Pales­ti­na. El Cana­lla se vis­te de demócrata

Resu­men Medio Orien­te, 11 de mayo de 2020 — -

Israel se pre­sen­ta ante el mun­do, como una enti­dad par­ti­cu­lar, dis­tin­ta, tra­ba­jan­do el papel de víc­ti­ma ante el aco­so de cul­tu­ras que no acep­tan su pre­sen­cia en el Levan­te Medi­te­rrá­neo.
Efec­ti­va­men­te, dece­nas de millo­nes de per­so­nas, que habi­tan los paí­ses de Asia Occi­den­tal y en ello ten­ga la segu­ri­dad usted ami­go (a) lec­tor (a) que somos miles de millo­nes en el mun­do, los que no vali­da­mos este mito reli­gio­so, que inten­ta con­ven­cer que aque­llos extran­je­ros, que comen­za­ron un pro­ce­so de ocu­pa­ción y colo­ni­za­ción de Pales­ti­na, des­de fines del siglo XIX, son un pue­blo ele­gi­do por una divi­ni­dad la cual inclu­so, en for­ma par­ti­cu­la­rí­si­ma, pro­me­tió pro­por­cio­nar­les una tie­rra don­de habi­tar.
La usur­pa­ción de una tie­rra con pue­blo
Esa divi­ni­dad pare­ce no haber­les dicho que esa tie­rra tenía una pobla­ción nati­va, que por gene­ra­cio­nes han habi­ta­do sus coli­nas, cami­na­do sus desier­tos, flo­ta­do en un mar inte­rior y extraí­do ali­men­tos del Mar Medi­te­rrá­neo. Una pobla­ción, que ha cul­ti­va­do oli­va­res, cítri­cos, dáti­les, gra­na­das, que ha ali­men­ta­do a gene­ra­cio­nes de seres huma­nos con el fru­to de una tie­rra gene­ro­sa. Han pas­to­rea­do sus ani­ma­les y ele­va­do sus ple­ga­rias en Al Quds, Bet Lahm y Al Jalil. Un pue­blo con tie­rra, muy dis­tin­to a la far­sa ven­di­da por el sio­nis­mo, que sos­tie­ne en for­ma con­tu­maz e impos­to­ra que Pales­ti­na “era una tie­rra sin pue­blo para un pue­blo sin tie­rra” tra­tan­do, de ese modo, de jus­ti­fi­car el supues­to carác­ter errá­ti­co de los cre­yen­tes judíos, dis­per­sa­dos por el mun­do y espe­ran­za­dos en vol­ver a lo que deno­mi­nan Sion.
Con toda lógi­ca, millo­nes de hom­bres y muje­res que habi­tan Asia occi­den­tal, no pue­den acep­tar, como prue­ba de domi­nio, un mito, que ade­más de fal­sa­rio ha tra­ta­do de impo­ner­se a san­gre y fue­go, apo­yán­do­se para ello, en los intere­ses de impe­rios que tuvie­ron y tie­nen hoy sus pro­pios obje­ti­vos. Así suce­dió con el man­da­to bri­tá­ni­co sobre Pales­ti­na y su hege­mo­nía en Jor­da­nia e Irak. Fran­cia con su vin­cu­la­ción colo­nial en El Líbano, Siria, par­te de Irak y Tur­quía, defi­ni­do ambos pre­do­mi­nios en los Acuer­dos Syket-Picot (1).
Una enti­dad israe­lí que nace­rá bajo el signo de la ile­ga­li­dad, la ocu­pa­ción de tie­rras aje­nas, la vio­la­ción de los dere­chos de millo­nes de seres huma­nos y un pro­ce­so de colo­ni­za­ción, que ha sig­ni­fi­ca­do el ase­si­na­to de dece­nas de miles de pales­ti­nos, la usur­pa­ción de gran par­te de su terri­to­rio y la gene­ra­ción de millo­nes de refu­gia­dos. Ese ente, que pasa­rá a par­tir de mayo del año 1948 a deno­mi­nar­se Israel, no pue­de ocul­tar su con­di­ción de cri­mi­nal, por el sólo hecho de con­vo­car a elec­cio­nes y sos­te­ner que es “la úni­ca demo­cra­cia de Orien­te Medio”
Pre­su­mir de títu­los fan­ta­sio­sos, mos­trar­se ante el mun­do con su car­ga de men­ti­ras, pro­pa­gan­da, exhi­bi­ción de cre­den­cial de demó­cra­tas, cuan­do en ver­dad se es una enti­dad tota­li­ta­ria, agre­si­va, beli­co­sa, son carac­te­rís­ti­cas de esta supues­ta demo­cra­cia. Simi­lar, en el tra­to que da el sio­nis­mo a los pue­blos del Levan­te medi­te­rrá­neo, al que en su momen­to die­ron regí­me­nes tota­li­ta­rios como lo fue el Ter­cer Reich con­tra los pue­blos euro­peos, sobre todo aque­llos sig­na­dos como “infe­rio­res” esla­vos, gita­nos entre otros.
Encua­dra­do en una con­duc­ta, que tie­ne todos los tra­zos de un com­por­ta­mien­to esqui­zo­fré­ni­co, en el sen­ti­do que en base a sus creen­cias fal­sas, el sio­nis­ta sos­tie­ne que dichas ideas son irre­duc­ti­bles a la lógi­ca. Tie­ne una idea­ción deli­ran­te, por ejem­plo, sos­te­ner que es una per­so­na esco­gi­da por dios. Auto­con­ven­cer­se de una his­to­ria fal­sa­ria, para tra­tar de jus­ti­fi­car su actuar como un régi­men nacio­nal­sio­nis­ta: “no pue­de vol­ver a suce­der un holo­caus­to” por ejem­plo y así armar­se has­ta los dien­tes, ya que fue­ron inca­pa­ces de opo­ner­se al nazis­mo. Opri­mir a otros pue­blos ya que se sin­tie­ron escla­vi­za­dos. Ence­rrar a millo­nes de per­so­nas en cam­pos de con­cen­tra­ción como la Fran­ja de Gaza, por­que tam­bién lo expe­ri­men­ta­ron. Tra­tar a los goyim como ani­ma­les, demo­ler sus vivien­das, des­truir sus cam­pos de cul­ti­vo. Expe­ri­men­tar con los pre­sos palestinos. 

El Chan­ta­je no finaliza

Este Israel, que lle­va déca­das de crí­me­nes no cesa en su accio­nar. No exis­te en ella par­ti­dos, movi­mien­tos, líde­res con influen­cia, que sean capa­ces de dete­ner esta con­duc­ta cali­fi­ca­da y com­pro­ba­da, como pro­pia de enti­da­des vio­la­do­ras de los dere­chos huma­nos, que come­te crí­me­nes de lesa huma­ni­dad y que impli­ca la nece­si­dad y el deber de lle­var­los a tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les, para que res­pon­dan de sus actos. Es una tarea difí­cil, com­ple­ja, que en oca­sio­nes gene­ra impo­ten­cia pero debe hacer­se. Es vital, no pode­mos acep­tar que enti­da­des mons­truo­sas como la sio­nis­ta se sal­gan con la suya, que sigan chan­ta­jean­do a otras nacio­nes, para gene­rar un man­to de pri­vi­le­gio e inmu­ni­dad, que impi­da juz­gar sus deli­tos.
Un ejem­plo de este actuar impu­ne, que cuen­ta con la com­pli­ci­dad de gobier­nos some­ti­dos, medro­sos, timo­ra­tos, lo hemos pre­sen­cia­do estos días. El gobierno ale­mán, cedien­do a las pre­sio­nes de la admi­nis­tra­ción Trump e Israel, ha decla­ra­do orga­ni­za­ción terro­ris­ta a la rama polí­ti­ca de Hez­bo­la (movi­mien­to legal y par­te del gobierno de El Líbano) un ejem­plo de esa influen­cia sio­nis­ta que obli­ga a un país, que jus­ta­men­te un año atrás se había nega­do a acep­tar tal deci­sión sobre esa ala polí­ti­ca del movi­mien­to de resis­ten­cia liba­nés. Fue un año en el cual el gobierno de Mer­kel reci­bió pre­sión tras pre­sión, has­ta que pudo más la cri­sis de con­cien­cia y el ban­di­da­je sio­nis­ta que la sobe­ra­nía de un país, que sue­le pre­ciar­se de cier­ta inde­pen­den­cia.
El pró­xi­mo paso ale­mán será, pro­ba­ble­men­te, reco­no­cer la ane­xión de Cis­jor­da­nia a la enti­dad sio­nis­ta o tras­la­dar su emba­ja­da de Tel Aviv a Al Qud. Esta Ale­ma­nia, con con­flic­tos his­tó­ri­cos, que la comu­ni­dad judía en sue­lo ale­mán sue­le recor­dar­le de tan­to en tan­to, chan­ta­jea­da y suje­ta a per­ma­nen­tes pagos en bene­fi­cio de orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas en fun­ción de la indus­tria del holo­caus­to (2) sigue dan­do mues­tras de la cobar­día y fal­ta de sobe­ra­nía, para lle­var ade­lan­te sus rela­cio­nes exte­rio­res fue­ra de pre­sio­nes de la alian­za impe­ria­lis­mo-sio­nis­mo. Es intere­san­te dar cuen­ta que Ale­ma­nia, tras el Tra­ta­do de Lon­dres del año 1953 con­si­guió de fac­to toda con­do­na­ción de deu­das y repa­ra­cio­nes de post­gue­rra, pero con rela­ción al sio­nis­mo los pagos han con­ti­nua­do has­ta el día de hoy.
Es en este mar­co regio­nal y mun­dial don­de Israel logró for­mar, tras tres inten­tos falli­dos, un gobierno, que en esta oca­sión será un régi­men de coa­li­ción entre la alian­za ultra­de­re­chis­ta y reli­gio­sa lide­ra­da por Ben­ja­mín Netan­yahu y la alian­za cen­tro­de­re­chis­ta enca­be­za­da por el jefe del esta­do mayor del ejér­ci­to ocu­pan­te Benny Gantz. Una com­po­nen­da, que le per­mi­te res­pi­ro judi­cial a Netan­yahu, quien está pro­ce­sa­do por soborno, frau­de y abu­so de con­fian­za.
Un per­so­na­je pro­te­gi­do al más alto nivel del apa­ra­to judi­cial y polí­ti­co israe­lí, como lo ejem­pli­fi­ca el hecho que el fis­cal gene­ral de Israel, Avi­chai Man­del­blit, no vio «impe­di­men­to legal» a que Ben­ja­mín Netan­yahu sea pri­mer minis­tro en el nue­vo gobierno aun estan­do acu­sa­do de corrup­ción, a la espe­ra de que el Tri­bu­nal Supre­mo dic­ta­mi­ne su posi­ble inca­pa­ci­ta­ción. En defi­ni­ti­vas, ambos polí­ti­cos ocu­pa­rán la tes­te­ra de pri­mer minis­tro por 18 meses cada uno, ini­cian­do este engen­dro polí­ti­co Netan­yahu, mien­tras Gantz ocu­pa­rá la car­te­ra de minis­tro de defen­sa y el nue­vo car­go de vice pri­mer minis­tro. Ambos estre­cha­men­te uni­dos para lle­var a cabo la deci­sión polí­ti­ca de ane­xar gran par­te de Cis­jor­da­nia y Gantz coman­dan­do las tro­pas de asal­to.
En el plano de los intere­ses del pue­blo pales­tino, ambos nom­bres son par­te del mis­mo menú cri­mi­nal, nada cam­bia en los obje­ti­vos de ocu­pa­ción y colo­nia­lis­mo. Nada cam­bia en la idea de ane­xio­nar los asen­ta­mien­tos pobla­dos por colo­nos extran­je­ros en Cis­jor­da­nia, a esa crea­ción ile­gal lla­ma­da Israel. No habrá cam­bios en seguir una polí­ti­ca geno­ci­da pues este gobierno cívi­co-mili­tar se ha pro­pues­to eli­mi­nar cual­quier posi­bi­li­dad que se con­cre­te un Esta­do pales­tino auto­de­ter­mi­na­do.
Nada cam­bia­rá en la estra­te­gia sio­nis­ta de seguir lle­van­do a cabo los pro­ce­sos de des­es­ta­bi­li­za­ción, con­tra El Líbano, Siria e Irak, tenien­do como obje­ti­vo mayor el gene­rar difi­cul­ta­des, en todas las órde­nes, a la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán. Israel cum­ple así la fun­ción de pun­ta de lan­za, por­ta­avio­nes terres­tre de los intere­ses del régi­men esta­dou­ni­den­se, que a su vez, en esta rela­ción espu­ria, obe­de­ce las direc­tri­ces en polí­ti­ca exte­rior del lobby sio­nis­ta agru­pa­do en el Comi­té de Asun­tos Públi­cos Esta­dou­ni­den­se-israe­lí (AIPAC por sus siglas en inglés).
El nue­vo gobierno israe­lí, sur­gi­do de la corrup­ción de este pri­mer minis­tro que se repi­te el pla­to por quin­ta vez, ten­drá aho­ra la cola­bo­ra­ción de un ex mili­tar invo­lu­cra­do en las agre­sio­nes con­tra la Fran­ja de Gaza, por tan­to, un delin­cuen­te en el mar­co de ser con­si­de­ra­do un cri­mi­nal de gue­rra que ten­drá que res­pon­der, más tem­prano que tar­de de los deli­tos come­ti­dos. ¿De qué demo­cra­cia se pue­de jac­tar una socie­dad, que da sus votos a corrup­tos, polí­ti­cos frau­du­len­tos, cri­mi­na­les de gue­rra, chan­ta­jis­tas y aque­llos que espe­cu­lan con el sufri­mien­to de los que murie­ron y sólo sir­ven para seguir apun­ta­lan­do la indus­tria del horror que es el sio­nis­mo?
Tal vez, esta socie­dad, enquis­ta­da en un terri­to­rio al cual no per­te­ne­cen, con­for­ma­da por colo­nos cuyo ori­gen se encuen­tra tan­to en paí­ses euro­peos como ame­ri­ca­nos, debe­ría escu­char a aque­llos que sien­do judíos seña­lan que Israel es una abo­mi­na­ción. Efec­ti­va­men­te, los rabi­nos de la agru­pa­ción Netu­rei Kar­ta (Guar­dia­nes de la ciu­dad en idio­ma Arameo) afir­man que Israel no debe­ría exis­tir. Una afir­ma­ción que tie­ne su razón reli­gio­sa a la cual aña­do la polí­ti­ca, no debe­ría exis­tir pues nació gra­cias a la impo­si­ción de aque­llos que que­rían seguir man­te­nien­do sus pri­vi­le­gios e intere­ses en Asia occi­den­tal.
Nació por­que algu­nos con car­go de con­cien­cia pen­sa­ron que se le debía un hogar a un pue­blo que “tan­to ha sufri­do”. Nació por­que las pro­pias divi­sio­nes de los pue­blos ára­bes han per­mi­ti­do que ese tumor siga cre­cien­do, corrom­pien­do todo a su paso. Nació por­que el mun­do es injus­to entre aque­llos que domi­nan y aque­llos que se dejan domi­nar, por­que los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les sur­gi­dos de la post­gue­rra no son demo­crá­ti­cos y se sus­ten­tan en la ley del más fuer­te. Orga­ni­za­cio­nes suje­tas al chan­ta­je eco­nó­mi­co de Esta­dos Uni­dos por ejem­plo, que se ha reti­ra­do de la UNESCO, la OMS, el Con­se­jo de dere­chos Huma­nos de la ONU, no reco­no­ce a la Cor­te Penal inter­na­cio­nal.
Es esta reali­dad la que per­mi­te que se siga ase­si­nan­do al pue­blo pales­tino, que se agre­da a El Líbano y se le des­es­ta­bi­li­ce suman­do en ello a paí­ses euro­peos como Ale­ma­nia, Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, intere­sa­dos en recu­pe­rar vie­jas ínfu­las impe­ria­les. Esta reali­dad hace posi­ble que el Levan­te medi­te­rrá­neo esté pla­ga­do de bases mili­ta­res occi­den­ta­les, que se sus­ten­ten monar­quías tota­li­ta­rias que nadan en oro y opu­len­cia mien­tras sus pue­blos viven la repre­sión más vil. Un esce­na­rio don­de se enal­te­ce a un régi­men que res­pon­de a una lógi­ca de un movi­mien­to colo­nia­lis­ta, que se baña en la san­gre de pales­ti­nos en par­ti­cu­lar y de ára­bes en gene­ral.
Una enti­dad que auto­de­no­mi­na demo­crá­ti­ca y es sim­ple­men­te una facha­da hipó­cri­ta des­ti­na­da a con­ven­cer a inge­nuos. Israel es un régi­men cana­lla que se vis­te de demó­cra­ta pero el tra­je le que­da dema­sia­do hol­ga­do y per­mi­te ver aso­mar fusi­les, tan­ques, avio­nes, armas nuclea­res y toda cla­se de herra­mien­tas des­ti­na­das a seguir opri­mien­do bajo el man­to pro­tec­tor de sus alia­dos. Mien­tras ello no ter­mi­ne y los pue­blos some­ti­dos no se alcen, mien­tras la resis­ten­cia no se una en un obje­ti­vo cla­ro de des­truir al sio­nis­mo las balas, mayo­ri­ta­ria­men­te segui­rán incrus­tán­do­se en los cuer­pos de los hom­bres y muje­res del mun­do ára­be. Se requie­re cam­biar la direc­ción de los tiros, al mis­mo tiem­po que la coac­ción polí­ti­ca, diplo­má­ti­ca, las cam­pa­ñas de pre­sio­nes como el BDS se con­cre­tan y ayu­den en la tarea principal. 

  1. Acuer­do y Nego­cia­ción Secre­ta entre las Poten­cias impe­ria­les de Fran­cia e Ingla­te­rra, des­ti­na­das a con­fi­gu­rar el repar­to de la región de Orien­te Medio. Deno­mi­na­do Sykes-Picot, por el nom­bre de los acto­res invo­lu­cra­dos en su crea­ción: el Bri­tá­ni­co Mark Sykes y el Fran­cés Char­les Geor­ge Picot. Ambos paí­ses frag­men­ta­ron y redi­bu­ja­ron la región en fun­ción de áreas de influen­cia des­ti­na­das al con­trol, explo­ta­ción y usu­fruc­to de mate­rias pri­mas sig­na­das por la pre­sen­cia de la enor­me rique­za hidro­car­bu­rí­fe­ra y que se ha man­te­ni­do, bajo esa mira­da y esa prác­ti­ca, en la últi­ma centuria.
  2. Hablo de la indus­tria del holo­caus­to en fun­ción de la idea expre­sa­da por el autor esta­dou­ni­den­se de creen­cia judía, Nor­man Fin­kels­tein de quien se afir­ma que “En esta obra fun­da­men­tal, el emi­nen­te poli­tó­lo­go Nor­man G. Fin­kels­tein expo­ne la tesis de que la memo­ria del Holo­caus­to no comen­zó a adqui­rir la impor­tan­cia de la que goza hoy día has­ta des­pués de la gue­rra ára­be-israe­lí de 1967. Esta nue­va situa­ción estra­té­gi­ca de Israel sir­vió a los líde­res de la comu­ni­dad judía esta­dou­ni­den­se para explo­tar el Holo­caus­to con el fin de pro­mo­ver su nue­va situa­ción pri­vi­le­gia­da, y para inmu­ni­zar a la polí­ti­ca de Israel con­tra toda crí­ti­ca. Así, Fin­kels­tein sos­tie­ne que uno de los mayo­res peli­gros para la memo­ria de las víc­ti­mas del nazis­mo pro­ce­de pre­ci­sa­men­te de aque­llos que se eri­gen en sus guar­dia­nes. Fin­kels­tein des­cu­bre la doble extor­sión a la que los gru­pos de pre­sión judíos han some­ti­do a Sui­za y Ale­ma­nia y a los legí­ti­mos recla­man­tes judíos del Holo­caus­to y denun­cia que los fon­dos de indem­ni­za­ción no han sido uti­li­za­dos en su mayor par­te para ayu­dar a los super­vi­vien­tes del Holo­caus­to, sino para man­te­ner en fun­cio­na­mien­to «la indus­tria del Holocausto».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *