Para­guay. La pan­de­mia está for­ta­le­cien­do al Esta­do en todo el mun­do (Pero en Para­guay se lo quie­re debi­li­tar)

Por Arís­ti­des Ortiz Duar­te /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de mayo de 2020

La pan­de­mia pro­vo­ca­da por el coro­na­vi­rus sacu­dió y movi­li­zó a los esta­dos de las nacio­nes del mun­do hacia una inter­ven­ción y con­trol de las eco­no­mías y los mer­ca­dos, para pro­te­ger a sus pobla­cio­nes de la ame­na­za del virus. El hecho recuer­da que los esta­dos se ori­gi­na­ron para pro­te­ger el bien­es­tar públi­co, por enci­ma de los intere­ses del mer­ca­do, gene­ran­do un deba­te polí­ti­co y eco­nó­mi­co sobre el rol del Esta­do den­tro del Capi­ta­lis­mo.

Para el poli­tó­lo­go José Tomás Sán­chez, miem­bro del Ins­ti­tu­to de Desa­rro­llo, “los esta­dos han mos­tra­do, en el con­tex­to de la pan­de­mia, que su papel cen­tral está en brin­dar, en últi­ma ins­tan­cia, pro­tec­ción a la pobla­ción de un país”.

Este papel se sus­ten­ta ‑expli­ca Sán­chez- no en una cues­tión moral, sino en una teo­ría que habla del ori­gen mis­mo del Esta­do Nación Moderno: la del soció­lo­go e his­to­ria­dor nor­te­ame­ri­cano Char­les Tilly, quien aso­cia la cons­truc­ción de los esta­dos con la gue­rra; una cons­truc­ción ‑agre­ga nues­tro entre­vis­ta­do- que uti­li­zó la coer­ción (la fuer­za arma­da) y el capi­tal para, a un mis­mo tiem­po, sacar todo tipo de recur­sos de las pobla­cio­nes asen­ta­das en una deter­mi­na­da geo­gra­fía, y dar­le todo tipo de pro­tec­ción y segu­ri­dad, en tiem­pos de gue­rra. La gue­rra, expli­ca el poli­tó­lo­go, está, con­tra­dic­to­ria­men­te, en la base mis­ma de la cons­truc­ción del poder del Esta­do actual.

La pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus y sus efec­tos leta­les en las vidas de las pobla­cio­nes de los esta­dos del mun­do, fue enten­di­do ‑según la inter­pre­ta­ción de José Tomás Sán­chez- como el enemi­go en la gue­rra que ase­cha, ame­na­za y mata a una pobla­ción, del que había que pro­te­ger y ase­gu­rar a la pobla­ción.

“Si esta teo­ría de Tilly se apli­ca para las gue­rras, lle­va a pen­sar que se apli­ca en la actual pan­de­mia por las simi­li­tu­des de esta con la gue­rra, por­que te demues­tra que el Esta­do, sea peque­ño o gran­de, puso en con­trol a la eco­no­mía, supe­di­tó la eco­no­mía al Esta­do ante una cri­sis que ame­na­za a su pobla­ción”, expli­có el poli­tó­lo­go.

El aná­li­sis de este poli­tó­lo­go, autor de libro “La Nue­va polí­ti­ca para­gua­ya” (un aná­li­sis del pro­ce­so polí­ti­co para­gua­yo entre el 2003 y 2018), expli­ca las expre­sio­nes de algu­nos pre­si­den­tes de gobierno, ver­ti­das en los momen­tos más angus­tian­tes de la pan­de­mia.

“Esta­mos inmer­sos en una gue­rra glo­bal que nos incum­be a todos, y la res­pues­ta debe ser común”, expre­sa­ba Pedro Sán­chez, pre­si­den­te del Gobierno espa­ñol, el 12 de abril pasa­do, diri­gién­do­se a una pobla­ción espa­ño­la que veía con páni­co cómo subían en miles los núme­ros de muer­tos a cau­sa del coro­na­vi­rus.

Emma­nuel Macron, pre­si­den­te de Fran­cia, no se que­dó atrás, y tam­bién advir­tió a los fran­ce­ses de una “gue­rra”. Dijo: “Esta­mos en una gue­rra. Una gue­rra sani­ta­ria, pero el enemi­go está ahí, invi­si­ble, escu­rri­di­zo”, el 16 de mar­zo pasa­do.

Por su par­te, Donald Trump, pre­si­den­te de los EE.UU., invo­có el pasa­do 28 de mar­zo la Ley de Pro­duc­ción de Defen­sa ‑apli­ca­do duran­te la gue­rra en Corea (1950−1953) en la que inter­vino su país- para obli­gar a la empre­sa Gene­ral Motors a fabri­car, sin dila­ción, res­pi­ra­do­res, ante la fal­ta de estos en los hos­pi­ta­les, en el mar­co del colap­so del sis­te­ma sani­ta­rio de Nue­va York por la pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus.

Con­se­cuen­tes con este “esta­do de gue­rra”, los gobier­nos de los esta­dos del mun­do cerra­ron ban­cos, fábri­cas, indus­trias; sus­pen­die­ron vue­los comer­cia­les y turís­ti­cos, cerra­ron fron­te­ras, bares, hote­les, prohi­bie­ron la libre cir­cu­la­ción en la vía públi­ca, y has­ta con­fi­na­ron a la pobla­ción en sus casas sope­na de cas­ti­go, todo para pro­te­ger a la pobla­ción del virus.

Para José Tomás Sán­chez, can­di­da­to a doc­tor por la Uni­ver­si­dad de Cor­nell, EE.UU., la pan­de­mia pro­vo­ca­da por el coro­na­vi­rus nos recuer­da que “…el Esta­do es para pro­te­ger el bien públi­co, y no el bien pri­va­do…”, una pro­tec­ción que se ejer­ce en el mar­co de una cri­sis, como una gue­rra, o una pan­de­mia.

Según la Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca lati­na y el Cari­be (CEPAL) y el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), Para­guay tie­ne ape­nas una pre­sión tri­bu­ta­ria (recau­da­cio­nes de impues­tos) del 14%, más del 9% por deba­jo de la media tri­bu­ta­ria de la región. Un estu­dio ela­bo­ra­do por el soció­lo­go Luis Ortiz San­do­val reve­la que el 78% de las recau­da­cio­nes del Esta­do para­gua­yo pro­vie­ne de los impues­tos indi­rec­tos que paga la mayo­ría de la pobla­ción, y ape­nas un 22% pro­vie­ne de los impues­tos direc­tos que pagan los sec­to­res de altos ingre­sos del país. Según el Ban­co Mun­dial, Para­guay invier­te en salud públi­ca la malo­gra­da suma de 173 dóla­res por per­so­na, en com­pa­ra­ción con los 326 dóla­res en pro­me­dio que se invier­te en la región.

Nadan­do a con­tra­co­rrien­te del res­to del mun­do, en Para­guay va ganan­do la inten­ción de adel­ga­zar aún más el ya debi­li­ta­do Esta­do con del plan de refor­ma cita­da, a tra­vés de las voces de los polí­ti­cos de los dos gran­des par­ti­dos (ANR y PLRA), los for­ma­do­res de opi­nión y los perio­dis­tas de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción.

Luis Rojas opi­nó que la deci­sio­nes den­tro del Esta­do, «domi­na­da por los sec­to­res empre­sa­ria­les y los polí­ti­cos del par­ti­do de Gobierno (ANR) y del PLRA (el pri­mer par­ti­do de opo­si­ción)», para gene­rar recur­sos y afron­tar las nece­si­da­des de la pobla­ción en medio de una eco­no­mía para­li­za­da por la pan­de­mia, se incli­nó hacia una solu­ción que no con­vie­ne a la mayo­ría de su pobla­ción.

“En este con­tex­to de domi­nio de sec­to­res empre­sa­ria­les y polí­ti­cos, se resol­vió el endeu­da­mien­to del Esta­do con un prés­ta­mo ini­cial de 1.600 millo­nes de dóla­res, en el mar­co de una refor­ma de achi­ca­mien­to del Esta­do y de reduc­ción de gas­tos públi­cos, dejan­do de lado un even­tual aumen­to de impues­tos a los de más ingre­sos”, comen­tó el eco­no­mis­ta.

El plan de refor­ma esta­tal impul­sa­do por “los sec­to­res conservadores”-opinó Rojas- pre­ten­de ago­tar­se en dis­mi­nuir car­gos y sala­rios públi­cos, lo que impli­ca menos Esta­do de lo míni­mo que ya es, y recor­dó que el gas­to públi­co del Esta­do para­gua­yo (19% de su Pro­duc­to Interno Bru­to) es uno de los más bajos de los paí­ses de la región.

La Cáma­ra de Sena­do­res recha­zó, el pasa­do 5 de mayo, cua­tro pro­yec­tos de leyes que apun­ta­ban a dotar al Esta­do de recur­sos para afron­tar las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la pan­de­mia: el que pre­ten­día un impues­to a las gran­des for­tu­nas (gran­des empre­sa­rios, terra­te­nien­tes y capi­ta­lis­tas) igua­les o mayo­res a 657.851.700 de gua­ra­níes (30 mil sala­rios míni­mos) duran­te los perio­dos fis­ca­les 2020, 2021 y 2022; un aumen­to del impues­to a la pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción del taba­co del 18% actual al 50%; apli­car un 5% de impues­to a la expor­ta­ción de la soja en grano, y ele­var los esca­sos impues­tos a las bebi­das alcohó­li­cas y azu­ca­ra­das. Una mayo­ría de sena­do­res de los par­ti­dos ANR, PLRA y Patria Que­ri­da tiró al archi­vo los cua­tro pro­yec­tos.

El eco­no­mis­ta opi­nó que la pan­de­mia deja una cla­ra lec­ción al país: “…el mer­ca­do, el sec­tor pri­va­do es inca­paz de garan­ti­zar los dere­chos socia­les de la pobla­ción como salud, edu­ca­ción, ali­men­tos y tec­no­lo­gías impres­cin­di­bles, dado que el mer­ca­do está orien­ta­do solo al cobro, a la ven­ta de bie­nes y ser­vi­cio y, con­se­cuen­te­men­te, a la ganan­cia”.

El poli­tó­lo­go José Tomás Sán­chez obser­vó, sin embar­go, que esta pan­de­mia tam­bién con­tri­bu­yó a dar seña­les de for­ta­le­ci­mien­to del Esta­do para­gua­yo. “La pan­de­mia per­mi­te ver aquí cómo el Esta­do, esa fuer­za y auto­no­mía del Esta­do, pre­va­le­ce sobre el mer­ca­do…”, dijo, alu­dien­do a las muchas medi­das eco­nó­mi­cas y de segu­ri­dad toma­das por el gobierno de Mario Abdo Bení­tez.

Sán­chez puso como ejem­plo el cie­rre de la fron­te­ra. “Me sor­pren­dió cómo el gobierno para­gua­yo cerró la fron­te­ra con los paí­ses limí­tro­fes y lo man­tie­ne cerra­do has­ta hoy, aún con las muchas pre­sio­nes de comer­cian­tes y empre­sa­rios ‑afec­ta­dos por esta medi­da- para abrir­la”, expre­só. Otro ejem­plo que men­cio­nó es la entre­ga de sub­si­dios eco­nó­mi­cos direc­tos para la pobla­ción que que­dó sin tra­ba­jo, una suer­te de segu­ro de empleo, algo que el Esta­do para­gua­yo nun­ca había hecho y que sig­ni­fi­ca una nue­va pro­tec­ción del Esta­do.

Para el eco­no­mis­ta Luis Rojas, la ten­den­cia de “achi­ca­mien­to del Esta­do” impul­sa­da hoy por los “sec­to­res domi­nan­tes de la eco­no­mía del país”, solo pue­de rever­tir­se con “un cam­bio en el seno de la socie­dad, a par­tir de la con­cien­ti­za­ción, orga­ni­za­ción y arti­cu­la­ción de los sec­to­res socia­les”, para gene­rar una refor­ma del Esta­do que apun­te a uno de bien­es­tar y de garan­tías de los dere­chos socia­les y eco­nó­mi­cos para la pobla­ción.

FUENTE: E’a‑AtyCom

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *