Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Teo­rías de la Cons­pi­ra­ción y Pandemia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 11 de mayo de 2020

No alcan­zó toda la fic­ción escri­ta en nove­las y guio­nes de pelí­cu­las para anti­ci­par las dimen­sio­nes de lo que hoy se pre­sen­ta como una Pan­de­mia pla­ne­ta­ria decre­ta­da por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud. Solo tal vez, el lla­ma­do dilu­vio uni­ver­sal que apa­re­ce en las escri­tu­ras reli­gio­sas, pero eso es cues­tión de fe.

Hay enton­ces, quie­nes creen que el Coro­na Virus es el resultado
de una modi­fi­ca­ción gené­ti­ca de labo­ra­to­rio para crear la cam­pa­ña terrorista
más gran­de de la his­to­ria y quie­nes con­fían en que se tra­ta de la mutación
natu­ral de un “Bati­vi­rus”, espar­ci­do fugaz­men­te cual sal­to de hom­bre murciélago
pelean­do con­tra el Gua­són. Estos últi­mos, acep­tan el ais­la­mien­to social como la
res­pues­ta lógi­ca de los gobier­nos para enlen­te­cer los con­ta­gios y dar­le tiempo
al sis­te­ma de salud para enfren­tar la con­tin­gen­cia. Los pri­me­ros, en cambio,
ven la mano de las cor­po­ra­cio­nes detrás de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud
(OMS), en un pro­yec­to de esca­la mun­dial. Son seña­la­dos como pro­pa­ga­do­res de
teo­rías conspirativas.

El
tér­mino cons­pi­rar tie­ne su raíz en el latín “Cons­pi­ra­re” hace alu­sión a
res­pi­rar jun­tos, aun­que hoy se lo men­cio­ne para rela­cio­nar­lo con gru­pos de
per­so­nas que pla­ni­fi­can secre­ta­men­te, el cam­bio de un orden esta­ble­ci­do. Aunque
los gru­pos se reúnan de mane­ra ocul­ta, nece­si­tan dar seña­les de sus acciones,
como una for­ma de osten­tar poder y ate­mo­ri­zar a sus adver­sa­rios polí­ti­cos. Cada
for­ma de Gobierno, lle­va den­tro de sí, socie­da­des secre­tas con acce­so a las
entra­ñas de la zona de man­do. Simu­lan ser ser­vi­do­res orgá­ni­cos, pero cuando
ríen fuer­te, se les ven los colmillos.

Regre­se­mos
por un minu­to a 1963. El pri­mer pre­si­den­te cató­li­co de Esta­dos Uni­dos, avanza
len­ta­men­te por las calles de Dallas, en el asien­to tra­se­ro del Lincoln
Con­ti­nen­tal des­ca­po­ta­ble. Apo­ya el codo y salu­da con la mano dere­cha a los
miles de ciu­da­da­nos que espe­ra­ban, para ver pasar al sobre­vi­vien­te de la
Segun­da Gue­rra Mun­dial. Un segun­do más tar­de, dos balas atra­vie­san el crá­neo de
J.F. Ken­nedy. Jac­que­li­ne Bou­vier pide auxi­lio al tiem­po que inten­ta man­te­ner la
masa ence­fá­li­ca en su lugar.

Para
acer­car­nos a la ver­dad sobre el ori­gen de éste aten­ta­do, uno de los grandes
mis­te­rios de la polí­ti­ca de ese país, de poco sir­ve estu­diar la tra­yec­to­ria de
los dis­pa­ros o los víncu­los de Lee Har­vey Oswald con Fidel Cas­tro y la Unión
Sovié­ti­ca. Como en cual­quier ase­si­na­to, lo pri­me­ro es saber quién lo quería
muerto.

El
Coun­cil on Foreign Rela­tions (CFR) es un gru­po de lobis­tas que se reúne a
puer­tas cerra­das des­de 1921, para diri­gir des­de las som­bras, la política
exte­rior de Esta­dos Uni­dos. La déca­da del 60 encon­tró a sus hom­bres en todos
los esta­men­tos de Gobierno, inclu­yen­do los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia. La
derro­ta de Pla­ya Girón en Cuba, demos­tró que sub­es­ti­ma­ban a sus adversarios.
Des­de el ini­cio de su man­da­to, Ken­nedy inten­tó limi­tar su poder y el de las
cor­po­ra­cio­nes sobre el Esta­do, opo­nién­do­se a una agen­da abiertamente
glo­ba­lis­ta. En 1963, se escri­bió el infor­me Iron Moun­tain (mis­mo nom­bre de una
empre­sa que res­guar­da datos con­fi­den­cia­les, para lue­go incen­diar­los de manera
“acci­den­tal”). Des­de las pro­fun­di­da­des de un bun­ker mili­tar, un tan­que de
pen­sa­mien­to de 15 miem­bros, deter­mi­nó que la gue­rra era nece­sa­ria para una
socie­dad esta­ble. De no ser via­ble, se debía recu­rrir a “sus­ti­tu­tos creíbles”.
Inva­sio­nes extra­te­rres­tres, la escla­vi­tud tec­no­ló­gi­ca o la ame­na­za de una
con­ta­mi­na­ción gra­ve del medio ambien­te, fue­ron las pro­pues­tas sobre la mesa.

Des­oyen­do
todos los con­se­jos de sus ase­so­res, Ken­nedy limi­tó el pre­cio del ace­ro, firmó
una enmien­da para reti­rar el ejer­ci­to de Viet­nam y emi­tió 4 mil millo­nes de
dóla­res a tra­vés de la teso­re­ría de los Esta­dos Uni­dos y no de la Reserva
Fede­ral que es una enti­dad pri­va­da, aho­rran­do los intere­ses de los banqueros
pri­va­dos, que podían emi­tir para lue­go pres­tar­le ese dine­ro al Gobierno. El 35°
Pre­si­den­te de ese país, no dimen­sio­nó el poder de la indus­tria armamentista,
los labo­ra­to­rios y Wall Street, con­fa­bu­lan­do un mag­ni­ci­dio. Otros líderes
polí­ti­cos opo­si­to­res a la gue­rra de Viet­nam como Mal­colm X y Mar­tin Luther King
Jr. corrie­ron la mis­ma suer­te, cuan­do adver­tían que esa no era una gue­rra de
los afroamericanos.

Actual­men­te
los más de 3.000 miem­bros, del (CFR) tie­nen su cen­tro de ope­ra­cio­nes en la
ele­gan­te Harold Pratt Hou­se, en Nue­va York. Un edi­fi­cio que fue­ra dona­do en
1945 por la Stan­dard Oil Roc­ke­fe­ller. Dece­nas de Secre­ta­rios de Esta­do y
Direc­to­res de la CIA, per­te­ne­cien­tes a esta sec­ta polí­ti­ca, espe­ra­ron pacientes
en la ante­sa­la del Poder. Pre­si­den­tes, demó­cra­tas o repu­bli­ca­nos, deben
reci­bir­los y escu­char­los al oído. Henry Kis­sin­ger que has­ta 1955 era un
pro­fe­sor des­co­no­ci­do, es el cla­ro ejem­plo de cómo a par­tir de su ingre­so en la
CFR, se con­vir­tió en uno de hom­bres más influ­yen­tes de occi­den­te. El Coun­cil on
Foreign Rela­tions, puso todas sus pie­zas en el engra­na­je públi­co y pri­va­do del
table­ro terri­to­rial de Esta­dos Unidos.

La Comi­sión Trilateral

David
Roc­ke­fe­ller, uno de los prin­ci­pa­les finan­cis­tas de la CFR, dimen­sio­nó que esa
estruc­tu­ra secre­ta no era sufi­cien­te, para influen­ciar sobre Asia y Euro­pa. El
avan­ce mediá­ti­co cor­po­ra­ti­vo de las comu­ni­ca­cio­nes, abría nue­vas oportunidades
de poner el radar en otras lati­tu­des. El ban­que­ro de la dinas­tía creó en 1973,
jun­to a quién fue Direc­tor del Depar­ta­men­to de asun­tos rusos, Zbigniew
 Brze­zins­ki, la Comi­sión Tri­la­te­ral. Algu­nos de los pri­me­ros miembros
fue­ron el enton­ces Gober­na­dor de Geor­gia Jimmy Car­ter, Hea­ley Dono­van Director
de la Revis­ta Time, el Edi­tor de The Eco­no­mist Alis­tar Bur­net, Gio­va­ni Agnelli
Pre­si­den­te de la Fiat y dece­nas de influ­yen­tes y acau­da­la­das figu­ras de Europa
y Japón. El con­cep­to de sobe­ra­nía Nacio­nal ya no era via­ble para ellos y
pen­sa­ban la mane­ra de ins­ta­lar un sis­te­ma tri­bu­ta­rio de alcan­ce mundial.
Algu­nas de las prin­ci­pa­les dona­cio­nes para el ini­cio de la Comi­sión Trilateal
fue­ron apor­ta­das por la Fun­da­ción Roc­ke­fe­ller, la Exxon, Gene­ral Motors, Wells
Far­go, Lilly Endow­ment y Fun­da­ción Ford. William Suli­van ex Emba­ja­dor de
EEUU en Irán, se que­ja­ba de cómo Brze­zins­ki, con­ver­ti­do en Con­se­je­ro de
Segu­ri­dad Nacio­nal de Car­ter, obs­ta­cu­li­za­ba el diá­lo­go con la naciente
revo­lu­ción islá­mi­ca en 1979, que había derro­ca­do la dic­ta­du­ra del Sha Reza
Pahlevi.

Ronald Reagan se opo­nía a la polí­ti­ca inter­na­cio­na­lis­ta de Roc­ke­fe­ller. Su vice­pre­si­den­te impues­to por la Comi­sión Tri­la­te­ral, Geor­ge Bush, comen­zó a mane­jar los hilos de la polí­ti­ca exte­rior. El 30 de Mar­zo de 1981, solo 69 días des­pués de asu­mir la pre­si­den­cia, Reagan salía de una con­fe­ren­cia en el Washing­ton Hil­ton y reci­bió un dis­pa­ro en el pecho que le per­fo­ró un pul­món. Fren­te a dece­nas de perio­dis­tas, el Ser­vi­cio Secre­to lo intro­du­jo en la limu­si­na y avi­sa­ron al per­so­nal médi­co del hos­pi­tal de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Washing­ton que lle­ga­rían pron­to, con el pre­si­den­te heri­do de bala. Cuan­do el hom­bre más pode­ro­so del mun­do lle­gó a la sala de emer­gen­cias, no había cami­lla, ni cami­lle­ros ni nada. Con difi­cul­ta­des para res­pi­rar y un peda­zo de bala a tres cen­tí­me­tros del cora­zón, inten­tó dar sus pro­pios pasos, pero al man­da­ta­rio de 70 años no le res­pon­die­ron las pier­nas y cayó de rodi­llas. Una metá­fo­ra de la rela­ción entre la Casa Blan­ca y el Esta­do Pro­fun­do de la Comi­sión Tri­la­te­ral. John Hinc­kley Jr. es el nom­bre del pis­to­le­ro, que fue decla­ra­do ino­cen­te por moti­vos de demen­cia. Hijo del pre­si­den­te de la petro­le­ra Van­der­bilt Energy Corp, uno de los mayo­res patro­ci­na­do­res finan­cie­ros de la cam­pa­ña para las pri­ma­rias inter­nas del vice­pre­si­den­te Geor­ge H. W. Bush en 1980 con­tra Ronald Reagan. Sobre­vi­vien­do al aten­ta­do, el actor de repar­to con­ver­ti­do en Pre­si­den­te evi­tó que Bush asu­mie­ra de mane­ra anticipada.

Otro
repre­sen­tan­te del Esta­do de Geor­gia (como Car­ter), el con­gre­sis­ta republicano
Larry Mc Donald, pre­sen­tó en 1980, la reso­lu­ción 773 don­de pedía una
inves­ti­ga­ción a la Comi­sión Tri­la­te­ral. El 31 de Agos­to de 1983, la CIA a cargo
de Robert Bowie, quién per­te­ne­ció tan­to al CFR como a la comi­sión Trilateral,
le reco­men­dó al ex Pre­si­den­te Richard Nixon, que no toma­ra el vue­lo 007 de
Korean Air­li­nes, con des­tino a Seúl. Como una iro­nía del des­tino, el
Boeing par­tía des­de el aero­puer­to J.F Ken­nedy. Entre los 269 pasa­je­ros Larry Mc
Donald esta­ba en pri­me­ra cla­se. El avión debía volar sobre el espa­cio aéreo
japo­nés, pero por moti­vos no reve­la­dos, debió salir de su ruta y atra­ve­sar la
isla de Mone­ron, per­te­ne­cien­te a la URSS. El Boeing 747 fue inter­cep­ta­do y
derri­ba­do por un avión sovié­ti­co, el SU-15. El Polit Buró del Partico
Comu­nis­ta, ale­gó que había sido una acción deli­be­ra­da de los Esta­dos Unidos
para pro­bar su poder defen­si­vo o inclu­so des­atar el fue­go en ple­na gue­rra fría.
El pedi­do de inves­ti­ga­ción de Mc Donald sobre la Comi­sión Tri­la­te­ral quedó
con­ge­la­do y los cuer­pos nun­ca fue­ron recuperados

Mun­do Tripolar

Muchos 
ana­lis­tas coin­ci­den que en la actua­li­dad, el extin­to mun­do bipo­lar de dos
gran­des blo­ques eco­nó­mi­cos, se ha con­ver­ti­do en un mun­do Tri­po­lar don­de Estados
Uni­dos, Rusia y Chi­na, deten­tan un poder indis­cu­ti­ble. Gobier­nos fuer­tes, países
exten­sos, pobla­ción nume­ro­sa, his­to­ria impe­rial y oji­vas nucleares.

La
pos­tu­ra ante una nue­va muta­ción del Coro­na Virus, fue la de mos­trar Presidentes
fuer­tes a car­go de la situa­ción. En los tres casos, sus polí­ti­cas cho­can de
fren­te con el pro­yec­to de un Gobierno Mun­dial, don­de los Esta­dos Nación solo
aca­tan las reso­lu­cio­nes de orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les, mane­ja­das por lobos
dis­fra­za­dos de ove­jas, tal como pue­de ver­se en el emble­ma de la Sociedad
Fabia­na, en la que estu­dió David Roc­ke­fe­ller. Una ver­sión bri­tá­ni­ca del
socia­lis­mo, don­de que­da de mani­fies­to, que más allá del sis­te­ma económico,
siem­pre es una eli­te la que mane­ja los hilos del poder. Instituciones
filan­tró­pi­cas, capa­ces de decre­tar una Pan­de­mia y el con­si­guien­te des­plo­me de
la eco­no­mía mun­dial, para endeu­dar de una vez y para siem­pre a todos los
gobier­nos que se some­tan. Mien­tras, las vacu­nas espe­ran des­de hace meses, ser
des­cu­bier­tas en las estan­te­rías refri­ge­ra­das de la indus­tria farmacéutica.

El
Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na, Xi Jin­ping , se mos­tró como un
esta­dis­ta, asu­mien­do la situa­ción del virus detec­ta­do en Wuhan, para luego
esce­ni­fi­car un bai­le coreo­grá­fi­co de médi­cos y enfer­me­ros que habían ven­ci­do a
la enfer­me­dad, como Ali­cia en el País de las Maravillas.

Vla­di­mir
Putin redo­bló la apues­ta en la Fede­ra­ción Rusa. El ex agen­te de los servicios
de inte­li­gen­cia, cono­ce el tama­ño de sus enemi­gos. A fines de mar­zo, se puso un
tra­je ama­ri­llo con más­ca­ra a prue­ba de virus y visi­tó a los infec­ta­dos, al
tiem­po que sus­pen­dió el refe­rén­dum que le per­mi­ti­ría que­dar­se en el Kremlin
has­ta 2036. Una espe­cie de ban­de­ra blan­ca o tre­gua con los pro­mo­to­res del
Gobierno Mun­dial. Un pie de foto podría decir, si me pon­go el dis­fraz, no me
tiren sus muertos.

El
menos expe­ri­men­ta­do de este blo­que tri­po­lar, es el Pre­si­den­te de Estados
Uni­dos. Trump le qui­tó el finan­cia­mien­to a la OMS, (que no nece­si­ta, ya tiene
la che­que­ra abier­ta de Bill Gates) y pare­ce no haber apren­di­do nada de los
enfren­ta­mien­tos entre la Casa Blan­ca y la Comi­sión Tri­la­te­ral. Como Ken­nedy en
Pla­ya Girón, inten­tó un ata­que marí­ti­mo y terres­tre con­tra Vene­zue­la en la
Guai­ra para tomar su aero­puer­to inter­na­cio­nal y hacer cabe­ce­ra de pla­ya, en
bus­ca del petró­leo. Pero sus mer­ce­na­rios de Sil­ver Corp. que bus­ca­ban la
recom­pen­sa para ase­si­nar a Madu­ro, ofre­ci­da por el pro­pio pre­si­den­te magnate,
fue­ron redu­ci­dos por pes­ca­do­res arte­sa­na­les de Chuao. Como Reagan, se está
arro­di­llan­do fren­te al poder del Gobierno Mun­dial. Pasó de des­co­no­cer el virus,
a estar rodea­do por bom­ba­zos de infec­ta­dos en su equi­po de tra­ba­jo. Como en un
jue­go de bata­lla naval, el cua­dran­te del sub­ma­rino va que­dan­do evi­den­cia­do. Tal
como suce­dió con su com­pa­ñe­ro de aven­tu­ras y pelu­que­ría Boris Jhon­son, que
lue­go de mini­mi­zar los efec­tos del virus debió asu­mir el con­ta­gio en su
per­so­na, y poner al Rei­no Uni­do en estric­ta cua­ren­te­na. Un “chas
chas en la coli­ta”, al pro­mo­tor del Bre­xit, que dis­tan­cia a Lon­dres, del
pro­yec­to glo­ba­lis­ta de la Unión Europea.

Sin
ami­gos a quie­nes recu­rrir, lo que pare­cía has­ta prin­ci­pios del 2020 una segura
re elec­ción del “trum­pis­mo supre­ma­cis­ta”, mon­ta­do sobre el Partido
Repu­bli­cano para las pre­si­den­cia­les de noviem­bre, se empan­ta­na en su propia
eco­no­mía. Los enemi­gos empie­zan a que­dar­le gran­des. Ni siquie­ra el
key­ne­sia­nis­mo mili­tar alcan­za para cal­mar el ham­bre de las fie­ras. El pre­cio de
la no gue­rra es alto. Como el Con­gre­sis­ta Mc Donald en los 80, el caza­dor con
tro­feos en su man­sión, está que­dan­do sólo fren­te a la vora­ci­dad de la jau­ría de
lobos este­pa­rios, que aúllan, se acer­can y gruñen.

Fuen­te: Sebas­tián Sal­ga­do – Dataur​gen​te​.com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *