Afri­ca. El Magreb des­pués del coronavirus

Por Has­san Had­dou­che, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de mayo de 2020.

Entre el peli­gro de un tsu­na­mi social, la explo­sión de los défi­cit públi­cos y el aumen­to del endeu­da­mien­to, las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la epi­de­mia de coro­na­vi­rus pare­cen ya mucho más peli­gro­sas para los paí­ses del Magreb que la pro­pia cri­sis sanitaria.

Como muchas otras regio­nes del mun­do el Magreb pare­ce estar en este mes de mayo en el momen­to del des­con­fi­na­mien­to. Des­de los pri­me­ros días del Rama­dán las calles de Argel han recu­pe­ra­do cier­ta ani­ma­ción gra­cias a que se ha auto­ri­za­do la reaper­tu­ra de muchas acti­vi­da­des comer­cia­les. La cir­cu­la­ción de auto­mó­vi­les vuel­ve a ser más den­sa y los mer­ca­dos vuel­ven a estar abarrotados.

La pren­sa arge­li­na mues­tra su preo­cu­pa­ción por una dis­mi­nu­ción de la vigi­lan­cia y una rela­ja­ción de las medi­das de dis­tan­cia social entre la pobla­ción. Por el momen­to las auto­ri­da­des sani­ta­rias se mues­tran muy con­fia­das y anun­cian que la pan­de­mia del nue­vo coro­na­vi­rus está “bajo con­trol”. Una situa­ción que pare­ce haber ani­ma­do al gobierno a sua­vi­zar las medi­das de con­fi­na­mien­to extre­ma­da­men­te estric­tas adop­ta­das de for­ma pre­coz des­de media­dos de marzo.

Foto: En Arge­lia un volun­ta­rio desin­fec­ta un ejem­plar de El Corán en una mez­qui­ta de Argel el 19 de mayo de 2020 (AFP).

Los pode­res públi­cos tra­tan aho­ra de tran­qui­li­zar y el tono es más bien opti­mis­ta. “Arge­lia posee los recur­sos y medios sufi­cien­tes para salir ade­lan­te. No nos asus­ta la baja­da de los pre­cios del petró­leo Una ges­tión rigu­ro­sa per­mi­ti­rá supe­rar la situa­ción”, afir­ma­ba a prin­ci­pios de mayo [el pre­si­den­te arge­lino] Abdel­mad­jid Teb­bou­ne ante un gru­po de perio­dis­tas selec­cio­na­do por la pre­si­den­cia argelina.

El mis­mo ambien­te hay en Marrue­cos don­de se anun­cia­ba la reanu­da­ción pro­gre­si­va, des­de fina­les de abril, de la acti­vi­dad en las fábri­cas de Renault, que emplean a casi 11.000 per­so­nas. Las empre­sas del país se pre­pa­ra­ban para una reanu­da­ción más gene­ra­li­za­da el 20 de mayo, fecha en que debía ter­mi­nar el esta­do de emergencia.

Des­de hace varias sema­nas inclu­so se cita como ejem­plo la ges­tión de la cri­sis por par­te de las auto­ri­da­des marro­quíes. Muchos medios de comu­ni­ca­ción extran­je­ros, sobre todo fran­ce­ses, des­ta­can que “Rabat se ha mos­tra­do reac­ti­vo y ha dado mues­tras de un enfo­que volun­ta­ris­ta e inno­va­dor”. Entre las deci­sio­nes más a menu­do cita­das para ilus­trar­lo, el país anun­ció que a par­tir el 7 de abril sería obli­ga­to­rio lle­var mas­ca­ri­lla y el gobierno marro­quí movi­li­zó a su sec­tor tex­til para pro­du­cir mas­ca­ri­llas para “el públi­co en gene­ral”. La capa­ci­dad de pro­duc­ción es de cin­co millo­nes de mas­ca­ri­llas al día que dis­tri­bu­ye las empre­sas leche­ras en todos los comer­cios loca­les para apro­vi­sio­nar a la pobla­ción. Tam­bién se expor­ta a Euro­pa una par­te de la producción.

Por lo que se refie­re a Túnez, el 4 de mayo el país entró ofi­cial­men­te en una fase de con­fi­na­mien­to “selec­ti­vo” e “inte­li­gen­te”. Con la nota­ble excep­ción de cafés y res­tau­ran­tes, se ha auto­ri­za­do la reanu­da­ción por eta­pas de las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas has­ta una libe­ra­ción com­ple­ta y una vuel­ta a la nor­ma­li­dad pro­gra­ma­da para el 5 de junio.

¿Un des­con­fi­na­mien­to prematuro?

Has­ta el momen­to el Magreb se ha libra­do rela­ti­va­men­te de la cri­sis sani­ta­ria. Marrue­cos y Arge­lia supe­ra­ron ambos la barre­ra de los 5.000 casos regis­tra­dos ofi­cial­men­te duran­te la pri­me­ra sema­na de mayo. En ese mis­mo momen­to Túnez con­ta­ba con 1.000 casos con­fir­ma­dos. La can­ti­dad de per­so­nas falle­ci­das es un poco supe­rior a 4000 en Arge­lia, pero no supera las 2000 en Marrue­cos. En Túnez solo se ha con­ta­bi­li­za­do una cua­ren­te­na des­de que apa­re­cie­ron los pri­me­ros casos en marzo.

Aun­que en los tres paí­ses las medi­das tem­pra­nas de con­fi­na­mien­to estric­to bajo un estre­cho con­trol de las auto­ri­da­des y las muchas detec­cio­nes han redu­ci­do la can­ti­dad de per­so­nas ingre­sa­das en las uni­da­des de cui­da­dos inten­si­vos, la mul­ti­pli­ca­ción de focos de con­ta­mi­na­ción hace temer toda­vía una ace­le­ra­ción de la pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus. Duran­te la pri­me­ra sema­na de mayo pare­ce haber aumen­ta­do sen­si­ble­men­te la can­ti­dad de nue­vos casos regis­tra­dos, que han lle­ga­do a casi 200 al día tan­to en Marrue­cos como en Arge­lia. “Colas inter­mi­na­bles de ciu­da­da­nos ante los ven­de­do­res ambu­lan­tes, en las pana­de­rías, las car­ni­ce­rías y otros comer­cios espe­ran su turno para com­prar. Den­tro de estos comer­cios los ciu­da­da­nos se reúnen sin res­pe­tar nin­gu­na medi­da pre­ven­ti­va. Pare­ce que olvi­dan pro­te­ger­se a sí mis­mos y a los demás”, seña­la el perió­di­co Liber­té.

En Marrue­cos a fina­les de abril se regis­tra­ron en unos días cien­tos de nue­vos casos en las fábri­cas y gran­des super­fi­cies de Casa­blan­ca, Tán­ger y Fez. Solo en una fábri­ca tex­til de Ain Sebaa se regis­tra­ron más de un cen­te­nar de casos de infec­ción. El ámbi­to car­ce­la­rio tam­bién se ha vis­to afec­ta­do con casi 200 casos solo en la cár­cel de Ouarzazate.

“Estas infec­cio­nes masi­vas demues­tran que no se están res­pe­tan­do las con­sig­nas sani­ta­rias. Por ejem­plo, en la fábri­ca de Ain Sebaa, que emplea sobre todo a muje­res, no se ha res­pe­ta­do el dis­tan­cia­mien­to social entre las obre­ras”, se lamen­ta una ONG marroquí.

En Túnez, el minis­tro de Sani­dad es pru­den­te: “Hemos gana­do el pri­mer asal­to, pero hay que tra­tar de no per­der el segun­do”, decla­ró a prin­ci­pios de mayo. No exclu­ye una vuel­ta al con­fi­na­mien­to total si no se siguen las reco­men­da­cio­nes sanitarias.

La cri­sis eco­nó­mi­ca más gra­ve des­de la independencia

Aun­que toda­vía no se haya des­car­ta­do total­men­te el ries­go sani­ta­rio, se va ins­ta­lan­do pro­gre­si­va­men­te una nue­va preo­cu­pa­ción ali­men­ta­da por la con­vic­ción de que sin duda lo más duro está por lle­gar. Para los paí­ses del Magreb la prin­ci­pal ame­na­za pro­vie­ne aho­ra del fren­te eco­nó­mi­co. Muy afec­ta­do por las con­se­cuen­cias de la cri­sis sani­ta­ria y la caí­da de los pre­cios de las mete­rías pri­mas, el Magreb se enfren­ta a una cri­sis eco­nó­mi­ca de dimen­sio­nes iné­di­tas, sin lugar a dudas la más impor­tan­te des­de la independencia.

En todos los paí­ses de la zona el con­fi­na­mien­to de las pobla­cio­nes y el cie­rre de sec­to­res ente­ros de la eco­no­mía han teni­do unos efec­tos devas­ta­do­res. Los paí­ses petro­le­ros, Arge­lia y Libia, se ven doble­men­te afec­ta­dos debi­do al des­mo­ro­na­mien­to del pre­cio del barril de petró­leo que pue­de pri­var­los de más del 50 % de sus ingre­sos de exportación.

Foto: Los paí­ses petro­le­ros, Arge­lia y Libia, se ven doble­men­te afec­ta­dos debi­do al des­mo­ro­na­mien­to del pre­cio del barril de petró­leo que pue­de pri­var­los de más del 50 % de sus ingre­sos de expor­ta­ción (AFP).

Las pre­vi­sio­nes del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) publi­ca­das el 15 de abril eran inquie­tan­tes: “La caí­da de los pre­cios del petró­leo y la pan­de­mia pro­vo­ca­rán una rece­sión en la mayo­ría de los paí­ses del nor­te de Áfri­ca en 2020”, afir­ma­ba. Este diag­nós­ti­co pre­ci­sa que los paí­ses que más sufri­rán son los dos expor­ta­do­res netos de petró­leo: Libia, que se encuen­tra en pleno caos polí­ti­co y mili­tar, verá des­mo­ro­nar­se su PIB un 58,7 %, mien­tras que el de Arge­lia retro­ce­de­rá un 5,2 % en 2020. Según el FMI, los paí­ses impor­ta­do­res de petró­leo se verán menos afec­ta­dos: ‑3,7 % en el caso de Marrue­cos, ‑4,3 % en el de Túnez y solo ‑2 % en el de Mau­ri­ta­nia. Sin embar­go, se ven afec­ta­dos por una dis­mi­nu­ción de las reme­sas de sus emi­gra­dos y de las inver­sio­nes extranjeras.

La deu­da públi­ca de la zona debe­ría aumen­tar para lle­gar a una media del 70 % de PIB. Túnez y Marrue­cos serán los paí­ses más endeudados.

El con­ta­gio eco­nó­mi­co tam­bién ven­drá del exterior

Estas alar­man­tes pre­vi­sio­nes, que se for­mu­la­ron en abril, ya pare­cen supe­ra­das. Las eco­no­mías de la zona, que sue­len ser depen­dien­tes del con­tex­to inter­na­cio­nal y en par­ti­cu­lar del euro­peo para sus expor­ta­cio­nes de ener­gía, de pro­duc­tos agrí­co­las, mine­ros y de la indus­tria tex­til, aho­ra tam­bién lo son cada vez más para sus expor­ta­cio­nes de muchos pro­duc­tos indus­tria­les, como el sec­tor del auto­mó­vil y el aero­náu­ti­co marro­quí o en menor medi­da tune­cino. El impac­to de la cri­sis en este ámbi­to, fun­da­men­tal para los equi­li­brios finan­cie­ros exter­nos de los paí­ses del Magreb, podría ser aún más impor­tan­te de lo pre­vis­to. El con­ta­gio pro­ce­de­rá sobre todo de la zona euro (prin­ci­pal sali­da de los pro­duc­tos ener­gé­ti­cos, indus­tria­les y agrí­co­las del Magreb), don­de los esce­na­rios para los pró­xi­mos meses son cada vez más som­bríos. Aun­que el FMI toda­vía pre­veía para el año 2020 una reduc­ción del 7,5% del PIB de la zona a media­dos de abril, la pre­si­den­ta del Ban­co Cen­tral Euro­peo, Chris­ti­ne Lagar­de, men­cio­nó el 30 de abril un posi­ble colap­so del PIB de casi el 12% para el año en curso.

La agen­cia esta­dou­ni­den­se Fitch advier­te res­pec­to a la eco­no­mía marro­quí: “Las per­tur­ba­cio­nes de las cade­nas de valor mun­dia­les podrían afec­tar a la indus­tria del auto­mó­vil, que repre­sen­ta la mayor par­te de las expor­ta­cio­nes de Marrue­cos, con unas ven­tas equi­va­len­tes al 6 % del PIB en 2017−2019”. Y aña­de que “la ralen­ti­za­ción del cre­ci­mien­to mun­dial podría pesar sobre las demás expor­ta­cio­nes de Marrue­cos, sobre todo los fos­fa­tos (4,4 % del PIB). La caí­da de los pre­cios del petró­leo, por su par­te, debe­ría ali­viar el défi­cit de otros sec­to­res limi­tan­do las impor­ta­cio­nes de energía”.

Foto: En un mer­ca­do de Rabat, Marrue­cos, Rabat, el 6 de mayo de 2020 (AFP).

Otro de los sec­to­res más afec­ta­dos en el Magreb será el turis­mo, que ten­drá que afron­tar una tem­po­ra­da de verano sin turis­tas occi­den­ta­les. Toda­vía no se sabe si se podrá con­tar con la tabla de sal­va­ción del turis­mo regio­nal. Dado que en gene­ral se con­si­de­ra que la cri­sis va a con­ti­nuar has­ta el mes de sep­tiem­bre por lo menos, el turis­mo es otra acti­vi­dad impor­tan­te para las eco­no­mías regio­na­les que se verá fuer­te­men­te impac­ta­da. Es un reto con­si­de­ra­ble, sobre todo para paí­ses como Túnez o Marrue­cos, en los que el turis­mo repre­sen­ta entre el 10 % y el 15 % del PIB.

Unas res­pues­tas a la cri­sis toda­vía muy insuficientes

En todo el Magreb los pode­res públi­cos están pro­fun­da­men­te preo­cu­pa­dos por las con­se­cuen­cias de la cri­sis y tra­tan de ate­nuar sus reper­cu­sio­nes en los hoga­res y las empre­sas. Des­de el mes mar­zo se esta­ble­cie­ron redes de pro­tec­ción social, sub­ven­cio­nes y exen­cio­nes fis­ca­les en Marrue­cos y Túnez, que reac­cio­na­ron con rapidez.

En Marrue­cos el fon­do espe­cial COVID-19, crea­do a media­dos de mar­zo, está des­ti­na­do a ase­gu­rar la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca por medio del apla­za­mien­to de las car­gas, las garan­tías y las pró­rro­gas de los prés­ta­mos, y del apo­yo finan­cie­ro a los emplea­dos de las empre­sas. En un prin­ci­pio este fon­do iba a ser de un impor­te de 1.000 millo­nes de euros, pero esta can­ti­dad se superó rápi­da­men­te gra­cias al aumen­to de las dona­cio­nes de acto­res pri­va­dos e ins­ti­tu­cio­na­les, y podría supe­rar los 3.200 millo­nes de euros, es decir, casi el 3 % del PIB. El Gobierno ha adop­ta­do ade­más una ini­cia­ti­va para apo­yar la eco­no­mía infor­mal median­te el esta­ble­ci­mien­to de una pla­ta­for­ma de decla­ra­ción on line o por SMS des­ti­na­da a los tra­ba­ja­do­res no decla­ra­dos. El minis­tro marro­quí de Finan­zas Moham­med Ben­chaâ­boun afir­ma que se apo­ya­rá a cua­tro millo­nes de hoga­res y que reci­bi­rán una ayu­da de unos cien dóla­res al mes, lo que supon­drá un gas­to de unos 1.600 millo­nes de dólares.

En Túnez el pri­mer minis­tro Elyes Fakh­fakh anun­ció el 21 de mar­zo un plan de apo­yo de 800 millo­nes de euros para pro­te­ger a las empre­sas y a las per­so­nas en paro. Se dedi­ca­rán 160 millo­nes a las per­so­nas que estén en paro téc­ni­co y a las 285.000 fami­lias más pobres.

Des­de las pri­me­ras sema­nas de abril la tele­vi­sión mos­tra­ba gran­des mul­ti­tu­des en bus­ca de la ayu­da esta­tal. En un país en el que el 40 % de la eco­no­mía sigue sien­do infor­mal muchos tune­ci­nos dudan de poder bene­fi­ciar­se de esta ayu­da. Por ejem­plo, los arte­sa­nos, que son esen­cia­les para la eco­no­mía del país pero que ya están exen­tos de car­gas, no podrán con­tar con esta ayu­da de 70 dóla­res por hogar, que no se sabe si se pro­rro­ga­rá en mayo, ni tam­po­co las per­so­nas en paro solteras.

En Arge­lia no se ha pre­vis­to nin­gún pre­su­pues­to glo­bal para hacer fren­te a la cri­sis. Las pri­me­ras medi­das adop­ta­das se refe­rían sobre todo a la fun­ción públi­ca y a las empre­sas esta­ta­les, don­de se invi­tó a más del 50 % de los efec­ti­vos a que­dar­se en casa mien­tras seguían reci­bien­do su sala­rio. Más tar­de se adop­ta­ron medi­das para apo­yar a las empre­sas pri­va­das y pre­ser­var el empleo. Ade­más del apla­za­mien­to del pago de los impues­tos y la eli­mi­na­ción de las san­cio­nes por la rea­li­za­ción de mer­ca­dos públi­cos, las empre­sas se bene­fi­cia­ron de un apla­za­mien­to has­ta sep­tiem­bre de la devo­lu­ción de los cré­di­tos bancarios.

En un con­tex­to eco­nó­mi­co más “pro­tec­tor” que el de los paí­ses veci­nos, debi­do a las fuer­tes sub­ven­cio­nes de los pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad y de los pre­cios de los car­bu­ran­tes y la elec­tri­ci­dad, el Gobierno tam­bién deci­dió con­ce­der en vís­pe­ras del Rama­dán una ayu­da de 10.000 dina­res (unos 80 dóla­res) a los hoga­res más nece­si­ta­dos iden­ti­fi­ca­dos por los ser­vi­cios socia­les de las comu­nas, sin espe­ci­fi­car cla­ra­men­te la can­ti­dad exac­ta de fami­lias que se podrían beneficiar.

El 11 de abril el think tank arge­lino Care con­si­de­ra­ba estas medi­das “muy insu­fi­cien­tes” e invi­ta­ba al gobierno a esta­ble­cer rápi­da­men­te un “ingre­so COVID-19” a bene­fi­cio de los tra­ba­ja­do­res del sec­tor pri­va­do pena­li­za­dos por las con­se­cuen­cias de la cri­sis sani­ta­ria. Los exper­tos de Care cal­cu­lan que se debe­ría pro­por­cio­nar una ayu­da finan­cie­ra direc­ta a casi cin­co millo­nes de tra­ba­ja­do­res pri­va­dos de ingre­sos duran­te el perío­do actual y cal­cu­lan el cos­to de esa medi­da en casi 150.000 millo­nes de dina­res (1.200 millo­nes de dólares).

Duran­te las últi­mas sema­nas el gobierno arge­lino ha empren­di­do con­sul­tas con las orga­ni­za­cio­nes patro­na­les y sin­di­ca­les para cali­brar y pre­ci­sar su plan de res­pues­ta a la cri­sis, pero a fecha de 18 de mayo no se había anun­cia­do nin­gu­na medi­da suplementaria.

La “situa­ción se va a vol­ver inso­por­ta­ble rápi­da­men­te”, comen­ta a Midd­le East Eye el eco­no­mis­ta arge­lino Mou­loud Hedir y aña­de: “Por aho­ra la cues­tión que se plan­tea es la de la resi­lien­cia de nues­tro sis­te­ma eco­nó­mi­co y su capa­ci­dad para hacer fren­te a esta cri­sis sin pre­ce­den­tes con el míni­mo de daño posi­ble”. Para este exper­to arge­lino “la sal­va­guar­da del teji­do eco­nó­mi­co exis­ten­te y de un míni­mo de poder adqui­si­ti­vo de las capas más vul­ne­ra­bles de la pobla­ción exi­ge medi­das más auda­ces que las adop­ta­das has­ta aho­ra”. Y en su opi­nión, “la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca debe cam­biar ver­da­de­ra­men­te de mar­cha ante el tsu­na­mi que se avecina”.

La “segun­da olea­da” será social en el Magreb

Ins­cri­ta ya en el menú de la era pos­te­rior al COVID-19, la ges­tión de la muy deli­ca­da cues­tión del paro se anun­cia par­ti­cu­lar­men­te for­mi­da­ble en los paí­ses del Magreb. Para una can­ti­dad cada vez mayor de obser­va­do­res la cri­sis que se ave­ci­na en el hori­zon­te será ante todo una cri­sis social.

En su infor­me anual publi­ca­do el pasa­do mes de enero la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) seña­la­ba ya que el nor­te de Áfri­ca era la región del mun­do más afec­ta­da por el paro con una tasa media del 12 % en 2019, fren­te a un poco más del 5 % de pro­me­dio mun­dial. La tasa de sub­em­pleo de las muje­res se cal­cu­la en casi el 40 % y el paro juve­nil, en par­ti­cu­lar entre los gra­dua­dos, supera el 30 % en varios paí­ses de la zona. La cri­sis actual no va a solu­cio­nar nada e inclu­so pue­de hacer que la situa­ción del mer­ca­do labo­ral sea crí­ti­ca en el con­jun­to del Magreb.

En un Túnez ya agi­ta­do por las per­sis­ten­tes ten­sio­nes socia­les cau­sa­das por el alto paro y el bajo nivel de vida, el exmi­nis­tro de Finan­zas Hakim Ben Ham­mou­da cal­cu­la que “la tasa de paro pasa­rá del 14,9 % a apro­xi­ma­da­men­te el 18,8 %” y que “solo en el vital sec­tor del turis­mo se podrían per­der varios cien­tos de miles de empleos este año”.

En sus pre­vi­sio­nes para Arge­lia el FMI se espe­ra­ba en abril un nue­vo aumen­to del paro, que este año debe­ría afec­tar al 15 % de la pobla­ción, fren­te al 11% en 2019.

El FMI advir­tió que en Marrue­cos la tasa de paro, que en 2019 era del 9,2%, aumen­ta­rá con la cri­sis del coro­na­vi­rus has­ta el 12,5 % en 2020.

Para hacer fren­te a esta situa­ción crí­ti­ca los gobier­nos de la zona has­ta aho­ra sólo han des­ple­ga­do medi­das de emer­gen­cia, cuyo impac­to sin duda no podrá exten­der­se más allá de junio debi­do a su carác­ter extre­ma­da­men­te cos­to­so. Una vez pasa­do el mes de junio las opcio­nes dis­po­ni­bles pare­cen cada vez más limitadas.

Sobre todo en Arge­lia y Túnez se ha uti­li­za­do mucho en los últi­mos años la con­tra­ta­ción en la fun­ción públi­ca para tra­tar de con­te­ner el paro juve­nil. Debi­do al alar­man­te esta­do de las finan­zas públi­cas no se podrá recu­rrir a esta opción en los pró­xi­mos años, pues­to que la can­ti­dad de fun­cio­na­rios públi­cos ya repre­sen­ta casi una cuar­ta par­te de la pobla­ción emplea­da y la masa sala­rial del Esta­do supera el 15 % del PIB en ambos países.

Aun­que muchas empre­sas públi­cas, que ya están en mal esta­do, ten­drán muchas difi­cul­ta­des para man­te­ner sus empleos y men­cio­nan pla­nes de des­pi­do, las espe­ran­zas de los gobier­nos de la región des­can­san en la capa­ci­dad del sec­tor pri­va­do para recu­pe­rar­se tras la cri­sis sanitaria.

En Arge­lia el exper­to finan­cie­ro y ban­que­ro Rachid Sekak se mues­tra escép­ti­co: “Aun­que toda­vía no se sabe cuán­to dura­rá la cri­sis, más de la mitad de las empre­sas pri­va­das del país no tie­nen acce­so a la finan­cia­ción ban­ca­ria y, por lo tan­to, no se podrán bene­fi­ciar del apo­yo de los ban­cos, con el que el gobierno pare­ce con­tar mucho”, indi­ca a MEE.

Para Mou­loud Hedir lo que pue­de que aumen­te una vez que se levan­te el con­fi­na­mien­to es el peso del sec­tor infor­mal: “El sec­tor pri­va­do for­mal se ha vis­to al menos favo­re­ci­do por algu­nas exen­cio­nes o apla­za­mien­tos de car­gos. En el sec­tor infor­mal, en cam­bio, una par­te impor­tan­te de la pobla­ción ha per­di­do gran par­te de sus ingre­sos en los últi­mos meses. Son millo­nes de per­so­nas tra­ba­ja­do­ras por las que hay que inte­re­sar­se más de lo que se ha hecho has­ta aho­ra, aun­que sólo sea por­que sin duda el sec­tor infor­mal cons­ti­tui­rá la prin­ci­pal vál­vu­la de esca­pe fren­te al paro gene­ra­li­za­do y por­que en el futu­ro habrá que des­ti­nar mejor las sub­ven­cio­nes del Esta­do si se quie­re evi­tar gran­des pro­ble­mas sociales”.

Las finan­zas públi­cas y la deu­da en terri­to­rio desconocido

La pri­me­ra reac­ción de los paí­ses del Magreb ante la cri­sis fue aumen­tar los gas­tos sani­ta­rios para pro­te­ger las vidas. Todos los gobier­nos anun­cia­ron tam­bién medi­das de apo­yo pre­su­pues­ta­rio a la acti­vi­dad económica.

Los défi­cit pre­su­pues­ta­rios podrían supe­rar el 10 % del PIB en la mayo­ría de los paí­ses. Según el FMI, Arge­lia podría tener el peor défi­cit pre­su­pues­ta­rio de la región (-20 % del PIB). Esto podría hacer explo­tar la deu­da de los Esta­dos. Ofi­cial­men­te la deu­da públi­ca de los paí­ses del Magreb ya había alcan­za­do unos nive­les muy altos mucho antes de la cri­sis actual.

Túnez se sitúa a la cabe­za, con una deu­da que a fina­les de 2019 se cal­cu­la­ba en un 75 % del PIB. Marrue­cos no está muy lejos con una deu­da esta­tal que se cal­cu­la en un 66 % del PIB. Inclu­so Arge­lia, que hace unos años era una excep­ción en la zona, está alcan­zan­do a sus veci­nos. La deu­da del Esta­do, esti­mu­la­da por los défi­cit pre­su­pues­ta­rios de dos dígi­tos acu­mu­la­dos des­de 2014, alcan­zó al menos el 50 % del PIB a fina­les de 2019.

El 15 de abril el Ban­co Mun­dial expre­sa­ba su preo­cu­pa­ción: “La via­bi­li­dad de la deu­da en la región MENA (1) será una cues­tión impor­tan­te que habrá que exa­mi­nar des­pués de la cri­sis. Los paí­ses de la región apli­can unas nor­mas muy varia­bles en mate­ria de comu­ni­ca­ción de los datos de la deu­da y los eco­no­mis­tas del Ban­co Mun­dial y otros ana­lis­tas exter­nos no tie­nen acce­so a infor­ma­cio­nes vita­les sobre muchos tipos de deu­das públicas”.

Con el amen­to de los défi­cit pre­vis­to en 2020 las finan­zas públi­cas de los paí­ses de la zona podrían encon­trar­se rápi­da­men­te en un terri­to­rio desconocido.

Aun­que en Túnez la ges­tión de la cri­sis requie­re una inter­ven­ción excep­cio­nal de los pode­res públi­cos, el mar­gen de manio­bra del gobierno es muy redu­ci­do debi­do a la fal­ta de recur­sos disponibles.

Foto: Túnez se bene­fi­cia­rá tam­bién de una ayu­da de 600 millo­nes de euros de la Unión Euro­pea en for­ma de un prés­ta­mo con­ce­sio­nal que ser­vi­rá para “refor­zar la resi­lien­ca de la eco­no­mía tune­ci­na” (AFP).

Como ha ocu­rri­do con fre­cuen­cia en el cur­so de los últi­mos años, Túnez se vuel­ve hacia la deu­da exte­rior. El 10 de abril el FMI anun­ció una finan­cia­ción de 743 millo­nes de dóla­res para “ayu­dar al país en la lucha con­tra el COVID-19”. Túnez se bene­fi­cia­rá tam­bién de una ayu­da de 600 millo­nes de euros de la Unión Euro­pea en for­ma de un prés­ta­mo con­ce­sio­nal que ser­vi­rá para “refor­zar la resi­lien­ca de la eco­no­mía tunecina”.

Unas pro­yec­cio­nes alar­man­tes alar­man­tes evo­can aho­ra una deu­da públi­ca que podría alcan­zar rápi­da­men­te o inclu­so supe­rar el 100 % del PIB. Antes de la cri­sis actual solo la deu­da exte­rior se ele­va­ba ya a 25.000 millo­nes de euros. Pero, sobre todo, el ser­vi­cio de la deu­da se ha más que dobla­do des­de la “pri­ma­ve­ra” tune­ci­na has­ta alcan­zar los 2.200 millo­nes de euros al año. Las aso­cia­cio­nes tune­ci­nas galar­do­na­das con el Pre­mio Nobel de la Paz de 2015 afir­ma­ron hace unos días que “el ser­vi­cio de la deu­da se vuel­ve inso­por­ta­ble en tiem­pos de paz. Pue­de asfi­xiar­nos en la gue­rra que libra­mos con­tra el coronavirus”.

Marrue­cos, por su par­te, cuya ges­tión de las finan­zas públi­cas era, sin embar­go, una de las más sanas de la zona has­ta el momen­to, tam­po­co podrá salir de esta situa­ción sin recu­rrir al endeu­da­mien­to exte­rior. Tras haber obte­ni­do un prés­ta­mo del Ban­co Mun­dial de 275 millo­nes de dóla­res des­ti­na­do a la ges­tión de los ries­gos de la catás­tro­fe, Marrue­cos acu­dió al FMI y el 7 de abril soli­ci­tó a la Línea de Pre­cau­ción y Liqui­dez (PLL) de este orga­nis­mo inter­na­cio­nal una suma equi­va­len­te a casi 3.000 millo­nes de dóla­res reem­bol­sa­ble en un perío­do de cin­co años. Muchas per­so­na­li­da­des piden aho­ra al gobierno marro­quí que olvi­de la orto­do­xia pre­su­pues­ta­ria aban­do­na­da por los paí­ses más libe­ra­les y deje el endeu­da­mien­to para apo­yar la recu­pe­ra­ción de la economía.

A prin­ci­pios de mayo Arge­lia seguía mos­tran­do su excep­cio­na­li­dad al negar­se fir­me­men­te, por boca del Pre­si­den­te Teb­bou­ne, a recu­rrir a la deu­da exter­na y a la asis­ten­cia de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les. Ade­más, la reser­va de divi­sas, que se cal­cu­la­ban en poco más de 60.000 millo­nes de dóla­res a fina­les de 2019, favo­re­ce esta pos­tu­ra. No obs­tan­te, una ley de finan­zas rec­ti­fi­ca­ti­va adop­ta­da por el gobierno a prin­ci­pios de mayo pre­vé que con­ti­núe el gas­to de estas divi­sas que, según cálcu­los ofi­cia­les, se debe­rían redu­cir a 44.000 millo­nes de dóla­res para fines de 2020 a pesar del esta­ble­ci­mien­to de una polí­ti­ca de aus­te­ri­dad cuyo obje­ti­vo es dis­mi­nuir las impor­ta­cio­nes en un 30% e impo­ner un seve­ro recor­te al pre­su­pues­to del Esta­do que, sin embar­go, sigue pre­sen­tan­do un défi­cit de dos dígitos.

Estas pre­vi­sio­nes del gobierno arge­lino cla­ra­men­te no han con­ven­ci­do al FMI y al Ban­co Mun­dial, que anun­cian una reduc­ción mucho mayor de las reser­vas de divi­sas y un aumen­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la deu­da inter­na, que podría supe­rar el 60% del PIB a fina­les del año en curso.

La cri­sis pue­de ace­le­rar el cambio

Las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas para la zona son más bien som­brías: paro gene­ra­li­za­do, aumen­to del défi­cit públi­co, explo­sión de la deu­da de los Esta­dos, tan­to más cuan­to que la reduc­ción del mar­gen de manio­bra finan­cie­ra de los paí­ses del Magreb y el aumen­to de su depen­den­cia res­pec­to a los pro­vee­do­res de fon­dos inter­na­cio­na­les pue­den impo­ner un aumen­to y gene­ra­li­za­ción de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad en los pró­xi­mos meses.

Se tra­ta de la mis­ma situa­ción que antes, pero peor. ¿Es este el des­tino eco­nó­mi­co pro­me­ti­do a los ciu­da­da­nos magre­bíes tras la cri­sis del coro­na­vi­rus? No nece­sa­ria­men­te o, en cual­quier caso, no sola­men­te. Muchos ana­lis­tas de la zona tra­tan ya de exa­mi­nar las “opor­tu­ni­da­des” que ofre­ce la cri­sis y creen ver en ella un posi­ble “ace­le­ra­dor del cam­bio” que a lar­go pla­zo podría refor­zar la soli­dez de las eco­no­mías loca­les y su resi­len­cia ante los cho­ques exter­nos. Se men­cio­nan muchas pis­tas. Rachid Sekak defien­de des­de hace tiem­po la ace­le­ra­ción de las refor­mas eco­nó­mi­cas en Arge­lia. Seña­la que “en Arge­lia, como en otros paí­ses de la región, nun­ca se ha empren­di­do nin­gún cam­bio eco­nó­mi­co impor­tan­te sin una fuer­te pre­sión exter­na. En caun­to la res­tric­ción pre­su­pues­ta­ria se una al ago­ta­mien­to de las reser­vas de divi­sas y/​o al endeu­da­mien­to externo, serán inevi­ta­bles los ajus­tes eco­nó­mi­cos que no se han hecho des­de hace casi una déca­da, con todo su cos­te social. Será el cos­te de las estu­pi­de­ces del pasa­do”, afirma.

Con un tras­fon­do de preo­cu­pa­ción ante una posi­ble ten­sión en el comer­cio inter­na­cio­nal de los pro­duc­tos agrí­co­las de base Mou­loud Hedir expli­ca MEE que en un país como Arge­lia la cri­sis actual podría lle­var, ade­más, a “replan­tear­se la estra­te­gia en mate­ria de inde­pen­den­cia ali­men­ta­ria”, a con­di­ción, aña­de, de “revi­sar com­ple­ta­men­te el sis­te­ma de pre­cios de las sub­ven­cio­nes. Con el sis­te­ma de pre­cios actual que ape­nas cubre una ter­ce­ra par­te del cos­te de pro­duc­ción de los pro­duc­tos bási­cos es impo­si­ble relan­zar la pro­duc­ción agrícola”.

La mis­ma preo­cu­pa­ción de refor­zar la inde­pen­den­cia ali­men­ta­ria exis­te en Túnez, don­de la inves­ti­ga­do­ra Lay­la Riahi pre­co­ni­za unas medi­das que sean “la base de una eco­no­mía sobe­ra­na” que, en su opi­nión, pasa­rá por “el reco­no­ci­mien­to pleno de la eco­no­mía infor­mal y su inte­gra­ción en el sis­te­ma de segu­ri­dad social del país, pero tam­bién por el res­ca­te del sec­tor agrí­co­la”, que será posi­ble gra­cias a “una mora­to­ria de las deu­das de los agri­cul­to­res y a la revi­sión del pre­cio de los cerea­les y de los pro­duc­tos fres­cos garan­ti­zan­do un mar­gen sufi­cien­te a los productores”.

El tema últi­ma­men­te en boga de una posi­ble relo­ca­li­za­ción de varias indus­trias dema­sia­do depen­dien­tes del gigan­te chino tam­bién ins­pi­ra al exper­to tune­cino Sami Saya, que cree que “es fun­da­men­tal vol­ver a colo­car a Túnez en el radar de los inver­so­res inter­na­cio­na­les”. A modo de ejem­plo des­ta­ca que “entre el 60 % y el 80 % de los prin­ci­pios acti­vos de los medi­ca­men­tos ven­di­dos en las ofi­ci­nas euro­peas se pro­du­cen en Chi­na, lo que impli­ca una pér­di­da de sobe­ra­nía para estos paí­ses que, por otra par­te, sufren regu­lar­men­te esca­sez de medi­ca­men­tos. Ahí se ve una ver­da­de­ra opor­tu­ni­dad para la indus­tria far­ma­céu­ti­ca tune­ci­na, que debe­ría ser capaz de refor­zar sus aso­cia­cio­nes con los fabri­can­tes euro­peos, sobre todo por medio de sub­con­tra­tas”, subraya.

Pero lo que pare­ce la vía más pro­me­te­do­ra es sobre todo la “trans­for­ma­ción digi­tal” de las eco­no­mías de la zona. Muchos comen­ta­ris­tas están impre­sio­na­dos por los rápi­dos pro­gre­sos que las admi­nis­tra­cio­nes nacio­na­les y los ser­vi­cios finan­cie­ros han rea­li­za­do en este ámbi­to en los últi­mos meses. “El sal­to cuán­ti­co rea­li­za­do por la admi­nis­tra­ción tune­ci­na en mate­ria de digi­ta­li­za­ción de las ope­ra­cio­nes y pro­ce­sos des­de el comien­zo de la pan­de­mia reve­la que la len­ti­tud obser­va­da en los últi­mos años en la trans­for­ma­ción digi­tal de los ser­vi­cios públi­cos se debe más a una fuer­te resis­ten­cia al cam­bio por par­te de los ope­ra­do­res públi­cos que a ver­da­de­ras limi­ta­cio­nes téc­ni­cas, de com­pe­ten­cias o de pre­su­pues­to», seña­la Sami Saya.

En Marrue­cos los ana­lis­tas de Atti­ja­ri Glo­bal Research han exa­mi­na­do los sec­to­res que se bene­fi­cian de una nue­va diná­mi­ca de cre­ci­mien­to debi­do a la cri­sis y citan en pri­mer lugar las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, que se bene­fi­cian de la fuer­te deman­da vin­cu­la­da al con­fi­na­mien­to. Así, el con­su­mo de datos móvi­les ha aumen­ta­do en un 50 %, mien­tras que la acti­vi­dad de las líneas fijas y de Inter­net tam­bién ha teni­do un fuer­te aumen­to. Los exper­tos marro­quíes creen que esta diná­mi­ca de cre­ci­mien­to debe­ría con­ti­nuar en el perío­do pos­te­rior a la cri­sis y pre­vén que con­ti­nua­rá esta trans­for­ma­ción digi­tal y su amplia­ción a otros ámbi­tos de apli­ca­ción, como el pago con el telé­fono móvil, la edu­ca­ción on line e inclu­so la medi­ci­na on line.

¿Se tra­ta de una pesa­di­lla eco­nó­mi­ca y social o de una opor­tu­ni­dad de moder­ni­za­ción? El futu­ro depen­de­rá de la dura­ción de la cri­sis y de la impor­tan­cia de su cos­te finan­cie­ro, toda­vía des­co­no­ci­do. Tam­bién depen­de­rá de la capa­ci­dad de res­pues­ta de los acto­res eco­nó­mi­cos y de la cali­dad de la ges­tión de los Esta­dos de la zona.

Has­san Had­dou­che es un perio­dis­ta arge­lino. Tras hacer estu­dios de eco­no­mía en Fran­cia y Arge­lia, empe­zó su carre­ra en la ense­ñan­za supe­rior antes de empe­zar a tra­ba­jar en la pren­sa nacio­nal a prin­ci­pios de la déca­da de 1990. Ha cola­bo­ra­do con muchos dia­rios arge­li­nos (L’ObservateurLa Tri­bu­neLa NationLiber­té) y pági­nas web arge­li­nas (Magh­reb émer­gent, TSA).

Nota:

(1) MENA es un acró­ni­mo del inglés para refe­rir­se Orien­te Pró­xi­mo y el nor­te de Áfri­ca, “Midd­le East and North Afri­ca” (N. de la t.).

Fuen­tes:  https://​www​.midd​leeas​te​ye​.net/​f​r​/​d​e​c​r​y​p​t​a​g​e​s​/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​-​a​l​g​e​r​i​e​-​m​a​r​o​c​-​t​u​n​i​s​i​e​-​e​c​o​n​o​mie

Midd­le East Eye, Rebelión

Tra­du­ci­do del fran­cés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bastos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *