Chi­le. Un fra­ca­so anun­cia­do y previsible

Edi­to­rial de Resu­men cl. 11 mayo 2020 

La pro­pa­ga­ción de la pan­de­mia del SARS-CoV‑2 hacia los barrios,
comu­nas y loca­li­da­des que con­cen­tran una gran den­si­dad poblacional,
par­ti­cu­lar­men­te en la pro­vin­cia de San­tia­go, ter­mi­na­rá de poner al
des­cu­bier­to las injus­ti­cias del sis­te­ma polí­ti­co y del mode­lo económico
que rige en nues­tro país. Lo cier­to es que ya han que­da­do expues­tas las
inequi­da­des, pre­ca­rie­da­des y limi­ta­cio­nes del sis­te­ma de salud que ha
sido des­trui­do duran­te los últi­mos 40 años, pero lo dra­má­ti­co es que
esta expo­si­ción se tra­du­ci­rá en cos­tos huma­nos enor­mes para la salud y
la vida de las millo­nes de per­so­nas que con­for­man las realidades
socia­les urba­nas don­de el virus ha lle­ga­do a instalarse.

Las cifras de con­ta­gios de la últi­ma sema­na y los luga­res don­de éstas
se con­cen­tran, son una cons­ta­ta­ción en cuan­to a que el gobierno ha
falla­do rotun­da­men­te en el modo de ges­tión apli­ca­do para enfren­tar esta
pan­de­mia. La famo­sa «mese­ta» de Maña­lich no exis­te, el apla­na­mien­to de
la cur­va de con­ta­gios es una fan­ta­sía tan gran­de como lo del mejor
sis­te­ma de salud del pla­ne­ta o el oasis de Piñe­ra; no esta­mos en una
mese­ta sino fren­te a una pen­dien­te de aspec­to feroz, cuya cima es
impo­si­ble siquie­ra divi­sar. Los prin­ci­pa­les afec­ta­dos por este fracaso
guber­na­men­tal son, sin duda, los sec­to­res popu­la­res y los más desvalidos
de la pobla­ción. Algu­nos, en el mez­quino mun­di­llo de la derecha
gober­nan­te, podrán sen­tir­se satis­fe­chos de que por fin el virus se ha
ins­ta­la­do en los barrios del pue­blo, pues aho­ra el pue­blo ten­drá que
dedi­car­se a tra­tar de sobre­vi­vir a la pan­de­mia y al fla­ge­lo social que
impli­ca el aban­dono por par­te del Estado.

Una polí­ti­ca ade­cua­da para enfren­tar la pan­de­mia no sólo exige
ocu­par­se de las cues­tio­nes sani­ta­rias, médi­cas y téc­ni­cas, sino que
exi­ge al Esta­do hacer­se car­go y ocu­par­se de las nece­si­da­des esenciales
de la pobla­ción. Sin embar­go, inclu­so en las cues­tio­nes de salud este
gobierno se ha carac­te­ri­za­do por no resol­ver­las, no pro­veer insumos,
equi­pa­mien­tos y mate­ria­les a los cen­tros públi­cos de salud; no reclutar
per­so­nal sufi­cien­te, ni otor­gar las garan­tías labo­ra­les nece­sa­rias; no
gene­rar una polí­ti­ca de pre­ven­ción y res­guar­do, entre otras.

La nece­si­dad y urgen­cia de tener una polí­ti­ca ade­cua­da se expresa,
pre­ci­sa­men­te, en un perío­do de cua­ren­te­na sani­ta­ria. En esta condición
de con­fi­na­mien­to social es don­de el Esta­do debie­se estar al ser­vi­cio de
los ciu­da­da­nos. Pero el gobierno ha hecho todo lo con­tra­rio. Preocupado
solo de cui­dar los intere­ses de los pode­ro­sos, ha dis­pues­to de los
recur­sos del Esta­do para cubrir las exi­gen­cias del gran empre­sa­ria­do, ha
fomen­ta­do el des­pi­do labo­ral, gene­ra­do medi­das de desprotección,
incre­men­tan­do las reba­jas sala­ria­les y la pre­ca­ri­za­ción laboral,
afec­tan­do con ello a millo­nes de per­so­nas que que­dan sin tra­ba­jo, sin
res­guar­do legal y sin ayu­da mate­rial. Jun­to con ello, no ha tenido
nin­gu­na acti­tud efec­ti­va para limi­tar los cobros de los servicios
bási­cos o sim­ple­men­te asu­mir como Esta­do los cos­tos de éstos (agua, luz,
gas, salud, trans­por­te públi­co, tele­fo­nía, inter­net), ni menos aun de
asu­mir el otor­ga­mien­to de un suel­do bási­co de emer­gen­cia y de una
canas­ta bási­ca de artícu­los de con­su­mo de pri­me­ra nece­si­dad. No existe
la volun­tad ideo­ló­gi­ca de adop­tar una polí­ti­ca esta­tal seria de auxilio
mate­rial opor­tuno para la pobla­ción; los recur­sos del Esta­do son
ili­mi­ta­dos para apo­yar a los pode­ro­sos, inclui­da la cla­se polí­ti­ca que
en su gran mayo­ría se resis­ten a dis­mi­nuir sus cuan­tio­sas die­tas y están
más ocu­pa­das de ello que de legis­lar sobre medi­das de apo­yo efectivo
hacia los ciu­da­da­nos comu­nes y corrien­tes. O bien, los recur­sos del
Esta­do sí están dis­po­ni­bles para las Fuer­zas Arma­das y poli­cia­les, las
que gas­tan millo­nes de dóla­res en equi­pos y medios des­ti­na­dos a reprimir
a la pobla­ción, pero no están dis­po­ni­bles para los equi­pa­mien­tos y
nece­si­da­des del Cuer­po de Bom­be­ros que, por aña­di­du­ra, es un servicio
voluntario.

El pue­blo, has­ta aho­ra, se ha ras­ca­do con sus pro­pias uñas y ha hecho
lo posi­ble para tra­tar de con­te­ner la pro­pa­ga­ción de la epi­de­mia, pero
no bas­ta con eso. La mag­ni­tud y gra­ve­dad del pro­ble­ma no es posible
resol­ver­la con la sola auto­su­fi­cien­cia popu­lar, no alcan­za, no basta,
por­que la enfer­me­dad COVID-19 no da espa­cios físi­cos ni tiempos
calen­da­rio, es impla­ca­ble y afec­ta de modo direc­to e inme­dia­to la vida
de las per­so­nas. Este asun­to va más allá de la salud pues­to que afecta
el con­jun­to de los aspec­tos de la vida de los ciu­da­da­nos y para
abor­dar­lo de modo sufi­cien­te se requie­re una labor cons­truc­ti­va del
Esta­do de prin­ci­pio a fin. Pre­ver el daño, pre­ve­nir la pro­pa­ga­ción de la
enfer­me­dad, auxi­liar a los afec­ta­dos, asu­mir los cos­tos de la
sobre­vi­ven­cia huma­na, son cues­tio­nes esen­cia­les que com­pe­ten al Estado,
ese debie­se ser su rol y la preo­cu­pa­ción y ocu­pa­ción de los gobiernos.

Sin embar­go, ese obje­ti­vo no for­ma par­te del inte­rés de los ocupantes
de La Mone­da. Las medi­das que ha ido adop­tan­do duran­te toda esta
pan­de­mia han ido a des­tiem­po, atra­sa­das, han sido insu­fi­cien­tes, han
teni­dos alcan­ces redu­ci­dos, han sido con­fu­sas o han sido
con­tra­dic­to­rias, al pun­to que no cabe sino supo­ner una intencionalidad
de no que­rer fre­nar la pro­pa­ga­ción del virus sino posi­bi­li­tar­la. Ejemplo
de ello son la resis­ten­cia a sus­pen­der las acti­vi­da­des esco­la­res y la
insis­ten­cia en que­rer reini­ciar­las pron­ta­men­te, cuan­do todo indi­ca que
no es acon­se­ja­ble ni posi­ble hacer­lo aún; lo mis­mo ocu­rre con las
acti­vi­da­des del comer­cio en gene­ral y de los cen­tros comer­cia­les del
retail en par­ti­cu­lar; con la insis­ten­cia en orde­nar el rein­gre­so a
labo­res pre­sen­cia­les de los tra­ba­ja­do­res públi­cos que cum­plen fun­cio­nes a
dis­tan­cia. Para qué decir de lo que ocu­rre en el mun­do labo­ral privado
don­de impe­ra la ley del poder y del abu­so; en igual con­duc­ta sospechosa
se ins­cri­ben las cons­tan­tes nega­ti­vas a esta­ble­cer cua­ren­te­nas en
comu­nas, ciu­da­des y loca­li­da­des que han recla­ma­do insis­ten­te­men­te por
medi­das pre­ven­ti­vas; etc. Es decir, ha habi­do una acti­tud gober­nan­te que
ha ido a con­tra­pe­lo de lo que acon­se­jan tan­to los espe­cia­lis­tas en
epi­de­mias como las nece­si­da­des de la población.

Las obli­ga­das cua­ren­te­nas masi­vas por cau­sas sani­ta­rias han dejado
com­ple­ta­men­te al des­cu­bier­to la cara mise­ra­ble de este sis­te­ma. La
cri­sis sani­ta­ria y huma­ni­ta­ria pro­vo­ca­da por la pan­de­mia no ha hecho
sino poner en pri­mer orden las deman­das socia­les que la clase
tra­ba­ja­do­ra ha veni­do mani­fes­tan­do en el últi­mo tiem­po, particularmente
des­de el 18 de octu­bre en ade­lan­te. La pre­ca­rie­dad de la estructura
eco­nó­mi­ca y social chi­le­na no es un buen augu­rio fren­te a una pandemia
como la infec­ción COVID-19. La pre­ca­rie­dad del sis­te­ma de salud nos pone
ante una situa­ción alar­man­te. El gobierno, cons­cien­te de este problema
se pone el par­che antes de la catás­tro­fe se des­en­ca­de­ne y para ello se
afe­rra a vie­jos méto­dos de pro­pa­gan­da y mani­pu­la­ción mediática.

El recien­te uso del con­cep­to “viro­te­rro­ris­mo” por par­te de las
auto­ri­da­des, en par­ti­cu­lar por las del minis­te­rio de Salud, obe­de­ce a un
afán de des­pres­ti­giar cual­quier aso­mo de crí­ti­cas y cues­tio­na­mien­tos a
la deplo­ra­ble con­duc­ción que han teni­do de la cri­sis sani­ta­ria y
huma­ni­ta­ria crea­da por la pan­de­mia, pero que no es más que el refle­jo de
las defor­ma­cio­nes estruc­tu­ra­les que car­ga­mos como socie­dad. Lejos de
asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des, lejos de esbo­zar una auto­crí­ti­ca, lejos de
corre­gir los erro­res y fallas gro­se­ras que vie­nen repi­tién­do­se a
dia­rio, los gober­nan­tes recu­rren, una vez más, a un mano­sea­do recur­so de
poner la aten­ción en cues­tio­nes aje­nas al asun­to que ellos deben
resolver.

No es que este­mos en pre­sen­cia de una nue­va moda­li­dad de manejo
mediá­ti­co sino de un nue­vo y atrac­ti­vo “con­cep­to” que ya con el sólo uso
de la pala­bra “terro­ris­mo” cum­ple el pro­pó­si­to de atraer la aten­ción y
gene­rar adhe­sión hacia quie­nes lo enfren­tan. Se ins­cri­be, por lo demás,
en la mis­ma lógi­ca beli­cis­ta que ha desa­rro­lla­do Piñe­ra, en particular
des­de el ini­cio del Esta­lli­do Social en ade­lan­te. Aho­ra, per­sis­tien­do en
su lógi­ca mar­cial, el gobierno habla de “la bata­lla de San­tia­go” y de
“viro­te­rro­ris­mo”, amén de des­ple­gar fuer­zas mili­ta­res como si
efec­ti­va­men­te fue­sen a librar un com­ba­te o un enfren­ta­mien­to bélico,
cuan­do se supo­ne que debie­ran salir a cum­plir una labor social.

El SARS-CoV‑2 no se enfren­ta ni se eli­mi­na con balas sino con una
polí­ti­ca de salud des­ti­na­da y dedi­ca­da a ese obje­ti­vo y con un sistema
de segu­ri­dad social des­ti­na­do a pro­te­ger a la pobla­ción. Ante el
inmi­nen­te hecho de que la pro­pa­ga­ción del virus pon­drá en jaque el
espe­jis­mo de Piñe­ra (su inexis­ten­te oasis) y la fan­ta­sía de Maña­lich (el
mejor sis­te­ma de salud del pla­ne­ta), el gobierno uti­li­za las viejas
téc­ni­cas de cul­par a los demás de sus pro­pios erro­res e insuficiencia,
de cen­trar la aten­ción en asun­tos inexis­ten­tes, cui­dán­do­se las espaldas
fren­te a una even­tual reac­ción popu­lar ante tan­to des­am­pa­ro y tanto
abu­so. Des­de ya, cual­quier expre­sión de recla­mo popu­lar la calificarán
de terro­ris­ta y en fun­ción de esta posi­bi­li­dad es que des­plie­gan con
bom­bos y pla­ti­llos sus fuer­zas arma­das en acti­tud béli­ca y a sus fuerzas
poli­cia­les en la acti­tud repre­si­va y pro­vo­ca­do­ra de siempre.

Los gober­nan­tes no acep­tan crí­ti­cas ni cues­tio­na­mien­tos, haciendo
ejer­ci­cio de la for­ma patro­nal de man­do­near, diri­gen el país de la misma
mane­ra y aho­ra cali­fi­ca­ran de “terro­ris­tas” a quie­nes les reprochen
algo. Reite­ran una y otra vez que sólo debe haber una voz (sal­vo que la
voz diso­nan­te pro­ven­ga des­de la dere­cha, cla­ro está), que la oposición
debe apo­yar y sumar­se a sus deci­sio­nes, cues­tión que por lo demás, no
nece­si­tan ni for­mu­lar­la con una opo­si­ción inexis­ten­te, que se ha nega­do a
sí misma.

For­ma par­te de esta deli­ran­te estra­te­gia el des­plie­gue de una
impre­sio­nan­te cam­pa­ña publi­ci­ta­ria a favor de Piñe­ra y su gobierno,
for­zan­do alzas en su popu­la­ri­dad vía encues­tas “deli­very”. Ade­más, el
inusi­ta­do abu­so de apa­ri­cio­nes en los medios de pren­sa empre­sa­ria­les del
pro­pio Piñe­ra y de cuan­to poli­ti­qui­llo y poli­ti­qui­lla de dere­cha puede
aso­mar sus nari­ces (algu­nos has­ta el lími­te del har­taz­go) ante algún
micró­fono o ante algu­na cáma­ra, deno­ta que una bue­na par­te de los
recur­sos del Esta­do a que pue­de echar mano el pre­si­den­te pro­duc­to de la
dic­ta­ción del Esta­do de Catás­tro­fe, han sido des­ti­na­dos a estas campañas
publi­ci­ta­rias de lava­do de ima­gen, ser­vi­cios de insu­flar per­so­na­jes y a
finan­ciar encues­tas con el mis­mo fin. Es cier­to que Piñe­ra, cuál émulo
de Trump y Bol­so­na­ro, es un enfer­mo de vani­dad y ego­la­tría, pero el
sobre abu­so de la publi­ci­dad en que ha incu­rri­do en las últi­mas semanas
raya en el delirio.

Todo esto solo vie­ne a gra­fi­car que las prio­ri­da­des y ocu­pa­cio­nes de
los gober­nan­tes cami­nan por vías muy dis­tin­tas de las que realmente
nece­si­ta la pobla­ción para enfren­tar y sopor­tar los efec­tos de esta
pan­de­mia. El futu­ro inme­dia­to se tor­na dema­sia­do esca­bro­so para nuestro
pue­blo, lo que obli­ga­rá a redo­blar las medi­das de ini­cia­ti­va propia.

Fuen­te: Resu­men

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *