Hon­du­ras. 21 perio­dis­tas al filo de la pri­sión en solo cin­co años.

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 Mayo 2020

En cin­co años de gobierno de Juan Orlan­do Her­nán­dez se han con­ta­bi­li­za­do 15 que­re­llas y 5 ame­na­zas de que­re­llas que han afec­ta­do a 21 perio­dis­tas, según aná­li­sis de Repor­te­ros de Inves­ti­ga­ción hecho con datos reco­pi­la­dos a tra­vés de medios de comu­ni­ca­ción y Comi­sio­na­do Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos y del moni­to­reo de aler­tas de la oene­gé, C‑Libre.

De los afec­ta­dos, 18 son hom­bres y tres son muje­res. El más famo­so de los que­re­lla­dos es el direc­tor de Radio Glo­bo y Con­fi­den­cialhn, David Rome­ro, que lle­va más de un año en prisión.

Fue dete­ni­do el 28 de mar­zo de 2019 y sen­ten­cia­do a 10 años y ocho meses de pri­sión que cum­ple en una uni­dad militar.

En este recuen­to no se inclu­yen las accio­nes puni­ti­vas con­tra per­so­nas de la vida públi­ca como Sal­va­dor Nas­ra­lla, ex can­di­da­to pre­si­den­cial; la direc­to­ra del Cen­tro de Estu­dios de la Muje­res, Suya­pa Mar­tí­nez y la dipu­tada María Lui­sa Bor­jas, acu­sa­dos judi­cial­men­te por sus expresiones.

Este año el hecho más recien­te de que­re­lla es con­tra el perio­dis­ta Mil­ton Bení­tez, direc­tor del pro­gra­ma El Perro Ama­ri­llo, acu­sa­do por difa­ma­ción por el Ban­co Atlán­ti­da, lue­go de supues­tas irre­gu­la­ri­da­des denun­cia­das en su programa.

Las que­re­llas con­tra perio­dis­tas o per­so­na­jes de la vida públi­ca han aumen­ta­do cuan­do denun­cian corrupción.

Un perio­dis­ta preso

Rome­ro denun­ció varios actos de corrup­ción del Gobierno hon­du­re­ño, por lo que fue acu­sa­do de difa­ma­ción con­tra Sonia Gál­vez Ferra­ri, exfis­cal de la Mujer y espo­sa del exfis­cal gene­ral adjun­to Rigo­ber­to Cué­llar. Gál­vez dijo que el perio­dis­ta que­ría ven­gar­se por­que ella fue la encar­ga­da de acu­sar­lo y lograr una con­de­na en la que Rome­ro Ell­ner se decla­ró con­fe­so y cum­plió su con­de­na por violación.

La Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos (CIDH) pidió la sus­pen­sión tem­po­ral de la orden de cap­tu­ra y la sen­ten­cia, pero el escri­to fue des­es­ti­ma­do por el juz­ga­do que orde­nó el allanamiento.

En 2017, la perio­dis­ta Lidieth Díaz, espo­sa de David Rome­ro, fue ame­na­za­da con una que­re­lla, y en 2019 se des­es­ti­mó una que­re­lla con­tra Díaz y su cole­ga Héc­tor Ama­dor por calum­nia e inju­rias con­tra Ebal Díaz, secre­ta­rio de la Pre­si­den­cia del gobierno de Juan Orlan­do Her­nán­dez. La noti­cia difun­di­da seña­la­ba que el fun­cio­na­rio habría esta­do impli­ca­do en un caso de aco­so sexual.

Héc­tor Ama­dor es uno de los perio­dis­tas más afec­ta­dos, con tres que­re­llas: una en 2014, otra en 2015 y la últi­ma, has­ta el momen­to, en 2019. La últi­ma de estas que­re­llas fue desestimada.

Las y los perio­dis­tas fue­ron ame­na­za­dos o que­re­lla­dos por fun­cio­na­rios, empre­sa­rios, regi­do­res alcal­des y ban­que­ros del país y, en algu­nos casos, has­ta por otros cole­gas perio­dis­tas. Tam­bién las mayo­rías de las que­re­llas y ame­na­zas de que­re­llas pro­ve­nían de Tegu­ci­gal­pa y de la radio y televisión.

El perio­dis­mo es de alto ries­go de cár­cel, de muer­te en Honduras

El perio­dis­mo en Hon­du­ras es de alto ries­go para quie­nes lo ejer­cen, según el infor­me anual de 2018 del Comi­sio­na­do Nacio­nal de los Dere­chos Huma­nos (Cona­deh). “Prue­ba de ello”, aña­de el Cona­deh, “es que del 2001 a la fecha han sido ase­si­na­das 77 per­so­nas vin­cu­la­das a los medios de comu­ni­ca­ción. El 92% de esos casos están impu­nes por fal­ta de investigación”.

Unas 30 que­re­llas con­tra per­so­nas vin­cu­la­das a los medios de comu­ni­ca­ción se han inter­pues­to des­de 2004, infor­mó el Cona­deh en mar­zo de 2019. Al menos seis de esas deman­das han reci­bi­do sen­ten­cia. En otros casos se lle­gó a acuer­dos conciliatorios.

De acuer­do con el Infor­me Anual de la Rela­to­ría Espe­cial para la Liber­tad de Expre­sión 2018, Volu­men II, del rela­tor espe­cial para la Liber­tad de Expre­sión de la CIDH, Edi­son Lan­za, “en Hon­du­ras sigue sien­do fre­cuen­te el uso del dere­cho penal como meca­nis­mo para inhi­bir y hos­ti­gar a quie­nes ejer­cen el perio­dis­mo. En los últi­mos dos años, la CIDH ha expre­sa­do preo­cu­pa­ción por la idea de man­te­ner o incor­po­rar figu­ras pena­les incom­pa­ti­bles con sus obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les en mate­ria de liber­tad de expresión”.

“Las refor­mas al deli­to de terro­ris­mo y el pro­yec­to de ley con­tra los dis­cur­sos de odio y dis­cri­mi­na­ción en redes socia­les son ejem­plos preo­cu­pan­tes de pro­pues­tas legis­la­ti­vas res­tric­ti­vas y que podrían habi­li­tar accio­nes lega­les con­tra perio­dis­tas y defen­so­res de dere­chos huma­nos. A este res­pec­to, en mayo de 2018, Edi­son Lan­za, en con­jun­to con el Rela­tor Espe­cial sobre la pro­mo­ción y pro­tec­ción del dere­cho a la liber­tad de opi­nión y de expre­sión de la ONU, David Kaye, envia­ron al Esta­do de Hon­du­ras una comu­ni­ca­ción en la que expre­sa­ron su preo­cu­pa­ción por los efec­tos en el ejer­ci­cio de la liber­tad de expre­sión de la ini­cia­ti­va legal sobre Ciber­se­gu­ri­dad y medi­das de pro­tec­ción ante los actos de odio y dis­cri­mi­na­ción en inter­net y redes socia­les”, aña­de el informe.

La CIDH se ha pronunciado

El repor­te de la CIDH afir­ma que el nue­vo Códi­go Penal man­tie­ne los deli­tos de inju­rias y calum­nias para pro­te­ger la repu­tación de un fun­cio­na­rio públi­co, aun­que solo esta­ble­ce una pena de multa.

“A este res­pec­to”, con­ti­núa el docu­men­to, “la CIDH reite­ra que la uti­li­za­ción de meca­nis­mos pena­les para san­cio­nar expre­sio­nes sobre cues­tio­nes de inte­rés públi­co o sobre fun­cio­na­rios públi­cos, can­di­da­tos a ejer­cer car­gos públi­cos o polí­ti­cos vul­ne­ra en sí mis­ma el artícu­lo 13 de la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na, ya que no hay un inte­rés social impe­ra­ti­vo que la jus­ti­fi­que, resul­ta inne­ce­sa­ria y des­pro­por­cio­na­da, y pue­de cons­ti­tuir un medio de cen­su­ra indi­rec­ta dado su efec­to ame­dren­ta­dor e inhi­bi­dor del deba­te sobre asun­tos de inte­rés públi­co. En efec­to, la CIDH ha resal­ta­do que el uso del dere­cho penal para san­cio­nar dis­cur­sos espe­cial­men­te pro­te­gi­dos –como aque­llos refe­ri­dos a los fun­cio­na­rios públi­cos– no sólo es una limi­ta­ción direc­ta de la liber­tad de expre­sión, sino tam­bién pue­de con­si­de­rar­se como un méto­do indi­rec­to de res­tric­ción de la expre­sión por su efec­to inhi­bi­dor del libre flu­jo de ideas, opi­nio­nes e infor­ma­cio­nes que pue­dan resul­tar crí­ti­cas u ofen­si­vas. La sim­ple ame­na­za de ser pro­ce­sa­do penal­men­te por expre­sio­nes crí­ti­cas sobre asun­tos de inte­rés públi­co pue­de gene­rar auto­cen­su­ra dado su efec­to amedrentador”.

El nue­vo Códi­go Penal, según la CIHD, inclu­ye una amplia tipi­fi­ca­ción de deli­tos como “des­ór­de­nes públi­cos”, “des­obe­dien­cia a la auto­ri­dad”, “aten­ta­do a la auto­ri­dad”, “reunio­nes y mani­fes­ta­cio­nes ilí­ci­tas” y “acce­so y difu­sión de infor­ma­ción reservada”.

“A este res­pec­to, la Comi­sión obser­va que estas nor­mas podrían per­mi­tir la cri­mi­na­li­za­ción de accio­nes legí­ti­mas de pro­tes­ta social y el tra­ba­jo de defen­so­res de dere­chos huma­nos. Al res­pec­to, reite­ra que la apli­ca­ción del dere­cho penal fren­te a con­duc­tas de los par­ti­ci­pan­tes en una mani­fes­ta­ción cons­ti­tu­ye una res­tric­ción gra­ve y con serias con­se­cuen­cias para la liber­tad de expre­sión, y los dere­chos de reu­nión, aso­cia­ción y par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, que solo pue­de uti­li­zar­se de modo muy excep­cio­nal y está suje­to a un estric­to escru­ti­nio”, dice el repor­te de la CIDH.

“En su segun­do Infor­me sobre la Situa­ción de las Defen­so­ras y Defen­so­res de los Dere­chos Huma­nos en las Amé­ri­cas la Comi­sión remar­có que “en los últi­mos años se ha pre­sen­ta­do una cre­cien­te ini­cia­ción de accio­nes pena­les en con­tra de quie­nes par­ti­ci­pan en pro­tes­tas socia­les” y en el año 2015, preo­cu­pa­da por la gra­ve situa­ción, la Comi­sión apro­bó un infor­me, la Cri­mi­na­li­za­ción de defen­so­res y defen­so­ras de dere­chos huma­nos, don­de seña­ló que las pro­tes­tas socia­les es uno de los con­tex­tos más habi­tua­les don­de se pre­sen­ta este gra­ve problema”.

El prin­ci­pio 11 de la Decla­ra­ción de Prin­ci­pios sobre Liber­tad de Expre­sión de la CIDH esta­ble­ce que: “los fun­cio­na­rios públi­cos están suje­tos a un mayor escru­ti­nio por par­te de la socie­dad. Las leyes que pena­li­zan la expre­sión ofen­si­va diri­gi­da a fun­cio­na­rios públi­cos gene­ral­men­te cono­ci­das como ‘leyes de des­aca­to’ aten­tan con­tra la liber­tad de expre­sión y el dere­cho a la información”.

Por: Repor­te­ros de Investigación

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *