Argen­ti­na. Tra­ba­ja­dorxs: Frag­men­tadxs, pre­ca­ri­zadxs y en riesgo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 13 mayo 2020

Una sis­te­ma­ti­za­ción de los efec­tos de la Coro­na­cri­sis en la cla­se tra­ba­ja­do­ra argentina

Infor­me del Ins­ti­tu­to Tricontinental/​abril 2020

INDICE

  1. Intro­duc­ción
  2. Las medi­das del Gobierno
  3. Sus­pen­sio­nes, baja de sala­rios y despidos
  4. Los acuer­dos de los prin­ci­pa­les sindicatos
  5. Lxs tra­ba­ja­dorxs de la salud
  6. Lxs últimxs de la fila
  7. A modo de cierre

Intro­duc­ción

En
Argen­ti­na hay apro­xi­ma­da­men­te 23 millo­nes de per­so­nas que viven de su
tra­ba­jo, que están emplea­das o bus­can empleo. Antes de la cuarentena
decre­ta­da por el Gobierno Nacio­nal para enfren­tar la pan­de­mia del
coro­na­vi­rus, cru­zan­do datos del INDEC y el Minis­te­rio de Tra­ba­jo (1), el mapa resul­tan­te entre quie­nes tie­nen empleo o desa­rro­llan algún tipo de acti­vi­dad por cuen­ta pro­pia era el siguiente:

Sec­tor Pri­va­do registrado  7.090.000
Sec­tor Pri­va­do no registrado  5.078.000
Cuen­ta­pro­pis­tas (Autó­nomxs + Monotributistas
+ Mono­tri­bu­tis­tas sociales) 
2.365.000
Cuen­ta­pro­pis­tas sin aportes  3.134.000
Total  21.195.000

A
esto hay que sumar a quie­nes no tie­nen empleo. Para diciem­bre del año
pasa­do el INDEC esti­mó que el des­em­pleo se man­te­nía en torno al 9%, o
sea que afec­ta­ba a más de un millón y medio de per­so­nas. No obstante,
cre­ció tan­to la tasa de empleo como la can­ti­dad de per­so­nas que debieron
salir a bus­car tra­ba­jo, inclu­yen­do a una fran­ja de ocu­padxs. La
pre­ca­rie­dad del empleo y el aumen­to de la subocu­pa­ción, son las
con­tra­ca­ras más evidentes.

Si
tene­mos en cuen­ta a lxs asa­la­riadxs no regis­tradxs, a lxs
cuen­ta­pro­pis­tas de las cate­go­rías más bajas y pre­ca­rias de mono­tri­bu­to y
a lxs des­em­pleadxs se tra­ta del uni­ver­so de las 10 millo­nes de personas
que se acce­dió al Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia otor­ga­do por el
Gobierno en las últi­mas semanas.

El
mer­ca­do interno atra­vie­sa una impor­tan­te cri­sis que se pro­fun­di­za desde
media­dos de 2018. Las medi­das de aper­tu­ra de capi­ta­les, el
endeu­da­mien­to y el ajus­te del sec­tor públi­co acen­tua­ron el derrum­be de
la eco­no­mía. El últi­mo infor­me de acti­vi­dad eco­nó­mi­ca del INDEC (2) regis­tra una caí­da del 2,2 % del Pro­duc­to Interno Bru­to duran­te el año pasado. 

Para
este año, por efec­to de las medi­das de ais­la­mien­to social, se estima
que la eco­no­mía va a retro­ce­der entre un 4 y un 6%, según cálculos
pri­va­dos y de orga­nis­mos como la CEPAL y el FMI. 

La
Encues­ta Per­ma­nen­te de Hoga­res del Indec regis­tró que, para el último
tri­mes­tre del año pasa­do, el 60% de la pobla­ción reci­bió un sala­rio de
menos de $26 mil por mes. Dato que gra­fi­ca la pér­di­da de poder
adqui­si­ti­vo que se poten­ció a par­tir de 2018. 

La
des­ocu­pa­ción, la des­igual­dad y la pobre­za afec­tan más a las mujeres.
Para gra­fi­car esto valen dos datos. Entre las muje­res de menos de 30
años, la tasa de des­em­pleo se dupli­ca y alcan­za el 19%. De las mujeres
que viven en barrios popu­la­res, sola­men­te el 31% tie­ne un trabajo
remu­ne­ra­do (3).

La
cri­sis glo­bal y las con­se­cuen­cias de la cua­ren­te­na expu­sie­ron la
pre­ca­ri­za­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo argen­tino y la situa­ción de
vul­ne­ra­bi­li­dad que sufren millo­nes de fami­lias. Una situa­ción que se
agra­va entre lxs des­ocu­padxs e infor­ma­les, pero que tie­ne ‑y tendrá-
efec­tos sobre el con­jun­to de lxs asalariadxs. 

El
para­te eco­nó­mi­co colo­có al gobierno del Fren­te de Todxs ante un desafío
inusi­ta­do. Si bien ha toma­do medi­das rele­van­tes para sos­te­ner los
pues­tos de tra­ba­jo y garan­ti­zar un piso de ingre­sos para el con­jun­to de
la pobla­ción, la exten­sión del mar­co de emer­gen­cia acre­cien­ta las
dispu­tas con el empre­sa­ria­do. Una par­te impor­tan­te del gran capital
local ame­na­za con endu­re­cer sus posi­cio­nes para elu­dir los cos­tos de la
deba­cle, lo que pone en peli­gro la efi­ca­cia y la sufi­cien­cia de esas
accio­nes y expo­ne las limi­ta­cio­nes de la inter­ven­ción estatal.

En
este mar­co, este infor­me ofre­ce un resu­men de las principales
con­se­cuen­cias y con­flic­tos que enfren­tan y pro­ta­go­ni­zan los diversos
sec­to­res del pue­blo tra­ba­ja­dor; sis­te­ma­ti­za las medi­das gubernamentales
que los tie­nen como des­ti­na­ta­rios y apor­ta ele­men­tos para recons­truir la
estra­te­gia de las frac­cio­nes empresarias.

1. Las medi­das del Gobierno

Muy
esque­má­ti­ca­men­te, el gobierno nacio­nal tomó dos tipos de medi­das para
paliar los efec­tos de la cua­ren­te­na entre lxs tra­ba­ja­do­res (4)
y mori­ge­rar las con­se­cuen­cias del para­te eco­nó­mi­co. Las diferenciamos
entre las lega­les y las de asis­ten­cia direc­ta e indirecta: 

  • El
    DNU 29720 prohi­bió expre­sa­men­te el des­pla­za­mien­to de per­so­nas por
    rutas, vías y espa­cios públi­cos excep­tuan­do los ser­vi­cios “esen­cia­les”. Y
    dis­pu­so que duran­te el ais­la­mien­to social, pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio lxs
    tra­ba­ja­dorxs del sec­tor pri­va­do ten­drán dere­cho al goce ínte­gro de sus
    ingre­sos habituales. 
  • El
    DNU 32920 (del 31 de mar­zo) esta­ble­ce que por 60 días quedan
    prohi­bi­dos los des­pi­dos “sin jus­ta cau­sa y por las cau­sa­les de fal­ta o
    dis­mi­nu­ción de tra­ba­jo y fuer­za mayor”, como así tam­bién las
    sus­pen­sio­nes “por las cau­sa­les de fuer­za mayor o fal­ta o dis­mi­nu­ción de
    tra­ba­jo”. En los con­si­de­ran­dos se plan­tea que “resul­ta indispensable
    garan­ti­zar la con­ser­va­ción de los pues­tos de tra­ba­jo por un plazo
    razo­na­ble, en aras de pre­ser­var la paz social y que ello solo será
    posi­ble si se tran­si­ta la emer­gen­cia con un diá­lo­go social en todos los
    nive­les y no con medi­das unilaterales”.
  • Pre­cios
    máxi­mos para los pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad, tan­to de consumo
    gene­ral como los vin­cu­la­dos direc­ta­men­te a la emer­gen­cia sanitaria. 
  • Con­ge­la­mien­to de alqui­le­res y cré­di­tos hipotecarios
  • Sus­pen­sión tem­po­ra­ria del cor­te de ser­vi­cios por fal­ta de pago. 
  • Refuer­zo
    extra para todxs lxs bene­fi­cia­rios de la Tar­je­ta Ali­men­tar ($4000 para
    aque­llas fami­lias con un hijo, y de $6000 para las que posean 2 o más) e
    Incre­men­to en las par­ti­das para asis­tir a come­do­res escolares,
    comu­ni­ta­rios y merenderos. 
  • Ingre­so
    Fami­liar de Emer­gen­cia (bono de $10 mil para des­ocu­padxs, trabajadorxs
    infor­ma­les, mono­tri­bu­tis­tas de las cate­go­rías más bajas y trabajadorxs
    de casas particulares), 
  • En
    el mes de mar­zo otor­gó un bono extra­or­di­na­rio a jubi­ladxs, pensionadxs,
    titu­la­res de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hijx y Asig­na­ción Universal
    por Embarazo.
  • Pro­gra­ma
    de Asis­ten­cia de Emer­gen­cia al Tra­ba­jo y la Pro­duc­ción. Este programa
    inclu­ye medi­das como: el sala­rio com­ple­men­ta­rio del 50% para lxs
    tra­ba­ja­dorxs en rela­ción de depen­den­cia del sec­tor pri­va­do (que lle­ga­rá a
    las más de 400 mil empre­sas ins­crip­tas en Afip para solicitar
    asis­ten­cia); los cré­di­tos a tasa 0 para mono­tri­bu­tis­tas y autó­nomxs; un
    sis­te­ma inte­gral de pres­ta­cio­nes por des­em­pleo; y la sim­pli­fi­ca­ción de
    la reduc­ción de apor­tes patronales. 
  • Cré­di­tos a tasas bajas para que Pymes y MiPy­mes des­ti­nen al pago de salarios.
  • Incor­po­ra­ción
    de la COVID-19 como enfer­me­dad de carác­ter pro­fe­sio­nal: de este modo
    las ART deben ade­cuar sus cober­tu­ras para aten­der a lxs trabajadorxs
    damnificadxs. 
  • Pago extra­or­di­na­rio al per­so­nal sanitario.

2. Sus­pen­sio­nes, baja de sala­rios y despidos

Los
infor­mes ela­bo­ra­dos por el Obser­va­to­rio del Dere­cho Social de la CTA
Autó­no­ma y el Cen­tro de Eco­no­mía Polí­ti­ca Argen­ti­na (CEPA) (5) son ilus­tra­ti­vos para ana­li­zar los efec­tos de la cri­sis en el pri­mer mes de cua­ren­te­na (15 de mar­zo al 15 de abril) (6).
Reto­ma­mos esos tra­ba­jos con tres pro­pó­si­tos: seña­lar los datos más
indi­ca­ti­vos, mar­car las ten­den­cias y dejar plan­tea­das las situaciones
más críticas. 

Por
un lado, el infor­me del CEPA, que rele­va casos que se hicie­ron públicos
a par­tir de los medios o de la acción de los sin­di­ca­tos, per­mi­te ver
algu­nos datos fun­da­men­ta­les y una tendencia. 

  • Las
    medi­das del gobierno apla­na­ron la can­ti­dad de des­pi­dos, pero no
    tuvie­ron el mis­mo efec­to sobre las sus­pen­sio­nes y las distintas
    situa­cio­nes de ries­go sala­rial (recor­tes, cuo­tas, retrasos). 
  • Mien­tras
    que para la segun­da quin­ce­na de mar­zo el rele­va­mien­to mar­ca 1720 casos
    de empre­sas que apli­ca­ron sus­pen­sio­nes, para la pri­me­ra de abril se
    suma­ron 5503. 
  • En
    cuan­to a las situa­cio­nes de ries­go sala­rial se pro­du­jo un salto
    feno­me­nal en la pri­me­ra quin­ce­na de abril pasan­do de 9 a 81 casos, que
    afec­ta­ron a 9.830 tra­ba­ja­dorxs en mar­zo y 287.233 tra­ba­ja­dorxs en abril.
  • Del total de los des­pi­dos regis­tra­dos el 60% se expli­ca por cua­tro casos, o sea que la mayor par­te se dió en gran­des empresas.
  • Si
    se ana­li­zan des­pi­dos y sus­pen­sio­nes del sec­tor pri­va­do, se obser­va que
    la amplia mayo­ría (58%) corres­pon­den al sec­tor ser­vi­cios, segui­do por
    cons­truc­ción (19%) e indus­tria (14%).
  • Si
    se con­si­de­ran los casos de ries­go sala­rial la indus­tria es la que
    coman­da, con 79% de los casos, segui­do por comer­cio (11%), servicios
    (5%) y el sec­tor pri­ma­rio (se con­cen­tran en mine­ría, 4%).

Por
su par­te, el Infor­me de la CTA‑A es una sis­te­ma­ti­za­ción de denun­cias y
recla­mos colec­ti­vos de tra­ba­ja­dorxs de todo el país. En ese marco
des­cri­be los con­flic­tos gene­ra­dos en torno a la fal­ta de delimitación
cla­ra entre acti­vi­da­des esen­cia­les y no esen­cia­les; a las condiciones
sani­ta­rias de tra­ba­jo en las acti­vi­da­des que siguen fun­cio­nan­do; y los
refe­ri­dos a sus­pen­sio­nes, des­pi­dos y recor­tes salariales. 

Des­ta­ca­mos a con­ti­nua­ción los datos más relevantes: 

  • La
    cate­go­ri­za­ción de cada acti­vi­dad como esen­cial res­pon­de a una lógi­ca de
    abas­te­ci­mien­to urbano, pero tam­bién es obje­to del poder de lobby de las
    gran­des empre­sas. Muchos emplea­do­res encon­tra­ron for­mas para justificar
    que sus acti­vi­da­des con­ti­núen fun­cio­nan­do. Sobre todo tra­ba­ja­dorxs de
    empre­sas de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, meta­lúr­gi­cas, mine­ras, y alimenticias
    han cues­tio­na­do el carác­ter esen­cial de una par­te de esas actividades.
    Lxs tra­ba­ja­dorxs de call cen­ters que hacen tareas para Tele­com; los
    minerxs de Barrick Gold, lxs tra­ba­ja­do­res de Quil­mes y de ingenios
    azu­ca­re­ros de Sal­ta y Jujuy, son algu­nos de los ejemplos. 
  • Exis­ten
    plan­teos para recon­ver­tir líneas de pro­duc­ción para gene­rar bie­nes más
    prio­ri­ta­rios. Tal fue el caso en Bim­bo, Fel­fort y Fer­net Bran­ca don­de se
    cues­tio­na la fabri­ca­ción de golo­si­nas, ape­ri­ti­vos y facturas
    congeladas.
  • El
    rele­va­mien­to mues­tra recla­mos refe­ri­dos a las con­di­cio­nes de trabajo
    que van des­de el pedi­do de insu­mos bási­cos como jabón o alcohol en gel
    has­ta la deman­da de pro­to­co­los para garan­ti­zar ins­truc­cio­nes sobre
    dis­tan­cia­mien­to social. Aquí se des­ta­can las denun­cias en supermercados
    Coto, La Anó­ni­ma, Wall Mart, Carre­four y Jum­bo. En Coto se dio incluso
    el ocul­ta­mien­to de un caso de Covid-19 en una sucur­sal de la Caba. Lxs
    tra­ba­ja­dorxs exi­gen acor­tar el tiem­po de expo­si­ción al públi­co y la
    pro­vi­sión de los ele­men­tos de segu­ri­dad e higie­ne para evi­tar contagios.
    Situa­cio­nes simi­la­res se dan en el trans­por­te de pasa­je­ros, don­de tanto
    colec­ti­verxs como ferro­via­rixs de diver­sas líneas denun­cia­ron el
    incum­pli­mien­to de medi­das de segu­ri­dad sani­ta­ria y recla­ma­ron la
    adop­ción de modi­fi­ca­cio­nes adi­cio­na­les, como que lxs pasa­jerxs de
    colec­ti­vos suban por la puer­ta tra­se­ra para evi­tar el contacto. 
  • En
    cuan­to a los des­pi­dos se regis­tran recla­mos en todo el país. En la
    indus­tria manu­fac­tu­re­ra y en las acti­vi­da­des liga­das al entre­te­ni­mien­to y
    la cul­tu­ra se detec­ta­ron la mayor can­ti­dad de denun­cias. Se destacan,
    por un lado, los des­pi­dos en los fri­go­rí­fi­cos Pen­ta, Seni­llo­sa y
    Agro­ser­vi­ce, en Dáni­ca, Labo­ra­to­rio Cra­ve­ri, Lava­de­ros Apparel,
    Pani­fi­ca­do­ra Pan Pan. Por otro lado, hubo des­pi­dos en el complejo
    Cine­mark, el Tea­tro Colón, la Revis­ta Pron­to (cerró sin pre­vio aviso),
    Cable­vi­sión (GSA ter­ce­ri­za­da de call cen­ter), Orques­ta de José C Paz,
    Casi­nos San­ta Fé, Tele­per­for­man­ce (call cen­ters). Por su par­te, la
    indus­tria del cine denun­ció la pér­di­da de 4000 pues­tos de trabajo.
    Tam­bién se regis­tra­ron des­pi­dos masi­vos en empre­sas ter­ce­ri­za­das de
    segu­ri­dad (Mura­ta, Arsec, Siseg), en el trans­por­te de pasa­je­ros (Ersa de
    Corrien­tes, Via Bari­lo­che, Ter­mi­nal Sal­ta, Ko Ko), en actividades
    liga­das al comer­cio (cade­na de Kios­cos Mc Kio, Fama­city), a la
    gas­tro­no­mía (Mos­ta­za, KFC, Fly­kit­chen, Tea Con­nec­tions), a la ener­gía y
    cons­truc­ción (YPF, Techint, Obing y Pecan, Ice Ingeniería). 
  • Si
    se ana­li­zan los casos de sus­pen­sio­nes y aque­llos en los que se
    apli­ca­ron recor­tes o hay retra­sos sala­ria­les el pano­ra­ma es realmente
    varia­do, aun­que lla­ma la aten­ción la nutri­da pre­sen­cia de grandes
    empre­sas que toma­ron estas medi­das a menos de un mes de decre­ta­da la
    cua­ren­te­na, muchas de ellas estan­do inclui­das entre las pro­duc­to­ras de
    bie­nes esen­cia­les. A eso se agre­gan acti­vi­da­des con una lar­ga historia
    de pre­ca­ri­za­ción labo­ral, y otras liga­das al turis­mo y el
    entre­te­ni­mien­to. Entre las que regis­tran casos de sus­pen­sio­nes masivas
    están: Gene­ral Motors, Side­rar, Never­land, ACC Group – PYD – Next
    Lati­noa­mé­ri­ca (Call Cen­ter que pres­ta ser­vi­cios a empre­sas como YPF,
    San­tan­der Rio, Tele­cen­tro, La Caja Segu­ros), EMA S.A (ter­ce­ri­za­da de
    Ede­sur que sus­pen­dió sin pago de sala­rio a 100 ope­ra­rios). Entre las
    empre­sas que anun­cia­ron recor­tes sala­ria­les o pagos dife­ri­dos resaltan:
    Pol-Ka, Veró­ni­ca, la Aso­cia­ción de Empre­sa­rios del Trans­por­te Automotor
    de Tucu­mán, Edi­to­rial Atlán­ti­da, Amé­ri­ca, Cor­po­ra­ción Médi­ca. Dano­ne (La
    Sere­ní­si­ma), Wendys, Mcdonald’s, Bur­ger King, Star­bucks, Todo
    Moda/​Isadora, Tena­ris-SIAT (Gru­po Techint), Gar­ba­rino, LATAM, Plusmar,
    gru­po Vía Bari­lo­che, Gru­po Cru­ce­ro del Nor­te, Gru­po Fle­cha, Diario
    Cla­rín y las prin­ci­pa­les com­pa­ñías de turis­mo onli­ne, Des­pe­gar, al
    Mun­do, Avan­trip. Final­men­te, EDVESA, la empre­sa que brin­da ser­vi­cios a
    las fir­mas YPF, Shell, Pan Ame­ri­can Energy, Che­vron, Total y Pluspetrol
    noti­fi­có la sus­pen­sión por más de 6 meses con el pago del 85% de los
    salarios. 
  • Por
    últi­mo, según el infor­me, hubo empre­sa­rios que direc­ta­men­te se nega­ron a
    abo­nar los sala­rios: entre ellos apa­re­cen el Gru­po Inda­lo, Autobuses
    Neu­quén, She­ra­ton Cór­do­ba y Dia­rio Popular.

3. Los acuer­dos de los prin­ci­pa­les sindicatos

En
el mar­co que veni­mos des­cri­bien­do —y lue­go de que el Gobierno anunciara
la asis­ten­cia al sec­tor pri­va­do para afron­tar el pago de sala­rios a
tra­vés del Pro­gra­ma de Asis­ten­cia al Tra­ba­jo y la Pro­duc­ción— la CGT y
la UIA (27÷4) fir­ma­ron el acuer­do que esta­ble­ce que en los casos en que
se pro­duz­can sus­pen­sio­nes sin tareas asig­na­das pue­de recor­tar­se el
sala­rio has­ta un 25% (7).
El con­ve­nio mar­co, lue­go ava­la­do por el Minis­te­rio de Tra­ba­jo, estipula
que las sus­pen­sio­nes que se lle­ven a cabo den­tro de esas condiciones
serán apro­ba­das auto­má­ti­ca­men­te. Tam­bién sos­tie­ne que “los empleadores
podrán dis­po­ner la apli­ca­ción de sus­pen­sio­nes en for­ma simultánea,
alter­na­da, rota­ti­va, total par­cial, según sus res­pec­ti­vas realidades
productivas”. 

En
los hechos, este acuer­do for­ma­li­zó la acti­tud y los cri­te­rios que
venían apli­can­do los gre­mios más gran­des de la cen­tral sindical
vin­cu­la­dos a las acti­vi­da­des más afec­ta­das por la cua­ren­te­na en las
nego­cia­cio­nes con las dis­tin­tas cáma­ras empre­sa­rias. El común
deno­mi­na­dor está dado por la acep­ta­ción de sus­pen­sio­nes con recortes
sala­ria­les a cam­bio del com­pro­mi­so de man­te­ner los pues­tos de trabajo.
Lo que varía son los mon­tos y plazos. 

A con­ti­nua­ción, ofre­ce­mos un pano­ra­ma sin­té­ti­co de la situa­ción de algu­nos de los sec­to­res más representativos.

Sindicato  Con­di­cio­nes acor­da­das con las cáma­ras patronales 
Comercio 

Sus­pen­sio­nes con suel­dos netos de has­ta el 75% para abril y mayo.
Hay 1,2 millo­nes de empleadxs en el sec­tor. Se esti­ma que las sus­pen­sio­nes alcan­za­rán a la mitad (8).

Meta­lúr­gicxs (UOM)

Sus­pen­sio­nes con sala­rios (bru­tos) de has­ta el 70% en los pró­xi­mos 6 meses.
Se esti­ma que alcan­za­rán a 60 mil trabajadorxs.
Se apli­ca­rá inclu­so para mayo­res de 60 años y quie­nes inte­gran gru­pos de riesgo.

Turis­mo, Hote­les y Gas­tro­no­mía (Uth­gra)

Sus­pen­sio­nes con suel­dos de has­ta el 75% para abril y mayo (9).
La cua­ren­te­na afec­ta a la mayor par­te de las empre­sas. El sin­di­ca­to tie­ne 290 mil afiliadxs.

Mecá­ni­cos (Sma­ta)

Sus­pen­sio­nes tem­po­ra­rias con el 70% del sala­rio (10).
El sin­di­ca­to nuclea a unos 80 mil tra­ba­ja­dorxs entre auto­mo­tri­ces, auto­par­tis­tas y ser­vi­cios de reparación.

Tex­ti­les (UOT)

Sus­pen­sio­nes con retri­bu­ción de una suma fija de entre 17.000 y 20.000 pesos según la cate­go­ría, duran­te 3 meses (11).
El sin­di­ca­to agru­pa a 60 mil trabajadorxs. 

Patroleros 

El
Sin­di­ca­to de Petró­leo y Gas Pri­va­do de Neu­quén, Río Negro y La Pam­pa, y
el Sin­di­ca­to del Petró­leo y Gas Pri­va­do del Chu­but, acordaron
sus­pen­sio­nes con el 50% de los sala­rios (12).
El acuer­do alcan­za a 32 mil trabajadorxs.

4. Lxs tra­ba­ja­dorxs de la salud

Según
el infor­me del Obser­va­to­rio del Dere­cho social de la CTA‑A, lxs
tra­ba­ja­dorxs del sec­tor vie­nen recla­man­do la con­tra­ta­ción de más
per­so­nal, la regu­la­ri­za­ción de lxs con­tra­tadxs bajo for­ma­tos pre­ca­rios y
la crea­ción de comi­tés de cri­sis en los esta­ble­ci­mien­tos sanitarios.
Tam­bién se regis­tra­ron denun­cias ante la fal­ta de equi­pos de protección.
En muchos casos los equi­pos ter­mi­na­ron sien­do adqui­ri­dos por lxs
pro­pixs tra­ba­ja­dorxs o por las orga­ni­za­cio­nes sindicales. 

En
el sec­tor públi­co se regis­tra­ron recla­mos en ins­ti­tu­cio­nes que dependen
del gobierno de la CABA y de Nación, como el Hos­pi­tal Ramos Mejía, el
Piro­vano, el Fer­nán­dez, y el Garrahan. Tam­bién en estructuras
pro­vin­cia­les y muni­ci­pa­les de Bue­nos Aires, Men­do­za, Tucu­mán, Chaco,
Cór­do­ba, Neu­quén, entre otras. En el ámbi­to pri­va­do, lxs trabajadorxs
denun­cian fal­ta de insu­mos y ocul­ta­mien­to de casos de infec­ción entre el
personal. 

Con
el correr de las sema­nas se inten­si­fi­ca­ron los recla­mos por el
incre­men­to de con­ta­gios en el sec­tor, que repre­sen­ta un 15% del total de
los casos regis­tra­dos en el país. Según el refe­ren­te de la Federación
Sin­di­cal de Pro­fe­sio­na­les de la Salud (FESPROSA), Jor­ge Yab­kows­ki, hay
pro­vin­cias en las que esa pro­por­ción lle­ga o supera el 20% (13).

5. Lxs últimxs de la fila

Según
el Comi­té de Eva­lua­ción y Moni­to­reo del Pro­gra­ma de Asis­ten­cia de
Emer­gen­cia al Tra­ba­jo y la Pro­duc­ción, el 75% de lxs mono­tri­bu­tis­tas y
el 71% de lxs autó­nomxs fue­ron “seve­ra­men­te” afec­ta­dos por las
con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la exten­sión del Ais­la­mien­to Social
Pre­ven­ti­vo Obli­ga­to­rio. Son 2 millo­nes de tra­ba­ja­dorxs independientes
que se dedi­can a acti­vi­da­des muy diversas. 

Den­tro
del mun­do de lxs mono­tri­bu­tis­tas, la cua­ren­te­na puso en pri­mer plano a
lxs repar­ti­dorxs. En un rele­va­mien­to hecho hace un año por la OIT se
plan­tea que las pla­ta­for­mas de repar­to y trans­por­te emplea­ban al 1% de
lxs ocu­padxs del país (14).
De ese con­jun­to de más de 160 mil tra­ba­ja­dorxs, más de 60 mil estaban
dedi­cadxs estric­ta­men­te al repar­to. Si, como mar­can los datos del INDEC,
en el lap­so trans­cu­rri­do, el empleo pre­ca­rio cre­ció, pode­mos inferir
que esa cifra ha aumen­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. El estu­dio de la OIT
seña­la ade­más que el 45% de ese uni­ver­so no tenía apor­tes previsionales
de nin­gún tipo y que menos del 10% esta­ba regis­tra­do en rela­ción de
dependencia.

Ese
ejér­ci­to de ciclis­tas infor­ma­les y mono­tri­bu­tis­tas vie­ne enca­ran­do una
serie de pro­tes­tas e inten­tos de sin­di­ca­li­za­ción, que cho­can con fuertes
resis­ten­cias de las empre­sas. Inclu­so, el 22 de abril, en plena
cua­ren­te­na, coor­di­na­ron una pro­tes­ta regio­nal de repar­ti­do­res, con
fuer­te ancla­je en Argen­ti­na. En 6 paí­ses en simul­tá­neo pidie­ron ser
reco­no­ci­dos como tra­ba­ja­do­res for­ma­les y ser pro­te­gi­dos del posible
con­ta­gio de Covid-19.

En
el uni­ver­so de la eco­no­mía popu­lar, la Unión de Tra­ba­ja­do­res de la
Eco­no­mía Popu­lar (UTEP) está con­for­ma­da por movi­mien­tos territoriales,
coope­ra­ti­vas y orga­ni­za­cio­nes comu­ni­ta­rias de todo el pás y nuclea
alre­de­dor de 600 mil tra­ba­ja­dorxs. Una bue­na par­te, no recibe
regu­lar­men­te nin­gu­na asis­ten­cia esta­tal para desa­rro­llar tareas como la
ven­ta ambu­lan­te, la cons­truc­ción, la pro­duc­ción gas­tro­nó­mi­ca y textil,
el reci­cla­do urbano, esta­cio­na­mien­to medi­do y agri­cul­tu­ra. Sacan­do este
últi­mo sec­tor que, aun­que gol­pea­do, siguió fun­cio­nan­do, el panorama
gene­ral es de pará­li­sis y por ende se agra­va sema­na a sema­na. Consultado
para este infor­me, el refe­ren­te del Movi­mien­to de Trabajadores
Excluí­dos (MTE, inte­gran­te de UTEP), Nico­lás Caro­pre­si, gra­fi­có la
situa­ción dicien­do que “la cua­ren­te­na paró en seco a toda la economía
popu­lar”. Inclu­si­ve en el caso de las coope­ra­ti­vas de reci­cla­do urbano
que tie­nen con­ve­nios con el gobierno de la Caba y otros muni­ci­pios, que
por medio de nego­cia­cio­nes “están vol­vien­do a tra­ba­jar en estos días de a
poco”. 

En
este sec­tor vale des­ta­car el papel coti­diano que cum­plen las mujeres.
En la pre­via a la cua­ren­te­na, las muje­res repre­sen­ta­ban el 62% de lxs
bene­fi­cia­rixs de los pro­gra­mas Sala­rio Social Com­ple­men­ta­rio y el 74%
del Hace­mos Futu­ro, que el Esta­do abo­na para tareas sociocomunitarias
y/​o pro­duc­ti­vas (15).
Un rol que se tor­na más evi­den­te con las acti­vi­da­des de asistencia
social que siguen desa­rro­llán­do­se ante la emer­gen­cia, y que a su vez se
ve recar­ga­do con un aumen­to de las tareas de cui­da­dos, en la gran
mayo­ría de los hogares.

A modo de cierre

  • Esta­mos ante una cri­sis eco­nó­mi­ca cuya gra­ve­dad es tan pro­fun­da que
    sus efec­tos son difí­ci­les de pre­ver. A nivel del empleo, la Organización
    Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo com­pa­ró esta cri­sis con la pro­vo­ca­da por la
    Segun­da Gue­rra Mun­dial. La pro­fun­di­za­ción de la pan­de­mia estaría
    arra­san­do con más de 25 millo­nes de pues­tos de tra­ba­jo. La lógi­ca del
    capi­ta­lis­mo está en shock: por un lado, el con­su­mo se des­plo­ma y durante
    un lar­go perío­do millo­nes solo ten­drán para la sub­sis­ten­cia —en el
    mejor de los casos — ; simul­tá­nea­men­te, la ofer­ta no pue­de acti­var­se por
    cues­tio­nes sanitarias.
  • En
    la Argen­ti­na el esce­na­rio es más gra­ve aún dadas las condiciones
    pre­vias. La ten­den­cia indi­ca que de con­ti­nuar la cua­ren­te­na, la pérdida
    de pues­tos de tra­ba­jo se con­ta­rán de a cien­tos de miles en pocos meses. Y
    que aún con­ser­van­do sus empleos, bue­na par­te de lxs asa­la­riadxs verán
    caer sus ingre­sos a la mitad. Mayo será un momen­to crucial. 
  • El
    gobierno del Fren­te de Todxs ha actua­do con rapi­dez para atender
    pri­me­ro a los sec­to­res más des­pro­te­gi­dos y pre­ca­ri­za­dos y, luego,
    inter­vino con polí­ti­cas que bus­can evi­tar los des­pi­dos y sal­var la mayor
    can­ti­dad de pues­tos laborales. 
  • El
    paque­te de recur­sos vol­ca­do por el gobierno es de una magnitud
    sig­ni­fi­ca­ti­va. Repre­sen­ta el 2,3% del PBI (entre asis­ten­cia indi­rec­ta y
    gas­to efec­ti­vo). Aun­que no es tan­to com­pa­ra­do con lo que ponen en juego
    los paí­ses más desa­rro­lla­dos y pare­ce insu­fi­cien­te ante las
    con­se­cuen­cias que se esti­man ten­drá esta cri­sis, inclu­so una vez
    supe­ra­da la cuarentena. 
  • Una
    pre­gun­ta fun­da­men­tal es ¿por cuán­to tiem­po el Esta­do podrá afron­tar un
    cos­to fis­cal cre­cien­te, median­te la emi­sión mone­ta­ria y sin generar
    nue­vos ingre­sos, en un esce­na­rio que com­bi­na la con­trac­ción de la
    recau­da­ción y la pro­fun­di­za­ción de la recesión?
  • En
    ese mar­co, es de espe­rar que las dispu­tas por los cos­tos de la crisis
    se acre­cien­ten. El gran empre­sa­ria­do mos­tró los dien­tes ni bien se
    con­fir­mó que la cua­ren­te­na había lle­ga­do para que­dar­se. Los ban­cos se
    rehu­sa­ron a apli­car reso­lu­cio­nes del Ban­co Cen­tral, gru­pos como Techint
    apli­ca­ron des­pi­dos masi­vos, los pro­pie­ta­rios de las mayo­res pre­pa­gas se
    opu­sie­ron férrea­men­te a dele­gar las defi­ni­cio­nes ope­ra­ti­vas del conjunto
    de sis­te­ma sani­ta­rio en el minis­te­rio de Salud. Ante este esce­na­rio, no
    son muy alen­ta­do­ras las medi­das de asis­ten­cia que no dife­ren­cian entre
    las empre­sas de mayor y de menor tama­ño y por ende que cuen­tan con
    capa­ci­da­des muy dis­tin­tas para tran­si­tar los efec­tos de la crisis;
    tam­po­co el rol secun­da­rio que vie­ne jugan­do el Minis­te­rio de Trabajo
    ante el avan­ce del ajus­te empre­sa­rio; ni el papel de las conducciones
    sin­di­ca­les que apli­can la nego­cia­ción entre cúpu­las como herramienta
    pri­vi­le­gia­da para afron­tar la cri­sis laboral. 
  • Final­men­te,
    y solo con la inten­ción de remar­car algu­nas deman­das y pro­pues­tas que
    se vie­nen rea­li­zan­do des­de diver­sos sec­to­res del movi­mien­to sindical,
    deja­mos plan­tea­dos tres gran­des línea de acción que con­cen­tran terrenos
    de dispu­tas cla­ve de cara al futu­ro próximo: 
    • Deter­mi­nar
      con la mayor pre­ci­sión posi­ble las áreas de pro­duc­ción “esen­cia­les”.
      For­ta­le­cer­las con la asig­na­ción de recur­sos y la reasig­na­ción de
      tra­ba­ja­do­res que se desem­pe­ñan en las áreas no esen­cia­les. Garantizando
      las máxi­mas con­di­cio­nes de salud y segu­ri­dad en el trabajo. 
    • For­ta­le­cer
      la capa­ci­dad de inter­ven­ción esta­tal en arti­cu­la­ción con sindicatos,
      cuer­pos de dele­ga­dos y orga­ni­za­cio­nes de la eco­no­mía popu­lar. Tan­to para
      pro­mo­ver nue­vos meca­nis­mos para la pro­vi­sión de bie­nes y servicios
      esen­cia­les, como para lograr la efec­ti­va apli­ca­ción de las normativas
      des­ti­na­das a res­guar­dar la capa­ci­dad de com­pra de las mayo­rías y el
      acce­so a ese tipo de pro­duc­tos; res­guar­dar la salud de lxs tra­ba­ja­dorxs y
      pro­te­ger el sala­rio y las fuen­tes laborales. 
    • Avan­zar
      en la regu­la­ción del tele­tra­ba­jo. Este aspec­to es cla­ve dada la gran
      can­ti­dad de sec­to­res que han sufri­do una sobre­car­ga pro­nun­cia­da en sus
      tareas duran­te la cua­ren­te­na (docen­tes, admi­nis­tra­ti­vos, tra­ba­ja­dorxs de
      depen­den­cias públi­cas, del Poder Judi­cial, etc.). Y tam­bién por el tipo
      de ante­ce­den­te que pue­de dejar plan­tea­do este hecho para avan­zar en
      for­mas de mayor fle­xi­bi­li­za­ción. Un caso a tener en cuen­ta es el de la
      Aso­cia­ción Judi­cial Bonae­ren­se, que fir­mó un con­ve­nio que esta­ble­ce un
      piso de dere­chos para quie­nes ten­gan que desa­rro­llar tareas des­de sus
      hoga­res duran­te la cua­ren­te­na (16).
      Excep­cio­na­li­dad mien­tras dure el ais­la­mien­to, volun­ta­rie­dad, lími­tes en
      la jor­na­da labo­ral y acce­so a la infor­ma­ción por par­te del sindicato
      res­pec­to de las con­di­cio­nes efec­ti­vas de tra­ba­jo, son algu­nos de los
      pun­tos que se des­ta­can en ese acuerdo. 

Refe­ren­cias

1 Mer­ca­do de tra­ba­jo. Tasas e indi­ca­do­res socio­eco­nó­mi­cos (EPH), Cuar­to tri­mes­tre de 2019: https://​www​.indec​.gob​.ar/​u​p​l​o​a​d​s​/​i​n​f​o​r​m​e​s​d​e​p​r​e​n​s​a​/​m​e​r​c​a​d​o​_​t​r​a​b​a​j​o​_​e​p​h​_​4​t​r​i​m​1​9​E​D​C​7​5​6​A​E​A​E​.​pdf

Infor­me de la Situa­ción y Evo­lu­ción del Tra­ba­jo Regis­tra­do (SIPA) – Enero 2020: http://​www​.tra​ba​jo​.gob​.ar/​e​s​t​a​d​i​s​t​i​c​a​s​/​i​n​d​e​x​.​asp

2 Esti­ma­dor men­sual de acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, Febre­ro de 2020: https://​www​.indec​.gob​.ar/​u​p​l​o​a​d​s​/​i​n​f​o​r​m​e​s​d​e​p​r​e​n​s​a​/​e​m​a​e​_​0​4​_​2​0​4​E​7​1​1​E​4​E​B​6​.​pdf

3 » Agus­ti­na, Paz Fron­te­ra; “La cur­va del femi­nis­mo popu­lar: tra­ba­jo, vivien­da y géne­ro en los barrios popu­la­res”: https://​lat​fem​.org/​l​a​-​c​u​r​v​a​-​d​e​l​-​f​e​m​i​n​i​s​m​o​-​p​o​p​u​l​a​r​-​t​r​a​b​a​j​o​-​v​i​v​i​e​n​d​a​-​y​-​g​e​n​e​r​o​-​e​n​-​l​o​s​-​b​a​r​r​i​o​s​-​p​o​p​u​l​a​r​es/

4 Para una des­crip­ción más amplia ver: https://​www​.argen​ti​na​.gob​.ar/​c​o​r​o​n​a​v​i​r​u​s​/​m​e​d​i​d​a​s​-​g​o​b​i​e​rno

5 “El impac­to del ais­la­mien­to en el mer­ca­do de trabajo:
cuan­ti­fi­ca­ción de des­pi­dos, sus­pen­sio­nes y reduc­cio­nes sala­ria­les entre
el 15 de mar­zo y el 15 de abril”: https://​cen​tro​ce​pa​.com​.ar/​i​n​f​o​r​m​e​s​/​2​4​9​-​e​l​-​i​m​p​a​c​t​o​-​d​e​l​-​a​i​s​l​a​m​i​e​n​t​o​-​e​n​-​e​l​-​m​e​r​c​a​d​o​-​d​e​-​t​r​a​b​a​j​o​-​c​u​a​n​t​i​f​i​c​a​c​i​o​n​-​d​e​-​d​e​s​p​i​d​o​s​-​s​u​s​p​e​n​s​i​o​n​e​s​-​y​-​r​e​d​u​c​c​i​o​n​e​s​-​s​a​l​a​r​i​a​l​e​s​-​e​n​t​r​e​-​e​l​-​1​5​-​d​e​-​m​a​r​z​o​-​y​-​e​l​-​1​5​-​d​e​-​a​b​r​i​l​.​h​tml

6 “El tra­ba­jo en el mar­co de la emer­gen­cia sani­ta­ria: despidos,
sus­pen­sio­nes, reba­jas sala­ria­les y defi­cien­cias para ase­gu­rar la salud
de lxs tra­ba­ja­dorxs”: http://​www​.agen​ciac​ta​.org/​I​M​G​/​p​d​f​/​E​l​_​t​r​a​b​a​j​o​_​e​n​_​e​l​_​m​a​r​c​o​_​d​e​_​l​a​_​e​m​e​r​g​e​n​c​i​a​_​s​a​n​i​t​a​r​i​a​_​-​_​S​e​g​u​n​d​o​_​d​o​c​u​m​e​n​t​o​.​pdf

https://​cen​tro​ce​pa​.com​.ar/​i​n​f​o​r​m​e​s​/​2​4​9​-​e​l​-​i​m​p​a​c​t​o​-​d​e​l​-​a​i​s​l​a​m​i​e​n​t​o​-​e​n​-​e​l​-​m​e​r​c​a​d​o​-​d​e​-​t​r​a​b​a​j​o​-​c​u​a​n​t​i​f​i​c​a​c​i​o​n​-​d​e​-​d​e​s​p​i​d​o​s​-​s​u​s​p​e​n​s​i​o​n​e​s​-​y​-​r​e​d​u​c​c​i​o​n​e​s​-​s​a​l​a​r​i​a​l​e​s​-​e​n​t​r​e​-​e​l​-​1​5​-​d​e​-​m​a​r​z​o​-​y​-​e​l​-​1​5​-​d​e​-​a​b​r​i​l​.​h​tml

7 Ver el acta del acuer­do acá: https://​www​.lana​cion​.com​.ar/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​l​a​-​c​g​t​-​n​e​g​o​c​i​a​-​c​o​n​-​l​a​-​u​i​a​-​f​i​j​a​r​-​u​n​-​l​i​m​i​t​e​-​d​e​l​-​2​0​-​p​a​r​a​-​l​o​s​-​r​e​c​o​r​t​e​s​-​s​a​l​a​r​i​a​l​e​s​-​n​i​d​2​3​5​8​611

8 “Comer­cio y meta­lúr­gi­cos con reba­ja sala­rial”: https://​www​.pagi​na12​.com​.ar/​2​6​2​9​1​3​-​c​o​m​e​r​c​i​o​-​y​-​m​e​t​a​l​u​r​g​i​c​o​s​-​c​o​n​-​r​e​b​a​j​a​-​s​a​l​a​r​ial

9 “Olea­da de sus­pen­sio­nes: más de 1.200.000 tra­ba­ja­do­res ten­drán un des­cuen­to sala­rial del 25% duran­te 60 días”: https://​www​.info​bae​.com/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​2​0​2​0​/​0​4​/​2​9​/​o​l​e​a​d​a​-​d​e​-​s​u​s​p​e​n​s​i​o​n​e​s​-​m​a​s​-​d​e​-​1​2​0​0​0​0​0​-​t​r​a​b​a​j​a​d​o​r​e​s​-​t​e​n​d​r​a​n​-​u​n​-​d​e​s​c​u​e​n​t​o​-​s​a​l​a​r​i​a​l​-​d​e​l​-​2​5​-​d​u​r​a​n​t​e​-​6​0​-​d​i​as/

10 “El gre­mio de los mecá­ni­cos acor­dó con las auto­par­tis­tas un esque­ma de sus­pen­sio­nes con una reba­ja sala­rial del 30%”: https://​www​.info​bae​.com/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​2​0​2​0​/​0​4​/​1​7​/​e​l​-​g​r​e​m​i​o​-​m​e​c​a​n​i​c​o​-​p​a​c​t​o​-​c​o​n​-​l​a​s​-​a​u​t​o​p​a​r​t​i​s​t​a​s​-​l​a​s​-​s​u​s​p​e​n​s​i​o​n​e​s​-​c​o​n​-​e​l​-​p​a​g​o​-​d​e​-​u​n​-​7​0​-​d​e​l​-​s​u​e​l​do/

11 «Tex­ti­les pac­tan sus­pen­sio­nes y acuer­dan sala­rios de entre 17 y 20 mil pesos”: http://​www​.info​gre​mia​les​.com​.ar/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​n​=​6​1​979

12 «Dos sin­di­ca­tos petro­le­ros acep­ta­ron sus­pen­sio­nes con una reba­ja sala­rial del 50%”: https://​www​.info​bae​.com/​p​o​l​i​t​i​c​a​/​2​0​2​0​/​0​4​/​2​1​/​d​o​s​-​s​i​n​d​i​c​a​t​o​s​-​p​e​t​r​o​l​e​r​o​s​-​a​c​e​p​t​a​r​o​n​-​s​u​s​p​e​n​s​i​o​n​e​s​-​c​o​n​-​u​n​a​-​r​e​b​a​j​a​-​s​a​l​a​r​i​a​l​-​d​e​l​-​50/

13 Para ampliar la situa­ción en el sec­tor ver: «Este sis­te­ma de salud
no sir­ve para nada, es caro, malo, frag­men­ta­do, incon­tro­la­ble y
corrup­to», Entre­vis­ta a Jor­ge Yab­kows­ki, de FESPROSA. http://​www​.info​gre​mia​les​.com​.ar/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​n​=​6​2​010

14 Jor­ge, Duar­te; “El mer­ca­do de tra­ba­jo argen­tino: entre la pre­ca­ri­za­ción y la pan­de­mia”, http://​www​.info​gre​mia​les​.com​.ar/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​n​=​6​2​041

15 Agus­ti­na, Paz Fron­te­ra; “La cur­va del femi­nis­mo popu­lar: tra­ba­jo, vivien­da y géne­ro en los barrios popu­la­res”: https://​lat​fem​.org/​l​a​-​c​u​r​v​a​-​d​e​l​-​f​e​m​i​n​i​s​m​o​-​p​o​p​u​l​a​r​-​t​r​a​b​a​j​o​-​v​i​v​i​e​n​d​a​-​y​-​g​e​n​e​r​o​-​e​n​-​l​o​s​-​b​a​r​r​i​o​s​-​p​o​p​u​l​a​r​es/

16 “Con­ve­nio mode­lo: Judi­cia­les bonae­ren­se pac­tan tele­tra­ba­jo volun­ta­rio y revo­ca­ble para el perío­do de ais­la­mien­to”: http://​www​.info​gre​mia​les​.com​.ar/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​n​=​6​2​000

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *