agen­cia de Noticias
Clandestina. 

No había tiem­po para
abu­rrir­se en aque­llos años, y así como en cada encuen­tro o en cada cita nos
podía­mos jugar la vida si la mis­ma esta­ba can­ta­da,
supi­mos hacer de la clan­des­ti­ni­dad cuan­do nos tocó sumer­gir­nos en ella,
una for­ma de aguan­tar con dig­ni­dad para elu­dir la derro­ta con la que nos
ame­na­za­ba el enemi­go. Así fui­mos cre­cien­do, poco a poco, madu­ran­do y
endu­re­cién­do­nos con cada caí­da de un o una com­pa­ñe­ra, llo­ran­do en silen­cio pero
a la vez apre­tan­do los puños y pro­me­tién­do­nos que segui­mos y seguiremos.

Hoy, a 50 años de aquel lan­za­mien­to insu­rrec­to, segui­mos abra­zan­do las mis­mas ban­de­ras del nacio­na­lis­mo popu­lar revo­lu­cio­na­rio, el mar­xis­mo y el cris­tia­nis­mo de libe­ra­ción. Hon­ra­mos a nues­tras y nues­tros caí­dos. Recor­da­mos a Fer­nan­do Abal, a Gus­ta­vo y Emi­lio, a Lino, a Car­lón, al Sor­do, al Cabe­zón, a Dar­do, a Emi­lio Jau­re­gui, Rodol­fo Walsh y Paco Uron­do, a Nor­ma Arros­ti­to y a la negra Dia­na Alak, al Tur­co Hai­dar y María Anto­nia, al negro Eduar­do Marín, a Pelu­sa Carri­ca y a Irma, a la Pepa y a Patri­cia, pero tam­bién al gor­do Cooke, a Ali­cia Egu­ren, a Cacho El Kadri, a Gus­ta­vo y Pocho Rear­te, a Onga­ro, a Jor­gi­to Di Pas­qua­le, a Ricar­do de Luca y el gor­do Garai­co­chea, a la Tía Tota, a Borro, Fra­mi­ni y Julio Trox­ler, al Robi y a Beni­to. A todos los com­pas del Movi­mien­to Ville­ro Pero­nis­ta y a los del Fren­te de Lisia­dos Pero­nis­tas. Con ellos y ellas, hoy como ayer deci­mos LOMJE, que en len­gua­je común es lo que sen­ti­mos: Libres o Muer­tos Jamás Esclavos.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *