Argen­ti­na. Ajus­te y pan­de­mia, sepul­tu­re­ras de nues­tras vidas

Por Liga Argen­ti­na por los Dere­chos Huma­nos, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 mayo 2020

EXIGIMOS QUE EL GOBIERNO DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES SE OCUPE DE LA SALUD DE LOS HABITANTES DE LAS VILLAS
El “Ais­la­mien­to Social, Pre­ven­ti­vo y Obli­ga­to­rio”, con sus múl­ti­ples res­tric­cio­nes, no fre­nó la deci­sión del Gobierno de la Ciu­dad de actuar en la Villa 31 – 31 bis “Barrio Padre Car­los Mugi­ca” para poner en prác­ti­ca su mode­lo de exclu­sión (del que no están exen­tos los demás barrios popu­la­res de la ciu­dad más rica del país), que a lar­go pla­zo bus­ca la gen­tri­fi­ca­ción de esa zona y a cor­to pla­zo sig­ni­fi­ca­ría el des­alo­jo de cen­te­na­res de fami­lias y el des­po­jo de las tie­rras don­de se eri­ge el barrio y ale­da­ñas, con el fin de favo­re­cer la espe­cu­la­ción inmobiliaria.
Des­de la Liga hemos denun­cia­do en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des con las orga­ni­za­cio­nes del barrio y otras fuer­zas socia­les la ver­da­de­ra fina­li­dad del plan para la supues­ta “inte­gra­ción social y urba­na” de lxs habi­tan­tes de la Villa. Tam­bién hemos seña­la­do más recien­te­men­te que la cua­ren­te­na no se sufre de la mis­ma mane­ra en los barrios popu­la­res que en las vivien­das de la cla­se media o de los gru­pos más pri­vi­le­gia­dos. Y la sema­na pasa­da hemos denun­cia­do que la ausen­cia de accio­nes efi­ca­ces guber­na­men­ta­les ante la fal­ta de agua en la mayor par­te de la Villa 31 – 31 bis (y en otros barrios popu­la­res) gene­ra enor­mes ries­gos, que a la fecha alcan­za el resul­ta­do de 628 casos posi­ti­vos de Covid-19 y que ya han cos­ta­do la vida de tres habi­tan­tes de ese his­tó­ri­co barrio.
Expo­ne­mos tam­bién que, ante la fal­ta de inter­ven­ción del GCABA, lxs vecinxs, orga­ni­za­cio­nes de base y terri­to­ria­les han sido quie­nes estu­vie­ron siguien­do los casos «sos­pe­cho­sos» y «víncu­los estre­chos», como así tam­bién sos­te­nien­do las ayu­das eco­nó­mi­cas y de ali­men­tos de las per­so­nas afectadas.
En este sen­ti­do que­re­mos remar­car, aun­que parez­ca una obvie­dad, que bue­na par­te de la pobla­ción del barrio 31 tra­ba­ja de mane­ra infor­mal y, el ais­la­mien­to les impo­si­bi­li­ta gene­rar recur­sos para las nece­si­da­des bási­cas. Es en este con­tex­to, en el que otra vez lxs vecinxs, orga­ni­za­cio­nes de base y terri­to­ria­les se arti­cu­lan para ali­men­tar a un por­cen­ta­je impor­tan­te de la pobla­ción, a tra­vés de come­do­res comu­ni­ta­rios y ollas popu­la­res, dado que la IFE no fue dise­ña­da para que todxs lxs habi­tan­tes pue­dan per­ci­bir­la ‑recor­de­mos que el barrio tie­ne un com­po­nen­te migra­to­rio impor­tan­te y que de las per­so­nas migran­tes más de la mitad, hoy, no per­ci­be nin­gún ingreso.
En este mis­mo sen­ti­do, el Gobierno por­te­ño ha avan­za­do con la regla­men­ta­ción del plan de supues­ta “urba­ni­za­ción” pre­vis­ta en la Ley CABA 6129, en el medio de la impo­si­bi­li­dad de que lxs habi­tan­tes, repre­sen­tan­tes y orga­ni­za­cio­nes socia­les par­ti­ci­pen al menos en esta eta­pa, cuan­do se les negó inter­ven­ción real en las fases pre­vias de ela­bo­ra­ción y san­ción de esta nor­ma­ti­va, con­so­li­dan­do así una avan­za­da anti­de­mo­crá­ti­ca de ava­sa­lla­mien­to de sus derechos.
¿Por qué, inclu­so mien­tras estu­vo expre­sa­men­te prohi­bi­do, el gobierno de Rodrí­guez Larre­ta con­ti­nuó rea­li­zan­do mudan­zas y relocalizaciones?
¿Por qué esta regla­men­ta­ción se apro­bó de mane­ra calla­da y apro­ve­chan­do la impo­si­bi­li­dad de par­ti­ci­pa­ción de lxs habi­tan­tes, repre­sen­tan­tes y orga­ni­za­cio­nes del barrio, que se ocu­pan día a día de garan­ti­zar un pla­to de comi­da y luchar con­tra la fal­ta de agua?
¿Por qué, si el Gobierno por­te­ño dice no poder solu­cio­nar la pres­ta­ción del agua corrien­te, no recla­ma públi­ca­men­te a quien pue­da hacer­lo? ¿Y por qué no adop­ta mien­tras tan­to medi­das que per­mi­tan el sumi­nis­tro de agua a las fami­lias en can­ti­dad y cali­dad suficiente?
¿Por qué no se toman las medi­das nece­sa­rias para refor­zar la alimentación?
¿Por qué no se toman las medi­das nece­sa­rias para mini­mi­zar otros gra­ves peli­gros para la salud, como el dengue?
La inac­ción del Gobierno por­te­ño pare­ce estar direc­ta­men­te vin­cu­la­da con su volun­tad de avan­zar con su polí­ti­ca de urba­ni­za­ción con cri­te­rios de exclu­sión y de des­alo­jar a la mayor can­ti­dad de habi­tan­tes que pue­dan, al tor­nar inha­bi­ta­bles los hoga­res de miles de familias.
Por todos estos motivos,
Exi­gi­mos que se garan­ti­ce el acce­so al agua pota­ble y su efec­ti­vo sumi­nis­tro a lxs habi­tan­tes de las villas.
Exi­gi­mos que se garan­ti­cen las medi­das de higie­ne y sani­ta­rias reque­ri­das, para evi­tar la pro­pa­ga­ción del Den­gue y el Covid-19.
Exi­gi­mos el aumen­to de las racio­nes de ali­men­tos de todos los come­do­res y meren­de­ros populares.
Exi­gi­mos la apli­ca­ción de una Ren­ta Bási­ca Uni­ver­sal que con­tem­ple a todxs.
Exi­gi­mos las sus­pen­sio­nes de las demo­li­cio­nes de las casas en el sec­tor “Bajo Auto­pis­ta” de la Villa 31, 31 bis “Barrio Car­los Mugi­ca” y que se sus­pen­dan las relo­ca­li­za­cio­nes, que es el enga­ño­so ropa­je con el que se pre­sen­tan hoy, los des­alo­jos en el barrio.
Y, en defi­ni­ti­va, exi­gi­mos que toda deci­sión impor­tan­te para el futu­ro de los barrios popu­la­res sea toma­da con par­ti­ci­pa­ción real y ple­na de sus habi­tan­tes, sus repre­sen­tan­tes ele­gidxs demo­crá­ti­ca­men­te y orga­ni­za­cio­nes popu­la­res, ya que la sali­da a estos pro­ble­mas es colec­ti­va, es soli­da­ria y que la vivien­da dig­na es un dere­cho humano que debe garan­ti­zar el Estado

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *