Uru­guay. Ingra­ta tarea (por Jor­ge Zabal­za)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 mayo 2020

foto: Muji­ca, Rosen­cof, Fer­nán­dez Hui­do­bro

Nota de la Redac­ción:

El lucha­dor revo­lu­cio­na­rio y Tupa­ma­ro his­tó­ri­co Jor­ge «Tam­be­ro» Zabal­za pone en la super­fi­cie ‑segu­ra­men­te con mucho dolor- infor­ma­cio­nes deri­va­das de docu­men­tos de la dic­ta­du­ra, en la cual se reco­ge la cola­bo­ra­ción-trai­ción de cons­pí­cuos jefes tupa­ma­ros, sus pac­tos con los mili­ta­res geno­ci­das y mucho más. Trai­cio­nes y pac­tos que expli­can el «prag­ma­tis­mo» con que varios de ellos, inclui­do el ex pre­si­den­te Muji­ca, jus­ti­fi­ca­ron muchas de sus posi­cio­nes de seguir pac­tan­do con el enemi­go: pro­te­gien­do a los mili­ta­res ase­si­nos («son unos vie­ji­tos», decía a la hora poder juz­gar­los) y admi­nis­tran­do el capi­ta­lis­mo has­ta hace pocos meses. La úni­ca ver­dad es la reali­dad, pero sobre ella y sus mise­rias se impo­ne el ejem­plo de lucha­do­res tupa­ma­ros como Zabal­za y otros cien­tos que die­ron todo por la Revo­lu­ción y el Socia­lis­mo. La mala pra­xis de unos pocos no pue­de ni podrá ocul­tar el ejem­plo de entre­ga y rebel­día de la gran mayo­ría.

Heri­do y
pri­sio­ne­ro en Valle­gran­de, la acti­tud de Ernes­to Ché Gue­va­ra fren­te a los
ver­du­gos fue para­dig­má­ti­ca. Dejó sen­ta­do, para la mejor his­to­ria, has­ta dón­de el
revo­lu­cio­na­rio pue­de lle­var su com­pro­mi­so éti­co y moral, en espe­cial cuan­do se revis­te
el carác­ter de diri­gen­te de la Revo­lu­ción. Nadie pue­de exi­gir a nadie que se
com­por­te como el Ché Gue­va­ra, pero, sin embar­go, su com­por­ta­mien­to era el espe­ra­do
en quie­nes asu­mie­ron la res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca de con­vo­car a hacer una revo­lu­ción.

Más allá y más acá
de los Andes, de nor­te a sur, tras los pasos de Gue­va­ra, dece­nas de miles
empu­ña­ron las armas y cul­ti­va­ron con esme­ro los valo­res, prin­ci­pios y
sen­ti­mien­tos que pro­mo­vió. Nadie ima­gi­na­ba cola­bo­rar con el tor­tu­ra­dor, la idea
domi­nan­te era resis­tir y afron­tar las con­se­cuen­cias. Sin embar­go, no alcan­za­ba
con pegar el poster del Ché con la foto­gra­fía toma­da por Kor­da (Alber­to Díaz): era
nece­sa­rio reafir­mar con hechos lo pro­cla­ma­do con la pala­bra. 

Las dife­ren­tes ver­tien­tes
del pen­sa­mien­to revo­lu­cio­na­rio lati­no­ame­ri­cano de los 60, y los tupa­ma­ros en
par­ti­cu­lar, hicie­ron una ban­de­ra de la cohe­ren­cia entre el decir y el hacer. Era
el ima­gi­na­rio del 68, el de Susa­na Pin­tos, Hugo de los San­tos y Julio Spó­si­to, de
todas y todos los que juga­ron la vida sim­ple­men­te salien­do a la calle a
pro­tes­tar con­tra el pache­ca­to. En otro plano de la lucha, Jor­ge Salerno, Alfre­do
Cul­te­lli y Ricar­do Zabal­za tuvie­ron la opor­tu­ni­dad de demos­trar su con­se­cuen­cia
al dar la vida por sus con­vic­cio­nes.

Edi­son Marín, Ele­na
Quin­te­ros, Gerar­do Alter, Nibia Sabal­sa­ga­ray, Nel­son Berre­ta y dece­nas de heroí­nas
y héroes que se hicie­ron matar por sus tor­tu­ra­do­res antes de con­tra­de­cir los prin­ci­pios
de la éti­ca gue­va­ris­ta. Trein­ta años des­pués de la reti­ra­da a los cuar­te­les –
los tor­tu­ra­do­res ya se habían ase­gu­ra­do la impu­ni­dad- 28 com­pa­ñe­ras tuvie­ron el
cora­je de empla­zar a quie­nes toma­ron sus cuer­pos como botín de gue­rra. Con­ti­nua
viva la dig­ni­dad.

“Soy Rufo y no me
entre­go”: la acti­tud de Raúl Sen­dic Anto­nac­cio al ser dete­ni­do, man­te­ni­da lue­go
en los inte­rro­ga­to­rios y en los cala­bo­zos cuar­te­le­ros, era lo espe­ra­ble en quie­nes
se habían atre­vi­do a enfren­tar el sis­te­ma para trans­for­mar­lo. Raúl se exi­gió a
sí mis­mo, y has­ta el fin, la con­duc­ta que recla­ma­ba a quie­nes lo acom­pa­ña­ron es
su peri­pe­cia. 

Muy difí­cil saber de ante­mano cómo será la reac­ción del
tor­tu­ra­do al pisar las fron­te­ras del abis­mo; sus reac­cio­nes per­te­ne­cen a las
regio­nes más oscu­ras del espí­ri­tu humano. Son mis­te­rio­sas, impre­vi­si­bles. No
cabe juz­gar des­de el Olim­po de la moral a quie­nes cedie­ron ante el ejer­ci­cio
des­me­di­do de poder de per­so­na­jes sin lími­tes mora­les. En este pre­sen­te de
impo­si­bles y resig­na­ción, cuan­do los que se rin­die­ron sin con­di­cio­nes son vene­ra­dos
por su prag­ma­tis­mo, es natu­ral que acti­tu­des como la de Gue­va­ra y de Raúl parez­can
“demo­dée” o fue­ra de lugar. Hoy se aplau­de la “vive­za crio­lla” de los que saben
“nego­ciar” y lle­gar a “acuer­dos” con los cri­mi­na­les de lesa huma­ni­dad.

Las decla­ra­cio­nes
adjun­tas de Eleute­rio Fer­nán­dez Hui­do­bro y Mau­ri­cio Rosen­cof fue­ron regis­tra­das
por los ser­vi­cios mili­ta­res de inte­li­gen­cia y figu­ran en el “Archi­vo Berru­ti[v1] ”[1].
Manos com­pa­ñe­ras me hicie­ron lle­gar esos docu­men­tos, que muchas y muchos ya cono­cen
y que su con­te­ni­do per­mi­te infe­rir que son autén­ti­cos. De todas mane­ras, el “Archi­vo
Berru­ti” está abier­to a curio­sos y des­con­fia­dos que quie­ran cono­cer­los de
pri­me­ra mano.

En esos días, aun­que
los pre­sos no podía­mos saber­lo, Alber­to Igle­sias, Ara­pey Cabre­ra y Car­li­tos
Medi­na, que­ri­dos tupa­ma­ros que habían elu­di­do la gran cace­ría de 1972, esta­ban
en San­tia­go de Chi­le, dos de ellos en el Esta­dio Nacio­nal y el ter­ce­ro
refu­gia­do en una emba­ja­da. ¿Qué nece­si­dad había de denun­ciar­los como posi­bles
auto­res de unos aten­ta­dos a rea­li­zar? ¿No era enviar­los direc­ta­men­te a la muer­te?
Espan­to­sa irres­pon­sa­bi­li­dad.

¿Qué nece­si­dad de
ofre­cer­se como inter­me­dia­rio ante lo que sobre­vi­vía de orga­ni­za­do del MLN, para
que se entre­ga­ran a las FFAA? ¿cómo con­fiar en las pro­me­sas de los terro­ris­tas que
die­ron el gol­pe de Esta­do. Anti­ci­po del trá­gi­co error en Colom­bia.

¿Qué nece­si­dad de
reve­lar gra­tui­ta­men­te el méto­do de codi­fi­ca­ción con el Nue­vo Tes­ta­men­to? ¿Qué
nece­si­dad de entre­gar los berre­ti­nes que eran la base del fun­cio­na­mien­to clan­des­tino
de los pre­sos polí­ti­cos?

Aun indig­na­do, las
dudas y titu­beos me asal­ta­ron, se tra­ta de per­so­nas que qui­se mucho, que
sufrie­ron mucho, cuyas debi­li­da­des uno tien­de a dis­cul­par. Es fácil jus­ti­fi­car­las,
por­que es humano que el tor­tu­ra­do quie­ra sobre­vi­vir a cual­quier pre­cio. Sin
embar­go, en 1985, una vez fue­ra del alcan­ce del tor­tu­ra­dor, ¿por qué no
pudie­ron blan­quear sus debi­li­da­des, acti­tud que hubie­ra sido cabal­men­te com­pren­di­da?
Resul­ta difí­cil dis­cul­par tan­to disi­mu­lo e hipo­cre­sía para con los pro­pios y,
en la medi­da estu­ve ahí, en el mis­mo canas­to, no pue­do evi­tar el sen­tir­me corres­pon­sa­ble.

Las decla­ra­cio­nes
están fecha­das a prin­ci­pios de octu­bre de 1973, a un mes esca­so del día en que
nue­ve de noso­tros fui­mos toma­dos como rehe­nes para ini­ciar un lar­go peri­plo del
ais­la­mien­to. De mane­ra que se pue­de pre­su­mir que el “derrum­be” de quie­nes
apor­ta­ron la infor­ma­ción fue dema­sia­do rápi­do, indi­ca cier­ta
pre­dis­po­si­ción a cola­bo­rar, ele­men­to que expli­ca com­por­ta­mien­tos, acuer­dos y
dis­cur­sos muy actua­les.

¿Cuán­to de esa
pre­dis­po­si­ción exis­te en las for­mas suti­les de con­sen­tir la impu­ni­dad? ¿Cuán­to
de ella hay en algu­nos rela­tos que el mun­do acep­ta por vero­sí­mi­les? Callar impli­ca
com­pli­ci­dad en las mis­ti­fi­ca­cio­nes. Es pre­ci­so divul­gar la infor­ma­ción, que
cada uno y cada una haga sus pro­pios jui­cios de valor. Algu­nos segui­rán cie­gos
y sor­dos, a otras la inva­di­rás la tris­te­za y la decep­ción. Tarea ingra­ta la de
pin­char glo­bos.

Se pue­de indu­cir que
el fra­ca­so de las expe­rien­cias revo­lu­cio­na­rias se debió a las defec­cio­nes de
algu­nos per­so­na­jes impor­tan­tes. Fal­sa impre­sión. La derro­ta fue, sobre todo,
pro­duc­to de la cegue­ra, de arti­cu­lar estruc­tu­ras en base al obe­dez­co sin pen­sar
y man­do sin con­trol, for­mas orga­ni­za­ti­vas que levan­ta­ron un muro entre el
movi­mien­to popu­lar y los revo­lu­cio­na­rios, que favo­re­cie­ron el mili­ta­ris­mo
ence­gue­ci­do. Las defec­cio­nes fue­ron ape­nas una expre­sión, muy pun­tual, de las razo­nes
de fon­do de las derro­tas del siglo XX.

ANEXO 3

…-
(FERNANDEZ HUIDOBRO) pro­pu­so como base de acuer­do Fuer­zas Arma­das al señor
Direc­tor del S.I.D. lo siguien­te:

  1. (ile­gi­ble)
  2. Des­man­te­la­mien­to
    del Apa­ra­to Mili­tar del MLN entre­gan­do, armas, berre­ti­nes, loca­les e
    infra­es­truc­tu­ra.
  3. Pre­sen­ta­ción
    de los Clan­des­ti­nos y reque­ri­dos con garan­tía de su segu­ri­dad físi­ca.
  4. Libe­ra­ción
    de los pre­sos del M.L.N. en for­ma esca­lo­na­da con una reduc­ción de la pena (esto
    a estu­diar en cada caso)
  5. Soli­ci­tan:
    cesen las acti­vi­da­des anti-sub­ver­si­vas y una decla­ra­ción de los seño­res Coman­dan­tes
    en Jefe lla­man­do a una paci­fi­ca­ción gene­ral con enun­cia­do de los pun­tos
    men­cio­na­dos.

En el caso de con­de­nas pro­lon­ga­das se cum­pli­rían en cha­cras o gran­jas
mili­ta­res o en Entes Esta­ta­les (ejem­plo ter­mi­nal pes­que­ra del SO.Y.P)

  • Con­si­de­ra­cio­nes
    sobre el méto­do para rea­li­zar­las y expues­tos por el decla­ran­te:

-Pro­po­si­ción de las bases
a RAUL SENDIC direc­ta­men­te.

-Inte­gran­tes anti­guos del M.L.N. que
esti­ma HUIDOBRO que esta­rán de acuer­do: ENGLER GODOGCHENKO (OCTAVIO), WASSEM
ALANIS, ROSSENCOF, MUJICA CORDANO.

-Inte­gran­te M.L.N. con­ven­ci­bles:
MARENALES SAENZ Y MANERA LLUVERAS.

-Hom­bre cla­ve SENDIC (ZABALZA adop­ta
línea de éste). Pro­po­ne rea­li­za­ción de una reu­nión con todos los jefes
actual­men­te pre­sos.

6. Pro­pu­so la for­ma de hacer lle­gar
lo resuel­to a los jefes del M.L.N.
pró­fu­gos, el decla­ran­te ofre­ce un con­tac­to en Bue­nos Aires con LUCAS MANSILLA,
pre­su­mi­ble­men­te jefe actual del M.L.N. Este con­tac­to se haría por inter­me­dio de
ETTORE PIERRI (cono­ci­do del Tte. MENDEZ) o de cual­quier otra per­so­na de
con­fian­za del M.L.N. y las FF.AA., quien lle­va­ría una car­ta de él a MANSILLA.


[1] Reafir­man las sos­pe­chas de “Car­ne Podri­da”, artícu­lo de mi auto­ría
publi­ca­do en abril del 2009. http://​elmuer​to​queha​bla​.blogs​pot​.com/​2​0​0​9​/​0​4​/​c​a​r​n​e​-​p​o​d​r​i​d​a​_​2​0​.​h​tml


[v1]Os

DECLARACIONES DE ELEUTERIO FERNANDEZ HUIDOBRO (EN STA. CLARA EL 25-OCT-73)

  1. Aten­ta­dos
    a “salir” y de los cua­les los de la Direc­ción del M.L.N. se ente­ra­ron, estan­do
    en el E;M:R:1.
  2. Gral.
    CHIAPPE POSSE – Por pache­quis­ta, poli­ti­que­ro – había hecho toda su carre­ra
    basa­do en la Polí­ti­ca. Ade­más habla que había oído algo de un nego­cia­do en
    NUEVA PALMIRA con el C/​A Pérez Fon­ta­na o del asun­to del FERRY BOAT ATLANTIC.
    Pero no habían podi­do con­se­guir prue­bas.
  3. Jefe
    BN. ING. 4 – esta­ba “rega­la­do” vive en un bal­nea­rio o lo iban a hacer en un
    bal­nea­rio. No sabe quién es ni lo cono­ce.
  4. Mayhor
    GAVAZZO – tor­tu­ra­dor vio­len­to – dio moti­vo a acla­ra­cio­nes de homi­ci­dios.
  5. Sub-Comi­sa­rio
    BENITEZ — — — –
  6. DE VARGAS (alias Rodri­go o Lechu­ga) – ambos
    pre­sos en LIBERTAD E.M.R:1, man­tu­vie­ron char­las con­fi­den­cia­les con m}los man­dos
    de LIBERTAD sobre fun­cio­na­mien­to del M.L.N. den­tro del Penal. Se uti­li­za­ría
    veneno para eli­mi­nar­los.
  7. Per­so­na
    que denun­ció a la Poli­cía Cami­ne­ra Acción PANDO. (HAY UN CROQUIS) Ane­xo 1.-
  8. Los
    aten­ta­dos esta­ban pla­ni­fi­ca­dos y los rea­li­za­rían ARAPEY CABRFRERA SUREDA –
    reque­ri­do N° 112, MEDINA CONDINS – reque­ri­do N° 148 e IGLESIAS PACHECO .
    reque­ri­do N° 63, quie­nes esta­ban en des­acuer­do con la Direc­ción que fun­cio­na­ba
    en el Per­nal, en no rea­li­zar Accio­nes vio­len­tas. Estos per­te­ne­cen o enca­be­za a
    Gru­pos como el22 de Diciem­bre, que se habrían apar­ta­do de la Direc­ción del
    M.L.N.
  9. Situa­ción
    en el E.M.R. 1 (LIBERTAD)

1. Las comu­ni­ca­cio­nes que man­te­nían
des­de y hacia el exte­rior lo hacían uti­li­zan­do berre­ti­nes en revis­tas,
ali­men­tos, manua­li­da­des, paque­tes, car­tas, ropas, etc.

– Así les lle­gó el correo
Tupa­ma­ro de Julio del 73 y varios impre­sos y docu­men­tos, así como la noti­cia de
los aten­ta­dos pla­ni­fi­ca­dos para setiem­bre o comien­zos de pri­ma­ve­ra. Del
Tupa­ma­ro de Julio del 73 no com­par­te los tér­mi­nos MARXISTLIDES emplea­dos, ya
que el M.L.N. ex de cor­te total­men­te
nacio­na­lis­ta.

2. Las char­las y cam­bios de
ideas las hacían con otros com­pa­ñe­ros en los recreos, fagi­nas, dis­tri­bu­ción de
ran­cho o en el PISO o CELDA (o algo simi­lar en don­de esta­ban todos jun­tos.
Tenían cono­ci­mien­to de la nue­va orga­ni­za­ción del M.L.N., es decir: un Comi­té
Cen­tral, del que depen­dían los comi­tés de: LA HABANA, SANTIAGO, BUENOIS AIRES Y
MONTEVIDEO. Este últi­mo tie­ne un Comi­té Polí­ti­co, otro de ser­vi­cio Logís­ti­co y
el Mili­tar.

3. Se ente­ra­ron de las char­las
con­fi­den­cia­les que man­tu­vie­ron el ex — Sub-Com. BENITEZ y DE VARGA alias RODRIGO
o el LECHUGA, inte­gran­tes de la MICRO, ambos 
pre­sos en LIBERTAD, con los Man­dos del E,M.R. 1, de algu­na mane­ra: el
S‑2 del E.M.R.1 uti­li­za car­bó­ni­cos y lue­go se los entre­ga a los cros. Para
rea­li­zar el Bole­tín Infor­ma­ti­vo qye tie­nen los Tupas en aquel lugar con noti­cias varias. Así leyen­do esos car­bó­ni­cos­se
ente­ra­ron del infor­me de “FRANK” (JOSÉ TORRES), la ame­naa de muer­te a ALFIL y
el infor­me del Sub-Com. BENITEZ y de DE Var­gas. En todos lados, es decir en
Pun­ta Carre­tas, des­pués en el BN. I 1 y por últi­mo en LIBERTAD, el Eje­cu­ti­vo
del M:L:N: de algu­nas mane­ra había teni­do fun­cio­na­mien­to Polí­ti­co, par­ti­cu­lar­men­te
en este últi­mo lugar. En Pun­ta Carre­tas no había nin­gún pro­ble­ma, no era un
fun­cio­na­mien­to solo Polí­ti­co abar­ca­ba toda la acti­vi­dad del M:L:N: afue­ra. Pero
cada vez se les fue hacien­do más difí­cil el fun­cio­na­mien­to, has­ta lle­gar a la
actua­li­dad en que no saben nada de lo que está pasan­do.

C. Berre­ti­nes en el E:M:R:2 (PUNTA RIELES)


Exis­ten dos berre­ti­nes que pien­sa que no han sido halla­dos que con­tie­nen
“cor­tes” (CUCHILLOS) y algu­nas radios tranb­sis­to­res.


Fue­ron hechos cuan­do él estu­vo en aquel lugar dete­ni­do ó ante­rior­men­te.


Ane­xo 2 Pla­nos del E:M:R:2 con ubi­ca­ción.

D. Base de nego­cia­cio­nes pre­sen­ta­das por el
decla­ran­te ante el señor Direc­tor del S:I.D. Ane­xo 3.

E. Decla­ra­cio­nes varias de FERNANDEZ HUIDOBRO

1. Refe­ren­te a GUTIERREZ RUIZ alias “TOBA” – Que
les hizo la “bole­ta” ya que ven­dió dos lin­go­tes de oro, que­dán­do­se con el
pro­du­ci­do.

2. de AMODIO PÉREZ – que fue él quien entre­gó a
CUKURS (cri­mi­nal de gue­rra NAZI). La mujer de AMODIO, MERCEDES, cono­cía y
man­te­nía rela­cio­nes con el secre­ta­rio de CUKURS, así se ente­ró aquel de quién era
CUKURS. Esta­ble­ció con­tac­to con un coman­do ISRAELÍ y les alqui­ló los autos del
ope­ra­ti­vo en SUDAMCAR; des­pués CUKURS apa­re­ció acri­bi­lla­do den­tro de un baúl
por LAGOMAR o SOLIMAR, y tam­bién el secre­ta­rio, a quien deja­ron como a un
mari­ne­ro de un bar­co ALEMAN, le fal­ta­ba la cabe­za cuan­do lo encon­tra­ron.

3. La orga había con­de­na­do a LEONCINO, de PUNTA CARRETAS, por­que éste, entre otras cosas, a los mucha­chos que venían al PENAL des­de los luga­res de reclu­sión de meno­res por cum­plir los 18 años, los ven­día a los pre­sos vie­jos para que abu­sa­ran de ellos. Tam­bién ven­día MANDRAX.

DECLARACIONES DE MAURICIO ROSSENCOF

  1. His­to­ria
    del revo­lu­cio­na­rio – des­de la Biblia has­ta los Cha­rrúas.
  2. Uti­li­za­ción
    de la biblia para codi­fi­car o cifrar men­sa­jes.-

EXPLICACION: se uti­li­zan 3 núme­ros por letra; el 1er. Núme­ro sig­ni­fi­ca
la pági­na de la Biblia; el 2do. el ren­glón de dicha pági­na, y el ter­ce­ro la
ubi­ca­ción de la letra en ese ren­glón.

Se uti­li­zan núme­ros pre-esta­ble­ci­dos, que se mez­clan con estos tres para
con­fun­dir.

  • Comen­ta­rios
    de los pun­tos de los comu­ni­ca­dos 4 y 7 de las FF:AA: Tex­tual: “De lo que el
    GOYO ALVAREZ le dijo a BORDABERRY, noso­tros nos hace­mos car­go de la sedi­ción
    efec­to y usted se hace car­go de la sedi­ción cau­sa. Apro­ba­ción total de ello.
  • Total
    des­acuer­do con aten­ta­dos y accio­nes vio­len­tas, así como de la línea mar­xis­ta
    del MLN. Muy preo­cu­pa­do por el peso que pue­da tener den­tro del MLN, la línea
    del E.R.P, ARGENTINO, par­ti­cu­lar­men­te la del trots­kis­ta San­tuc­ci.
  • Que a
    esta altu­ra de los acon­te­ci­mien­tos desea­ba una nego­cia­ción con las FF. AA. en
    los tér­mi­nos apro­xi­ma­dos que pro­pu­so FERNANDEZ HUIDOBRO.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: