Colom­bia. “Un virus genocida”

Por Julián Gil, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 mayo 2020

“Cuan­do la opre­sión va a más
muchos se desmoralizan,
pero su valor crece”.
Ber­tolt Brecht
Frag­men­to Poe­ma Ala­ban­za al revolucionario

Un virus geno­ci­da reco­rre la ciu­dad y la vere­da, los muer­tos van cayen­do en cual­quier calle, mien­tras con mira­da ató­ni­ta los pea­to­nes indi­fe­ren­tes ase­gu­ran su tapa­bo­cas y ali­ge­ran el paso desean­do que las exha­la­cio­nes del mori­bun­do no les alcan­cen; cien­tos de infec­ta­dos se refu­gian teme­ro­sos en sus casas espe­ran­do que los palia­ti­vos domés­ti­cos rever­sen el des­tino; otros ates­tan los hos­pi­ta­les y cen­tros de salud pre­sos de la ava­ri­cia de las EPS; otros tan­tos en las cár­ce­les ras­gu­ñan el hor­mi­gón e inten­tan rom­per los barro­tes como quien hace un pul­so con Ker (dio­sa de la muer­te vio­len­ta en la mito­lo­gía griega).

El terror lle­ga de mane­ra ines­pe­ra­da como lle­ga un paro car­día­co, una
bala per­di­da, un vehícu­lo sin fre­nos a 150 km por hora, un falso
posi­ti­vo o un virus sis­te­má­ti­co que per­si­gue, encar­ce­la, expul­sa o
ase­si­na a líde­res socia­les. Se mue­ve en motos poli­cia­les, juzgados
espe­cia­les, admi­nis­tra­cio­nes loca­les y depar­ta­men­ta­les corrup­tas, fachas
direc­ti­vas uni­ver­si­ta­rias, ban­que­ros del inte­rés social, presidentes
títe­res con jugue­tes que cal­ma­rían el ham­bre de los desahu­cia­dos y
empobrecidos.

Los cien­tí­fi­cos exper­tos, emplea­dos de las farmacéuticas
mul­ti­na­cio­na­les, ase­gu­ran que el popu­lis­mo ais­la­cio­nis­ta y el
tota­li­ta­ris­mo digi­tal con Face­book, Twit­ter, Tik­Tok y fake news podrían
sal­var la espe­cie que cami­na por el abis­mo del fra­ca­so del capi­ta­lis­mo o
la recom­po­si­ción en su fase impe­rial. La soli­da­ri­dad medi­da en likes y
con­sig­na­cio­nes vir­tua­les hace fan­ta­sear con un mejo­ra­mien­to del sistema
veni­do de la nega­ción de dere­chos y escla­vi­tud media­da por el pan.

Obli­ga­dos a los tumul­tos, miles vuel­ven al Mío, Trans­mi­le­nio o
Metro­lí­nea con el deseo de no pere­cer por ina­ni­ción o deses­pe­ro ante las
deu­das con los ban­cos, el arrien­do, la pen­sión del cole­gio o la
matrí­cu­la de la uni­ver­si­dad. El mie­do como naso­bu­co cubre boca y nariz,
silen­cian­do des­de la alga­ra­bía en los jar­di­nes infan­ti­les has­ta “los
viva” y “los aba­jo” en las mar­chas del Pri­me­ro de Mayo. Y en los lugares
don­de no se con­si­gue tela anti­flui­dos y resor­te, las balas en los
cuer­pos de los líde­res vere­da­les, barria­les y estu­dian­ti­les alcan­zan el
uní­sono del saqueo y el mal gobierno.

Bas­ta con mirar los Altos de la Estan­cia en Ciu­dad Bolí­var; la
Uni­ver­si­dad Indus­trial de San­tan­der; las fron­te­ras colom­boe­cua­to­ria­na o
la vene­zo­la­na; la cár­cel de Ana­yancy en Quib­dó; los ase­si­na­tos en el
Cau­ca; los mon­ta­jes judi­cia­les a estu­dian­tes, cam­pe­si­nos y profesores;
el pro­yec­to de reduc­ción de sala­rios o la entre­ga de los recursos
públi­cos a los ban­cos de Sar­mien­to Angu­lo, para com­pren­der que la
pan­de­mia que nos ame­na­za es la pro­fun­di­za­ción del mode­lo neo­li­be­ral que,
ante el pre­lu­dio de la caí­da estre­pi­to­sa de la eco­no­mía mun­dial, echa
mano de la vida como garan­te de su pro­yec­to de muer­te. Este aparente
“sin sali­da” que silen­cia y ani­qui­la es expre­sión de la vio­len­cia y el
Terro­ris­mo de Esta­do que, sien­do antí­po­da de la Demo­cra­cia, se presenta
como pana­cea de los derechos.

En esta sin­cro­nía deca­den­te, la aca­de­mia y la uni­ver­si­dad públi­ca y
pri­va­da no dan sig­nos de vida. Son indi­fe­ren­tes ante la reali­dad social,
se aís­lan y enmu­de­cen jus­ti­fi­can­do y pro­fun­di­zan­do la segregación
eco­nó­mi­ca, social y polí­ti­ca, como dis­traí­das en el Topus Ura­nus y los
afa­nes mer­can­ti­les de Col­cien­cias. Tan­to que las direc­ti­vas en la
Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Colom­bia se suman a los seña­la­mien­tos que la
Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación hace a maes­tros, estu­dian­tes y
tra­ba­ja­do­res e impo­nen absur­dos labe­rin­tos buro­crá­ti­cos para los
pri­va­dos de la liber­tad que quie­ren con­ti­nuar sus estudios
uni­ver­si­ta­rios. Así como abre pro­ce­sos dis­ci­pli­na­res a los profesores
que aún man­tie­nen acti­va su con­cien­cia y pen­sa­mien­to crítico.

Lo que deja al des­cu­bier­to que no exis­te una polí­ti­ca públi­ca de
edu­ca­ción supe­rior que ten­ga en cuen­ta a las per­so­nas pri­va­das de la
liber­tad, ni tam­po­co una inten­sión de pen­sar en el olvi­do y el abandono
que pade­cen más de 123.000 per­so­nas en el país. Situa­ción com­pa­ra­ble con
el indo­len­te cobro de matrí­cu­las con altos pre­cios a estu­dian­tes de
bajos recur­sos y el cie­rre de opor­tu­ni­da­des para quie­nes en tiem­po de
pan­de­mia no cuen­tan con acce­so a inter­net o compu­tado­ra para cum­plir con
las cla­ses vir­tua­les. Es el mejor ejem­plo de des­hu­ma­ni­za­ción de la
aca­de­mia y la edu­ca­ción que se podría encontrar.

La exa­cer­ba­da con­tra­dic­ción con la dig­ni­dad y la vida avis­ta también
la ineluc­ta­ble nece­si­dad de no callar y ven­cer el mie­do, pen­sar crí­ti­ca y
colec­ti­va­men­te la reali­dad como la for­ma más segu­ra de tra­zar caminos
de espe­ran­za en la mate­ria­li­za­ción de cam­bios pro­fun­dos en la sociedad.
De don­de se pue­de com­pren­der que no es el ais­la­mien­to, sino la
orga­ni­za­ción y la movi­li­za­ción social la que nos per­mi­ti­rá encontrar
solu­cio­nes y derrum­bar a los que aten­tan todos los días con­tra la vida.

No bas­ta con exi­gir el cum­pli­mien­to de los dere­chos demo­crá­ti­cos. Es
pre­ci­so luchar por­que cai­gan los muros que impi­den a la educación
bási­ca, secun­da­ria y pro­fe­sio­nal que lle­gue a las cár­ce­les. Debe ser
popu­lar y acce­si­ble a la gen­te más segre­ga­da por el sis­te­ma. No solo es
nece­sa­rio que se deten­ga el geno­ci­dio del movi­mien­to social; sino que se
per­mi­ta la par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, la libre orga­ni­za­ción, el res­pe­to a
las comu­ni­da­des y sus terri­to­rios. No bas­ta con exi­gir con­di­cio­nes de
dig­ni­dad en el tra­ba­jo, la calle y la escue­la. Es pre­ci­so crear
colec­ti­va­men­te nue­vas for­mas de lucha para conquistarlas.

Un sen­ci­llo ejem­plo de resis­ten­cia acti­va y defen­sa del pen­sa­mien­to y
la acción crí­ti­ca, lo hemos veni­do cons­tru­yen­do des­de sep­tiem­bre de
2019 en la Zona de Apo­yo B de la Cár­cel La Pico­ta ERON, don­de algunas
maes­tras y maes­tros de la UPN y la UN, orga­ni­za­cio­nes socia­les como la
Fun­da­ción Pasos, el Equi­po Jurí­di­co Pue­blos, la Red de Her­man­dad y
Soli­da­ri­dad con Colom­bia- Redher‑, el Pro­ce­so Popu­lar Qui­nua y algunos
estu­dian­tes volun­ta­rios, jun­to con per­so­nas pri­va­das de la libertad
dise­ña­mos la Cáte­dra de For­ma­ción en Dere­chos Huma­nos y Derecho
Car­ce­la­rio. Don­de par­ti­ci­pa­mos más de 60 per­so­nas; que por distintas
razo­nes nos han que­ri­do cas­ti­gar con el con­fi­na­mien­to, los gri­lle­tes y
la vigi­lan­cia per­ma­nen­te; con la fina­li­dad de cons­truir alternativas
para defen­der la vida del opro­bio y la repre­sión; en estos días de
pan­de­mia don­de la cua­ren­te­na en las cár­ce­les ha sig­ni­fi­ca­do la
agu­di­za­ción de la nega­ción de dere­chos y la acep­ta­ción silen­cio­sa de la
pena de muer­te, ha sido una fuen­te viva de herra­mien­tas y posibilidades
de hacer escu­char nues­tra voz.

Qui­sie­ra cerrar esta refle­xión fren­te al virus geno­ci­da que masacra
“todos los días” de ham­bre a cien­tos de niños, vio­la y silen­cia la vida
de miles de muje­res, dicien­do que es de noso­tros los que hemos sido
segre­ga­dos y que nos han inten­ta­do silen­ciar de don­de ha de sur­gir la
crea­ti­vi­dad en la lucha popu­lar. Es con las y los pen­sa­do­res críticos
orga­ni­za­dos y las colec­ti­vi­da­des en resis­ten­cia que tejeremos
alter­na­ti­vas y espe­ran­zas. En defi­ni­ti­va, es en la lucha cotidiana,
utó­pi­ca y popu­lar don­de com­pren­de­re­mos tác­ti­ca y estra­té­gi­ca­men­te qué
hacer y cómo luchar.

MAYO
Anto­nio Ace­ve­do Linares
Mayo son las flores
abier­tas como las banderas
obre­ras del pri­me­ro de Mayo
son las madres de la Plaza
de Mayo en Bue­nos Aires
con las paño­le­tas blan­cas en su pelo
con las foto­gra­fías de sus hijos
des­apa­re­ci­dos como los estudiantes
en París en Mayo del 68
arro­jan­do un cóc­tel molotov
con­tra las barri­ca­das de los policías
y la pro­cla­ma de la ima­gi­na­ción al poder
son las ban­de­ras blancas
con cin­tas azu­les a la Virgen
a la ori­lla de las carreteras
o en los bal­co­nes volados
de los pue­blos de mi país.
Mayo la flor
de la Catleya
de un país que soñamos.

*Este tex­to for­ma par­te de las ponen­cias pre­sen­ta­das en la Primera
Jor­na­da Liber­tad de Cáte­dra y Pen­sa­mien­to Crí­ti­co en la Universidad
Públi­ca, orga­ni­za­do y pre­sen­ta­do el jue­ves 7 de mayo de 2020 en la
Uni­ver­si­dad Indus­trial de San­tan­der (vía online).

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *