Argen­ti­na. Ajus­te y pan­de­mia, sepul­tu­re­ras de nues­tras vidas

Por Liga Argen­ti­na por los Dere­chos Huma­nos, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 mayo 2020

EXIGIMOS QUE EL GOBIERNO DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES SE OCUPE DE LA SALUD DE LOS HABITANTES DE LAS VILLAS
El “Ais­la­mien­to Social, Pre­ven­ti­vo y Obli­ga­to­rio”, con sus múl­ti­ples res­tric­cio­nes, no fre­nó la deci­sión del Gobierno de la Ciu­dad de actuar en la Villa 31 – 31 bis “Barrio Padre Car­los Mugi­ca” para poner en prác­ti­ca su mode­lo de exclu­sión (del que no están exen­tos los demás barrios popu­la­res de la ciu­dad más rica del país), que a lar­go pla­zo bus­ca la gen­tri­fi­ca­ción de esa zona y a cor­to pla­zo sig­ni­fi­ca­ría el des­alo­jo de cen­te­na­res de fami­lias y el des­po­jo de las tie­rras don­de se eri­ge el barrio y ale­da­ñas, con el fin de favo­re­cer la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria.
Des­de la Liga hemos denun­cia­do en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des con las orga­ni­za­cio­nes del barrio y otras fuer­zas socia­les la ver­da­de­ra fina­li­dad del plan para la supues­ta “inte­gra­ción social y urba­na” de lxs habi­tan­tes de la Villa. Tam­bién hemos seña­la­do más recien­te­men­te que la cua­ren­te­na no se sufre de la mis­ma mane­ra en los barrios popu­la­res que en las vivien­das de la cla­se media o de los gru­pos más pri­vi­le­gia­dos. Y la sema­na pasa­da hemos denun­cia­do que la ausen­cia de accio­nes efi­ca­ces guber­na­men­ta­les ante la fal­ta de agua en la mayor par­te de la Villa 31 – 31 bis (y en otros barrios popu­la­res) gene­ra enor­mes ries­gos, que a la fecha alcan­za el resul­ta­do de 628 casos posi­ti­vos de Covid-19 y que ya han cos­ta­do la vida de tres habi­tan­tes de ese his­tó­ri­co barrio.
Expo­ne­mos tam­bién que, ante la fal­ta de inter­ven­ción del GCABA, lxs vecinxs, orga­ni­za­cio­nes de base y terri­to­ria­les han sido quie­nes estu­vie­ron siguien­do los casos «sos­pe­cho­sos» y «víncu­los estre­chos», como así tam­bién sos­te­nien­do las ayu­das eco­nó­mi­cas y de ali­men­tos de las per­so­nas afec­ta­das.
En este sen­ti­do que­re­mos remar­car, aun­que parez­ca una obvie­dad, que bue­na par­te de la pobla­ción del barrio 31 tra­ba­ja de mane­ra infor­mal y, el ais­la­mien­to les impo­si­bi­li­ta gene­rar recur­sos para las nece­si­da­des bási­cas. Es en este con­tex­to, en el que otra vez lxs vecinxs, orga­ni­za­cio­nes de base y terri­to­ria­les se arti­cu­lan para ali­men­tar a un por­cen­ta­je impor­tan­te de la pobla­ción, a tra­vés de come­do­res comu­ni­ta­rios y ollas popu­la­res, dado que la IFE no fue dise­ña­da para que todxs lxs habi­tan­tes pue­dan per­ci­bir­la ‑recor­de­mos que el barrio tie­ne un com­po­nen­te migra­to­rio impor­tan­te y que de las per­so­nas migran­tes más de la mitad, hoy, no per­ci­be nin­gún ingre­so.
En este mis­mo sen­ti­do, el Gobierno por­te­ño ha avan­za­do con la regla­men­ta­ción del plan de supues­ta “urba­ni­za­ción” pre­vis­ta en la Ley CABA 6129, en el medio de la impo­si­bi­li­dad de que lxs habi­tan­tes, repre­sen­tan­tes y orga­ni­za­cio­nes socia­les par­ti­ci­pen al menos en esta eta­pa, cuan­do se les negó inter­ven­ción real en las fases pre­vias de ela­bo­ra­ción y san­ción de esta nor­ma­ti­va, con­so­li­dan­do así una avan­za­da anti­de­mo­crá­ti­ca de ava­sa­lla­mien­to de sus dere­chos.
¿Por qué, inclu­so mien­tras estu­vo expre­sa­men­te prohi­bi­do, el gobierno de Rodrí­guez Larre­ta con­ti­nuó rea­li­zan­do mudan­zas y relo­ca­li­za­cio­nes?
¿Por qué esta regla­men­ta­ción se apro­bó de mane­ra calla­da y apro­ve­chan­do la impo­si­bi­li­dad de par­ti­ci­pa­ción de lxs habi­tan­tes, repre­sen­tan­tes y orga­ni­za­cio­nes del barrio, que se ocu­pan día a día de garan­ti­zar un pla­to de comi­da y luchar con­tra la fal­ta de agua?
¿Por qué, si el Gobierno por­te­ño dice no poder solu­cio­nar la pres­ta­ción del agua corrien­te, no recla­ma públi­ca­men­te a quien pue­da hacer­lo? ¿Y por qué no adop­ta mien­tras tan­to medi­das que per­mi­tan el sumi­nis­tro de agua a las fami­lias en can­ti­dad y cali­dad sufi­cien­te?
¿Por qué no se toman las medi­das nece­sa­rias para refor­zar la ali­men­ta­ción?
¿Por qué no se toman las medi­das nece­sa­rias para mini­mi­zar otros gra­ves peli­gros para la salud, como el den­gue?
La inac­ción del Gobierno por­te­ño pare­ce estar direc­ta­men­te vin­cu­la­da con su volun­tad de avan­zar con su polí­ti­ca de urba­ni­za­ción con cri­te­rios de exclu­sión y de des­alo­jar a la mayor can­ti­dad de habi­tan­tes que pue­dan, al tor­nar inha­bi­ta­bles los hoga­res de miles de fami­lias.
Por todos estos moti­vos,
Exi­gi­mos que se garan­ti­ce el acce­so al agua pota­ble y su efec­ti­vo sumi­nis­tro a lxs habi­tan­tes de las villas.
Exi­gi­mos que se garan­ti­cen las medi­das de higie­ne y sani­ta­rias reque­ri­das, para evi­tar la pro­pa­ga­ción del Den­gue y el Covid-19.
Exi­gi­mos el aumen­to de las racio­nes de ali­men­tos de todos los come­do­res y meren­de­ros popu­la­res.
Exi­gi­mos la apli­ca­ción de una Ren­ta Bási­ca Uni­ver­sal que con­tem­ple a todxs.
Exi­gi­mos las sus­pen­sio­nes de las demo­li­cio­nes de las casas en el sec­tor “Bajo Auto­pis­ta” de la Villa 31, 31 bis “Barrio Car­los Mugi­ca” y que se sus­pen­dan las relo­ca­li­za­cio­nes, que es el enga­ño­so ropa­je con el que se pre­sen­tan hoy, los des­alo­jos en el barrio.
Y, en defi­ni­ti­va, exi­gi­mos que toda deci­sión impor­tan­te para el futu­ro de los barrios popu­la­res sea toma­da con par­ti­ci­pa­ción real y ple­na de sus habi­tan­tes, sus repre­sen­tan­tes ele­gidxs demo­crá­ti­ca­men­te y orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, ya que la sali­da a estos pro­ble­mas es colec­ti­va, es soli­da­ria y que la vivien­da dig­na es un dere­cho humano que debe garan­ti­zar el Esta­do

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: