Palestina.»Covid-1948″… ani­ver­sa­rio de la Nak­ba en tiem­pos del coro­na­vi­rus /​72 años des­pués la «Catás­tro­fe» con­ti­núa

Resu­men Medio Orien­te, 15 mayo 2020

La per­sis­ten­cia anual para revi­vir la Nak­ba se ha
arrai­ga­do a lo lar­go de déca­das de memo­ria pales­ti­na y ha impe­di­do la
dilu­ción de los hechos his­tó­ri­cos. Este año, el asun­to es dife­ren­te a la
luz de la pro­pa­ga­ción de la pan­de­mia de la Covid-19,… lo que impi­dió
la con­me­mo­ra­ción en las for­mas en que siem­pre se ha revi­vi­do.

Des­de 1948, los pales­ti­nos se han acos­tum­bra­do a con­me­mo­rar la Nak­ba cada 15 de mayo.

Duran­te déca­das, las esce­nas de
pro­tes­tas y mani­fes­ta­cio­nes lan­za­das por pales­ti­nos, den­tro de la pro­pia
Pales­ti­na y en la diás­po­ra, fue­ron un hito cons­tan­te que mar­có esta
fecha cada año. Ade­más, la mayo­ría de los crea­do­res pales­ti­nos eli­gie­ron
este día para lan­zar sus libros o abrir sus expo­si­cio­nes para
docu­men­tar la Nak­ba.

La per­sis­ten­cia anual para revi­vir esta
fecha se ha arrai­ga­do a lo lar­go de déca­das en la memo­ria pales­ti­na y ha
impe­di­do la dilu­ción de los hechos his­tó­ri­cos. Esto es lo que los
pales­ti­nos entien­den bien.

Este año, el asun­to es dife­ren­te a la
luz de la pro­pa­ga­ción de la pan­de­mia de la Covid-19, que obli­gó a toda
la huma­ni­dad a adhe­rir­se a las medi­das de ais­la­mien­to y dis­tan­cia
social, lo que impi­dió la con­me­mo­ra­ción de la Nak­ba en las for­mas en que
siem­pre se ha revi­vi­do.

El pales­tino que arro­jó una pie­dra al tan­que y esta­ba ansio­so por pasar la heren­cia de gene­ra­ción tras gene­ra­ción, no podría haber sido inca­paz de revi­vir esta fecha a pesar del coro­na­vi­rus, espe­cial­men­te con la ira por el anun­cio del lla­ma­do “acuer­do del siglo” a prin­ci­pios de año, y la inten­ción de la ocu­pa­ción israe­lí de comen­zar las ane­xio­nes anun­cia­das en el acuer­do.

"Covid-1948"...  aniversario de la Nakba en tiempos del coronavirus.

Acti­vis­tas pales­ti­nos, que usan las
redes socia­les y son, al menos, de la ter­ce­ra gene­ra­ción de la Nak­ba,
han lan­za­do varias insig­nias de redes socia­les. Inclu­yen­do la afir­ma­ción
del dere­cho de retorno, como el hash­tag# Jeru­sa­lén _​llave_​del retorno.

Inclu­yen­do otras insig­nias que enfa­ti­zan
el ara­bis­mo de Jeru­sa­lén como el hash­tag# Jeru­sa­lén _​es nues­tra, o el
relan­za­mien­to del hash­tag# Jeru­sa­lén _​capital de Pales­ti­na, que fue­ron
lan­za­das por los pales­ti­nos des­pués que la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se se
tras­la­dó a Jeru­sa­lén en la mis­ma fecha en 2018.

Este año, se lan­za el hash­tag# covid1948, que se ins­pi­ró en la pan­de­mia de la Covid-19, y más bien diri­gi­do a los pue­blos occi­den­ta­les, para lla­mar su aten­ción, ya que la mayo­ría de los tuits esta­ban en inglés, y se carac­te­ri­za­ron por foto­gra­fías y dise­ños que ilus­tran la reali­dad de la ocu­pa­ción israe­lí para los occi­den­ta­les, quie­nes aún des­co­no­cen la reali­dad de la cau­sa pales­ti­na.

Pales­ti­na: 72 años des­pués, la Nak­ba con­ti­núa

Por Die­go Che­ca Hidal­go*

La Nak­ba no es un momen­to his­tó­ri­co o un lugar en la memo­ria colec­ti­va, es una reali­dad coti­dia­na pre­sen­te en las vidas de la pobla­ción pales­ti­na.

Refu­gia­do pales­tino en el cam­pa­men­to de Al Arroub

Estos días se con­me­mo­ra el 72 ani­ver­sa­rio de la Nak­ba pales­ti­na, un
even­to trau­má­ti­co en la memo­ria colec­ti­va del pue­blo pales­tino que
recuer­da el sufri­mien­to gene­ra­do por los pro­ce­sos que en 1948
des­en­ca­de­na­ron la expul­sión de sus hoga­res de más de la mitad de la
pobla­ción nati­va de la Pales­ti­na his­tó­ri­ca, más de 750.000 per­so­nas, y
la des­truc­ción de sus pue­blos y aldeas por la lim­pie­za étni­ca pla­nea­da y
ejer­ci­da por el pro­yec­to de colo­nia­lis­mo de asen­ta­mien­to sio­nis­ta. Hoy,
son millo­nes las per­so­nas pales­ti­nas super­vi­vien­tes o des­cen­dien­tes de
ellas que viven refu­gia­das tan­to en los terri­to­rios pales­ti­nos ocu­pa­dos
en 1967 como en los paí­ses de mayo­ría ára­be veci­nos.

Siem­pre es nece­sa­rio recor­dar que ni el sio­nis­mo ni el Esta­do de Israel
repre­sen­ta­ron ni repre­sen­tan al judaís­mo ni a las comu­ni­da­des judías.
De hecho, has­ta bien entra­do el siglo XX, la mayo­ría de per­so­nas judías
eran no sio­nis­tas o anti­sio­nis­tas, y hoy hay nume­ro­sos gru­pos e
indi­vi­duos judíos que lo siguen sien­do. La implan­ta­ción del pro­yec­to de
colo­nia­lis­mo de asen­ta­mien­to sio­nis­ta nació en la Euro­pa del
impe­ria­lis­mo deci­mo­nó­ni­co y fue ini­cia­do a fina­les del siglo XIX,
impul­san­do la crea­ción del Esta­do de Israel en 1948 y sien­do res­pon­sa­ble
de la Nak­ba pales­ti­na. Este epi­so­dio his­tó­ri­co fue acom­pa­ña­do de una
enor­me vio­len­cia para some­ter la resis­ten­cia de la pobla­ción
autóc­to­na —exis­ten­te des­de más de medio siglo atrás — , expul­sar­la de la
mayor par­te del terri­to­rio, y faci­li­tar la apro­pia­ción del espa­cio
vacia­do por las olea­das colo­nia­les que lle­ga­ron al levan­te medi­te­rrá­neo
des­de dife­ren­tes par­tes del mun­do.

Sin embar­go, estas vio­len­cias que se visi­bi­li­za­ron viru­len­ta­men­te en
1948, no se detu­vie­ron en ese año. El sio­nis­mo sigue sien­do la ideo­lo­gía
ofi­cial del Esta­do de Israel y pro­mue­ve la mayo­ría o exclu­si­vi­dad judía
sobre el mayor terri­to­rio posi­ble de la Pales­ti­na his­tó­ri­ca. Fue
decla­ra­do por la Asam­blea Gene­ral de la ONU como “una for­ma de racis­mo y
dis­cri­mi­na­ción racial” en su Reso­lu­ción 3379, aun­que la pre­sión
esta­dou­ni­den­se-israe­lí revo­có esta reso­lu­ción pos­te­rior­men­te. Las
vio­len­cias epis­té­mi­cas, estruc­tu­ra­les, físi­cas, sim­bó­li­cas, bio­po­lí­ti­cas
y necro­po­lí­ti­cas han segui­do ejer­cién­do­se a lo lar­go de las déca­das en
los cuer­pos y terri­to­rios habi­ta­dos por la pobla­ción pales­ti­na has­ta la
actua­li­dad. Ha sido con dis­tin­tos gra­dos de inten­si­dad, pero ha sido con
una pre­sen­cia cons­tan­te, con­vir­tién­do­las en par­te de la reali­dad
coti­dia­na de la pobla­ción pales­ti­na. Así, las esta­dís­ti­cas de la Ofi­ci­na
de Asun­tos Huma­ni­ta­rios de Nacio­nes Uni­das nos mues­tran que, en el
últi­mo año, 137 per­so­nas pales­ti­nas fue­ron ase­si­na­das y más de 15.000
resul­ta­ron heri­das como resul­ta­do de la vio­len­cia direc­ta desa­rro­lla­da
por la pobla­ción colo­na y las fuer­zas israe­líes. Una vio­len­cia que no ha
nece­si­ta­do para des­en­ca­de­nar­se de la exis­ten­cia de un con­flic­to
arma­do —ya que es intrín­se­ca a todo colo­nia­lis­mo— y es ejer­ci­da
coti­dia­na­men­te para con­tro­lar a la pobla­ción bajo ocu­pa­ción y repri­mir
cual­quier resis­ten­cia.

En los últi­mos 72 años tam­po­co se ha dete­ni­do el des­pla­za­mien­to
for­zo­so de la pobla­ción pales­ti­na, que ha segui­do sien­do expul­sa­da de
los luga­res que habi­ta. Esas mis­mas esta­dís­ti­cas nos mues­tran, por
ejem­plo, que alre­de­dor de 1.000 per­so­nas fue­ron obli­ga­das a dejar sus
hoga­res en Cis­jor­da­nia el año pasa­do debi­do a la acción con­jun­ta de una
legis­la­ción que favo­re­ce la apro­pia­ción del espa­cio por el poder
colo­nial y la actua­ción de las exca­va­do­ras sobre el terreno que
des­tru­yen la infra­es­truc­tu­ra pales­ti­na pro­te­gi­das por las fuer­zas de
ocu­pa­ción. Más de 10.000 per­so­nas sufrie­ron este des­pla­za­mien­to en la
últi­ma déca­da.

Efec­tos de las demo­li­cio­nes israe­líes en el Valle del Jor­dán

Y mien­tras el espa­cio es vacia­do de per­so­nas pales­ti­nas, Israel
sigue ali­men­tan­do la apro­pia­ción de ese terri­to­rio por nue­va pobla­ción
colo­na que hoy día alcan­za la cifra de más de 650.000 indi­vi­duos,
repar­ti­dos entre Jeru­sa­lén Este y Cis­jor­da­nia. Una cifra que se ha
dobla­do des­de el ini­cio del pro­ce­so de Oslo a comien­zos de la déca­da de
1990 y cuyo cre­ci­mien­to no tie­ne pers­pec­ti­va de dete­ner­se dado que, por
ejem­plo, en 2019 se ini­ció la cons­truc­ción de 2.000 nue­vas casas y se
ela­bo­ra­ron pla­nes para cons­truir 8.500 más para aco­ger a una mayor
pobla­ción colo­na en el futu­ro cer­cano, tal y como reco­ge la orga­ni­za­ción
israe­lí Pea­ce Now.

Pro­tes­ta de la pobla­ción pales­ti­na con­tra la expan­sión de las colo­nias en el área de Sal­fit

Ante este pano­ra­ma, la Auto­ri­dad Pales­ti­na naci­da del pro­ce­so de
Oslo no ha podi­do con­ver­tir­se en un Esta­do real, no ya por la fal­ta de
reco­no­ci­mien­to por Israel o por par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal,
sino por­que el poder colo­nial sigue sin per­mi­tir­le ejer­cer su sobe­ra­nía
con inde­pen­den­cia y ple­ni­tud sobre el terri­to­rio y la pobla­ción
pales­ti­na, con­ti­nuan­do la nega­ción de la exis­ten­cia pales­ti­na. El
deno­mi­na­do “Acuer­do del Siglo”, pre­sen­ta­do el pasa­do enero, sólo es un
inten­to neo­co­lo­nial del tán­dem israe­lo-esta­dou­ni­den­se de lega­li­zar lo
ile­gal y de ane­xio­nar­se más terri­to­rio pales­tino, siem­pre den­tro del
axio­ma sio­nis­ta de con­se­guir el máxi­mo terri­to­rio posi­ble con el míni­mo
de pobla­ción nati­va pales­ti­na. De hecho, las últi­mas noti­cias de que
Netan­yahu, gran alia­do de Trump, de Bol­so­na­ro y de otras fuer­zas de
extre­ma derecha/​neofascistas, con­ti­núa ponien­do en mar­cha su pro­yec­to de
ane­xión del Valle del Jor­dán y de más colo­nias solo pue­de enten­der­se en
esta diná­mi­ca his­tó­ri­ca. Una diná­mi­ca que el poe­ta pales­tino Mah­moud
Dar­wish sin­te­ti­zó con la fra­se “la tie­rra se estre­cha para noso­tros”.

Igual­men­te, des­de hace años cada vez más voces pales­ti­nas y no
pales­ti­nas con­si­de­ran que la “solu­ción de los dos Esta­dos” no solo es
injus­ta para el pue­blo pales­tino, invia­ble y de un cla­ro matriz
colo­nial, sino que lle­va déca­das uti­li­zán­do­se como cor­ti­na de humo para
que el Esta­do de Israel siga colo­ni­zan­do terri­to­rio pales­tino y
sofis­ti­can­do su apartheid. Al menos en un pri­mer y nece­sa­rio paso, el
míni­mo común deno­mi­na­dor son los tres pun­tos que recla­ma el movi­mien­to
de Boi­cot, Des­in­ver­sio­nes y San­cio­nes (BDS),
la mayor coa­li­ción de la socie­dad pales­ti­na: fin de la ocu­pa­ción
mili­tar ini­cia­da en junio de 1967 (Reso­lu­ción 242 del Con­se­jo de
Segu­ri­dad de la ONU) y des­man­te­la­mien­to del Muro de Apartheid (dic­ta­men
de la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia del 9/​7/​2004); fin del apartheid
(un cri­men con­tra la huma­ni­dad según el Esta­tu­to de Roma del Tri­bu­nal
Penal Inter­na­cio­nal, cabe recor­dar que infor­mes de orga­nis­mos de la ONU
como la CESPAO afir­man que Israel es un Esta­do de apartheid) y dere­cho
al retorno de la pobla­ción pales­ti­na refu­gia­da (Reso­lu­ción 194 de la
Asam­blea Gene­ral de la ONU). No pue­de olvi­dar­se que el Esta­do de Israel
ha sido con­de­na­do ofi­cial­men­te por el Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la
ONU en más oca­sio­nes que nin­gún otro Esta­do del mun­do y que des­de el año
2000, las fuer­zas y colo­nos israe­líes han ase­si­na­do a más de 2.000
niñas y niños pales­ti­nos.

Por todas estas razo­nes, hoy recor­da­mos la Nak­ba no como un momen­to
his­tó­ri­co, no como un lugar en la memo­ria colec­ti­va del pue­blo
pales­tino, sino como una reali­dad coti­dia­na que sigue pre­sen­te en las
vidas de la pobla­ción pales­ti­na.

* Die­go Che­ca Hidal­go, es pro­fe­sor de his­to­ria con­tem­po­rá­nea de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da y Jor­ge Ramos Tolo­sa, es pro­fe­sor de hiso­tria con­tem­po­rá­nea de la Uni­ver­si­dad de Valen­cia

Fuen­te: Dia­rio el Sal­to – Espa­ña

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: