Argen­ti­na. Entre­vis­ta a César Gon­zá­lez

Por Mariano Pache­co, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 21 de mayo de 2020.

Tam­bién
cono­ci­do como “Cami­lo Bla­ja­quis”, con sus trein­ta años habi­ta
aún la villa Car­los Gar­del en don­de nació. Estu­vo pre­so y tras las
rejas se poli­ti­zó, y a tra­vés de deter­mi­na­das figu­ras que fue­ron
cla­ve en su reco­rri­do bio­grá­fi­co pos­te­rior, se vin­cu­ló a la
filo­so­fía y la lite­ra­tu­ra, y más tar­de al cine. Asi­duo lec­tor
auto­di­dac­ta, César Gon­zá­lez ha publi­ca­do los libros de poe­sía “La
Ven­gan­za del Cor­de­ro ata­do” y “Cró­ni­ca de una liber­tad
con­di­cio­nal” (2011) y “Retó­ri­ca al sus­pi­ro de que­ja” (2014).
Tam­bién ha diri­gi­do los lar­go­me­tra­jes de fic­ción “Diag­nós­ti­co
Espe­ran­za” (2013), “¿Qué Pue­de un cuer­po?” (2015),
“Exomo­lo­ge­sis” (2016), “Ate­nas” y “Llu­via de Jau­las”
(ambas de 2019). En el ámbi­to docu­men­tal ha incur­sio­na­do a tra­vés
de Canal Encuen­tro con “Cor­te Ran­cho” ( 2013) y la direc­ción de
los cor­to­me­tra­jes “Gua­chi­nes” y “Tru­co” (2014). En este
diá­lo­go tele­fó­ni­co con Revis­ta
Zoom
,
Gon­zá­lez refle­xio­na sobre la pro­duc­ción cul­tu­ral, pero tam­bién,
los modos en que –esta vez en el mar­co de la cua­ren­te­na por el
COVID 19 – , se vuel­ven estig­ma­ti­zar las vidas popu­la­res, sea en la
situa­ción car­ce­la­ria o en en su habi­tar las villas y barria­das
popu­la­res de este país.

Te
que­ría pro­po­ner comen­zar por pre­gun­tar­te cómo estas vien­do el tema
car­ce­la­rio, en unos días en que la temá­ti­ca estu­ve en agen­da.

Está
bien que siem­pre hay que aten­der cues­tio­nes de coyun­tu­ra, pero cuan­do
esta pan­de­mia se vaya las cár­ce­les van a seguir exis­tien­do.
Enton­ces, te diría: yo pue­do com­par­tir algu­na refle­xión más sobre
los casos de deli­tos con­tra la pro­pie­dad pri­va­da, que son la mayo­ría
de los casos en Argen­ti­na, y en otros paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca, al
menos en el caso de los hom­bres (en los últi­mos tiem­pos jun­to con
los de nar­co­me­nu­deo). Los otros deli­tos son más com­ple­jos, y más
exi­gen­tes des­de lo filo­só­fi­co para poder pen­sar. En ese sen­ti­do creo
que esta­mos cada vez más lejos de que los dis­cur­sos de mano dura
sean más leves y mejo­re la situa­ción car­ce­la­ria, por más que en el
cor­to pla­zo la Argen­ti­na la gobier­ne el pero­nis­mo. Cada vez más
asis­ti­mos a pro­ce­sos de radi­ca­li­za­ción de los dis­cur­sos
puni­ti­vis­tas, de mano dura. Pero sí he nota­do, en medio de tan­to
horror, que en estas sema­nas se ha dado una espe­cie de orga­ni­za­ción
en los mis­mos pre­sos. Te lo digo por­que ten­go a un her­mano de san­gre
y a otro de alma ahí aden­tro. Y lo que me cuen­tan es que, mal o
bien, con todo este tema del coro­na­vi­rus se ha fre­na­do la vio­len­cia
intra­car­ce­la­ria. Si eso cam­bia ya es un cam­bio muy impor­tan­te: que
los pibes, que vie­nen de la mis­ma cla­se social, de los mis­mos luga­res
y con los mis­mos pro­ble­mas, no se maten entre ellos. Mirá, hace poco
leí un libro de Ánge­la Davis, la femi­nis­ta negra, que se lla­ma
“Demo­cra­cia
de la abo­li­ción;
pri­sio­nes, racis­mo y vio­len­cia”, que reco­mien­do mucho. Es muy
intere­san­te, por­que ella rea­li­za un repa­so por el sis­te­ma car­ce­la­rio
esta­dou­ni­den­se que sir­ve para enten­der los sis­te­mas car­ce­la­rios de
otros luga­res, como el nues­tro, que han ido copian­do ese mode­lo de
nación. Así que sobre el tema car­ce­la­rio te diría esto: me pare­ce
muy intere­san­te que los pre­sos hay podi­do hacer polí­ti­ca en medio de
estos abis­mos que atra­ve­sa­mos estas sema­nas. Mis ami­gos me decían
eso: que pudie­ron visi­bi­li­zar la situa­ción, que el tema sal­ga a la
can­cha.

Recién hacías men­ción al
sec­tor social del que pro­vie­nen la mayo­ría de los pre­sos que están
ence­rra­dos por deli­tos con­tra la pro­pie­dad pri­va­da, que es el sec­tor
en el que vos lle­vás ade­lan­te tu vida. ¿Cómo eva­luás que se está
tran­si­tan­do allí la cua­ren­te­na? ¿Qué pen­sás de las medi­das
pre­ven­ti­vas que ha dis­pues­to el gobierno nacio­nal?

Mirá, acá en La Gar­del,
don­de vivo yo, lo que veo es un poco lo que supon­go que está pasan­do
en otros barrios y es que la gen­te, como pue­de, tra­ta de cum­plir con
la cua­ren­te­na. Me gus­tó al que escu­ché decir a Juan Gra­bois en
rela­ción a eso, por­que vis­te que se ins­ta­la eso de “¿cómo hace
la gen­te en los barrios con la cua­ren­te­na? ¿Cómo hace la gen­te en
los barrios con la cua­ren­te­na?”. Y hace como pue­de, lo que pue­de
para cui­dar­se. En el ima­gi­na­rio social vis­te que se ins­ta­la eso.
Inclu­so el pre­si­den­te, en la segun­da Cade­na Nacio­nal, cuan­do exten­dió
por pri­me­ra vez por dos sema­nas la cua­ren­te­na, tam­bién tuvo un tono
muy pater­na­lis­ta al refe­rir­se a los barrios popu­la­res. Y el pro­ble­ma
es que se ins­ta­la en ese ima­gi­na­rio esa idea de “ya sabe­mos, son
sal­va­jes, les cues­ta tener actos de civi­li­dad”. Y ese ima­gi­na­rio se
des­mien­te, pero es tan fuer­te que se trans­for­ma en lo real. Y eso
pren­de inclu­so acá, en nues­tros barrios, la ida de que tene­mos algo
inna­to de bar­ba­rie. Lo que sí, por supues­to, es deso­la­dor el
pano­ra­ma eco­nó­mi­co, y eso gene­ra angus­tia. Por­que no pode­mos olvi­dar
de los cua­tro años de los que veni­mos. Aho­ra se han hecho cosas, se
están hacien­do cosas des­de el gobierno. A uno le gus­ta­ría que se
haga más. Por ejem­plo, toda esta dis­cu­sión sobre apli­car­le el 1% de
impues­tos a los más ricos, no pue­de ser que algo así no se pue­da
hacer. Es momen­to para ser más rea­lis­tas que nun­ca creo, de todos
modos. No da poner­se en acti­tud ado­les­cen­te y pedir­le al gobierno que
aho­ra se pon­ga y haga todo lo que uno quie­re: refor­ma agra­ria, abo­lir
la pro­pie­dad pri­va­da… Obvio, que uno lo quie­re. Pero no pasa eso
hoy en nin­gún país del mun­do. En nin­gún lado la pan­de­mia está
desem­bo­can­do en algo así y por lo que estu­ve tra­tan­do de leer, de
inves­ti­gar, en la his­to­ria los gran­des cam­bios nun­ca se han pro­du­ci­do
en con­tex­tos de pes­tes. Qui­zás sea un momen­to en el que hay que
asu­mir que hay que espe­rar un poco. Por­que si bien está bien todo
eso de las denun­cias y plan­teos que se pue­den hacer por las redes
socia­les, de esto se sale logran­do cam­bios con la gen­te salien­do de
sus casas. La pre­sión por redes no logra un sus­ten­to mate­rial.
Esta­mos ante una gran pau­sa de los idea­les de trans­for­ma­ción.

Recién habla­bas de los
estig­mas, de los modos en que se sue­le enca­si­llar a los sec­to­res
popu­la­res. Y me pare­ce que hoy exis­te un gran ries­go, no digo en el
ámbi­to de las dere­chas, sino inclu­so de este lado, de cier­ta mira­da
pro­gre­sis­ta que ava­la que haya asis­ten­cia social para los sec­to­res
más pos­ter­ga­dos, pero que qui­zás a la hora de hablar de cul­tu­ra en
esa dimen­sión los sec­to­res socia­les vuel­ven a que­dar afue­ra. En tu
caso, vos, pri­me­ro con la poe­sía, y lue­go con el cine, venís
sos­te­nien­do una prác­ti­ca en ámbi­tos en los cua­les el pue­blo que­da
afue­ra. ¿Cómo lo ves? ¿Qué impor­tan­cia tie­ne la pro­duc­ción
cul­tu­ral, popu­lar, inclu­so en con­tex­tos como los actua­les?

Obvia­men­te
que ese no es un pro­ble­ma sólo de la Argen­ti­na, en el mun­do las
cla­ses popu­la­res no cons­tru­yen sen­ti­do, ni sus dis­cur­sos y cuan­do
mar­can agen­da es siem­pre en cues­tio­nes rela­cio­na­das con la fal­ta de
infra­es­truc­tu­ra. Enton­ces, para la cul­tu­ra domi­nan­te, siem­pre
apa­re­ce­mos de una mane­ra pasi­va. En ese sen­ti­do creo que es
intere­san­te vol­ver sobre la dis­cu­sión en torno a qué enten­de­mos o
qué cree­mos que debe­ría ser un arte popu­lar. ¿Qué seria? ¿La
cum­bia, la jarra de vino? Por­que el ima­gi­na­rio social ya cons­tru­yó
un arque­ti­po de lo que son los sec­to­res popu­la­res. Para mí, lo
popu­lar, es jus­ta­men­te que no pue­de ser defi­ni­do, su vita­lis­mo que no
se pue­de ence­rrar en un mode­lo. Y eso, el caris­ma popu­lar inclu­so, me
pare­ce mucho más vital, más intere­san­te que el caris­ma bur­gués,
inclu­so que el cla­se­me­die­ro. Cla­ro que es impor­tan­te el nivel de
igua­lad que se pue­da con­quis­tar res­pec­to a la posi­bi­li­dad de acce­so,
demo­cra­ti­zar­lo, que deje de ser algo mila­gros, extra­or­di­na­rio, que
por ejem­plo alguien de una villa se pue­da dedi­car a un arte como el
cine, que pase a ser algo más nor­mal, como en Euro­pa o en Esta­dos
Uni­dos, hay inmi­gran­tes o negros hacien­do cine. Obvio que allá hay
más recur­sos, pero tam­bién es impor­tan­te empe­zar a dis­cu­tir­lo. En
Argen­ti­na toda­vía hay un exce­so de repre­sen­ta­ción. Fou­cault habla­ba
de la indig­ni­dad de hablar por los otros, ¿no? Yo creo que segui­mos
sien­do un país don­de es muy fre­cuen­te la indig­ni­dad de hablar por
los demás. Es muy común en el ambien­te artís­ti­co argen­tino que
suce­da eso. Y hay que saber que para que eso cam­bie, alguien tie­ne
que estar dis­pues­to a com­par­tir­lo o debe estar dis­pues­to a correr­se.
Ese es un pri­mer momen­to, la posi­bi­li­dad de acce­so, que­brar el muro
de la exclu­sión, de esa mira­da más zoo­ló­gi­ca sobre los sec­to­res
popu­la­res. Pero
des­pués hay que seguir deba­tien­do, hacia aden­tro, qué enten­de­mos
por un arte popu­lar. Que el ville­ro pue­da fil­mar, obvia­men­te, yo
estoy de acuer­do, es una vic­to­ria en la bata­lla cul­tu­ral. Pero,
¿fil­mar qué? Sería muy tris­te des­pués lo que se fil­ma es el
pro­to­ti­po de que está bien el que tra­ba­ja y es malo el que se dro­ga
o roba. Enton­ces, avan­za­mos pero retro­ce­de­mos. Se logra que un
ville­ro, o una ville­ra, ten­ga un acce­so a los medios de pro­duc­ción
(que es una revo­lu­ción en sí mis­ma) pero si des­pués es para
repe­tir dis­cur­sos que ya esta­ban en la socie­dad, retro­ce­de­mos.

Por
últi­mo, en estos días se puso en dis­cu­sión esto de la cir­cu­la­ción
de tex­tos y pelí­cu­las. Por un lado, la posi­bi­li­dad de acce­so,
limi­ta­do por la cua­ren­te­na. Por otro lado, qué pasa con esos
pro­duc­tos que antes se ven­dían y aho­ra cir­cu­lan de mane­ra gra­tui­ta.

Mirá,
yo esta sema­na, por pri­me­ra vez, subí una de mis pelí­cu­las para que
pue­da ser alqui­la­da por Vimeo. Antes, todas mis pelí­cu­las se podía
ver por you­tu­be. Yo no ten­go pro­ble­ma de que la sobras cir­cu­len de
mane­ra gra­tui­ta, por más que uno entien­da que a com­prar hay que ir
con pla­ta, no pago con crea­ti­vi­dad. Pero el momen­to ame­ri­ta que las
obras cir­cu­len, qui­zás hay mucha gen­te que en este con­tex­to tie­ne un
poco más de tiem­po y es difí­cil acce­der, com­prar algu­nos pro­duc­tos.
Yo cele­bro las dos cosas: que alguien si pue­de com­pre un libro mío,
y tam­bién, que alguien lea alguno de los pdf que andan cir­cu­lan­do
por inter­net. De todos modos deci­mos gra­tis, pero siem­pre, en este
sis­te­ma, alguien saca pla­ta: los ser­vi­do­res de inter­net, no sé,
alguien va a hacer pla­ta con todo eso. Pero bueno, tam­bién hay que
asu­mir que un pdf, una pelí­cu­la en you­tu­be qui­zás lle­ga a rin­co­nes
de este país, en este momen­to, en don­de ni hay una libre­ría o un
lugar para com­prar pelí­cu­las. No veo mal cier­to sen­ti­mien­to de
colec­ti­vi­zar que hoy cir­cu­la en la socie­dad.

Cla­ro,
qui­zás haya que pen­sar en for­mas de colec­ti­vi­zar, y ape­lar a cier­tas
for­mas de reci­pro­ci­dad tam­bién, por­que qui­zás un libro o una
pelí­cu­la libe­ra­da lle­ga a gen­te que de otro modo no pue­de acce­der a
ellos, pero tam­bién, a otros que qui­zás sí pue­de pagar y lo están
con­su­mien­do gra­tis, cuan­do para mucha gen­te esos libros o pelí­cu­las
son tam­bién una for­ma de ingre­so para sol­ven­tar sus gas­tos, ¿no?
Tal vez habría que pen­sar en for­mas de reci­pro­ci­dad que impli­quen
libe­rar mate­rial a cam­bio de apor­tes soli­da­rios.

Total­men­te,
es que se mez­cla todo, y más en este con­tex­to. Por eso te digo, yo
cele­bro que acce­dan los que no pue­dan pagar, pero tam­bién que el que
pue­da, “¡dale che, hace un apor­te!”. Ade­más aho­ra, si no exis­te
la soli­da­ri­dad en este momen­to, ya está. Pero creo que ese
sen­ti­mien­to de soli­da­ri­dad está. El otro día habla­ba con Eze­quiel
Gat­to, a pro­pó­si­to de una nota que él escri­bió, don­de plan­teo esto
de que, inclu­so casi sin que­rer, momen­tos así traen ideas nue­vas. Y
con otro ami­go cata­lán tam­bién lo habla­ba, a pro­pó­si­to de su
pro­gra­ma de radio, “Los valien­tes duer­men solos” que él hace en
Bar­ce­lo­na, y me man­dó el extrac­to de un audio don­de abor­da­ba qué
pasó con el arte en el con­tex­to de la mal lla­ma­da gri­pe espa­ño­la,
entre 1918 y 1920 y no se pue­de creer todo lo que suce­dió en ese
perío­do, que es un perío­do de explo­sión de las van­guar­dias. Y eso
fue tan solo hace cien años atrás. Y hoy el artis­ta está
que­ján­do­se por­que no vie­ne el deli­very, que se yo. Cuan­do uno ve
inclu­so las van­guar­dias artís­ti­cas de la bur­gue­sía, el modo en que
ponían el cuer­po, la vida que le daban a su obra en momen­tos en que
no era tan cómo­da la vida, y sin embar­go iban a fon­do.

*Nota publi­ca­da en Revis­ta
Zoom

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *