Para­guay. La pan­de­mia está for­ta­le­cien­do al Esta­do en todo el mun­do (Pero en Para­guay se lo quie­re debi­li­tar)

Por Arís­ti­des Ortiz Duar­te /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 18 de mayo de 2020

La pan­de­mia pro­vo­ca­da por el coro­na­vi­rus sacu­dió y movi­li­zó a los esta­dos de las nacio­nes del mun­do hacia una inter­ven­ción y con­trol de las eco­no­mías y los mer­ca­dos, para pro­te­ger a sus pobla­cio­nes de la ame­na­za del virus. El hecho recuer­da que los esta­dos se ori­gi­na­ron para pro­te­ger el bien­es­tar públi­co, por enci­ma de los intere­ses del mer­ca­do, gene­ran­do un deba­te polí­ti­co y eco­nó­mi­co sobre el rol del Esta­do den­tro del Capi­ta­lis­mo.

Para el poli­tó­lo­go José Tomás Sán­chez, miem­bro del Ins­ti­tu­to de Desa­rro­llo, “los esta­dos han mos­tra­do, en el con­tex­to de la pan­de­mia, que su papel cen­tral está en brin­dar, en últi­ma ins­tan­cia, pro­tec­ción a la pobla­ción de un país”.

Este papel se sus­ten­ta ‑expli­ca Sán­chez- no en una cues­tión moral, sino en una teo­ría que habla del ori­gen mis­mo del Esta­do Nación Moderno: la del soció­lo­go e his­to­ria­dor nor­te­ame­ri­cano Char­les Tilly, quien aso­cia la cons­truc­ción de los esta­dos con la gue­rra; una cons­truc­ción ‑agre­ga nues­tro entre­vis­ta­do- que uti­li­zó la coer­ción (la fuer­za arma­da) y el capi­tal para, a un mis­mo tiem­po, sacar todo tipo de recur­sos de las pobla­cio­nes asen­ta­das en una deter­mi­na­da geo­gra­fía, y dar­le todo tipo de pro­tec­ción y segu­ri­dad, en tiem­pos de gue­rra. La gue­rra, expli­ca el poli­tó­lo­go, está, con­tra­dic­to­ria­men­te, en la base mis­ma de la cons­truc­ción del poder del Esta­do actual.

La pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus y sus efec­tos leta­les en las vidas de las pobla­cio­nes de los esta­dos del mun­do, fue enten­di­do ‑según la inter­pre­ta­ción de José Tomás Sán­chez- como el enemi­go en la gue­rra que ase­cha, ame­na­za y mata a una pobla­ción, del que había que pro­te­ger y ase­gu­rar a la pobla­ción.

“Si esta teo­ría de Tilly se apli­ca para las gue­rras, lle­va a pen­sar que se apli­ca en la actual pan­de­mia por las simi­li­tu­des de esta con la gue­rra, por­que te demues­tra que el Esta­do, sea peque­ño o gran­de, puso en con­trol a la eco­no­mía, supe­di­tó la eco­no­mía al Esta­do ante una cri­sis que ame­na­za a su pobla­ción”, expli­có el poli­tó­lo­go.

El aná­li­sis de este poli­tó­lo­go, autor de libro “La Nue­va polí­ti­ca para­gua­ya” (un aná­li­sis del pro­ce­so polí­ti­co para­gua­yo entre el 2003 y 2018), expli­ca las expre­sio­nes de algu­nos pre­si­den­tes de gobierno, ver­ti­das en los momen­tos más angus­tian­tes de la pan­de­mia.

“Esta­mos inmer­sos en una gue­rra glo­bal que nos incum­be a todos, y la res­pues­ta debe ser común”, expre­sa­ba Pedro Sán­chez, pre­si­den­te del Gobierno espa­ñol, el 12 de abril pasa­do, diri­gién­do­se a una pobla­ción espa­ño­la que veía con páni­co cómo subían en miles los núme­ros de muer­tos a cau­sa del coro­na­vi­rus.

Emma­nuel Macron, pre­si­den­te de Fran­cia, no se que­dó atrás, y tam­bién advir­tió a los fran­ce­ses de una “gue­rra”. Dijo: “Esta­mos en una gue­rra. Una gue­rra sani­ta­ria, pero el enemi­go está ahí, invi­si­ble, escu­rri­di­zo”, el 16 de mar­zo pasa­do.

Por su par­te, Donald Trump, pre­si­den­te de los EE.UU., invo­có el pasa­do 28 de mar­zo la Ley de Pro­duc­ción de Defen­sa ‑apli­ca­do duran­te la gue­rra en Corea (1950−1953) en la que inter­vino su país- para obli­gar a la empre­sa Gene­ral Motors a fabri­car, sin dila­ción, res­pi­ra­do­res, ante la fal­ta de estos en los hos­pi­ta­les, en el mar­co del colap­so del sis­te­ma sani­ta­rio de Nue­va York por la pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus.

Con­se­cuen­tes con este “esta­do de gue­rra”, los gobier­nos de los esta­dos del mun­do cerra­ron ban­cos, fábri­cas, indus­trias; sus­pen­die­ron vue­los comer­cia­les y turís­ti­cos, cerra­ron fron­te­ras, bares, hote­les, prohi­bie­ron la libre cir­cu­la­ción en la vía públi­ca, y has­ta con­fi­na­ron a la pobla­ción en sus casas sope­na de cas­ti­go, todo para pro­te­ger a la pobla­ción del virus.

Para José Tomás Sán­chez, can­di­da­to a doc­tor por la Uni­ver­si­dad de Cor­nell, EE.UU., la pan­de­mia pro­vo­ca­da por el coro­na­vi­rus nos recuer­da que “…el Esta­do es para pro­te­ger el bien públi­co, y no el bien pri­va­do…”, una pro­tec­ción que se ejer­ce en el mar­co de una cri­sis, como una gue­rra, o una pan­de­mia.

Según la Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca lati­na y el Cari­be (CEPAL) y el Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), Para­guay tie­ne ape­nas una pre­sión tri­bu­ta­ria (recau­da­cio­nes de impues­tos) del 14%, más del 9% por deba­jo de la media tri­bu­ta­ria de la región. Un estu­dio ela­bo­ra­do por el soció­lo­go Luis Ortiz San­do­val reve­la que el 78% de las recau­da­cio­nes del Esta­do para­gua­yo pro­vie­ne de los impues­tos indi­rec­tos que paga la mayo­ría de la pobla­ción, y ape­nas un 22% pro­vie­ne de los impues­tos direc­tos que pagan los sec­to­res de altos ingre­sos del país. Según el Ban­co Mun­dial, Para­guay invier­te en salud públi­ca la malo­gra­da suma de 173 dóla­res por per­so­na, en com­pa­ra­ción con los 326 dóla­res en pro­me­dio que se invier­te en la región.

Nadan­do a con­tra­co­rrien­te del res­to del mun­do, en Para­guay va ganan­do la inten­ción de adel­ga­zar aún más el ya debi­li­ta­do Esta­do con del plan de refor­ma cita­da, a tra­vés de las voces de los polí­ti­cos de los dos gran­des par­ti­dos (ANR y PLRA), los for­ma­do­res de opi­nión y los perio­dis­tas de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción.

Luis Rojas opi­nó que la deci­sio­nes den­tro del Esta­do, «domi­na­da por los sec­to­res empre­sa­ria­les y los polí­ti­cos del par­ti­do de Gobierno (ANR) y del PLRA (el pri­mer par­ti­do de opo­si­ción)», para gene­rar recur­sos y afron­tar las nece­si­da­des de la pobla­ción en medio de una eco­no­mía para­li­za­da por la pan­de­mia, se incli­nó hacia una solu­ción que no con­vie­ne a la mayo­ría de su pobla­ción.

“En este con­tex­to de domi­nio de sec­to­res empre­sa­ria­les y polí­ti­cos, se resol­vió el endeu­da­mien­to del Esta­do con un prés­ta­mo ini­cial de 1.600 millo­nes de dóla­res, en el mar­co de una refor­ma de achi­ca­mien­to del Esta­do y de reduc­ción de gas­tos públi­cos, dejan­do de lado un even­tual aumen­to de impues­tos a los de más ingre­sos”, comen­tó el eco­no­mis­ta.

El plan de refor­ma esta­tal impul­sa­do por “los sec­to­res conservadores”-opinó Rojas- pre­ten­de ago­tar­se en dis­mi­nuir car­gos y sala­rios públi­cos, lo que impli­ca menos Esta­do de lo míni­mo que ya es, y recor­dó que el gas­to públi­co del Esta­do para­gua­yo (19% de su Pro­duc­to Interno Bru­to) es uno de los más bajos de los paí­ses de la región.

La Cáma­ra de Sena­do­res recha­zó, el pasa­do 5 de mayo, cua­tro pro­yec­tos de leyes que apun­ta­ban a dotar al Esta­do de recur­sos para afron­tar las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la pan­de­mia: el que pre­ten­día un impues­to a las gran­des for­tu­nas (gran­des empre­sa­rios, terra­te­nien­tes y capi­ta­lis­tas) igua­les o mayo­res a 657.851.700 de gua­ra­níes (30 mil sala­rios míni­mos) duran­te los perio­dos fis­ca­les 2020, 2021 y 2022; un aumen­to del impues­to a la pro­duc­ción y comer­cia­li­za­ción del taba­co del 18% actual al 50%; apli­car un 5% de impues­to a la expor­ta­ción de la soja en grano, y ele­var los esca­sos impues­tos a las bebi­das alcohó­li­cas y azu­ca­ra­das. Una mayo­ría de sena­do­res de los par­ti­dos ANR, PLRA y Patria Que­ri­da tiró al archi­vo los cua­tro pro­yec­tos.

El eco­no­mis­ta opi­nó que la pan­de­mia deja una cla­ra lec­ción al país: “…el mer­ca­do, el sec­tor pri­va­do es inca­paz de garan­ti­zar los dere­chos socia­les de la pobla­ción como salud, edu­ca­ción, ali­men­tos y tec­no­lo­gías impres­cin­di­bles, dado que el mer­ca­do está orien­ta­do solo al cobro, a la ven­ta de bie­nes y ser­vi­cio y, con­se­cuen­te­men­te, a la ganan­cia”.

El poli­tó­lo­go José Tomás Sán­chez obser­vó, sin embar­go, que esta pan­de­mia tam­bién con­tri­bu­yó a dar seña­les de for­ta­le­ci­mien­to del Esta­do para­gua­yo. “La pan­de­mia per­mi­te ver aquí cómo el Esta­do, esa fuer­za y auto­no­mía del Esta­do, pre­va­le­ce sobre el mer­ca­do…”, dijo, alu­dien­do a las muchas medi­das eco­nó­mi­cas y de segu­ri­dad toma­das por el gobierno de Mario Abdo Bení­tez.

Sán­chez puso como ejem­plo el cie­rre de la fron­te­ra. “Me sor­pren­dió cómo el gobierno para­gua­yo cerró la fron­te­ra con los paí­ses limí­tro­fes y lo man­tie­ne cerra­do has­ta hoy, aún con las muchas pre­sio­nes de comer­cian­tes y empre­sa­rios ‑afec­ta­dos por esta medi­da- para abrir­la”, expre­só. Otro ejem­plo que men­cio­nó es la entre­ga de sub­si­dios eco­nó­mi­cos direc­tos para la pobla­ción que que­dó sin tra­ba­jo, una suer­te de segu­ro de empleo, algo que el Esta­do para­gua­yo nun­ca había hecho y que sig­ni­fi­ca una nue­va pro­tec­ción del Esta­do.

Para el eco­no­mis­ta Luis Rojas, la ten­den­cia de “achi­ca­mien­to del Esta­do” impul­sa­da hoy por los “sec­to­res domi­nan­tes de la eco­no­mía del país”, solo pue­de rever­tir­se con “un cam­bio en el seno de la socie­dad, a par­tir de la con­cien­ti­za­ción, orga­ni­za­ción y arti­cu­la­ción de los sec­to­res socia­les”, para gene­rar una refor­ma del Esta­do que apun­te a uno de bien­es­tar y de garan­tías de los dere­chos socia­les y eco­nó­mi­cos para la pobla­ción.

FUENTE: E’a‑AtyCom

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: