Esta­do Espa­ñol. Julio Angui­ta, bus­can­do agua potable

Por Ánge­les Maes­tro. (Red Roja), Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 17 mayo 2020.-

Sien­to la nece­si­dad de escri­bir sobre la
his­to­ria polí­ti­ca de Julio Angui­ta, de los años – des­de 1988 al 2000 – en los que ambos vivi­mos de for­ma muy inten­sa y
cer­ca­na los hechos que le con­vir­tie­ron en una figu­ra impor­tan­te de la historia
del movi­mien­to obre­ro espa­ñol, pre­ci­sa­men­te por­que es muy pro­ba­ble que se
ocul­ten o ter­gi­ver­sen. Y quie­ro hablar sobre aque­llo por lo que creo que debe
ser recordado.

Su enfren­ta­mien­to direc­to con el pilar básico
de la Tran­si­ción y garan­te de la con­ti­nui­dad de los apa­ra­tos de Esta­do de la
Dic­ta­du­ra – el PSOE – estu­vo, ade­más, direc­ta­men­te rela­cio­na­do con los
suce­si­vos infar­tos que deja­ron mal­tre­cho su cora­zón, que hoy ha deja­do de
latir.

Julio Angui­ta lle­gó a la secre­ta­ría general
del PCE y pos­te­rior­men­te a la direc­ción de IU como ente­rra­dor del carri­llis­mo, del Pac­to de la Tran­si­ción y del “Jun­tos pode­mos” del PCE con el PSOE. Su
enfren­ta­mien­to con San­tia­go Carri­llo, cuan­do era alcal­de de Cór­do­ba lle­gó a tal
pun­to que estu­vo duran­te 24 horas
expul­sa­do del partido.

El apa­ra­to polí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal que hoy se
ha defi­ni­do como Régi­men del 78 fue carac­te­ri­za­do enton­ces por la IU de Julio
Angui­ta median­te el símil de “las dos ori­llas». Y en la de enfren­te esta­ban el PP y el PSOE.
Los argu­men­tos para iden­ti­fi­car al PSOE como repre­sen­tan­te polí­ti­co de los
intere­ses del capi­tal eran casi inago­ta­bles, y Julio Angui­ta los denun­ció todos: la destrucción
de teji­do pro­duc­ti­vo dis­fra­za­da de recon­ver­sión indus­trial, las privatizaciones
de empre­sas públi­cas, la cul­tu­ra del “pelo­ta­zo”, las corrup­cio­nes masi­vas de la
Expo, File­sa, el AVE, Iber­corp, el caso Gue­rra, el caso Rol­dán y tan­tos otros,
las suce­si­vas con­tra­rre­for­mas labo­ra­les, la entra­da en la OTAN y la vulneración
de todas las con­di­cio­nes del SÍ, cuyo bro­che fue la secre­ta­ría gene­ral de la
Alian­za para Javier Sola­na, etc. Y lo más duro, la denun­cia impla­ca­ble de lo
que demos­tra­ba pal­pa­ble­men­te la per­vi­ven­cia del fran­quis­mo en los apa­ra­tos del
Esta­do, sobre todo en la poli­cía y en la Guar­dia Civil: el terro­ris­mo de Estado
del GAL orga­ni­za­do y ali­men­ta­do por el gobierno de Feli­pe González.

El enfren­ta­mien­to fue atroz porque
obli­ga­to­ria­men­te apun­ta­ba no sólo al PSOE sino a sus apa­ra­tos de poder: el
Gru­po Pri­sa, con el dia­rio El País a la cabe­za, y la direc­ción de
CC.OO.

Para que no fal­ta­ra nada, de la mano tan­to del
PSOE como de CC.OO. se orga­ni­zó un saté­li­te den­tro de
la pro­pia Izquier­da Uni­da. El gru­po se lla­mó Nue­va Izquier­da e Ini­cia­ti­va per
Cata­lun­ya (IC). Su acti­vi­dad fue de opo­si­ción fron­tal a las políticas
enca­be­za­das por Angui­ta y sos­te­ni­das por la mayo­ría de la orga­ni­za­ción. Sus
diri­gen­tes aca­ba­ron todas y todos ocu­pan­do pues­tos en los gobier­nos o en los
par­la­men­tos en repre­sen­ta­ción del PSOE. 

Las ten­sio­nes en el inte­rior de IU eran
bru­ta­les y no sólo por la lucha abier­ta con Nue­va Izquier­da e IC. Den­tro de la
supues­ta mayo­ría se ejer­cía una per­ma­nen­te labor de zapa, apo­ya­da por la
direc­ción del PCE, abo­gan­do por arras­trar a IU al úni­co lugar posi­ble según
ellos: como saté­li­te del PSOE en gobier­nos y parlamentos.

Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, Julio Angui­ta tuvo su
pri­mer infar­to en Bar­ce­lo­na, uno de los focos fun­da­men­ta­les de la oposición
inter­na enca­be­za­da por Rafael Ribó, uno de los liqui­da­do­res del PSUC y hoy
Sin­dic de Greu­ges (Defen­sor del Pue­blo) de Cataluña. 

Se había pro­du­ci­do en el Con­gre­so de los
Dipu­tados la tras­cen­den­tal vota­ción sobre la con­va­li­da­ción par­la­men­ta­ria del
Tra­ta­do de Maas­tricht, en la que los tres dipu­tados de Nue­va Izquier­da – Nico­lás Sar­to­rius, Pablo Cas­te­lla­nos y Cris­ti­na Almei­da – rom­pie­ron el acuer­do de IU y vota­ron Sí. Tras ello se
les con­si­de­ró auto­ex­clui­dos de la organización.

Pue­do ase­gu­rar que las enor­mes tensiones
des­en­ca­de­na­das por estos pode­ro­sos gru­pos de pre­sión que tenían a Julio Anguita
como obje­ti­vo cen­tral fue­ron cau­sa direc­ta de su pri­me­ra y gra­ve crisis
cardiaca.

Él se recu­pe­ró, pero la gue­rra con­ti­nua­ba al
calor de la lucha de cla­ses. Como res­pues­ta al Pac­to Social per­ma­nen­te de las
direc­cio­nes de los dos sin­di­ca­tos mayo­ri­ta­rios, pre­ci­sa­men­te cuan­do des­de el
gobierno se esta­ban pro­du­cien­do los ata­ques más sal­va­jes a la cla­se obre­ra, en
CC.OO. se orga­ni­za el Sec­tor Crí­ti­co. Enca­be­za­do por Mar­ce­lino Cama­cho y
Agus­tín Moreno, en el año 1996 se cons­ti­tu­ye este impor­tan­te gru­po en
con­fron­ta­ción abier­ta con la direc­ción del sin­di­ca­to, apos­tan­do por un
sin­di­ca­lis­mo com­ba­ti­vo y pró­xi­mo a las posi­cio­nes de IU, sobre todo en su
opo­si­ción a la UE.

El cer­co a las posi­cio­nes de la IU encabezada
por Julio Angui­ta arre­cia­ba. Las direc­cio­nes de las organizaciones
terri­to­ria­les de IU apa­ren­ta­ban sos­te­ner las
polí­ti­cas apro­ba­das y pasea­ban al Coor­di­na­dor de IU por cam­pa­ñas electorales,
encan­ta­dos de reci­bir los votos que él atraía, cuan­do en la prác­ti­ca, el
acer­ca­mien­to de estas fede­ra­cio­nes a la
tría­da, direc­ción de CC.OO., el PSOE y El País, era cada vez mayor. Para ilus­trar esta situa­ción esqui­zo­fré­ni­ca valga
el ejem­plo de la Fede­ra­ción de Madrid – enca­be­za­da por Ángel Pérez – supuestamente
encua­dra­da en la «mayo­ría» de IU, mien­tras gober­na­ba con el PSOE en
impor­tan­tes ciu­da­des de la región, vin­cu­la­da a la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria y
con des­ta­ca­dos miem­bros que más tar­de apa­re­ce­rían impli­ca­dos en el caso de las
tar­je­tas Black de CajaMadrid.

En el año 1998 des­de la direc­ción de IU,
enca­be­za­da por Julio Angui­ta, se impul­sa la crea­ción de la Pla­ta­for­ma por las 35 horas por Ley
sin reba­ja sala­rial, eli­mi­na­ción de las horas extra­or­di­na­rias, reduc­ción de la
edad de jubi­la­ción, etc. , jun­to al sector
crí­ti­co de CC.OO, CGT, el Movi­mien­to con­tra la Euro­pa de Maas­tricht y otras
orga­ni­za­cio­nes socia­les y sin­di­ca­les. Esta Pla­ta­for­ma se orga­ni­zó con la
voca­ción de ser­vir de aci­ca­te estra­té­gi­co a la recons­truc­ción de la
inde­pen­den­cia de cla­se de un movi­mien­to obre­ro com­ba­ti­vo. Se ela­bo­ró un
impor­tan­te apa­ra­to argu­men­tal que demos­tró, que los incre­men­tos habi­dos en la
pro­duc­ti­vi­dad des­de 1976 habían ido a engor­dar los bene­fi­cios empre­sa­ria­les y,
que de haber sido apli­ca­dos a la reduc­ción del tiem­po de tra­ba­jo, hubieran
per­mi­ti­do jor­na­das labo­ra­les de 25 horas semanales. 

La reco­gi­da de fir­mas para la pre­sen­ta­ción de
una Ini­cia­ti­va Legis­la­ti­va Popu­lar (ILP) para pro­mul­gar las 35 horas por ley en
las con­di­cio­nes des­cri­tas no era el obje­ti­vo fun­da­men­tal. El tra­ba­jo de
expli­ca­ción en tajos, fábri­cas y luga­res de tra­ba­jo y las fir­mas debían servir
de herra­mien­ta para cons­ti­tuir con­se­jos obre­ros uni­ta­rios y cam­biar la
corre­la­ción de fuer­zas hacia posi­cio­nes de inde­pen­den­cia de cla­se y de combate.
Y en esa tarea, la mili­tan­cia de IU den­tro de las empre­sas tenía que jugar un
papel fundamental. 

El boi­cot en el inte­rior de IU a la eje­cu­ción prác­ti­ca de los acuerdos
adop­ta­dos fun­cio­nó des­de el pri­mer momen­to. Julio Angui­ta y quié­nes apoyábamos
el pro­yec­to pudi­mos com­pro­bar cómo en los territorios
fun­da­men­ta­les (Madrid, Anda­lu­cía, Astu­rias o Cata­lu­ña) la movi­li­za­ción de la mili­tan­cia era directamente
saboteada. 

Se reco­gie­ron muchas más fir­mas de las
nece­sa­rias en el tiem­po esta­ble­ci­do, pero el pro­yec­to esta­ba heri­do de muerte.
La gran mani­fes­ta­ción en Madrid el día de la vota­ción par­la­men­ta­ria, con
pre­sen­cia de gen­tes de todo el Esta­do, que debía ini­ciar una nue­va fase de
reor­ga­ni­za­ción y de lucha, resul­tó un gran fra­ca­so. La ILP vota­da en noviem­bre de
1999 fue derro­ta­da, como esta­ba pre­vis­to, pero en lugar de abrir un camino de
recons­truc­ción del movi­mien­to obre­ro y popu­lar, supu­so el tris­te final de un pro­ce­so volun­ta­ria­men­te abortado.

Y era el últi­mo inten­to. En la reunión
inme­dia­ta­men­te pos­te­rior del Con­se­jo Polí­ti­co Fede­ral, el cer­co se cerró. El
tiem­po de las care­tas de los prin­ci­pa­les diri­gen­tes del PCE y de las
Fede­ra­cio­nes, quie­nes ase­gu­ra­ban el
apo­yo al Coor­di­na­dor con la boca peque­ña para lue­go actuar exac­ta­men­te al
revés, ter­mi­nó. Ya sólo fal­ta­ba bajar el telón de un perio­do en el que una
fuer­za polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal se resis­tía a hin­car la rodi­lla ante los aparatos
de poder. 

En esa reu­nión de prin­ci­pios de diciem­bre de
1999, Julio Angui­ta, dema­cra­do y derro­ta­do, acep­tó una enmien­da de Paco Frutos,
secre­ta­rio gene­ral del PCE, que pro­po­nía lle­var a cabo lo que toda la política
de IU había nega­do has­ta enton­ces: pac­tos pre-elec­to­ra­les con el PSOE en las
pró­xi­mas elec­cio­nes gene­ra­les del año siguiente. 

Pocos días des­pués, el 16 de diciem­bre de
1999, Julio Angui­ta ingre­sa­ba con una nue­va y gra­ve cri­sis car­dia­ca y era
ope­ra­do de urgen­cia. Pero la cela­da no ter­mi­na­ba ahí. Cua­tro altos dirigentes
de la orga­ni­za­ción tuvie­ron la des­ver­güen­za de ir a la UVI, don­de se recuperaba
de la inter­ven­ción, a pedir­le su dimi­sión como
Coor­di­na­dor Gene­ral de IU. Las elec­cio­nes del año 2000 esta­ban a la vuel­ta de
la esqui­na. Había que eje­cu­tar el pac­to con el PSOE, en este caso con Almunia,
y Paco Fru­tos fue nom­bra­do Coor­di­na­dor Gene­ral. El lema elec­to­ral era todo un
gui­ño a la par­ti­ci­pa­ción en el futu­ro gobierno: “Somos [email protected]”. El PP logró una ines­pe­ra­da mayo­ría absoluta,
resul­ta­do del des­ca­la­bro del PSOE y del hun­di­mien­to de IU, que per­dió la mitad
de su elec­to­ra­do y 13 diputados. 

En las elec­cio­nes de 2004, con Gaspar
Lla­ma­za­res como Coor­di­na­dor Gene­ral, IU con­ti­núa su caí­da libre per­dien­do otra
vez la mitad de los votos que le que­da­ban. Un edi­to­rial de ABC, al ana­li­zar la
deba­cle elec­to­ral de IU, se lamen­ta­ba de su
derro­ta argu­men­tan­do – en un bri­llan­te ejer­ci­cio de cohe­ren­cia de cla­se – el
papel ejer­ci­do por el PCE des­de la Tran­si­ción y des­pués por IU como dique de
con­ten­ción para evi­tar el sur­gi­mien­to de una izquier­da “anti-sis­te­ma”.

Julio Angui­ta inten­tó con cora­je y arriesgando
su salud, salir­se del guión esta­ble­ci­do des­de la Tran­si­ción para la izquierda
ins­ti­tu­cio­nal. Él supo de lo impla­ca­ble del poder que enfren­tó y de has­ta qué
pun­to es gober­na­do con mano de hie­rro por el PSOE y sus apa­ra­tos. Y lo más
duro, sin duda, fue com­pro­bar cómo desde
den­tro mis­mo de su orga­ni­za­ción se con­tri­buía deci­si­va­men­te a cerrar el cerco. 

Es más que pro­ba­ble que de esas mis­mas manos
sal­gan cró­ni­cas ala­ban­do su figu­ra. Lo
que es segu­ro es que Julio Angui­ta, con sus erro­res como los de cual­quier ser
humano, entre los que que­rría no haber visto
su aval a la ope­ra­ción Pode­mos que es en todo seme­jan­te a la que él se negó a
lle­var a cabo, pasa­rá a la his­to­ria como un diri­gen­te digno e íntegro. 

Hoy me vie­nen insis­ten­te­men­te a la memoria
unas pala­bras de Sil­vio Rodrí­guez que le escri­bí en aque­llos años como
dedi­ca­to­ria de un libro, y que bien podrían que­dar escri­tas en su tumba:
«Fue de pla­ne­ta en pla­ne­ta, bus­can­do agua pota­ble, bus­can­do la vida o
bus­can­do la muer­te, eso nun­ca se sabe. Lo más terri­ble se apren­de en segui­da y
lo her­mo­so nos cues­ta la vida».

16 de mayo de 2020

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *