Méxi­co. El enga­ño pre­si­den­cial

Eli­sur Artea­ga Nava /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de mayo de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (pro­ce­so).- Fal­tan­do a todas sus pro­me­sas y sin fun­da­men­to cons­ti­tu­cio­nal, la actual admi­nis­tra­ción públi­ca: Con­gre­so de la Unión, pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y legis­la­tu­ras de los esta­dos han mili­ta­ri­za­do al país. El pre­si­den­te, ade­más, nos ha men­ti­do. Vota­mos por él como un polí­ti­co anti­mi­li­ta­ris­ta y por More­na, su par­ti­do, por civi­lis­ta; resul­tó que no lo eran. El pre­si­den­te, con­tra­ria­men­te a lo que ofre­ció al tomar pose­sión de su car­go, nos ha falla­do.

El gol­pe mili­ta­ris­ta fue la refor­ma a la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca publi­ca­da el 26 de mar­zo de 2019; por vir­tud de ella desa­pareció la Guar­dia Nacio­nal como ins­ti­tu­ción neta­men­te civi­lis­ta, que fue pre­vis­ta para ser un con­tra­pe­so al Ejér­ci­to y un freno a sus exce­sos.

Los actua­les gober­nan­tes, sin cono­cer los obje­ti­vos que lle­va­ron a incor­po­rar la Guar­dia a la Car­ta Mag­na, cam­bia­ron su natu­ra­le­za y des­vir­tua­ron su fun­ción. No fue­ron capa­ces de hacer­la reali­dad; tam­po­co les alcan­zó la inte­li­gen­cia para for­ta­le­cer a las poli­cías fede­ral y loca­les.

Aho­ra algu­nos legis­la­do­res del Con­gre­so de la Unión, sobre todo los de la opo­si­ción, se que­jan de la mili­ta­ri­za­ción a la que nos ha lle­va­do la actual admi­nis­tra­ción públi­ca fede­ral, pero no reco­no­cen que ellos son corres­pon­sa­bles de ese esta­do de cosas y de la des­truc­ción de las ins­ti­tu­cio­nes civi­lis­tas.

Fue­ron ellos y no noso­tros, los ciu­da­da­nos, quie­nes de mane­ra irres­pon­sa­ble apro­ba­ron, entre otros, el artícu­lo quin­to tran­si­to­rio de la refor­ma a la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca publi­ca­da en el Dia­rio Ofi­cial de la Fede­ra­ción el 26 de mar­zo de 2019, que dio fun­da­men­to al decre­to que aho­ra cues­tio­nan. Los actua­les dipu­tados y sena­do­res apro­ba­ron, sin leer o sin saber lo que hacían, el siguien­te tex­to:

“Duran­te los cin­co años siguien­tes a la entra­da en vigor del pre­sen­te Decre­to, en tan­to la Guar­dia Nacio­nal desa­rro­lla su estruc­tu­ra, capa­ci­da­des e imple­men­ta­ción terri­to­rial, el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca podrá dis­po­ner de la Fuer­za Arma­da per­ma­nen­te en tareas de segu­ri­dad públi­ca de mane­ra extra­or­di­na­ria, regu­la­da, fis­ca­li­za­da, subor­di­na­da y com­ple­men­ta­ria.

“El Eje­cu­ti­vo fede­ral inclui­rá un apar­ta­do sobre el uso de la facul­tad ante­rior en la pre­sen­ta­ción del infor­me a que hace refe­ren­cia la frac­ción IV del artícu­lo 76.”

Si no leye­ron lo que apro­ba­ron, malo; si lo leye­ron y no supie­ron de lo que se tra­ta­ba, peor. No tie­nen por qué estar en el lugar en que se hallan y por el que per­ci­ben die­tas muy supe­rio­res al sala­rio míni­mo que reci­be el grue­so de la pobla­ción.

Los dipu­tados a los con­gre­sos esta­ta­les dan lás­ti­ma; los pobres, des­de hace más de 150 años, se han con­ver­ti­do en una ins­tan­cia con­fir­ma­to­ria de lo que les man­dan del cen­tro; no estu­dian; mucho menos cues­tio­nan lo que se les envía como refor­mas a la Cons­ti­tu­ción. Aprue­ban a lo ton­to, para decir­lo sua­ve­men­te.

Sere­mos unos peca­do­res irre­den­tos, mere­ce­do­res del fue­go eterno (si es que exis­te) si en las elec­cio­nes veni­de­ras damos nues­tro voto a favor de esos legis­la­do­res que de mane­ra irres­pon­sa­ble nos han trai­cio­na­do y pues­to en manos de los mili­ta­res.

Con­tra todo lo que opi­nan muchos, no todo está per­di­do; si se lee con cui­da­do el artícu­lo quin­to antes trans­cri­to, todo indi­ca que el decre­to publi­ca­do el lunes 11 de mayo no tie­ne fun­da­men­to ni razón de ser. En efec­to, la acción del pre­si­den­te de la Repú­bli­ca está con­di­cio­na­da a lo siguien­te: a que la Guar­dia Nacio­nal desa­rro­lle su estruc­tu­ra, capa­ci­da­des e imple­men­ta­ción terri­to­rial.

La ley que regu­la la orga­ni­za­ción, estruc­tu­ra y fun­cio­na­mien­to de la Guar­dia Nacio­nal ya se expi­dió por el Con­gre­so de la Unión;

En for­ma reite­ra­da se nos ha dicho que los miem­bros de la Guar­dia Nacio­nal habían reci­bi­do la capa­ci­ta­ción y el adies­tra­mien­to que los ponían en con­di­cio­nes de cum­plir con sus fun­cio­nes.

Según pode­mos cons­ta­tar­lo, la Guar­dia Nacio­nal está imple­men­ta­da y sus ele­men­tos cubren todo el terri­to­rio nacio­nal.

En vir­tud de lo ante­rior, no se pre­sen­tan los supues­tos que pudie­ran lle­var al pre­si­den­te de la Repú­bli­ca a dis­po­ner el uso de las Fuer­zas Arma­das para dar segu­ri­dad a la pobla­ción.

La reali­dad es que tan­to el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y sus cóm­pli­ces, los legis­la­do­res fede­ra­les y loca­les, des­apa­re­cie­ron la Guar­dia Nacio­nal como una ins­ti­tu­ción neta­men­te civi­lis­ta, pre­vis­ta tan­to por los cons­ti­tu­yen­tes de 1857 como los de 1917; aque­llos, en su irres­pon­sa­bi­li­dad, ins­tau­ra­ron un Esta­do mili­ta­ri­za­do y aten­ta­to­rio de las liber­ta­des de los mexi­ca­nos. Esa es la reali­dad.

El actual pre­si­den­te de la Repú­bli­ca nos enga­ñó; eso es lo que hizo. Para ganar votos, él expre­sa­men­te se opu­so al uso de las Fuer­zas Arma­das para hacer fren­te a la delin­cuen­cia. Le creí­mos.

Si cuan­do lo dijo no esta­ba infor­ma­do del esta­do real de las cosas, habló en for­ma irres­pon­sa­ble, lo que es gra­ve.

Si, en cam­bio, las cono­cía y repro­bó el uso de las Fuer­zas Arma­das por gobier­nos ante­rio­res, nos min­tió, lo que resul­ta más gra­ve; más toda­vía en su caso par­ti­cu­lar, por cuan­to nos afir­mó que él era dife­ren­te.

Ambos supues­tos son gra­ves. No pode­mos con­fiar en alguien que habla de mane­ra irres­pon­sa­ble; mucho menos en alguien que hace de la men­ti­ra una for­ma habi­tual de rela­cio­nar­se.

En con­tra del decre­to pre­si­den­cial pro­ce­den el jui­cio de ampa­ro y la con­tro­ver­sia cons­ti­tu­cio­nal. El agra­vio o con­cep­to de inva­li­dez es que no se pre­sen­tan las cir­cuns­tan­cias que, de con­for­mi­dad con el artícu­lo quin­to tran­si­to­rio, se requie­ren para lla­mar a las Fuer­zas Arma­das en auxi­lio de la Guar­dia Nacio­nal.

Al no dar­se las cir­cuns­tan­cias pre­vis­tas, debe pre­va­le­cer el artícu­lo 129 cons­ti­tu­cio­nal, según el cual: “En tiem­pos de paz, nin­gu­na auto­ri­dad mili­tar pue­de ejer­cer más fun­cio­nes que las que ten­gan exac­ta cone­xión con la dis­ci­pli­na mili­tar…”

En el caso, para que exis­ta un esta­do de gue­rra, no es sufi­cien­te la afir­ma­ción del pre­si­den­te de la Repú­bli­ca; se requie­re la inter­ven­ción del Con­gre­so de la Unión (arts. 73, frac. XII, y 89, frac. VIII). Esto no ha suce­di­do. Debe­mos pre­su­mir que esta­mos en tiem­po de paz.

El con­cep­to de inva­li­dez se refor­za­ría a tra­vés de invo­car el sen­ti­do garan­tis­ta del artícu­lo 1º; el artícu­lo 21, que con­fía al Minis­te­rio Públi­co, y a la poli­cía que depen­de de él, la inves­ti­ga­ción de los deli­tos y la per­se­cu­ción de sus auto­res, lo con­fir­ma­ría. Debe enten­der­se que esa atri­bu­ción la tie­nen con­fia­da estos en for­ma pri­va­ti­va o exclu­si­va, lo que sig­ni­fi­ca que otros órga­nos o entes, como lo es el Ejér­ci­to, están exclui­dos de ejer­cer­la.

En algu­nos medios se habla de cues­tio­nar el decre­to por cuan­to en él se invo­ca como fun­da­men­to un artícu­lo tran­si­to­rio de la refor­ma de 26 de mar­zo de 2019. Quie­nes así pien­san mere­cen mis res­pe­tos. Ten­go mis dudas de que estén en lo correc­to. Los artícu­los tran­si­to­rios son par­te de la Cons­ti­tu­ción y, como tal, tie­nen igual valor jerár­qui­co que el res­to de ella. Por ser de idén­ti­ca jerar­quía, se apli­ca el prin­ci­pio de inter­pre­ta­ción jurí­di­ca que dis­po­ne Lex pos­te­rior dero­gat prio­ri, una ley pos­te­rior dero­ga a la ante­rior. Creo que el con­cep­to de inva­li­dez no va por ahí.

Los legis­la­do­res, al pare­cer, no harán nada; oja­lá y me equi­vo­que; está en su con­tra el prin­ci­pio latino: Nemo audi­tur tur­pi­tu­di­nam alle­gans suam (No se oiga a quien ale­ga su pro­pia tor­pe­za).

No es de espe­rar­se que la Comi­sión Nacio­nal de los Dere­chos Huma­nos cues­tio­ne el decre­to pre­si­den­cial por la vía de la con­tro­ver­sia cons­ti­tu­cio­nal. Me lle­gó el run run de que ya no exis­te; al pare­cer es una de las tan­tas víc­ti­mas del sexe­nio o del coro­na­vi­rus. Si aún exis­te, a su pre­si­den­ta le cae “como ani­llo al dedo” el dicho de mi señor padre: “Mucho hace, pa’ ser muda”.

Hace algu­nos años el actual pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, en su deses­pe­ra­ción, dijo: “Al Dia­blo con las ins­ti­tu­cio­nes”. En este momen­to el gri­to deses­pe­ra­do de los mexi­ca­nos es: “Al Dia­blo la Cuar­ta Trans­for­ma­ción”.

(Pon­go el tér­mino Dia­blo con mayús­cu­las, y con esto me apar­to de la cos­tum­bre judeo­cris­tia­na, por cuan­to que estoy con­ven­ci­do de que, si exis­te, ha teni­do, tie­ne y ten­drá el con­trol de este mun­do).

Este tex­to se publi­có el 17 de mayo en la edi­ción 2272 del sema­na­rio Pro­ce­so, en cir­cu­la­ción

FUENTE: Pro­ce­so

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *