Eus­kal Herria. S.O.S. por Patxi Ruiz, pre­so polí­ti­co vas­co en huel­ga de ham­bre y sed por sus derechos

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 mayo 2020

Si gra­ve es la situa­ción que se vive en el mun­do por la gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca decla­ra­da por el capi­ta­lis­mo, que aho­ra tie­ne el nom­bre de Covid-19 y maña­na se lla­ma­rá de otra mane­ra, doble­men­te gra­ve es el pano­ra­ma que se pue­de obser­var en las cár­ce­les. En esta oca­sión se hace nece­sa­rio lla­mar la aten­ción de la difí­cil situa­ción en que se encuen­tra el pre­so polí­ti­co vas­co, Patxi Ruiz, quien ade­más de tener que cum­plir una lar­ga con­de­na de 30 años de pri­sión, ha sido cons­tan­te­men­te mal­tra­ta­do y vio­len­ta­do por sus car­ce­le­ros. Actual­men­te Ruiz ha toma­do la deci­sión más extre­ma a la que pue­da acu­dir un pri­sio­ne­ro, o sea decla­rar­se en huel­ga inde­fi­ni­da de ham­bre y sed como res­pues­ta a una serie de epi­so­dios de ven­gan­za des­car­ga­dos con­tra él por el direc­tor de la Cár­cel de Mur­cia II y varios de sus colaboradores.

En reali­dad, lo ocu­rri­do aho­ra no es una excep­ción ya que en ante­rio­res oca­sio­nes el pre­so polí­ti­co vas­co fue cas­ti­ga­do dura­men­te en el mar­co del esta­do de excep­ción que habi­tual­men­te impe­ra en las pri­sio­nes espa­ño­las, don­de se sufre el ais­la­mien­to par­cial y total según como se le ocu­rra a las auto­ri­da­des car­ce­la­rias. En la actua­li­dad a todo esto se ha suma­do el peli­gro del con­ta­gio del Covid 19 para lo cual a los pre­sos y pre­sas vas­cas (como tam­bién ocu­rre en otros paí­ses) se les nie­gan las más ele­men­ta­les medi­das de pro­tec­ción sanitaria.
Para denun­ciar la situa­ción que viven, des­de el 5 de mayo varios pre­sos del módu­lo 8 comen­za­ron a hacer con­cen­tra­cio­nes. Rei­vin­di­can con toda lógi­ca la liber­tad de lxs presxs enfermxs y de lxs que tie­nen la con­de­na casi cum­pli­da Tam­bién piden que se pue­dan rea­li­zar las visi­tas, reci­bir mate­rial para no ser con­ta­gia­dos por el virus (mas­ca­ri­llas, guan­tes, etc) así como la rea­li­za­ción del test a presxs y car­ce­lerxs. Y por últi­mo, en caso de falle­ci­mien­to de un fami­liar, tener la posi­bi­li­dad de acu­dir al entie­rro, algo que al pro­pio Patxi Ruiz le fue nega­do en una ante­rior oca­sión cuan­do murie­ra su padre.

En el mar­co de esa pro­tes­ta, una car­ce­le­ra tra­tó de qui­tar el car­tel a Ruiz y, más tar­de, esa mis­ma mujer fue a su cel­da acom­pa­ña­da del jefe de módu­lo, para ame­na­zar­le con sufrir “gra­ves con­se­cuen­cias” si seguía con la pro­tes­ta. Esto mis­mo se vol­vió a repe­tir en una pos­te­rior reu­nión con el direc­tor, con el sub­di­rec­tor de segu­ri­dad y con el jefe de servicios.

Har­to de sufrir cons­tan­tes mues­tras de auto­ri­ta­ris­mo obse­si­vo y per­ver­so por par­te de la direc­ción del penal, a su regre­so al cala­bo­zo, el pasa­do 9 de mayo Ruiz se auto­le­sio­nó cor­tán­do­se las venas. Tras­la­da­do de urgen­cia a la enfer­me­ría, se encon­tró allí con un nue­vo esce­na­rio de mal tra­to. Mien­tras una enfer­me­ra tra­ta­ba de cerrar las heri­das auto­in­fli­gi­das, y al soli­ci­tar Ruiz un cal­man­te para poder dor­mir, esta le ofre­ció Transilium. Al pedir el pre­so que por favor le die­ra algo más sua­ve, ya que esa medi­ci­na está con­si­de­ra­da como dura­men­te des­es­ta­bi­li­za­do­ra, la enfer­me­ra con­tes­tó de muy mala mane­ra que no le iba a dar otra cosa y que le impor­ta­ba poco “lo que pasa­ra con él”, a lo que se sumó el médi­co gri­tan­do y diri­gién­do­se a los car­ce­le­ros “llé­ven­se a este mier­da de aquí”.

Por estas horas, Patxi Ruiz cum­ple con su deci­sión extre­ma de no inge­rir nin­gún ali­men­to ni tam­po­co beber agua, lo que en pocos días gene­ra­rá en su cuer­po gra­ves efec­tos. De hecho ya ha comu­ni­ca­do a su fami­lia que su deci­sión es “has­ta el final”. De allí que ante el des­pre­cio a los más ele­men­ta­les dere­chos huma­nos de los pre­sos y pre­sas vas­cas, con quie­nes el gobierno espa­ñol del PSOE-Pode­mos se ensa­ña has­ta la sacie­dad, igual que antes lo hicie­ra el PP, orga­ni­za­cio­nes soli­da­rias con los dete­ni­dos como el Movi­mien­to pro Amnis­tía y con­tra la Repre­sión han hecho un lla­ma­mien­to urgen­te a nivel nacio­nal e inter­na­cio­nal para denun­ciar la situación.
Por otra par­te, otros pre­sos vas­cos se han suma­do a la pro­tes­ta. Es el caso de Ibaí Agi­na­ga, quien está en un pabe­llón de ais­la­mien­to en la cár­cel de Sevi­lla II, en la loca­li­dad de Morón de la Fron­te­ra, y comen­zó un encie­rro, recha­zan­do aban­do­nar su cel­da has­ta que dure la lucha de Patxi Ruiz. 

En el mis­mo sen­ti­do, los pre­sos polí­ti­cos Dani Pas­tor, Oskar Barre­ras y Aitor Cotano, alo­ja­dos en la cár­cel-tum­ba de Puer­to III, en Puer­to San­ta María, Cádiz, recha­za­rán la comi­da que repar­te la cár­cel, como for­ma de expre­sar su apo­yo al com­pa­ñe­ro que está pelean­do por sus dere­chos en la pri­sión de Murcia.
Hay que recor­dar que los más de 200 pri­sio­ne­ros polí­ti­cos vas­cos que se encuen­tran en pena­les espa­ño­les y fran­ce­ses, sufren la doble tor­tu­ra de estar duran­te déca­das en cala­bo­zos inhu­ma­nos y ade­más muy lejos de sus fami­lias por la polí­ti­ca de dis­per­sión impues­ta por ante­rio­res gobier­nos del PSOE, par­ti­do que jun­to con la dere­cha del PP siem­pre se ensa­ña­ron con las y los lucha­do­res vas­cos por la inde­pen­den­cia. Fue pre­ci­sa­men­te el PSOE en tiem­pos del ultra corrup­to Feli­pe Gon­zá­lez que dio luz ver­de al GAL (Gru­pos Anti­te­rro­ris­tas de Libe­ra­ción), un escua­drón de la muer­te que ase­si­nó a varios mili­tan­tes vas­cos. Esa línea de actua­ción siem­pre fue recu­bier­ta de impu­ni­dad, ya que Gon­zá­lez, jamás fue judi­cia­li­za­do por esos crí­me­nes. De la mis­ma mane­ra, y con el opor­tu­nis­mo polí­ti­co que la carac­te­ri­za, la dere­cha vas­ca repre­sen­ta­da por el gober­nan­te Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Vas­co, siem­pre se ha arro­di­lla­do ante lo que se orde­na des­de Madrid y ha con­ver­ti­do a los pre­sos en mone­da de chan­ta­je al igual que los par­ti­dos españolistas.

En este mar­co de inva­sión viró­si­ca pla­ni­fi­ca­da en las entra­ñas del capi­ta­lis­mo occi­den­tal, y con muchos de sus pro­ta­go­nis­tas apro­ve­chan­do las repe­ti­das cua­ren­te­nas o con­fi­na­mien­tos invo­lun­ta­rios, para ellos sí seguir hacien­do nego­cios millo­na­rios, se hace impres­cin­di­ble levan­tar las ban­de­ras de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta y lucha por un mun­do que no per­mi­ta más des­igual­da­des y revan­chis­mos cri­mi­na­les como los que pade­cen las y los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos vas­cos. Es impres­cin­di­ble difun­dir sus deman­das, exi­gir a los pode­res fác­ti­cos que no sigan con­vir­tien­do las pri­sio­nes en tum­bas y abo­gar para que los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos inter­na­cio­na­les no dejen que sigan pro­du­cién­do­se hechos como el que aho­ra enfren­ta Patxi Ruiz, arries­gan­do su vida para poder ser escuchado.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *