Argen­ti­na. Dur­mie­ron el pro­yec­to del postítu­lo de ESI en un cajón

Por Gise­lle Riba­loff y Fer­nan­do Tebe­le, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de mayo de 2020

El Minis­te­rio de Edu­ca­ción no auto­ri­zó aún el
comien­zo de la cohor­te 2020. Soli­ci­ta modi­fi­ca­cio­nes al pro­yec­to y cues­tio­na el
enfo­que, por ejem­plo lo que con­si­de­ra el pre­do­mi­nio de temas vin­cu­la­dos al
géne­ro. Mien­tras se sigue dila­tan­do la deci­sión, cien­tos de alum­nos y alum­nas
con­ti­núan espe­ran­do comen­zar la cur­sa­da de pri­mer año.
Ante esta nue­va avan­za­da del Gobierno de la Ciu­dad de Bue­nos
Aires con­tra el Postítu­lo de Edu­ca­ción Sexual Inte­gral del Joa­quín V. Gon­zá­lez,
María Euge­nia Ote­ro y Marie­la Sar­lin­ga, inte­gran­tes del Con­se­jo Aca­dé­mi­co
par­ti­ci­pa­ron de Has­ta que vuel­van los abra­zos, el pro­gra­ma matu­tino de Radio La Reta­guar­dia, para expli­car
la situa­ción. 

El 21 de sep­tiem­bre de 2019 el audi­to­rio del sub­sue­lo del Pro­fe­so­ra­do Joa­quín V. Gon­zá­lez des­bor­da­ba de gen­te. El postítu­lo de ESI cum­plía diez años. Es pro­ba­ble que, en ple­na eufo­ria, las y los docen­tes hayan teni­do tiem­po para pen­sar que poco tiem­po des­pués iban a tener que estar dis­cu­tien­do, otra vez, la reno­va­ción de un postítu­lo que cre­ce cada año, pero que tie­ne que estar pen­dien­te de su apro­ba­ción por el Minis­te­rio de Edu­ca­ción cada dos años; cada vez con mayo­res obs­tácu­los. En para­le­lo a esa dis­cu­sión, más de 200 per­so­nas se ins­cri­bie­ron para las tan solo las 200 vacan­tes. Las per­so­nas que pudie­ron con­se­guir su lugar en la cur­sa­da, no han podi­do comen­zar­la por­que el Minis­te­rio toda­vía no apro­bó la cohor­te 2020. María Euge­nia Ote­ro y Marie­la Sar­lin­ga son par­te del Con­se­jo Aca­dé­mi­co de Postítu­lo de Edu­ca­ción Sexual Inte­gral, y visi­ta­ron La Reta­guar­dia para comen­tar la situa­ción, preo­cu­pa­das por el des­gas­te al que están some­ti­das en ple­na pan­de­mia.

—La Reta­guar­dia: ¿Qué pasa con el Postítu­lo?

—María Euge­nia Ote­ro: Bueno, el Postítu­lo de Esi del Joa­quin siem­pre está en peli­gro. Es un espa­cio en ries­go, no tie­ne esta­bi­li­dad, no hay una deci­sión del Esta­do que plan­tee que este postítu­lo se va a que­dar has­ta que las y los docen­tes estén for­ma­dos en ESI. Todo el tiem­po apa­re­cen situa­cio­nes que lo ponen en ries­go.

—LR: Por eso cada dos años tie­nen que espe­rar una nue­va reso­lu­ción del Gobierno de la Ciu­dad de Bue­nos Aires

—Marie­la Sar­lin­ga: Sí, pero la pre­ca­rie­dad no apun­ta sola­men­te a esa reno­va­ción por dos años sino a la pre­ca­ri­za­ción labo­ral que sufri­mos en el equi­po de tra­ba­jo.

—EO: Sí. Noso­tras como tra­ba­ja­do­ras no tene­mos esta­bi­li­dad, nos hacen con­tra­tos de Altas y Bajas, cuan­do empie­zan y al ter­mi­nar las cla­ses. Y eso no cuen­ta momen­tos de labu­ro por fue­ra de ese perío­do, como por ejem­plo los exá­me­nes. Por otro lado, cada dos años hay que reno­var el pro­yec­to, y en los últi­mos tiem­pos las auto­ri­da­des lo toman cada vez que se pre­sen­ta como un pro­yec­to nue­vo, sin tener en cuen­ta la anti­güe­dad del postítu­lo, la expe­rien­cia, hace diez años que sos­te­ne­mos la for­ma­ción de docen­tes, con mues­tras de exce­len­cia aca­dé­mi­ca y resul­ta­dos en la prác­ti­ca, con docen­tes que se com­pro­me­ten con la ESI y lo apli­can en sus escue­las.

—MS: No sólo diez años de tra­yec­to­ria sino de expe­rien­cia acu­mu­la­da, de repen­sar­nos, de diver­si­dad de alum­nos y alum­nas que apor­tan a nues­tra base teó­ri­ca. Los enla­ces teji­dos con orga­ni­za­cio­nes, acti­vis­tas, con gru­pos que tra­ba­jan con ESI, en una rela­ción dia­léc­ti­ca, de ida y vuel­ta, que pare­ce no ser sufi­cien­te para el Esta­do. Nos vemos este últi­mo mes some­ti­das a expli­car cada pun­to del pro­yec­to de pre­sen­ta­ción que hace pen­sar que par­ti­mos de cero.

—EO: Lo más impor­tan­te es ver que nues­tros egre­sa­dos y egre­sa­das están inser­tos en las escue­las, están for­ma­dos, y detec­tan situa­cio­nes de abu­so, de vio­len­cia, sacan­do pibas de redes de tra­ta, tra­ba­jan­do con méto­dos anti­con­cep­ti­vos, pre­vi­nien­do emba­ra­zos no inten­cio­na­les o infec­cio­nes de trans­mi­sión sexual, com­pro­me­ti­dos con los dere­chos, por­que ese es el enfo­que de nues­tro espa­cio.

—LR: En un momen­to de todo este mes trans­cu­rri­do pare­cía que el Postítu­lo se daba este año. pero, ¿qué pasó?

—EO: Sí, por­que nos plan­tea­ban que no tenían fir­ma por el cam­bio de ges­tión. Eso nos indi­ca­ba que esta­ba el últi­mo paso y sólo depen­dia de la volun­tad polí­ti­ca, y que la pre­sión de las orga­ni­za­cio­nes, de las cin­co mil fir­mas que se jun­ta­ron para que sal­ga la reso­lu­ción, había resul­ta­do. Pero lue­go des­cu­bri­mos que no fal­ta­ba sólo la fir­ma, sino que nues­tro pro­yec­to pre­sen­ta­do en tiem­po y for­ma el año pasa­do, y que debe­ría haber sido eva­lua­doen octu­bre, noviem­bre o diciem­bre del año pasa­do, recién aho­ra nos están sugi­rien­do modi­fi­ca­cio­nes, es decir, un paso inter­me­dio, por­que aún fal­tan revi­sio­nes. Esto nos indi­ca que dur­mie­ron el pro­yec­to. Que lo cajo­nea­ron, y esto no es ino­cen­te. Hay una línea de tra­ba­jo nues­tra que, evi­den­te­men­te, al Gobierno de la Ciu­dad de Bue­nos Aires no le con­ven­ce.

—MS: Sí. La dila­ta­ción es evi­den­te. Pri­me­ro usa­ron a la pan­de­mia, que había que redi­rec­cio­nar los fon­dos por el con­tex­to, sepa­ran­do edu­ca­ción de salud, como si nues­tro tra­ba­jo no tuvie­ra que ver con salud, mien­tras sí apro­ba­ban otros pro­yec­tos, inclu­so de ESI, que no tie­nen la mis­ma orien­ta­ción que la nues­tra. Lue­go, comien­zan la revi­sión muy tar­día­men­te, como decía Euge.

—EO: Sí, y cuan­do hablan de revi­sar nos comen­tan que nues­tro pro­yec­to tie­ne un mar­ca­do pre­do­mi­nio de cues­tio­nes de géne­ro. Y que temen que esto sea en detri­men­to de una mira­da inte­gral sobre la sexua­li­dad. Y esto es gra­ví­si­mo.

—MS: Esto es gra­ve, sobre todo des­de lo cons­ti­tu­cio­nal. En el artícu­lo 38 de la Cons­ti­tu­ción de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, de 1994, don­de dice que el GCBA incor­po­ra la pers­pec­ti­va de géne­ro en todos sus ámbi­tos. Que es, en defi­ni­ti­va, lo que plan­tea nues­tro pro­yec­to. No se pue­de enten­der las obser­va­cio­nes que nos hacen sin pen­sar que hay un ensa­ña­mien­to ideo­ló­gi­co con el Postítu­lo.

—LR: ¿Qué qui­sie­ron decir con eso?

—EO: No sabe­mos, por­que la pers­pec­ti­va de géne­ro atra­vie­sa todo con­te­ni­do. No es algo suel­to. Que los fun­cio­na­rios del Gobierno de la Ciu­dad digan eso no es señal de no com­pren­der. Es un posi­cio­na­mien­to polí­ti­co.

—LR: ¿Esto deja al des­cu­bier­to que la ausen­cia de la volun­tad polí­ti­ca que plan­tea­ban al comien­zo de la nota es por algo ideo­ló­gi­co?

—EO: Si, vie­ne por acá. Esto que deci­mos lo deja­ron por escri­to. Es una suge­ren­cia para nue­vos pro­yec­tos pero nos piden que lo haga­mos aho­ra. Pero ade­más nos dicen, aun­que no por escri­to, que hay una pers­pec­ti­va que les preo­cu­pa: que nues­tra didác­ti­ca está basa­da en la psi­co­lo­gia social y que debe­ría­mos incluir otras herra­mien­tas para que las y los docen­tes pue­dan tra­ba­jar la ESI en el aula y en todos los nive­les. Y si, noso­tras par­ti­mos de la Psi­co­lo­gía Social, de la dia­léc­ti­ca mate­ria­lis­ta, del modo que tie­ne la Psi­co­lo­gía Social de enten­der al suje­to, de su con­cep­ción de salud. Y todo eso les moles­ta.

—MS: Hay una deman­da tam­bién sobre dis­tin­tas didác­ti­cas sobre la ESI, lo que evi­den­cia un des­co­no­ci­mien­to del cam­po, la ESI tie­ne los mis­mos años de anti­güe­dad que la ley, como didác­ti­ca apli­ca­da a la escue­la. Eso quie­re decir que tie­ne 14 años. Noso­tras somos par­te de esa didác­ti­ca, con cada apor­te, con cada reno­va­ción, vamos crean­do esa didác­ti­ca, con la Psi­co­lo­gía Social, con enfo­que des­de los Dere­chos Huma­nos, de la Peda­go­gía de Pau­lo Frei­re. Y todo esto aho­ra pare­ce­ría estar pues­to en cues­tión.

—LR: ¿Cómo sigue todo esto?

—EO: Noso­tras nos pre­gun­ta­mos si había que poner­se a tra­ba­jar obser­van­do estas suge­ren­cias o salir a denun­ciar, pen­san­do en que el Postítu­lo se aprue­be. Cuál era el mejor modo de lle­gar a eso. Nos sen­ta­mos a hacer las modi­fi­ca­cio­nes, obvia­men­te sin correr­nos de nues­tro lugar ni de nues­tros posi­cio­na­mien­tos, que están sos­te­ni­dos por un mar­co legal por otro lado, no es un inven­to nues­tro. Esta­mos espe­ran­do que la res­pues­ta del gobierno sea posi­ti­va, pero están dila­tan­do todo con pasos buro­crá­ti­cos.

—MS: Y ade­más este año hici­mos una pre­se­lec­ción de dos mil aspi­ran­tes y hay 220 per­so­nas espe­ran­do para ver si empie­zan a cur­sar, tene­mos un equi­po de 16 per­so­nas vien­do si van a tener tra­ba­jo o no. Y un pro­yec­to con muchas horas de labu­ro, muchas expec­ta­ti­vas, soli­da­ri­dad gru­pal. No esta­mos hablan­do sólo de una pro­pues­ta de tra­ba­jo, es más que eso.

Fuen­te: Lare​ta​guar​dia​.com​.ar

Entre­vis­ta: Gise­lle Ribaloff/​Fernando Tebe­le Edi­ción: Fer­nan­do Tebe­le Ilus­tra­ción: Ro Ferrer Redac­ción: Rodri­go Ferrei­ro

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: