Chi­le. Un fra­ca­so anun­cia­do y pre­vi­si­ble

Edi­to­rial de Resu­men cl. 11 mayo 2020

La pro­pa­ga­ción de la pan­de­mia del SARS-CoV‑2 hacia los barrios,
comu­nas y loca­li­da­des que con­cen­tran una gran den­si­dad pobla­cio­nal,
par­ti­cu­lar­men­te en la pro­vin­cia de San­tia­go, ter­mi­na­rá de poner al
des­cu­bier­to las injus­ti­cias del sis­te­ma polí­ti­co y del mode­lo eco­nó­mi­co
que rige en nues­tro país. Lo cier­to es que ya han que­da­do expues­tas las
inequi­da­des, pre­ca­rie­da­des y limi­ta­cio­nes del sis­te­ma de salud que ha
sido des­trui­do duran­te los últi­mos 40 años, pero lo dra­má­ti­co es que
esta expo­si­ción se tra­du­ci­rá en cos­tos huma­nos enor­mes para la salud y
la vida de las millo­nes de per­so­nas que con­for­man las reali­da­des
socia­les urba­nas don­de el virus ha lle­ga­do a ins­ta­lar­se.

Las cifras de con­ta­gios de la últi­ma sema­na y los luga­res don­de éstas
se con­cen­tran, son una cons­ta­ta­ción en cuan­to a que el gobierno ha
falla­do rotun­da­men­te en el modo de ges­tión apli­ca­do para enfren­tar esta
pan­de­mia. La famo­sa «mese­ta» de Maña­lich no exis­te, el apla­na­mien­to de
la cur­va de con­ta­gios es una fan­ta­sía tan gran­de como lo del mejor
sis­te­ma de salud del pla­ne­ta o el oasis de Piñe­ra; no esta­mos en una
mese­ta sino fren­te a una pen­dien­te de aspec­to feroz, cuya cima es
impo­si­ble siquie­ra divi­sar. Los prin­ci­pa­les afec­ta­dos por este fra­ca­so
guber­na­men­tal son, sin duda, los sec­to­res popu­la­res y los más des­va­li­dos
de la pobla­ción. Algu­nos, en el mez­quino mun­di­llo de la dere­cha
gober­nan­te, podrán sen­tir­se satis­fe­chos de que por fin el virus se ha
ins­ta­la­do en los barrios del pue­blo, pues aho­ra el pue­blo ten­drá que
dedi­car­se a tra­tar de sobre­vi­vir a la pan­de­mia y al fla­ge­lo social que
impli­ca el aban­dono por par­te del Esta­do.

Una polí­ti­ca ade­cua­da para enfren­tar la pan­de­mia no sólo exi­ge
ocu­par­se de las cues­tio­nes sani­ta­rias, médi­cas y téc­ni­cas, sino que
exi­ge al Esta­do hacer­se car­go y ocu­par­se de las nece­si­da­des esen­cia­les
de la pobla­ción. Sin embar­go, inclu­so en las cues­tio­nes de salud este
gobierno se ha carac­te­ri­za­do por no resol­ver­las, no pro­veer insu­mos,
equi­pa­mien­tos y mate­ria­les a los cen­tros públi­cos de salud; no reclu­tar
per­so­nal sufi­cien­te, ni otor­gar las garan­tías labo­ra­les nece­sa­rias; no
gene­rar una polí­ti­ca de pre­ven­ción y res­guar­do, entre otras.

La nece­si­dad y urgen­cia de tener una polí­ti­ca ade­cua­da se expre­sa,
pre­ci­sa­men­te, en un perío­do de cua­ren­te­na sani­ta­ria. En esta con­di­ción
de con­fi­na­mien­to social es don­de el Esta­do debie­se estar al ser­vi­cio de
los ciu­da­da­nos. Pero el gobierno ha hecho todo lo con­tra­rio. Preo­cu­pa­do
solo de cui­dar los intere­ses de los pode­ro­sos, ha dis­pues­to de los
recur­sos del Esta­do para cubrir las exi­gen­cias del gran empre­sa­ria­do, ha
fomen­ta­do el des­pi­do labo­ral, gene­ra­do medi­das de des­pro­tec­ción,
incre­men­tan­do las reba­jas sala­ria­les y la pre­ca­ri­za­ción labo­ral,
afec­tan­do con ello a millo­nes de per­so­nas que que­dan sin tra­ba­jo, sin
res­guar­do legal y sin ayu­da mate­rial. Jun­to con ello, no ha teni­do
nin­gu­na acti­tud efec­ti­va para limi­tar los cobros de los ser­vi­cios
bási­cos o sim­ple­men­te asu­mir como Esta­do los cos­tos de éstos (agua, luz,
gas, salud, trans­por­te públi­co, tele­fo­nía, inter­net), ni menos aun de
asu­mir el otor­ga­mien­to de un suel­do bási­co de emer­gen­cia y de una
canas­ta bási­ca de artícu­los de con­su­mo de pri­me­ra nece­si­dad. No exis­te
la volun­tad ideo­ló­gi­ca de adop­tar una polí­ti­ca esta­tal seria de auxi­lio
mate­rial opor­tuno para la pobla­ción; los recur­sos del Esta­do son
ili­mi­ta­dos para apo­yar a los pode­ro­sos, inclui­da la cla­se polí­ti­ca que
en su gran mayo­ría se resis­ten a dis­mi­nuir sus cuan­tio­sas die­tas y están
más ocu­pa­das de ello que de legis­lar sobre medi­das de apo­yo efec­ti­vo
hacia los ciu­da­da­nos comu­nes y corrien­tes. O bien, los recur­sos del
Esta­do sí están dis­po­ni­bles para las Fuer­zas Arma­das y poli­cia­les, las
que gas­tan millo­nes de dóla­res en equi­pos y medios des­ti­na­dos a repri­mir
a la pobla­ción, pero no están dis­po­ni­bles para los equi­pa­mien­tos y
nece­si­da­des del Cuer­po de Bom­be­ros que, por aña­di­du­ra, es un ser­vi­cio
volun­ta­rio.

El pue­blo, has­ta aho­ra, se ha ras­ca­do con sus pro­pias uñas y ha hecho
lo posi­ble para tra­tar de con­te­ner la pro­pa­ga­ción de la epi­de­mia, pero
no bas­ta con eso. La mag­ni­tud y gra­ve­dad del pro­ble­ma no es posi­ble
resol­ver­la con la sola auto­su­fi­cien­cia popu­lar, no alcan­za, no bas­ta,
por­que la enfer­me­dad COVID-19 no da espa­cios físi­cos ni tiem­pos
calen­da­rio, es impla­ca­ble y afec­ta de modo direc­to e inme­dia­to la vida
de las per­so­nas. Este asun­to va más allá de la salud pues­to que afec­ta
el con­jun­to de los aspec­tos de la vida de los ciu­da­da­nos y para
abor­dar­lo de modo sufi­cien­te se requie­re una labor cons­truc­ti­va del
Esta­do de prin­ci­pio a fin. Pre­ver el daño, pre­ve­nir la pro­pa­ga­ción de la
enfer­me­dad, auxi­liar a los afec­ta­dos, asu­mir los cos­tos de la
sobre­vi­ven­cia huma­na, son cues­tio­nes esen­cia­les que com­pe­ten al Esta­do,
ese debie­se ser su rol y la preo­cu­pa­ción y ocu­pa­ción de los gobier­nos.

Sin embar­go, ese obje­ti­vo no for­ma par­te del inte­rés de los ocu­pan­tes
de La Mone­da. Las medi­das que ha ido adop­tan­do duran­te toda esta
pan­de­mia han ido a des­tiem­po, atra­sa­das, han sido insu­fi­cien­tes, han
teni­dos alcan­ces redu­ci­dos, han sido con­fu­sas o han sido
con­tra­dic­to­rias, al pun­to que no cabe sino supo­ner una inten­cio­na­li­dad
de no que­rer fre­nar la pro­pa­ga­ción del virus sino posi­bi­li­tar­la. Ejem­plo
de ello son la resis­ten­cia a sus­pen­der las acti­vi­da­des esco­la­res y la
insis­ten­cia en que­rer reini­ciar­las pron­ta­men­te, cuan­do todo indi­ca que
no es acon­se­ja­ble ni posi­ble hacer­lo aún; lo mis­mo ocu­rre con las
acti­vi­da­des del comer­cio en gene­ral y de los cen­tros comer­cia­les del
retail en par­ti­cu­lar; con la insis­ten­cia en orde­nar el rein­gre­so a
labo­res pre­sen­cia­les de los tra­ba­ja­do­res públi­cos que cum­plen fun­cio­nes a
dis­tan­cia. Para qué decir de lo que ocu­rre en el mun­do labo­ral pri­va­do
don­de impe­ra la ley del poder y del abu­so; en igual con­duc­ta sos­pe­cho­sa
se ins­cri­ben las cons­tan­tes nega­ti­vas a esta­ble­cer cua­ren­te­nas en
comu­nas, ciu­da­des y loca­li­da­des que han recla­ma­do insis­ten­te­men­te por
medi­das pre­ven­ti­vas; etc. Es decir, ha habi­do una acti­tud gober­nan­te que
ha ido a con­tra­pe­lo de lo que acon­se­jan tan­to los espe­cia­lis­tas en
epi­de­mias como las nece­si­da­des de la pobla­ción.

Las obli­ga­das cua­ren­te­nas masi­vas por cau­sas sani­ta­rias han deja­do
com­ple­ta­men­te al des­cu­bier­to la cara mise­ra­ble de este sis­te­ma. La
cri­sis sani­ta­ria y huma­ni­ta­ria pro­vo­ca­da por la pan­de­mia no ha hecho
sino poner en pri­mer orden las deman­das socia­les que la cla­se
tra­ba­ja­do­ra ha veni­do mani­fes­tan­do en el últi­mo tiem­po, par­ti­cu­lar­men­te
des­de el 18 de octu­bre en ade­lan­te. La pre­ca­rie­dad de la estruc­tu­ra
eco­nó­mi­ca y social chi­le­na no es un buen augu­rio fren­te a una pan­de­mia
como la infec­ción COVID-19. La pre­ca­rie­dad del sis­te­ma de salud nos pone
ante una situa­ción alar­man­te. El gobierno, cons­cien­te de este pro­ble­ma
se pone el par­che antes de la catás­tro­fe se des­en­ca­de­ne y para ello se
afe­rra a vie­jos méto­dos de pro­pa­gan­da y mani­pu­la­ción mediá­ti­ca.

El recien­te uso del con­cep­to “viro­te­rro­ris­mo” por par­te de las
auto­ri­da­des, en par­ti­cu­lar por las del minis­te­rio de Salud, obe­de­ce a un
afán de des­pres­ti­giar cual­quier aso­mo de crí­ti­cas y cues­tio­na­mien­tos a
la deplo­ra­ble con­duc­ción que han teni­do de la cri­sis sani­ta­ria y
huma­ni­ta­ria crea­da por la pan­de­mia, pero que no es más que el refle­jo de
las defor­ma­cio­nes estruc­tu­ra­les que car­ga­mos como socie­dad. Lejos de
asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des, lejos de esbo­zar una auto­crí­ti­ca, lejos de
corre­gir los erro­res y fallas gro­se­ras que vie­nen repi­tién­do­se a
dia­rio, los gober­nan­tes recu­rren, una vez más, a un mano­sea­do recur­so de
poner la aten­ción en cues­tio­nes aje­nas al asun­to que ellos deben
resol­ver.

No es que este­mos en pre­sen­cia de una nue­va moda­li­dad de mane­jo
mediá­ti­co sino de un nue­vo y atrac­ti­vo “con­cep­to” que ya con el sólo uso
de la pala­bra “terro­ris­mo” cum­ple el pro­pó­si­to de atraer la aten­ción y
gene­rar adhe­sión hacia quie­nes lo enfren­tan. Se ins­cri­be, por lo demás,
en la mis­ma lógi­ca beli­cis­ta que ha desa­rro­lla­do Piñe­ra, en par­ti­cu­lar
des­de el ini­cio del Esta­lli­do Social en ade­lan­te. Aho­ra, per­sis­tien­do en
su lógi­ca mar­cial, el gobierno habla de “la bata­lla de San­tia­go” y de
“viro­te­rro­ris­mo”, amén de des­ple­gar fuer­zas mili­ta­res como si
efec­ti­va­men­te fue­sen a librar un com­ba­te o un enfren­ta­mien­to béli­co,
cuan­do se supo­ne que debie­ran salir a cum­plir una labor social.

El SARS-CoV‑2 no se enfren­ta ni se eli­mi­na con balas sino con una
polí­ti­ca de salud des­ti­na­da y dedi­ca­da a ese obje­ti­vo y con un sis­te­ma
de segu­ri­dad social des­ti­na­do a pro­te­ger a la pobla­ción. Ante el
inmi­nen­te hecho de que la pro­pa­ga­ción del virus pon­drá en jaque el
espe­jis­mo de Piñe­ra (su inexis­ten­te oasis) y la fan­ta­sía de Maña­lich (el
mejor sis­te­ma de salud del pla­ne­ta), el gobierno uti­li­za las vie­jas
téc­ni­cas de cul­par a los demás de sus pro­pios erro­res e insu­fi­cien­cia,
de cen­trar la aten­ción en asun­tos inexis­ten­tes, cui­dán­do­se las espal­das
fren­te a una even­tual reac­ción popu­lar ante tan­to des­am­pa­ro y tan­to
abu­so. Des­de ya, cual­quier expre­sión de recla­mo popu­lar la cali­fi­ca­rán
de terro­ris­ta y en fun­ción de esta posi­bi­li­dad es que des­plie­gan con
bom­bos y pla­ti­llos sus fuer­zas arma­das en acti­tud béli­ca y a sus fuer­zas
poli­cia­les en la acti­tud repre­si­va y pro­vo­ca­do­ra de siem­pre.

Los gober­nan­tes no acep­tan crí­ti­cas ni cues­tio­na­mien­tos, hacien­do
ejer­ci­cio de la for­ma patro­nal de man­do­near, diri­gen el país de la mis­ma
mane­ra y aho­ra cali­fi­ca­ran de “terro­ris­tas” a quie­nes les repro­chen
algo. Reite­ran una y otra vez que sólo debe haber una voz (sal­vo que la
voz diso­nan­te pro­ven­ga des­de la dere­cha, cla­ro está), que la opo­si­ción
debe apo­yar y sumar­se a sus deci­sio­nes, cues­tión que por lo demás, no
nece­si­tan ni for­mu­lar­la con una opo­si­ción inexis­ten­te, que se ha nega­do a
sí mis­ma.

For­ma par­te de esta deli­ran­te estra­te­gia el des­plie­gue de una
impre­sio­nan­te cam­pa­ña publi­ci­ta­ria a favor de Piñe­ra y su gobierno,
for­zan­do alzas en su popu­la­ri­dad vía encues­tas “deli­very”. Ade­más, el
inusi­ta­do abu­so de apa­ri­cio­nes en los medios de pren­sa empre­sa­ria­les del
pro­pio Piñe­ra y de cuan­to poli­ti­qui­llo y poli­ti­qui­lla de dere­cha pue­de
aso­mar sus nari­ces (algu­nos has­ta el lími­te del har­taz­go) ante algún
micró­fono o ante algu­na cáma­ra, deno­ta que una bue­na par­te de los
recur­sos del Esta­do a que pue­de echar mano el pre­si­den­te pro­duc­to de la
dic­ta­ción del Esta­do de Catás­tro­fe, han sido des­ti­na­dos a estas cam­pa­ñas
publi­ci­ta­rias de lava­do de ima­gen, ser­vi­cios de insu­flar per­so­na­jes y a
finan­ciar encues­tas con el mis­mo fin. Es cier­to que Piñe­ra, cuál ému­lo
de Trump y Bol­so­na­ro, es un enfer­mo de vani­dad y ego­la­tría, pero el
sobre abu­so de la publi­ci­dad en que ha incu­rri­do en las últi­mas sema­nas
raya en el deli­rio.

Todo esto solo vie­ne a gra­fi­car que las prio­ri­da­des y ocu­pa­cio­nes de
los gober­nan­tes cami­nan por vías muy dis­tin­tas de las que real­men­te
nece­si­ta la pobla­ción para enfren­tar y sopor­tar los efec­tos de esta
pan­de­mia. El futu­ro inme­dia­to se tor­na dema­sia­do esca­bro­so para nues­tro
pue­blo, lo que obli­ga­rá a redo­blar las medi­das de ini­cia­ti­va pro­pia.

Fuen­te: Resu­men

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: