Palestina.»Covid-1948″… ani­ver­sa­rio de la Nak­ba en tiem­pos del coro­na­vi­rus /​72 años des­pués la «Catás­tro­fe» continúa

Resu­men Medio Orien­te, 15 mayo 2020

La per­sis­ten­cia anual para revi­vir la Nak­ba se ha
arrai­ga­do a lo lar­go de déca­das de memo­ria pales­ti­na y ha impe­di­do la
dilu­ción de los hechos his­tó­ri­cos. Este año, el asun­to es dife­ren­te a la
luz de la pro­pa­ga­ción de la pan­de­mia de la Covid-19,… lo que impidió
la con­me­mo­ra­ción en las for­mas en que siem­pre se ha revivido.

Des­de 1948, los pales­ti­nos se han acos­tum­bra­do a con­me­mo­rar la Nak­ba cada 15 de mayo.

Duran­te déca­das, las esce­nas de
pro­tes­tas y mani­fes­ta­cio­nes lan­za­das por pales­ti­nos, den­tro de la propia
Pales­ti­na y en la diás­po­ra, fue­ron un hito cons­tan­te que mar­có esta
fecha cada año. Ade­más, la mayo­ría de los crea­do­res pales­ti­nos eligieron
este día para lan­zar sus libros o abrir sus expo­si­cio­nes para
docu­men­tar la Nakba.

La per­sis­ten­cia anual para revi­vir esta
fecha se ha arrai­ga­do a lo lar­go de déca­das en la memo­ria pales­ti­na y ha
impe­di­do la dilu­ción de los hechos his­tó­ri­cos. Esto es lo que los
pales­ti­nos entien­den bien.

Este año, el asun­to es dife­ren­te a la
luz de la pro­pa­ga­ción de la pan­de­mia de la Covid-19, que obli­gó a toda
la huma­ni­dad a adhe­rir­se a las medi­das de ais­la­mien­to y distancia
social, lo que impi­dió la con­me­mo­ra­ción de la Nak­ba en las for­mas en que
siem­pre se ha revivido.

El pales­tino que arro­jó una pie­dra al tan­que y esta­ba ansio­so por pasar la heren­cia de gene­ra­ción tras gene­ra­ción, no podría haber sido inca­paz de revi­vir esta fecha a pesar del coro­na­vi­rus, espe­cial­men­te con la ira por el anun­cio del lla­ma­do “acuer­do del siglo” a prin­ci­pios de año, y la inten­ción de la ocu­pa­ción israe­lí de comen­zar las ane­xio­nes anun­cia­das en el acuerdo.

"Covid-1948"...  aniversario de la Nakba en tiempos del coronavirus.

Acti­vis­tas pales­ti­nos, que usan las
redes socia­les y son, al menos, de la ter­ce­ra gene­ra­ción de la Nakba,
han lan­za­do varias insig­nias de redes socia­les. Inclu­yen­do la afirmación
del dere­cho de retorno, como el hash­tag# Jeru­sa­lén _​llave_​del retorno.

Inclu­yen­do otras insig­nias que enfatizan
el ara­bis­mo de Jeru­sa­lén como el hash­tag# Jeru­sa­lén _​es nues­tra, o el
relan­za­mien­to del hash­tag# Jeru­sa­lén _​capital de Pales­ti­na, que fueron
lan­za­das por los pales­ti­nos des­pués que la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se se
tras­la­dó a Jeru­sa­lén en la mis­ma fecha en 2018.

Este año, se lan­za el hash­tag# covid1948, que se ins­pi­ró en la pan­de­mia de la Covid-19, y más bien diri­gi­do a los pue­blos occi­den­ta­les, para lla­mar su aten­ción, ya que la mayo­ría de los tuits esta­ban en inglés, y se carac­te­ri­za­ron por foto­gra­fías y dise­ños que ilus­tran la reali­dad de la ocu­pa­ción israe­lí para los occi­den­ta­les, quie­nes aún des­co­no­cen la reali­dad de la cau­sa palestina.

Pales­ti­na: 72 años des­pués, la Nak­ba continúa

Por Die­go Che­ca Hidalgo*

La Nak­ba no es un momen­to his­tó­ri­co o un lugar en la memo­ria colec­ti­va, es una reali­dad coti­dia­na pre­sen­te en las vidas de la pobla­ción palestina. 

Refu­gia­do pales­tino en el cam­pa­men­to de Al Arroub

Estos días se con­me­mo­ra el 72 ani­ver­sa­rio de la Nak­ba pales­ti­na, un
even­to trau­má­ti­co en la memo­ria colec­ti­va del pue­blo pales­tino que
recuer­da el sufri­mien­to gene­ra­do por los pro­ce­sos que en 1948
des­en­ca­de­na­ron la expul­sión de sus hoga­res de más de la mitad de la
pobla­ción nati­va de la Pales­ti­na his­tó­ri­ca, más de 750.000 per­so­nas, y
la des­truc­ción de sus pue­blos y aldeas por la lim­pie­za étni­ca pla­nea­da y
ejer­ci­da por el pro­yec­to de colo­nia­lis­mo de asen­ta­mien­to sio­nis­ta. Hoy,
son millo­nes las per­so­nas pales­ti­nas super­vi­vien­tes o des­cen­dien­tes de
ellas que viven refu­gia­das tan­to en los terri­to­rios pales­ti­nos ocupados
en 1967 como en los paí­ses de mayo­ría ára­be vecinos.

Siem­pre es nece­sa­rio recor­dar que ni el sio­nis­mo ni el Esta­do de Israel
repre­sen­ta­ron ni repre­sen­tan al judaís­mo ni a las comu­ni­da­des judías.
De hecho, has­ta bien entra­do el siglo XX, la mayo­ría de per­so­nas judías
eran no sio­nis­tas o anti­sio­nis­tas, y hoy hay nume­ro­sos gru­pos e
indi­vi­duos judíos que lo siguen sien­do. La implan­ta­ción del pro­yec­to de
colo­nia­lis­mo de asen­ta­mien­to sio­nis­ta nació en la Euro­pa del
impe­ria­lis­mo deci­mo­nó­ni­co y fue ini­cia­do a fina­les del siglo XIX,
impul­san­do la crea­ción del Esta­do de Israel en 1948 y sien­do responsable
de la Nak­ba pales­ti­na. Este epi­so­dio his­tó­ri­co fue acom­pa­ña­do de una
enor­me vio­len­cia para some­ter la resis­ten­cia de la población
autóc­to­na —exis­ten­te des­de más de medio siglo atrás — , expul­sar­la de la
mayor par­te del terri­to­rio, y faci­li­tar la apro­pia­ción del espacio
vacia­do por las olea­das colo­nia­les que lle­ga­ron al levan­te mediterráneo
des­de dife­ren­tes par­tes del mundo.

Sin embar­go, estas vio­len­cias que se visi­bi­li­za­ron viru­len­ta­men­te en
1948, no se detu­vie­ron en ese año. El sio­nis­mo sigue sien­do la ideología
ofi­cial del Esta­do de Israel y pro­mue­ve la mayo­ría o exclu­si­vi­dad judía
sobre el mayor terri­to­rio posi­ble de la Pales­ti­na his­tó­ri­ca. Fue
decla­ra­do por la Asam­blea Gene­ral de la ONU como “una for­ma de racis­mo y
dis­cri­mi­na­ción racial” en su Reso­lu­ción 3379, aun­que la presión
esta­dou­ni­den­se-israe­lí revo­có esta reso­lu­ción pos­te­rior­men­te. Las
vio­len­cias epis­té­mi­cas, estruc­tu­ra­les, físi­cas, sim­bó­li­cas, biopolíticas
y necro­po­lí­ti­cas han segui­do ejer­cién­do­se a lo lar­go de las déca­das en
los cuer­pos y terri­to­rios habi­ta­dos por la pobla­ción pales­ti­na has­ta la
actua­li­dad. Ha sido con dis­tin­tos gra­dos de inten­si­dad, pero ha sido con
una pre­sen­cia cons­tan­te, con­vir­tién­do­las en par­te de la realidad
coti­dia­na de la pobla­ción pales­ti­na. Así, las esta­dís­ti­cas de la Oficina
de Asun­tos Huma­ni­ta­rios de Nacio­nes Uni­das nos mues­tran que, en el
últi­mo año, 137 per­so­nas pales­ti­nas fue­ron ase­si­na­das y más de 15.000
resul­ta­ron heri­das como resul­ta­do de la vio­len­cia direc­ta desarrollada
por la pobla­ción colo­na y las fuer­zas israe­líes. Una vio­len­cia que no ha
nece­si­ta­do para des­en­ca­de­nar­se de la exis­ten­cia de un conflicto
arma­do —ya que es intrín­se­ca a todo colo­nia­lis­mo— y es ejercida
coti­dia­na­men­te para con­tro­lar a la pobla­ción bajo ocu­pa­ción y reprimir
cual­quier resistencia.

En los últi­mos 72 años tam­po­co se ha dete­ni­do el desplazamiento
for­zo­so de la pobla­ción pales­ti­na, que ha segui­do sien­do expul­sa­da de
los luga­res que habi­ta. Esas mis­mas esta­dís­ti­cas nos mues­tran, por
ejem­plo, que alre­de­dor de 1.000 per­so­nas fue­ron obli­ga­das a dejar sus
hoga­res en Cis­jor­da­nia el año pasa­do debi­do a la acción con­jun­ta de una
legis­la­ción que favo­re­ce la apro­pia­ción del espa­cio por el poder
colo­nial y la actua­ción de las exca­va­do­ras sobre el terreno que
des­tru­yen la infra­es­truc­tu­ra pales­ti­na pro­te­gi­das por las fuer­zas de
ocu­pa­ción. Más de 10.000 per­so­nas sufrie­ron este des­pla­za­mien­to en la
últi­ma década.

Efec­tos de las demo­li­cio­nes israe­líes en el Valle del Jordán

Y mien­tras el espa­cio es vacia­do de per­so­nas pales­ti­nas, Israel
sigue ali­men­tan­do la apro­pia­ción de ese terri­to­rio por nue­va población
colo­na que hoy día alcan­za la cifra de más de 650.000 individuos,
repar­ti­dos entre Jeru­sa­lén Este y Cis­jor­da­nia. Una cifra que se ha
dobla­do des­de el ini­cio del pro­ce­so de Oslo a comien­zos de la déca­da de
1990 y cuyo cre­ci­mien­to no tie­ne pers­pec­ti­va de dete­ner­se dado que, por
ejem­plo, en 2019 se ini­ció la cons­truc­ción de 2.000 nue­vas casas y se
ela­bo­ra­ron pla­nes para cons­truir 8.500 más para aco­ger a una mayor
pobla­ción colo­na en el futu­ro cer­cano, tal y como reco­ge la organización
israe­lí Pea­ce Now.

Pro­tes­ta de la pobla­ción pales­ti­na con­tra la expan­sión de las colo­nias en el área de Salfit

Ante este pano­ra­ma, la Auto­ri­dad Pales­ti­na naci­da del pro­ce­so de
Oslo no ha podi­do con­ver­tir­se en un Esta­do real, no ya por la fal­ta de
reco­no­ci­mien­to por Israel o por par­te de la comu­ni­dad internacional,
sino por­que el poder colo­nial sigue sin per­mi­tir­le ejer­cer su soberanía
con inde­pen­den­cia y ple­ni­tud sobre el terri­to­rio y la población
pales­ti­na, con­ti­nuan­do la nega­ción de la exis­ten­cia pales­ti­na. El
deno­mi­na­do “Acuer­do del Siglo”, pre­sen­ta­do el pasa­do enero, sólo es un
inten­to neo­co­lo­nial del tán­dem israe­lo-esta­dou­ni­den­se de lega­li­zar lo
ile­gal y de ane­xio­nar­se más terri­to­rio pales­tino, siem­pre den­tro del
axio­ma sio­nis­ta de con­se­guir el máxi­mo terri­to­rio posi­ble con el mínimo
de pobla­ción nati­va pales­ti­na. De hecho, las últi­mas noti­cias de que
Netan­yahu, gran alia­do de Trump, de Bol­so­na­ro y de otras fuer­zas de
extre­ma derecha/​neofascistas, con­ti­núa ponien­do en mar­cha su pro­yec­to de
ane­xión del Valle del Jor­dán y de más colo­nias solo pue­de enten­der­se en
esta diná­mi­ca his­tó­ri­ca. Una diná­mi­ca que el poe­ta pales­tino Mahmoud
Dar­wish sin­te­ti­zó con la fra­se “la tie­rra se estre­cha para nosotros”.

Igual­men­te, des­de hace años cada vez más voces pales­ti­nas y no
pales­ti­nas con­si­de­ran que la “solu­ción de los dos Esta­dos” no solo es
injus­ta para el pue­blo pales­tino, invia­ble y de un cla­ro matriz
colo­nial, sino que lle­va déca­das uti­li­zán­do­se como cor­ti­na de humo para
que el Esta­do de Israel siga colo­ni­zan­do terri­to­rio pales­tino y
sofis­ti­can­do su apartheid. Al menos en un pri­mer y nece­sa­rio paso, el
míni­mo común deno­mi­na­dor son los tres pun­tos que recla­ma el movimiento
de Boi­cot, Des­in­ver­sio­nes y San­cio­nes (BDS),
la mayor coa­li­ción de la socie­dad pales­ti­na: fin de la ocupación
mili­tar ini­cia­da en junio de 1967 (Reso­lu­ción 242 del Con­se­jo de
Segu­ri­dad de la ONU) y des­man­te­la­mien­to del Muro de Apartheid (dic­ta­men
de la Cor­te Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia del 9/​7/​2004); fin del apartheid
(un cri­men con­tra la huma­ni­dad según el Esta­tu­to de Roma del Tribunal
Penal Inter­na­cio­nal, cabe recor­dar que infor­mes de orga­nis­mos de la ONU
como la CESPAO afir­man que Israel es un Esta­do de apartheid) y derecho
al retorno de la pobla­ción pales­ti­na refu­gia­da (Reso­lu­ción 194 de la
Asam­blea Gene­ral de la ONU). No pue­de olvi­dar­se que el Esta­do de Israel
ha sido con­de­na­do ofi­cial­men­te por el Con­se­jo de Dere­chos Huma­nos de la
ONU en más oca­sio­nes que nin­gún otro Esta­do del mun­do y que des­de el año
2000, las fuer­zas y colo­nos israe­líes han ase­si­na­do a más de 2.000
niñas y niños palestinos.

Por todas estas razo­nes, hoy recor­da­mos la Nak­ba no como un momento
his­tó­ri­co, no como un lugar en la memo­ria colec­ti­va del pueblo
pales­tino, sino como una reali­dad coti­dia­na que sigue pre­sen­te en las
vidas de la pobla­ción palestina.

* Die­go Che­ca Hidal­go, es pro­fe­sor de his­to­ria con­tem­po­rá­nea de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da y Jor­ge Ramos Tolo­sa, es pro­fe­sor de hiso­tria con­tem­po­rá­nea de la Uni­ver­si­dad de Valencia

Fuen­te: Dia­rio el Sal­to – España

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *